Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 1: Aprender con los medios (Vol. 1 - 1993)

El aprendizaje adulto a través del periódico

https://doi.org/10.3916/C01-1993-10

Ilda Peralta-Ferreyra

Abstract

Hace ya varios años que en el Centro de Adultos “500 Viviendas” de Almería se está realizando una experiencia continuada a través del periódico, que ha ido gradualmente pasando del estudio del mismo a partir de talleres de prensa, hasta trabajos de globalización que han permitido lograr resultados de aprendizaje integrados plenamente en el currículum.

Keywords

Archivo PDF español

Este artículo intenta expresar de la forma más breve y sencilla la experiencia de varios años de trabajo con adultos en los que hemos utilizado el periódico para leerlo constantemente, para analizarlo, para fomentar la lectura y para realizarlo como medio integrador de las enseñanzas.

Se ha trabajado de distinta forma según el nivel de motivación y de conocimientos de los alumnos, distinguiendo la acción realizada con los adultos analfabetos de aquéllos que ya tienen cierto dominio de la lecto-escritura o que la dominan correctamente.

Los talleres de prensa han sido prácticos, divertidos y participativos, ya que en un principio nuestros alumnos no están excesivamente motivados para ello. Nuestros alumnos son normalmente oyentes incondicionales de la radio y ven tanta televisión como el resto de los españoles. Sin embargo, el periódico, ya sea porque les es dificultosa la letra impresa o por falta de costumbre, no suelen comprarlo ni leerlo. Por esta razón, uno de los grandes motivos que nos ha llevado a realizar talleres de prensa ha sido el de motivar hacia el periódico como medio de relación y de comunicación social, y posteriormente hacia el interés por el propio hecho periodístico y su lectura.

Sin embargo, en los talleres de prensa que durante los últimos años hemos desarrollado, no ha faltado en ningún momento la teoría, lograda a partir de la disección de periódicos, de su estudio, de su análisis y sobre todo de la realización de los mismos.

Presencia de los profesores en el taller

Los profesores, cuando ha sido un experto el que ha impartido el taller, hemos estado siempre presentes en el mismo, ya que el taller es solamente el complemento a lo que vamos desarrollando en el aula. En otras ocasiones los mismos profesores hemos desarrollado el taller. Hemos tenido muy en cuenta que lo que el especialista realiza en una sesión, debe ser reforzado por el educador en las restantes y hemos controlado la actividad, organizando actividades de aula en las que se estimula la actividad de redacción, la planificación de la expresión escrita, las entrevistas, etc.

Por otra parte, cuando un experto imparte nuestros talleres está en conexión directa y constante con nosotros, conociendo de antemano los temas y contenidos que se están manejando en las sesiones de aprendizaje para apoyar en el taller de prensa dichos conocimientos y sumarlos al programa de trabajo del centro de adultos. Muchos de los temas que se tratan en el aula son reflejados en el periódico que el alumno realiza y sirven de refuerzo para lo aprendido y de tema de noticia o información para el periódico, lo que refuerza al mismo tiempo la lectura posterior de la publicación y el trabajo del taller de prensa.

Integrado en el currículum

El trabajo con el periódico, lo consideramos como un elemento más de integración de las enseñanzas, ya que un periódico, al ser un elemento tan rico en situaciones y matices, en él nos apoyamos y lo utilizamos para trabajar todos los estilos literarios, el lenguaje, los contenidos de muchas de las áreas de naturales y sociales, y los de convivencia y de comunicación. El periódico lo utilizamos también en muchos aspectos para el cálculo, las medidas, la geometría, etc. y nos sirve así de base para una globalización y de revisión constante del proceso de aprendizaje de nuestros alumnos.

Organizado y llevado a cabo por el profesor

Como profesores del centro, y en contacto diario con nuestros alumnos, ponemos en situación a los mismos, y a quien desde afuera nos viene a aportar su visión o sus técnicas. Pero la base o el punto de partida, la ponemos nosotros desde nuestra experiencia. Cuando el experto se va, quedamos con un grupo de alumnos muy concienciado hacia la prensa escrita, y esa situación la aprovechamos añadiendo a nuestra metodología nuevos elementos que se suman a una metodología globalizadora.

El fomento de la lectura a través del periódico

Nuestros alumnos analfabetos, acuden en general al centro de Adultos con la finalidad casi exclusiva de aprender a leer y a escribir. La motivación lectora en ellos está, por lo tanto, asegurada. Sin embargo, los alumnos que llegan con las habilidades lectoras ya conseguidas, se resisten a la lectura, o incluso la rechazan totalmente, dado que su finalidad principal de aprendizaje está en dominar otros conocimientos. Diferenciando de esta manera a los protagonistas, tipificamos las motivaciones lectoras con el fin de organizar también de forma muy distinta el trabajo del aula, entendiendo que el fomento de la lectura no solamente es uno de los objetivos del Programa de Educación de Adultos sino que además es un elemento imprescindible para adquirir cualquier otro tipo de conocimientos actuales o futuros.

Damos oportunidad para que los alumnos lean frecuentemente el periódico

Esto ayuda a los alumnos a romper poco a poco el rechazo que tienen hacia el periódico, y se acercan a un mundo, que al principio les interesa poco, pero que más tarde se convierte en punto de partida de muchos de sus conocimientos y del interés por ellos.

La lectura del periódico no es fácil al principio, pero se convierte en algo imprescinrelacionan enseguida con otros conocimientos y vivencias del centro de Adultos o del barrio, y con lo que oyen en la radio o la televisión.

Con la lectura frecuente del periódico, conseguimos que el alumno se acerque a la lectura, y a la larga, el fomento del hábito lector, al mismo tiempo que le proporcionamos otras fuentes de información, distintas a las que recibe diariamente de la radio y de la televisión. Esto abre su campo de miras, aumentando su interés por lo que está escrito. El alumno acaba buscando él mismo su propia información ya que domina sus propias fuentes y se hace cada día mas dueño de su propio aprendizaje y se independiza de los demás en lo que se refiere a la consecución de conocimientos e informaciones, adquisición de criterios personales y logrando un importante estímulo y seguridad personal.

En un ejemplo reciente que hemos tenido, sobre el tema de la sexualidad, hemos constatado que el cien por cien de la documentación, los alumnos la han investigado a partir de periódicos y revistas. Los alumnos de nuestro centro, en varios años, han ganado ostensiblemente en cuanto a atención a lo que se dice y se escribe.

Hablar con el alumno

Presentamos al alumno el periódico del día y leemos, eligiéndolos, algunos titulares en alta voz y se hacen las primeras preguntas, con las que se les cuestiona sobre sus propios conocimientos y se les interesa por conseguirlos.

A través de nuestras preguntas, el alumno se da cuenta de sus primeras dificultades y se plantea la búsqueda de información, que le pueden dar sus otros compañeros, o la puede buscar en la biblioteca o en el mismo periódico.

Así va aprendiendo a consultar otras fuentes de información y conoce otros documentos. Esta fase de trabajo lector no se completa si no se intenta que el alumno escriba en alguna parte sus descubrimientos en un cuaderno especial, en el que toma nota de las palabras, conceptos o situaciones que no comprende o que desconoce, y se crea así la obligación de escribir. Lo escrito le sirve para días posteriores cuando no recuerde algún hecho y debe volver a revisarlo. Esto le obliga a volver a leer, reforzando así dos habilidades adquiridas: una, la de valorar lo que él mismo ha reflejado por escrito, y otra, la de leer de nuevo un texto que ya había dado por aprendido.

La relación entre los miembros del grupo

La lectura en común de un periódico estrecha los lazos de comunicación entre los alumnos, ya que se deben llegar a conclusiones de grupo, a compartir lo que cada uno descubre y a buscar en común las informaciones que todos desconocen.

La expresión de lo que se vive haciendo un periódico

Lo que los alumnos viven con motivo de un tema importante o de una visita o de un acto, se refleja con rapidez en un periódico para valorar así pronto la importancia de lo que se ha realizado. Esto nos sirve de revisión inmediata de los acontecimientos y al alumno le aporta datos al momento sobre sus dificultades y sus logros. Un periódico mural, o en la misma pizarra, se hace muy fácil, reflejando lo cotidiano, lo que pasa en el aula y es una actividad de máxima importancia para motivar a los alumnos hacia la escritura y la lectura de lo que ellos mismos escriben.

Aquéllos que comienzan su aprendizaje lector, el periódico se hace en la pizarra o en un panel de corcho o papel de envolver, utilizando letra grande que escribe el mismo profesor a partir de la información que proporcionan los alumnos. Esto lo hemos realizado con experiencias personales, recetas de cocina, etc.

Hacemos periódicos que se pueden enseñar

Para realizar un periódico que se pueda publicar, enseñar a amigos y familiares, presentar al barrio, o lo que es más importante que sirva de síntesis, punto de referencia y de estudio para los mismos alumnos, hace falta más tiempo y una buena capacidad de organización, ya que hay que tener en cuenta que un periódico responde a determinadas estrategias de funcionamiento muy complejas que hay que intentar reflejar para no desvirtuar lo que es el medio de comunicación como método o estrategia de aprendizaje.

La satisfacción de la comunicación

El hacer un periódico ha supuesto en nuestro centro un aumento de la comunicación entre nosotros, con nuestros alumnos, de los alumnos entre sí, y del centro con la comunidad. El hacer una entrevista al alcalde de barrio o a una profesora, o entre los mismos alumnos, aumenta el conocimiento entre todos los miembros del centro y del barrio, logrando así objetivos de interrelación difíciles de alcanzar de otra forma.

Distribución del periódico

En los periódicos realizados en nuestro centro, la distribución la han realizado siempre los alumnos, acudiendo a emisoras o medios de comunicación locales, o a entregarlos personalmente a autoridades y a colaboradores. Esto ha logrado una mayor integración, un aumento apreciable en los alumnos del conocimiento de las instituciones y un logro difícil de cuantificar en la disposición de los adultos a presentarse en lugares que antes le estaban vedados. La distribución personal del periódico para el aprendizaje lector hace apreciar a corto plazo resultados inmejorables.

Es satisfactorio apreciar cómo personas que nunca se han visto en situación parecida, van a entregar su revista o periódico a un medio de comunicación, se prestan a ser entrevistados en una radio, hacen antesala en un ayuntamiento, o se presentan a pedir una subvención en organismos oficiales o empresas bancarias con el periódico en la mano. La defensa de su propio trabajo obliga al alumno a relacionarse con otro tipo de personas.

Por otra parte, al ser el periódico un vehículo de transmisión de lenguaje y de información, se convierte en algunas ocasiones en la única posibilidad de expresión crítica. En nuestro centro se ha dado el caso de que determinados artículos, opiniones, noticias o chistes han servido para solucionar problemas. Así se arreglaron las goteras y otras cosas, después de escribirlo en el periódico y enseñarlo personalmente a responsables municipales, incluido el sr. alcalde.