Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 4: Leer los medios en el aula (Vol. 2 - 1995)

La prensa y las ciencias naturales

https://doi.org/10.3916/C04-1995-14

Mariano Coronas-Cabrero

Abstract

El autor explica, en el presente artículo, las posibilidades de la utilización de la prensa como medio de actualización del temario de Ciencias Naturales en octavo de EGB. Partiendo de cuatro suplementos de Ciencia -insertados semanalmente en diferentes periódicos diarios- cuenta la experiencia de todo un curso escolar, en la que el alumnado ha realizado tareas de lectura, resumen, explicación y síntesis de aquellas noticias, informes, dossiers, etc. aparecidos en los mencionados suplementos, relacionados con Astronomía, Física, Química, Antropología, Ecología, Medio Ambiente, etc. Una actividad que ha permitido tratar en el aula más de un centenar de aspectos relacionados con la actualidad.

Keywords

Archivo PDF español

Como complemento al desarrollo del temario de Ciencias Naturales, de octavo de EGB, hemos llevado a cabo, a lo largo de todo el curso, una actividad semanal de trabajo con la prensa.

Nos interesaban todos los temas relacionados con: Física, Química, Informática, Ecología, Antropología, Astronomía, Botánica, Zoología, etc.

Para ello, elegimos cuatro publicaciones diarias, en las que, semanalmente, se insertaban suplementos especiales que abordasen los temas generales referidos anteriorimente:

Cada trimestre trabajábamos con dos de estos suplementos. El primer trimestre fueron «Futuro y Biosfera». Durante el segundo, «Tercer Milenio» y «Ciencia y Tecnología». Para el tercer trimestre, nos quedamos con «Biosfera » y «Ciencia y Tecnología».

Objetivos

Los objetivos marcados eran básicamente los siguientes:

• Manejo de diversas fuentes informativas.

• Relacionar los aprendizajes del temario con aquellos avances o cambios científicos actuales.

• Acercar la prensa al alumnado, de la que se halla -al menos en nuestro caso- muy alejado habitualmente. • Enfrentar al alumnado a otro tipo de lenguaje, el periodístico, e iniciar una familiaridad sistemática con el mismo.

• Practicar la lectura, el resumen y la síntesis.

• Estar al tanto de la actualidad científica y comprender que la realidad va cambiando.

• Incorporar la prensa al aula como fuente de información y aprendizaje.

Metodología

La mecánica de trabajo quedó definida de la siguiente manera:

• Cada semana comprábamos dos periódicos de los mencionados. Los compraban los dos niños o niñas a los que, por turno, les tocaba el trabajo.

• Los encargados referidos, revisaban en su casa el suplemento de su periódico y al día siguiente, con la ayuda -en los primeros momentos- del maestro, seleccionaban de dos a cuatro noticias, informes, reportajes... que, a su juicio, podían entender.

• A partir de ese momento, realizaban una lectura profunda y preparaban un resumen de cada noticia o reportaje que les permitiese exponerlo en la clase.

• Cada lunes por la tarde, en la clase de ciencias, los dos niños o niñas exponían a sus compañeros y compañeras, el resultado de su trabajo.

• Durante su conferencia o al final de la misma, se abrían turnos de palabra para que el resto del alumnado y el maestro hiciesen preguntas o precisiones sobre lo expuesto.

• Algunos temas, por su interés o porque eran actualidad repetidamente en los medios de comunicación, eran retomados en otras horas de clase y, frecuentemente, se aportaban nuevos documentos que los ampliaban o explicaban mejor: menciones de referencias televisivas, revistas de la biblioteca del colegio, libros de la biblioteca o de casa, vídeos...

• Por último, cada «conferenciante» escribía un breve resumen de cada tema expuesto en una ficha que se guardaba en la clase y que dejaba constancia de todo lo tratado a lo largo del curso.

• Hacia el mes de mayo, con el curso muy avanzado, quisimos todavía realizar una nueva aplicación de nuestro trabajo. Ayudados por el maestro encargado de los temas de informática del colegio, empezamos a introducir los datos recogidos en las fichas en una base de datos (Knosys). Por parejas y con cuatro ordenadores a la vez, se introdujeron la mitad de las fichas elaboradas (25); quienes tenían alguna experiencia mecanográfica se situaban en el teclado y, al lado, un compañero o compañera dictaba los textos. Al final del proceso, junto con el «maestro de informática » al que me he referido, manejaron dicha base de datos, viendo cómo funcionaba y comprobando que un trabajo de las características del suyo, podía ser de indudable utilidad.

Temas abordados a lo largo del curso:

Ofrezco, en el gráfico de la página siguiente, una selección de 40 titulares de noticias tratadas a lo largo de la experiencia que dan idea de la variedad temática trabajada:

Valoración de la experiencia

Partíamos de dos puntos interesantes:

1. Se trataba de un grupo de niños y niñas que habitualmente en su casa no compra ningún periódico. Sólo un niño y una niña de la clase confesaron disponer, en su casa, del periódico todos los días o la mayoría de los días de la semana.

2. Tenían ya alguna experiencia previa. Yo fui su tutor en quinto de EGB y ya entonces utilizábamos el diario para nuestros trabajos, pero lógicamente a niveles más sencillos.

La actividad se ha desarrollado de manera sistemática todas las semanas del curso.

Todo el alumnado ha participado en la misma y a cada niño y niña le ha tocado dos veces la responsabilidad de comprar, seleccionar, leer, resumir, exponer y escribir las noticias correspondientes.

Se han hecho varias valoraciones a lo largo del curso, viendo si la actividad era o no interesante, si aportaba algo, si convenía repetir o cambiar de suplemento, etc. Siempre se ha valorado la actividad como positiva, incluso cuando alguno o alguna encontraba serias dificultades para entender el artículo o la noticia elegida y, en ocasiones, debía leer otras para cumplir con el objetivo establecido.

A lo largo de la experiencia, cada cual ha ido asumiendo interesantes retos que han resuelto de manera desigual:

• El grado de asunción personal de experiencias anteriores ha proporcionado a unos más recursos para resolver el tema.

• El grado de dominio de la lectura y el nivel de comprensión han sido igualmente un condicionante evidente.

• La capacidad de síntesis no es en todos y todas la misma.

• La capacidad de expresarse ante el resto de compañeros y compañeras es distinta en unos y otras, pero es interesante enfrentarles a ello.

• La capacidad de ordenación del pensamiento se ponía de manifiesto en cada exposición oral.

Todo lo anterior, se ponía en juego cada semana y, aunque se resolvió con diferentes niveles de éxito, se valoró como una experiencia de sumo interés.

Como el tiempo en la escuela es inexorable y, aprovechando que yo impartía a este grupo de clase otras áreas, pudimos jugar y flexibilizar el horario y mantener la actividad cada semana, ya que las exposiciones orales (con las preguntas, matizaciones, intervenciones, etc.) venían a durar entre la media hora y la hora entera, dependiendo de los temas, del o de la interviniente, de la relación que tuviese algún tema con los que estábamos trabajando en la programación, etc.

Los suplementos utilizados no están escritos para el público escolar, lo cual es una dificultad añadida. Había semanas en las que resultaba más complicado encontrar noticias asequibles a sus posibilidades de comprensión, pero siempre nos guiábamos por el principio de que «solo debíamos traer y exponer aquello que cada uno hubiese entendido»; de lo que no se entendía, se preguntaba y se aclaraba hasta donde pudiésemos hacerlo. Fueron necesarias frecuentes consultas en enciclopedias para definir términos o explicar conceptos colaterales que aparecían en los textos trabajados.

Después de todo un curso desarrollando esta actividad, personalmente creo que ha merecido la pena todo el trabajo realizado. He visto claramente algunos avances: la segunda vez que a cada niño y niña le ha tocado comprar el periódico, seleccionar, leer... ha necesitado poca o ninguna ayuda para elegir y desarrollar el trabajo; las intervenciones han sido más fluidas; se han hecho muchas más preguntas; se ha propuesto mantener una cartelera de clase actualizada con noticias científicas; se ha hecho un pequeño seguimiento de algunas noticias en días posteriores y, sobre todo, ha quedado la sensación de haber hecho algo novedoso, interesante; algo que siempre estará como referencia en el interior de cada cual y que habrá dejado un poso fértil sobre el que podrán crecer futuras experiencias.

Referencias

BLASCO y CORONAS (1989): «La prensa en las aulas», en Aula Libre, nº 47; pp. 14-23.

COMUNICAR (1993 y 1994), Revista del Grupo Pedagógico Andaluz «Prensa y Educación».

CORONAS, M. (1993): «Prensa y Medio Ambiente», en Aula Libre, nº 56/57; pp. 21-44.

CUADERNOS DE PEDAGOGÍA; especialmente el nº 144.

PINTO y SANTOS (1994): Utilizar críticamente a imprensa na escola. Oporto, Público.

ROTGER y ROQUE (1982): Cómo leer la prensa escrita. Madrid, Escuela Española.