Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 4: Leer los medios en el aula (Vol. 2 - 1995)

La prensa y la formación permanente de los maestros

https://doi.org/10.3916/C04-1995-27

Sebastián González-Losada

Abstract

Mediante la prensa escrita del siglo XIX de Huelva, hemos podido identificar las primeras manifestaciones de la formación permanente de los maestros en las denominadas Conferencias Pedagógicas. De este modo la prensa se constituye en un elemento imprescindible para la investigación de la historia de la educación

Keywords

Archivo PDF español

La prensa de Huelva del siglo XIX jugó un papel fundamental en la defensa de la educación, tanto a nivel de periódicos de información general y provincial, como publicaciones específicas de carácter eminentemente educativo.

Entre las publicaciones de carácter educativo, destaca El Boletín de las Escuelas, dirigido por el ilustre maestro don Agustín Moreno Márquez. Estaba dirigido fundamentalmente a los maestros de escuelas elementales y se proclamaba como el defensor de éstos. Estuvo publicándose durante algunas décadas y sin embargo no hemos podido localizar ningún ejemplar. Sabemos de su existencia a través del periódico La Provincia en el que se transcribían algunos artículos procedentes de aquél.

La Provincia representa una fuente imprescindible para los investigadores de la historia local y provincial de la Huelva del último tercio del siglo XIX y principios del XX.

Para mi investigación sobre la enseñanza en esta época a la que nos referimos, ha sido fundamental el uso de esta prensa escrita.

A continuación vamos a profundizar en los inicios de la formación permanente -origen remoto de los actuales CEPS- de los maestros en nuestra provincia gracias a la inestimable ayuda que nos proporciona el periódico La Provincia.

Ante la escasa preparación de la mayor parte de los maestros de nuestro país, las autoridades académicas empiezan a considerar algunas estrategias de formación permanente creando las Conferencias Pedagógicas que sustituyeron a las fracasadas Academias de maestros. Aquéllas se establecieron en 1887 y eran organizadas y dirigidas por la Escuela Normal y los temas a tratar se describen en el artículo 5º en estos términos:

«Los temas han de versar principalmente sobre materias de ciencias o de letras cuyos elementos comprenda el programa de la primera enseñanza elemental y superior, sobre puntos referentes a las doctrinas generales de educación, métodos y procedimientos de enseñanza, y sobre su aplicación y práctica en las escuelas. Estos temas no serán más de cinco ni menos de tres en cada año»1.

La primera Conferencia que se celebró en Huelva data de agosto de 1887:

«A las ocho de la mañana en el salón de sesiones del Ayuntamiento y presidido por el director de la Escuela Normal de maestros, don Justo Garrido, tuvo lugar la primera sesión » 2.

Hemos podido rescatar cuatro Conferencias Pedagógicas celebradas en Huelva y que corresponden a los años 1888/1889/1893 y 1894. Todas ellas celebradas en el mes de agosto y reseñadas ampliamente en el periódico La Provincia de Huelva. A continuación vamos a realizar una descripción de cada una de ellas:

Conferencia Pedagógica de agosto de 1888 3:

Los temas tratados fueron:

1. «Estado comparativo de la instrucción en España», por don Máximo Herrero, inspector de enseñanza.

2. «Moral y religión cristiana », por don Agustín Moreno Márquez, maestro de la capital.

3. «La influencia de la moral y religión en la educación de los pueblos», por don José Pinto, profesor de la Escuela Normal.

4. «Modos y procedimientos para la enseñanza de la Gramática», por don Eugenio Hernández y Cárdenas, maestro de la capital.

5. «¿La influencia del maestro como elemento educador, puede y debe sentir fuera de la escuela, especialmente en los pueblos de reducido vecindario?», por don José Martín y Ortiz, maestro de la capital.

6. «¿En qué extensión y con qué preferencia de una sobre las otras deben enseñarse las asignaturas que corresponden al programa oficial de la escuela de niños, teniendo en cuenta la importancia de la población y sus necesidades?», por la maestra de la capital, doña Francisca Carrión.

Los maestros Zamora Santos y Fernández de los Reyes también presentaron trabajos.

Durante estas Conferencias hubo grandes controversias. Habría que destacar que la participación de las maestras fue significativamente superior a la de los maestros.

El Sr. Zamora entabló una discusión con el Sr. Moreno acerca de la moral diciendo que «daría buenísimos resultados dar a los niños una enseñanza práctica, invitándoles a cumplir los preceptos de la religión».

Curiosamente todos estaban de acuerdo con un pronunciamiento realizado por el maestro don Eugenio Hernández de eliminar la Gramática como materia para las escuelas elementales, por ser inútil en estas edades. El presidente tuvo que intervenir diciendo que había que someterse a las leyes.

Hubo un momento de gran tensión cuando empezó su disertación el Sr. Martín, maestro de la capital, extendiéndose en consideraciones pesimistas sobre la situación lamentable que padecían los maestros y las causas que originan estos males. El presidente le indica que está fuera de tema. Continuó el Sr. Martín, siguiendo el mismo orden de consideraciones, siendo interrumpido otra vez por la presidencia. Como consecuencia de ello, el Sr. Martín renunció a continuar.

Conferencias pedagógicas de 1889 4

Temas tratados:

1. «Duración de las tareas escolares», por don Eugenio Hernández, maestro de Huelva.

2. «Derechos que corresponden al maestro público y las obligaciones», por el maestro de Villalva del Alcor, don Enrique Pablo.

3. «Enseñanza de la escritura: métodos y procedimientos más idóneos para conseguirlos ».

4. «La enseñanza de las asignaturas que corresponden al programa oficial de las Escuelas Elementales: ¿debe observarse rigurosamente o conviene dar alguna preferencia a la lectura?» (...).

5. «Cómo debe ser la enseñanza de labores en la escuela para que influya poderosamente en la educación moral de las niñas y en el porvenir de las familias».

Estas Conferencias tuvieron un denominador común, la falta de asistencia de muchos maestros. El 16 de agosto de 1889, el director de la Escuela Normal de Huelva insertó una circular en el periódico La Provincia en los siguientes términos:

«El día 22 del corriente a las ocho y media de la mañana, darán principio las Conferencias Pedagógicas en el salón de sesiones del Ayuntamiento.

En la seguridad que abriga esta comisión de que los buenos maestros, que tienen dadas pruebas de amor a la enseñanza no han de faltar a estos certámenes, renuncio a recomendarles la asistencia, limitándome sólo a recordar que el artículo 2º de la ley 16 de julio de 1887 dice terminantemente que estas reuniones fomentan la cultura general y profesional de los señores maestros y maestras5.

Posteriormente, contestando a este anuncio, el periódico El boletín de las escuelas de don Agustín Moreno y Márquez, argumenta que la principal causa de la posible falta de asistencia a las Conferencias, se debe a causas económicas y no a la bondad o maldad de los maestros:

«De lamentar es que ni el gobierno ni los Ayuntamientos hayan pensado en la manera de reunir a los maestros en la capital de provincia y que tengan que proporcionarse alojamiento y alimentación sin dinero»6.

Tenemos que ser conscientes que las NT exigen nuevos modelos de estructuras organizativas de los centros. Como apuntamos en su momento (Duarte y Cabero, 1993) el modelo de organización del centro, no sólo va a condicionar el tipo de información transmitida, valores y filosofía del hecho educativo, sino también cómo los materiales se integran en el proceso de enseñanza-aprendizaje, las funciones que se le atribuyen, espacios que se le conceden, etc.

No debemos caer en el error, como anteriormente se cayó con otros medios en boga, de pensar que automáticamente las NT superan a las anteriores. Sin entrar, pues creo que es asumido por todos, en que los medios son exclusivamente unos elementos curriculares más, y que las posibilidades que tengan no les vienen de sus potencialidades técnicas, sino de la interacción de una serie de dimensiones: alumnos, profesor, contexto... tenemos que tener claro, que las NT no vienen a sustituir a otras más tradicionales, sino que más bien las completan. Un ejemplo es el de aquellos medios, cuya base son el lenguaje abstracto como el verbal, que si los medios audiovisuales tendieron a reemplazarlos, las NT tienden a revitalizarlos.

Para finalizar, nos gustaría hacer una doble llamada de atención. Antes de introducirlos, debemos también reflexionar sobre sus limitaciones e inconvenientes, que sin lugar a dudas los tienen. Y por último, que si es bien cierto que tenemos algunos datos, respecto a la adaptación de los medios a la lección, a tareas de aprendizaje y a las diferencias psicológicas individuales; también lo es, que nos falta una síntesis integradora que nos ayude a curricularizar los medios.