Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 5: Publicidad... ¿cómo la vemos? (Vol. 3 - 1995)

Prensa y salud: organización de un boletín escolar

https://doi.org/10.3916/C05-1995-12

Rosabel Roig-Vila

Abstract

La autora de este trabajo profundiza en el tratamiento de la prensa como nexo integrador del programa trimestral que ha desarrollado para el área de Educación Física desde la perspectiva del tema transversal de la Educación para la Salud. A partir de la experiencia realizada en un centro de Primaria, analiza la consideración de la prensa en este marco curricular para, a continuación, realizar una propuesta práctica sobre cómo confeccionar un Boletín Escolar a partir de la creación de un Taller y un Comité de Salud.

Keywords

Archivo PDF español

En nuestras escuelas podemos trabajar la prensa desde ámbitos distintos atendiendo a cada una de sus tres funciones principales: la prensa como objeto de estudio, la prensa como recurso didáctico y la prensa como producto a realizar. En esta última utilización es donde me he apoyado para introducir la prensa en el área de Educación Física (EF). Este trabajo se incluye dentro del proyecto que he desarrollado en el Colegio Público Mirantbò de Callosa d’En Sarrià (Alicante) y que ha sido becado por la Conselleria d’Educació i Ciència de la Generalitat Valenciana en las ayudas que anualmente concede a Proyectos de Investigación e Innovación Educativa (1993-94).

En dicho Proyecto se ha pretendido elaborar una propuesta de organización del área de EF en torno a la Salud. La prensa, en principio, parece no tener cabida en esta propuesta, pero no es así. Asume, por el contrario, un papel no sólo importante sino fundamentalmente necesario, tal y como se derivará del siguiente punto, donde se sintetiza este Proyecto.

1. Proyecto de Salud en torno a la EF

Los objetivos básicos de aprendizaje de este Proyecto respecto al alumnado eran, en primer lugar, adquirir conocimientos, actitudes y comportamientos promotores de salud y, en segundo lugar, participar activa y responsablemente en la creación y gestión de la propia salud.

Teniendo en cuenta estos objetivos, el Proyecto se desarrolló según este proceso:

1. Análisis y reflexión sobre el tratamiento de los temas transversales en la escuela.

2. Elaboración de nuevos materiales curriculares:

• Para el alumnado (Unidades didácticas «Educación Física y Salud», referidas a los temas de relajación, seguridad, crecimiento, socorrismo y primeros auxilios, ritmo cardíaco y respiración).

• Para el docente: orientaciones pedagógicas para trabajar los distintos temas junto con los juegos y actividades correspondientes.

3. Secuenciación por ciclos de los materiales curriculares anteriores.

4. Puesta en práctica del proyecto desde diferentes ámbitos: las sesiones de Educación Física, donde se utilizaron los materiales curriculares, y la creación del Taller de Salud. No voy a profundizar en el trabajo realizado durante las sesiones de EF pues, aunque en algunas de las actividades se utiliza la prensa y la TV como objeto de estudio, no es éste el punto de vista desde donde quiero enfocar este artículo. Sí es necesario, en cambio, centrar nuestra atención en el llamado Taller de Salud.

2. Taller de Salud

Un lugar para los temas transversales

Se pueden considerar los temas transversales en el marco educativo de tres formas distintas (González Lucini, 1994): integrarlos de forma contextualizada y coherente en cualquier área; crear situaciones especiales de aprendizaje, globalizadas o interdisciplinares, donde se trabajen contenidos transversales (jornadas o días monográficos); y, por último, contextualizar un área en su totalidad desde la perspectiva de un tema transversal. Según se desprende del planteamiento general del Proyecto, se ha trabajado desde esta última opción. Así -y paralelamente al desarrollo de las Unidades didácticas en las sesiones de EF- se creó el llamado Taller de Salud, un lugar donde el alumnado colabora y participa en distintas actividades relacionadas con la Salud.

La organización de este Taller estaba a cargo del llamado Comité de Salud, formado por:

- Profesora coordinadora: la que suscribe este artículo.

- Alumnos representantes de cada ciclo de Primaria. Entre ellos se repartían las diferentes funciones. De esta forma había encargados de seguridad, de organización de actividades, de carteles y anuncios, de material, de relaciones públicas, etc.

Este Comité de Salud preparó diferentes actividades, como por ejemplo: revisión de los aparatos e instalaciones deportivas del centro; charlas y cursillos impartidos por profesionales sanitarios; Taller de Collage; Taller de Recortables; Taller de Cuentos «Saludables »; Taller de Murales; etc.

Todo este Proyecto de Salud en la Escuela necesitaba de un nexo que conectase y diera sentido a todo el trabajo que se desarrollaba, tanto en las sesiones de EF como en las actividades del Taller. Así surge la necesidad de confeccionar un Boletín Escolar de actividad física y salud. Ahora bien, analizando este punto, que, en principio, surge como una necesidad, se contempló la posibilidad de poder analizar otros aspectos que podrían resultar de importancia.

3. Prensa, Salud y EF

Estos temas se han tratado de forma aislada en numerosas publicaciones. No obstante, parece que no han merecido la misma atención las relaciones que pueden establecerse entre ellos, así como la utilidad que ello puede tener en la dinámica de clase. La utilización de la prensa, normalmente, viene referida a las asignaturas tales como Conocimiento del Medio y Lengua, aunque todos están de acuerdo en el valor que, en general, poseen los mass media desde el punto de vista pedagógico, sea cual sea la materia escolar.

En nuestro caso, debemos pensar en prensa y EF desde tres perspectivas de trabajo. En primer lugar, la utilización que podemos hacer de la prensa como objeto de conocimiento. Trabajaríamos así contenidos conceptuales tomando como base la prensa deportiva y cuyo trabajo también tendría cabida en cualquier actividad del área de Lengua cuando se utilice la prensa con esta finalidad. Este cambio de temática, en cuanto a tipo de prensa se refiere, no sólo abriría nuevas puertas de estudio (las secciones en un periódico deportivo no son las mismas que en uno de información general, por ejemplo), sino que también daría paso a campos que resultan motivadores para el alumnado (de todos es sabido su interés por el deporte en general).

En segundo lugar, trabajaríamos contenidos actitudinales mediante la lectura crítica de este tipo de prensa. De esta lectura pueden surgir temas de carácter social, como pueden ser: las causas de la proliferación de publicaciones futbolísticas en detrimiento de otros deportes, la violencia en los partidos de fútbol, la rivalidad desmesurada entre los hinchas de unos y otros equipos y sus consecuencias, etc. Como vemos, son temas que una educación social y ética debe plantearse.

Por último, cabe considerar la prensa como base para tratar contenidos procedimentales. Se trataría de una educación con la prensa y se utilizaría ésta no sólo como fuente de información (reglamentos, principales campeonatos, situación geográfica de países, diferencias de marcas y de récords, biografías, etc.), sino también como punto de partida en la elaboración de producciones propias. Así pues, podemos trabajar desde enfoques diferentes pero íntimamente relacionados mediante actividades que se dirigirán (como en nuestro caso) a la confección de un Boletín Escolar.

Como vemos, relacionamos la utilización de un mismo tipo de prensa para contenidos que se pueden trabajar en EF y también en otras asignaturas. Esto significa que podemos considerar la prensa como instrumento interdisciplinar y, además, como tema transversal propio. Incluso algunos llegan más lejos considerándola como transversal de transversales (Equip Contrapunt, 1994). Se considera dentro de la Educación en materia de Comunicación (EMC) y en ella se incluye además la radio y la TV. En realidad, si reflexionamos sobre los temas transversales explicitados en la Reforma (Educación para la Igualdad, Educación Sexual, Educación para la Salud, etc.), vemos que la EMC bien podría aparecer en esta relación ya que posee las mismas características educativas que dichos temas transversales y, además, está impregnada de un carácter instrumental que no posee el resto. Este carácter es el que hace considerarlo tema transversal por excelencia del currículum escolar.

En la confección de nuestro Boletín Escolar se considera este aspecto transversal no sólo en el tema de Educación para la Salud y la EF, sino también entre el resto de temas transversales. Para ello hemos tenido en cuenta en todo momento los principios de la Coeducación, se han tratado temas de Consumo, se han planteado objetivos de Educación Cívica, etc. Y es que en realidad, cuando trabajamos en un tema transversal y todo lo que ello supone, implícitamente trabajamos en el marco del resto de temas transversales ya que no son casillas aisladas de aprendizaje dentro de nuestras aulas. Ni hemos de considerarlos así cuando trabajamos en una concepción de la educación que necesita de estos bloques curriculares.

4. Organización del Boletín Escolar

Además de la confección de un Boletín Escolar, hay otros objetivos implícitos en esta organización: investigar en otras publicaciones sobre la información que se da en ellas para que el alumnado la contraste y pueda llegar a sus propias conclusiones; aplicación educativa de documentos escritos por el alumnado en el currículum escolar; y, por último, difundir la información del Boletín dentro y fuera del centro escolar.

A partir de estos objetivos, se detallan las siguientes fases para su consecución:

5.1.Perfil de la publicación

En una primera reunión del Comité de Salud se deciden las características propias del Boletín (ver gráfico):

• Nombre de la publicación: por consenso se decidirá un nombre que sea impactante y que, al mismo tiempo, dé una idea del tipo de publicación de que se trata.

• Periodicidad (mensual, bimensual, trimestral, anual, etc.) y duración de la publicación (un trimestre, un curso, varios cursos).

• Tirada (hay que pensar en los que se distribuirán dentro y fuera del colegio).

• Número de páginas y formato: se aconseja no superar las seis páginas en formato DIN A-4 (el modelo que se presenta aquí tiene cuatro páginas en formato DIN A-4, compuestas sobre una hoja DIN A-3 plegada por la mitad).

• Tipo de redacción utilizada: manual, mecanográfica o informatizada.

• Maquetación: en esta primera fase se decidirá únicamente el número habitual de columnas para así prever la extensión del contenido global.

• Tipo de papel: el papel reciclado puede ser un soporte material afín con los valores que impregnan este Proyecto.

• Distribución (además de decidir quiénes serán los encargados de ello, se decidirán los puntos exteriores al centro escolar donde se distribuirán diversos ejemplares).

• Creación de las diferentes secciones que aparecerán en la publicación. Pueden ser todas fijas o variar algunas de ellas, de manera que queden como identificativas del Boletín aquellas que consideremos básicas. Las secciones que aparecen en el gráfico siguiente y que más tarde se comentan sólo sirven de guía para confeccionar nuestro propio Boletín. Hemos de ser flexibles y elaborar aquella publicación que responda a las necesidades y características propias del entorno escolar en donde nos encontramos.

• Asignación de las diferentes secciones a cada grupo de alumnos.

5.2. Organización del Boletín

Dentro de la amplia temática respecto a la actividad física y salud se acuerdan los contenidos generales sobre los que versará la información que se dé en cada número. Estos contenidos pueden ser: relajación, efectos de la actividad física, deporte extraescolar, higiene y alimentación, ejercicio en la Naturaleza, etc. A partir de esta base temática, ya se puede elaborar el contenido de cada sección donde trabajará cada grupo, según las técnicas y características que exigen dichas secciones:

• Reportaje. Se crea un grupo de documentación que se encarga de buscar información sobre algún aspecto del tema general que va a tratar el Boletín. Así, por ejemplo, en el primer número dedicado al ejercicio físico, alimentación e higiene, se hizo un reportaje donde se detallaban las pautas a seguir para tener una vida saludable en este sentido. La información se puede buscar en enciclopedias, folletos, TV, radio, revistas y periódicos, etc.

• Entrevista. Los encargados de esta sección junto con el coordinador deciden el tema a tratar y se confecciona el cuestionario. Se pasa dicha encuesta entre la población -puede ser entre los asistentes al colegio, o externa a él y abarcar una calle, barrio o localidad-. A continuación, se realiza la tabulación y se redacta la información que se quiere dar en el Boletín.

• Noticias. Estas se redactarán a partir de diferentes fuentes de información: los partidos realizados por los equipos deportivos del colegio, los acontecimientos deportivos de la localidad, las ofertas deportivas extraescolares en los polideportivos, asociaciones o clubs deportivos, etc.

• Humor y pasatiempos. Este apartado se puede completar de diferentes formas: 1) El grupo de alumnos confeccionará pequeños cómics, sopas de letras, jeroglíficos, etc; 2) Realizar un trabajo de búsqueda en otras publicaciones sobre historietas y pasatiempos con temática deportiva y adaptarlos para nuestra publicación; 3) Aprovechar trabajos realizados en otras áreas (adivinanzas, chistes, cuentos breves, pictogramas, etc).

• Concursos. En primer lugar, y tras decidir el tema y las bases que regirán dicho concurso, se publicará en los puntos de información del colegio una llamada a la participación. Después, una vez concluida la fecha límite de presentación de trabajos, se reunirá el grupo encargados de este apartado. Decidirá el ganador según los criterios que se hayan establecido para, luego, publicar dicho trabajo.

• Consejos. Este apartado es amplio en el sentido que tiene cabida para trabajos de diversa índole. Se pueden hacer «recetas» para seguir una vida saludable, en clave de humor o no, y pueden ser consejos generales o en respuesta a consultas de los lectores.

• Editorial. Aunque este apartado ha de reflejar la opinión de todo el equipo sobre el tema que se elija, es preferible que un grupo reducido redacte el artículo. Por supuesto debe existir consenso en la línea de opinión que se siga.

El Boletín que elijamos elaborar en nuestro centro tendrá, posiblemente, las secciones nombradas hasta aquí debido a las secciones mayoritariamente comunes que poseen las publicaciones periódicas. Aparte de éstas, las características propias del contexto educativo en que nos movamos, exigirán la consideración de otras, en función de dicho contexto. En nuestro modelo, se consideran las siguientes secciones:

• Sabías que... En ella aparecen notas curiosas -en nuestro caso hemos aprovechado los récords deportivos que aparecen en el Libro Guiness de los Récords-.

• Las actividades del Taller de Salud. En este rincón se detallan, tanto las actividades realizadas como las previstas así como una invitación a la participación en ellas.

• Sumario. En la primera página, y bajo el epígrafe «En este número...» se relacionan las secciones del Boletín y su ubicación en él.

• Dibujos. Se consideran como sección ya que mediante esta técnica plástica, los niveles inferiores encuentran una vía motivadora para su participación en este Boletín.

Fig. 1. Ficha de características y encargados del Boletín

5.3.Composición

Siempre podemos recurrir a la redacción final de los trabajos mediante escritura manual o mecanográfica y a la composición manual mediante recortes y pegados. Ahora bien, actualmente están apareciendo nuevas formas de realizar este trabajo a las que no podemos dar la espalda. El ordenador personal, presente en todos los centros educativos o, en su defecto, en el Centro de Profesores (CEP) de la zona, cuando no en entidades locales o incluso en los hogares, permite la utilización de una amplia gama de programas informáticos que son un recurso valioso en nuestra tarea educativa. Para la composición y maquetación de nuestro Boletín se utilizó el programa Aldus PageMaker. Su utilización no exige comprarlo ya que se puede pedir prestado al centro de profesores de la zona -en mi caso el CP de Benidorm-. Este programa proporciona una amplia gama de recursos para la composición y maquetación. Nuestro modelo se basó en una de las plantillas que ofrece dicho programa. Se modificó sólo en función del número y extensión de las secciones que poseía nuestro Boletín, además de añadir ciertos elementos de bordes que completaran el trabajo. De esta forma, se aprovecharon las ventajas de este programa informático como recurso fundamental, sin presentar excesivas dificultades su utilización.

5.4. Impresión y distribución del Boletín

A partir del modelo del primer ejemplar extraído a través de la impresora, el grupo encargado procede a fotocopiar el número de ejemplares establecido. Otro grupo se encargará de distribuirlos, tanto al alumnado (para que llegue la información a los hogares), como a otros puntos externos al Centro, por ejemplo: varios ejemplares al Centro de Salud, al Centro de Profesores de la zona, a las librerías y quioscos, oficinas de la localidad...

6. Evaluación

La evaluación se entiende como un proceso que nos permita reflexionar y actuar sobre todo el proceso de enseñanza-aprendizaje. Por este motivo, será necesario evaluar tanto nuestra práctica docente -mediante la auto-observación y opiniones del alumnado-, como la de nuestros alumnos, mediante hojas de observación que permitan una evaluación cualitativa. También es importante la evaluación de todo el proceso en sí y para ello se confeccionará un diario de clase donde, de forma rotativa, cada miembro del comité anotará las actividades y acuerdos de las sesiones de trabajo así como también las valoraciones que crea pertinentes -es aquí donde se puede pensar en una autoevaluación y coevaluación por parte del alumnado-.

7. Valoraciones finales

Esta propuesta pretende ser una de las múltiples que se pueden realizar con la prensa en el área de Educación Física. Hemos profundizado en la elaboración del Boletín Escolar y solamente hemos citado unas actividades. A partir de aquí, se abren nuevas propuestas de trabajo dentro de este área. Se pretende trabajar desde nuevas perspectivas y abandonar otras tradicionales que sí parecen haber empezado a dejar de poner en práctica otras áreas curriculares y no ésta. Sirva también este apunte para romper ciertos tópicos generales en la comunidad escolar que no benefician en absoluto el reconocimiento curricular del área de EF. Son todavía pocos los que reconocen la educación integral como único modelo válido para un correcto proceso de enseñanza-aprendizaje de nuestro alumnado.

Aparte de esta valoración final referida a la EF, cabe decir que esta propuesta de organización de un Boletín Escolar es válida sea cual sea el área desde la cual queramos enfocar su elaboración. Siempre hay una temática concreta que queramos destacar y que no permite un óptimo tratamiento en otro tipo de publicación, como puede ser el periódico escolar.

Referencias

EQUIP CONTRAPUNT (1994): «La prensa, la gran olvidada ». Cuadernos de Pedagogía, nº 227. 83-87.

GARCÍA NOVELL, F. (1992): Inventar el periódico. Madrid, La Torre.

GONZÁLEZ LUCINI, F. (1994): Temas transversales y educación en valores. Madrid, Anaya.

GRUPO PEDAGÓGICO ANDALUZ «PRENSA Y EDUCACIÓN » (1992): Enseñar y Aprender con Prensa, Radio y TV. Huelva.