Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 2: Comunicar en el aula (Vol. 1 - 1994)

Lenguaje y nuevos lenguajes

https://doi.org/10.3916/C02-1994-05

Amor Pérez-Rodríguez

Ignacio Aguaded

Abstract

Los autores de este trabajo presentan una reflexión y una serie de propuestas prácticas para la utilización de los medios de comunicación en el área de la Lengua y la Literatura. Tradicionalmente estos ámbitos de conocimientos han sido excesivamente intelectualistas y teóricos, muy alejados por ello de la dimensión comunicativa y de la funcionalidad lingüística y estética que los medios de comunicación -los nuevos lenguajes de nuestra era- pueden introducir en nuestras aulas.

Keywords

Archivo PDF español

Los profesores y profesoras de Lengua y Literatura tenemos como objeto de nuestro estudio y trabajo el lenguaje; actividad humana de extraordinaria complejidad que además de servir para la comunicación de estados de ánimo, sentimientos, recuerdos, vivencias, informaciones... es un instrumento para categorizar y comprender la realidad. Nuestros alumnos y alumnas han de aprender a usar el lenguaje como medio para integrarse en la sociedad a la que pertenecen puesto que éste, vinculado al pensamiento, al conocimiento y a su mundo, es el que hace posible que ellos regulen sus actividades y las del resto de su entorno. El lenguaje es un instrumento de comunicación personal e interpersonal. Los alumnos y alumnas aprenden además de su lenguaje un mundo particular de significados, la cultura, que podíamos entender como un completo sistema de comunicación en el que el lenguaje actuaría como medio de integración de experiencias y representaciones culturales y como medio para exteriorizarlas en una dimensión social. Conseguir que alumnos y alumnas consoliden y amplíen sus competencias comunicativas, ha de ser objetivo fundamental en Secundaria Obligatoria y Bachillerato o postobligatoria, tanto por lo que supone de enriquecimiento personal en esta faceta humana: lenguaje oral y escrito, comprensión, expresión, educación literaria y reflexión sobre la estructura y sistema de la lengua; tanto por la evidente relación que se produce con otras asignaturas a la hora de plantear objetivos como desarrollo del razonamiento; técnicas de asimilación de contenidos, tratamiento de las informaciones; cultivo de las actitudes y aptitudes estéticas y creativas y disfrute en general del patrimonio de nuestra realidad cultural.

Es importantísimo hacer hincapié en que esa realidad cultural está en nuestros días marcada por especiales connotaciones de innovación y progreso, por las nuevas tecnologías y la difusión a gran escala de la información y la comunicación.

La enseñanza del Lenguaje y de la Literatura no puede permanecer al margen de esos nuevos esquemas de pensamiento, regulación e integración de significados y significantes culturales. Nuestros alumnos y alumnas han de consolidar su capacidad comunicativa en una nueva dimensión que no insista tanto en la descripción de esa facultad humana y el saber organizado de esta disciplina, como en el desarrollo de sus potencialidades lingüísticas, ante las nuevas exigencias. Hay que tener además en cuenta que el lenguaje es medio de expresión de un determinado entorno; los alumnos y alumnas han de ser conscientes de las diferentes variedades lingüísticas de las distintas comunidades de hablantes y grupos sociales. El propio discurso de nuestro alumnos y alumnas ha de ser el referente y punto de partida para un conocimiento reflexivo y valoración y apreciación de su modalidad lingüística. No podemos obviar tampoco, ante una nueva perspectiva de enfoque de nuestra asignatura, que la lengua oral y escrita tienen que ser necesariamente favorecidas en nuestros planteamientos funcionales del lenguaje, si queremos lograr un eficaz instrumento de comunicación y representación para nuestros jóvenes. A partir de un trabajo progresivo en este campo, conseguiremos descubrirles las atractivas posibilidades de la lectura y escritura como manifestaciones creativas de sus propias realizaciones comunicativas, así como de las nunca valoradas del placer estético que ofrece la lectura de textos, por lo que suponen de ampliación de sentidos, fronteras, saberes, fantasías, otros mundos, capacidad de contrastar, analizar... La Literatura, los textos y los medios de comunicación configuran unos espacios de vital importancia para contextualizar las facultades de comunicación, expresión, comprensión, regulación y exteriorización productiva del lenguaje.

Nuestros alumnos y alumnas, y nosotros mismos, hemos de abordar, por tanto, el estudio, análisis, reflexión y creación del lenguaje y sus usos y de los textos literarios, sin olvidar los «otros lenguajes» y «textos» que los medios de comunicación, indiscutiblemente aportan y sistematizan con insistencia en nuestra sociedad. Si se pretende una enseñanza de la Lengua y la Literatura inserta en el mundo y entorno de los jóvenes, con finalidad propedéutica, que ayude a su desarrollo como personas y su integración en un contexto cultural determinado, no se puede prescindir de los nuevos sistemas de representación de la sociedad. El trabajo con Lengua y Literatura y los medios de comunicación -los tres ámbitos- ha de estar estrechamente relacionado entre sí, ha de facilitar conjuntamente el desarrollo de las destrezas discursivas y competencias lingüísticas en una permanente interacción.

El modelo de enseñanza tradicional - que todos tenemos aún muy presente- es aún por desgracia el referente más usual. Nuestras alumnas y alumnos tienen que mejorar su «conocimiento y uso del lenguaje» a partir del estudio teórico y sistemático de las estructuras y categorías gramaticales (a partir de los planos lingüísticos) y su «conocimiento literario y hábito lector» a través de un estudio de los autores y las obras más señaladas, comenzando siempre con una periodización histórica - discutible, por cierto- desde el pasado al presente.

Este modelo tan afianzado en nuestros centros de enseñanza y en todos los niveles educativos está mostrando cada vez más múltiples «vías de agua», puesto que para el desarrollo de las «habilidades y destrezas discursivas» -fin último de un enfoque funcional del lenguaje- no se trata tanto de «describir la lengua de acuerdo con determinados modelos explicativos, como de proponer el máximo dominio de la actividad verbal» (MEC, 1991).

Se pretende por ello, desde los nuevos modelos de enseñanza-aprendizaje de la Lengua y la Literatura superar los modelos teoricistas para permitir que las alumnas y alumnos desarrollen su «capacidad de comprensión de los diferentes tipos de mensajes, códigos, contextos y situaciones», al mismo tiempo que su «capacidad de expresión», haciendo un uso creativo de la lengua, que potencie la «autonomía en los procesos de conocimiento y aprendizaje » (Junta de Andalucía, 1989).

Por tanto si lo que se persigue en los niveles básicos del Sistema educativo es el desarrollo de habilidades y destrezas discursivas -en el área del Lenguaje- y el afianzamiento del hábito de leer, del placer estético y de la maduración intelectual y cultural, en el área de la Literatura, es necesario sin duda transformar las metodologías y estrategias didácticas centradas en dos grandes bloques: la reflexión, comprensión, investigación y producción con la Lengua y la Literatura como lenguajes e instrumentos a desarrollar para la maduración de los alumnos y alumnas.

Dentro de este nuevo contexto educativo, basado en un enfoque funcional y comunicativo del área lingüística, estimamos que es esencial la diversificación de los recursos didácticos y de los materiales de aprendizaje. El exclusivo libro de texto de antaño, tiene ineludiblemente que dar paso a otros documentos y soportes que favorezcan esta nueva perspectiva de acercamiento comunica-tivo a la Lengua y la Literatura: textos literarios íntegros, documentos sonoros, spots publicitarios, programas de televisión, artículos y suplementos de prensa, vídeos, diapositivas y diaporamas, revistas generales y especializadas, películas de cine, programas de radio...

A continuación proponemos algunas de las muchísimas actividades que pueden realizarse con los medios en el área de Lengua castellana y Literatura, partiendo de los contenidos que se proyectan para los niveles de Secundaria y Bachillerato.

Nuestra propuesta intenta relacionar los distintos bloques de contenido con las actividades de integración de los medios posibles, estableciendo un cierto paralelismo o continuidad entre niveles.

Este gráfico se ha de completar con una secuenciación de contenidos, en la que se establezcan las actividades propias para cada uno de los niveles a desarrollar, además de los recursos de los que se disponga en las aulas en la que se vaya a llevar a cabo la integración de los medios.

Insistimos en la necesidad de realizar un proyecto previo, consensuado en un equipo docente, antes de emprender la «aventura» de enseñar y aprender con los «nuevos lenguajes ».

Referencias

AGUADED, I. (1992a): «Audiovisuales en una escuela renovada. Viaje por los medios», en Medios audiovisuales para Profesores. Huelva, ICE de laUniversidad de Sevilla en Huelva/Centros de Profesores.

AGUADED, I. (1993): Comunicación audiovisual en una enseñanza renovada. Propuestas desde los medios. Huelva, Grupo Pedagógico Andaluz «Prensa y Educación», Aula de Comunicación (I).

AGUADED, I. y PÉREZ RODRÍGUEZ, M.A. (1992c): «Reconquistar la comunicación. Alumnos y profesores, productores de mensajes y medios», ponencia presentada al IV Encuentro Internacional sobre el libro escolar y el documento didáctico. Badajoz, Universidad de Extremadura.

AGUADED, I. y PÉREZ RODRÍGUEZ, M.A. (Coords.) (1992b): Enseñar y aprender con prensa, radio y televisión. Simposio Andaluz. Huelva, Grupo Pedagógico Andaluz «Prensa y Educación».

APARICI, VALDIVIA y GARCÍA MATILLA (1987): La imagen. Madrid, UNED, Curso de iniciación a la lectura de imágenes y al conocimiento de los medios audiovisuales. Multimedia integrado por libros, dos tomos, cassettes y cintas de vídeo.

BASELGA, P. (1989): «El periódico en el área de Lenguaje», en Comunidad Escolar, Cuadernos Prensa Escuela. Madrid, 15-XI-89, pág. 10.

BAZALGETTE y OTROS (1992): L´éducation aux médias dans le monde. París, Clemi, Unesco, British Film Institute.

CALVO PÉREZ, J. (1989): «La historia de la Literatura convertida en noticia», en Comunidad Escolar, Cuadernos Prensa Escuela. Madrid, 15-III-89, pág. 3.

CLEMI (1991): Médias et éducation. Réferences documentaires nº 54. París, Ministère de l´Éducation.

FERIA MORENO, A. (1993): Unidades didácticas de prensa en Educación Primaria. Huelva, Grupo Pedagógico Andaluz «Prensa y Educación», Aula de Comunicación II.

GARCÍA SÁNCHEZ, J.L. (1989): Lenguaje audiovisual. Madrid, Alhambra, Biblioteca de Recursos.

GUILLAMET, J. (1988): Conocer la prensa. Introducción a su uso en la escuela . Barcelona, Gili Gaya, Medios de comunicación en la enseñanza.

JUNTA DE ANDALUCÍA (1989): Diseños curriculares de la Reforma. Educación Secundaria 12-16. Diseño curricular de Lengua española. Sevilla, Consejería de Educación.

JUNTA DE ANDALUCÍA (1989): Diseños curriculares de la Reforma. Educación Secundaria 16-18. Diseño curricular de Lengua y Literatura españolas. Sevilla, Consejería de Educación.

JUNTA DE ANDALUCÍA (1992): Materiales curriculares para la Educación Primaria. Orientaciones para la secuenciación de contenidos 1. Sevilla, Consejería de Educación.

KRASNY BROWN, L (1991): Cómo utilizar bien los medios de comunicación. Manual para padres y maestros. Madrid, Visor, Aprendizaje.

MEC (1989): Libro Blanco para la Reforma del Sistema Educativo. Madrid, Ministerio de Educación.

MEC (1990): Materiales de apoyo. Programa Prensa- Escuela. Madrid, Ministerio de Educación.

MEC (1991): Bachillerato. Estructuras y contenidos. Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia.

NADAL MARTÍN y PÉREZ CELADA (1991): Los medios audiovisuales al servicio del centro educativo. Madrid, Castalia-MEC, Biblioteca de centro.

REBOUL, E. (1980): Aprender a usar las fuentes de información. Técnicas para la escuela. Madrid, Narcea.

RODA SALINAS y BELTRÁN DE TENA (1988): Información y comunicación. Barcelona, Gili Gaya, Medios de comunicación en la enseñanza.

RODRÍGUEZ ILLERA, J.L. (1988): Educación y comunicación. Barcelona, Paidós, Comunicación.

SOLER, L. (1988): La televisión. Una metodología para su aprendizaje. Barcelona, Gili Gaya, Medios de comunicación en la enseñanza.

SOTO, Mª P. (1989): «Jugar con letras para superar el retraso escolar», en Comunidad Escolar, Cuadernos Prensa Escuela. Madrid, 17-V-89, pág. 3.

TADDEI, N. (1979): Educar con la imagen. Madrid, Marova, Biblioteca del educador.

VARIOS (1989): I Congreso Provincial de Prensa Educación. Huelva, Grupo Pedagógico «Prensa y Educación» de Andalucía.

VARIOS (1990): II Congreso Andaluz de Prensa Educación. Huelva, Grupo Pedagógico «Prensa y Educación» de Andalucía.

VARIOS (1992): A escola e os media. Fichas de actividades para comprender como se trata a actualidade. Lisboa, Ministério da Educaçao, Instituto de Inovaçao educacional, Clemi y Centre National de Documentation Pédagogique.

ZAYAS, F. (1991): «La prensa en el área de la Lengua y la Literatura», en III Curso Prensa-Escuela. Zaragoza, Ministerio de Educación (material policopiado).