Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 3: Imágenes y sonidos en el aula (Vol. 2 - 1994)

La prensa en bachillerato: una experiencia interdisciplinar

https://doi.org/10.3916/C03-1994-12

María-Lourdes Íñiguez-Barrena

José Muñoz-Santonja

Teresa de-Ory-Arriaga

Abstract

En este artículo se cuenta cómo un grupo de profesores de muy diversas materias, se pusieron de acuerdo y utilizaron la prensa como material auxiliar en sus clases. Esta experiencia se realizó durante una semana de trabajo casi simultáneo.

Keywords

Archivo PDF español

Durante el curso 1992/93, un grupo de profesores del IB «Macarena» formamos un grupo de trabajo para estudiar la utilización de los medios de comunicación social en nuestras clases, especialmente el uso de la prensa como material didáctico auxiliar. Estábamos muy interesados en esta temática y en fomentar en nuestros alumnos el uso de la prensa escrita.

Partíamos del convencimiento personal de que los alumnos leen muy poco la prensa (desgraciadamente, leen muy poco, a secas). Queríamos, por tanto, fomentar la lectura entre nuestros alumnos y que comenzaran a interesarse por el medio periodístico, más teniendo en cuenta que se iba a elaborar una nueva revista en el Instituto.

Para comenzar nos fijamos dos metas: en primer lugar pasar una encuesta a los alumnos del Centro sobre su relación con los medios de comunicación y particularmente con la prensa, pues queríamos documentar estadísticamente nuestras impresiones. Esa encuesta está todavía en proceso de estudio, aunque tenemos previsto reformarla y volver a pasarla en este curso.

La segunda meta, que es sobre la que trata este artículo, fue la de organizar una experiencia con la prensa a todos los niveles posibles. Para ello aprovechamos que uno de los temas del programa de COU de Lengua es precisamente el lenguaje periodístico y todos los años se ve en esta asignatura. Este curso lo organizamos de forma conjunta para distintas materias.

Dedicamos al proyecto dos semanas del curso de COU (el año pasado fueron las últimas por problemas de organización) y en ellas estuvimos trabajando en clase todos los profesores que nos apuntamos a la experiencia, exclusivamente con los periódicos que se habían comprado. Se trabajó de esta manera en las clases de Lengua, de Idiomas y de Matemáticas, aunque algún otro compañero estaba dispuesto a apuntarse, pero al final no pudo participar.

Señalamos un día para que los alumnos, por grupos de cuatro o cinco, comprasen tres diarios de gran tirada: El País, El Mundo y ABC, y los trajimos todos a clase.

En clase de Lengua estudiamos sus formatos, su denominación -por ejemplo «país», «diario», «independiente», «de la mañana»-, sus portadas y contraportadas, sus secciones y distribución -nacional, internacional, opinión, economía, deportes, agenda, etc. Analizamos los titulares, las noticias y comentarios del día en los tres, qué destacaban unos y otros en su portada, a qué asunto dedicaban sus respectivos editoriales, con qué ideología e intención concreta abordaba cada uno las noticias... Comprobar y comparar todo esto resultó muy interesante para los alumnos, que como hemos dicho -incluso en COU- leen muy poco la prensa y, en caso de que algunos lo hagan, siempre es un periódico, la mayoría de las veces en domingo, no tres, contrastándolos.

A continuación, nos planteamos el estudio de los dos bloques: información y opinión. Vimos las características y la estructura de una noticia y de un artículo de opinión; comentamos también los géneros híbridos: las crónicas. No nos olvidamos del tercer bloque, soporte financiero de las empresas periodísticas: la propaganda, el lugar que ocupa en los diarios y su diferencia con la publicidad que se ve en la televisión, por ejemplo (motivo de otro tema del programa de Lengua de COU). El lenguaje y el estilo periodístico, finalmente, nos ocupó buena parte de las dos semanas que dedicamos a la prensa.

Pero, en la prensa hay otros elementos no verbales o mixtos que merecen especial mención y no nos referimos a las tintas, al tamaño de las letras o al número de columnas, etc. con ser muy importantes, sino a las fotografías, los mapas, los gráficos, los organigramas o los cuadros, cuyo apoyo para completar los mensajes de las noticias o los comentarios es incuestionable. Parte de esto se estudió en otras clases.

Así, en clase de Matemáticas, tras conseguir que se sobrepusieran al asombro de que en dicha materia se pudiese manejar la prensa como material didáctico, comenzamos haciendo hincapié en aquellos aspectos matemáticos que aparecían en todas las secciones fijas del periódico: agenda, economía, deportes, pasatiempos, espectáculos, etc. Resultó curioso que algunos aspectos evidentes como fechas, numeraciones de páginas, etc. se les pasaran por alto, cuando la prensa diaria es uno de los pocos lugares donde todavía se puede encontrar, por ejemplo, numeración romana.

Posteriormente pasamos al estudio de la información numérica que dan los periódicos en las noticias, informes, publicidad, etc., insistimos en las diferencias entre cantidades exactas (subida del IPC) o aproximadas (asistentes a una manifestación), así como en la utilización de cantidades erróneas o sin justificar, que se basan en la certeza de que los lectores poseen un manejo de las cantidades, que dista mucho de ser la correcta (desgraciadamente el anumerismo de nuestra sociedad es preocupante).

Comparamos la información dada en distintos periódicos, y vimos cómo la misma información se expresa con gráficas opuestas, según se quiera hacer resaltar un aspecto u otro de los datos. También hicimos un estudio de aquellas gráficas erróneas que aparecen con demasiada profusión en la prensa y que llevan generalmente a error a aquellas personas que no son un poco críticas con lo que están observando. Por desgracia, es muy corriente que se utilicen en los medios de comunicación, gráficas mal construidas, unas veces por error no corregido, y otras veces a propósito, a fin de resaltar un aspecto en perjuicio de los demás. Esto suele ser muy frecuente en la publicidad, cuando sólo se nos dan los datos que más interesan al fabricante de los productos (coche, cadena de televisión, detergente, etc.) para destacarlos y diferenciarlos de los productos de la competencia.

Por último, trabajamos en grupo con diversas actividades sacadas a partir de los datos de la prensa. Otras actividades eran de tipo más general y adaptamos alguna otra del temario de Matemáticas del curso.

Por otra parte, en clase de Inglés, asignatura que también estaba en el proyecto, se compraron 7 números iguales de tres periódicos diferentes: Daily Star, The Guardian y The Independent, correspondientes al mismo día.

Los alumnos manejaron los tres ejemplares distintos en grupo, estudiando las secciones, vocabulario básico, formatos, fotos, organización, etc., se hacía hincapié en las diferencias entre un periódico de calidad y otro más popular. Comparamos una misma noticia y su diferente exposición según el periódico que la tratara, trabajamos el vocabulario empleado, las fotos, la descripción de los hechos, etc.

En la última hora dedicada a la experiencia, elegimos un artículo de un tema de interés para debate y lo trabajamos como un texto más de los que hacemos normalmente. Aprovechamos para profundizar en el vocabulario, sintaxis y expresión. Por último, hicimos el debate.

Nuestra compañera de Francés, Raquel Cortijo, también participó en la experiencia con sus alumnos. En estas clases se explicaron las partes constitutivas de un periódico, y posteriormente se estudió la primera página de tres periódicos del mismo día (dos de ellos de una línea parecida y el tercero diferente).

En clases sucesivas se hicieron análisis de artículos de aspecto y contenido totalmente diferentes, según las pautas explicadas y vistas el día anterior. Por último se distribuyeron varias revistas y periódicos entre los alumnos, para que pudieran comprobar las diferentes presentaciones (portada, organización interior...)

La experiencia se llevó a cabo en distintos grupos, según los profesores que estábamos en el proyecto. En particular en Lengua, se trabajó en los seis grupos de COU que había, en Inglés se trabajó en tres grupos, en Francés con todos los alumnos, y en Matemáticas sólo se planteó este método en dos grupos.

Al estudiar posteriormente los resultados de esta experiencia, nos encontramos principalmente con tres problemas:

- Como había sido al final del curso no nos dio tiempo de evaluar la experiencia con los propios alumnos, pues prácticamente se acabaron las clases con ella.

- Como se había organizado con cierta precipitación y en unas fechas en que casi todo el profesorado estaba inmerso en la vorágine de exámenes, hubo profesores a los que les hubiese gustado participar y al final no se pudieron «subir al carro», por lo que no fuimos tantos los profesores que trabajamos en este proceso como hubiese sido deseable.

- Nos parecía que con dedicar una sola semana a trabajar con la prensa en clase, aunque fuera de una forma interdisciplinar, no aprovechábamos adecuadamente las posibilidades que proporciona el tema.

Para solventar estos problemas, este curso tomamos otras directrices de trabajo. En primer lugar coincidimos totalmente con los compañeros Aguaded Gómez y Pérez Rodríguez, que en su artículo «Prensa y medios de comunicación en Bachillerato» (revista Comunica, 1) insisten en la importancia de la interdisciplinariedad para asumir los medios de comunicación social en nuestras aulas, por ello, ampliamos nuestra oferta de trabajo a todos los compañeros que se quisieran apuntar y formamos un Seminario Permanente, compuesto por catorce profesores, todos de Secundaria y de varios institutos. Participan los seminarios de Lengua, Idiomas, Filosofía, Latín, Geografía e Historia, Matemáticas, Física y Química, Ciencias Naturales y Dibujo.

A la hora de elegir curso, solicitamos que el mayor número de profesores que participan del Proyecto, dieran clase en los mismos grupos, así podríamos trabajar interdisciplinarmente con los alumnos desde la mayor cantidad posible de asignaturas y de una forma continuada y no de forma accidental como el curso pasado. Actualmente nos encontramos en esa línea de trabajo y en la fase en que el proceso es mucho más enriquecedor para los componentes del Seminario, por la formación y el intercambio de conocimientos y experiencias, que para los propios alumnos con los que trabajamos.

Queremos acabar el artículo con un llamamiento a todos aquellos profesores que actualmente se encuentren trabajando en enseñanzas medias y se quieran poner en contacto con nosotros, a fin de intercambiar experiencias, y pedirles que nos escriban al IB «Macarena», c/ Buero Vallejo s/n, 41009 Sevilla; tfno. 4380999.