Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 8: La educación en medios de comunicación (Vol. 4 - 1997)

Periódicos escolares

https://doi.org/10.3916/C08-1997-22

Ausenda Vieira

Teresa Fonseca

Abstract

Las autoras presentan el resultado de una investigación diseñada y desarrollada con la finalidad de hacer un estudio y profundizar en las características diferenciales de los periódicos escolares que se realizan en los centros educativos portugueses. Se trata de un trabajo que pretende dar a conocer la incidencia e interrelación de las distintas variables que intervienen en la producción de la prensa escolar y de establecer las tipologías de periódicos en función de sus características.

Keywords

Archivo PDF español

1. ¿Por qué y para qué?

El trabajo que, desde hace unos cuatro años, el Instituto de Innovación Educativa viene desarrollando en el área de Educación en Medios de Comunicación en las escuelas de las diferentes regiones de Portugal, nos ha permitido constatar cómo se ha producido un aumento bastante significativo en la realización de periódicos escolares. Y fue precisamente esta constatación la que nos inspiró para emprender un estudio que nos explicara este fenómeno que nos parece generador, no sólo de diferentes actitudes en el proceso de aprendizaje, sino también de nuevas dinámicas educativas, pues consideramos que el proceso de producción del periódico escolar contiene en sí mismo inmensas potencialidades generadoras de un aprendizaje integrador, significativo, funcional e interdisciplinar.

Este aprendizaje, que se va sedimentado y construyendo a lo largo de varias etapas del proceso, permite desarrollar en el alumno capacidades y actitudes en las áreas del «saber ser», «saber hacer» y del «saber». A nuestro entender, son las siguientes:

• Trabajar en equipo.

• Crear y desarrollar relaciones interpersonales que admitan el derecho a las diferencias e incentiven el respeto y la tolerancia.

• Interactuar con el medio del entorno social y natural, interesándose por los problemas que se dan en él y proponiendo posibles soluciones.

• Ejercitar la libertad de expresión en una perspectiva de construcción de la identidad y del reconocimiento de ésta en el interior de una identidad colectiva.

• Adquirir y desarrollar el espíritu crítico, el sentido de la responsabilidad, la autonomía y creatividad, el sentido estético, así como las capacidades para obtener, seleccionar y organizar la información.

• Desarrollar la comprensión y expresión oral, escrita y gráfica, autoperfeccionando las formas de comunicarse.

• Diversificar las fuentes de información y de conocimiento para complementar los saberes.

Pero, el estudio o análisis interpretativo de cualquier realidad implica, antes de nada, el obtener la mayor información posible sobre ella. En este sentido, tratamos de hacer una «radiografía nacional» de nuestro objeto de estudio y para ello procedimos a recoger información a través de una investigación simple y exhaustiva, empleando un cuestionario, que nos permitió no sólo identificar el número de escuelas de los ciclos segundo y tercero de la Enseñanza Básica y Secundaria que producen periódicos escolares, sino también caracterizar esos mismos periódicos.

El presente artículo tiene como principal objetivo el divulgar los resultados a los que llegamos, con la finalidad de dar a conocer la realidad de nuestras escuelas portuguesas en lo relativo al área de producción de información escrita empleando la prensa como medio de expresión y comunicación.

2. ¿Cuántos somos?

De los 1022 cuestionarios enviados recibimos 771 respuestas, que corresponde a un 75%.

En el análisis e interpretación de los datos, partiendo del presupuesto de que los centros que no dieron respuesta no producían prensa escrita, concluimos que a nivel nacional el 54,2% de las escuelas, de segundo y tercer ciclos de Enseñanza Básica y Secundaria, producen periódicos escolares.

Si hacemos un análisis por separado y comparamos los distintos centros, teniendo en cuenta la tipología de la institución educativa, tutelados por cada Organismo Regional de Educación, podemos apreciar el porcentaje de escuelas productoras de prensa escolar.

3. ¿Quiénes somos?

El caracterizar los periódicos escolares que se producen en las escuelas portuguesas significó para nosotros el hacer un análisis, desde una perspectiva interaccionista, de los factores básicos de sus «personalidades». Para lograrlo, seleccionamos los siguientes campos de observación:

• Identidad, organización y funcionamiento.

• Líneas de orientación.

• Formas de colaboración.

• Sistemas de financiación, distribución y ventas.

• Técnicas de producción.

• Inserción en el entorno social.

A la vez, en cada una de estas categorías o campos de observación, se determinaron grupos de indicadores más concretos a los cuales no haremos referencia para no alargar este artículo. Por consiguiente, abordaremos solamente aquéllos que nos parecen más fundamentales en relación con la realidad que deseamos ilustrar.

3.1. Identidad

En relación al año de producción, verificamos que el 70% de los periódicos existentes en los finales de 1993 fueron fundados durante el período de 1989-1993, hecho que debe estar íntimamente relacionado con los nuevos desafíos propuestos por la Reforma Educativa que apuntan –como todos sabemos– a la utiliza- ción de nuevas metodologías y recursos educativos diversificados en el proceso de enseñanza- aprendizaje y a la existencia de un espacio de formación interdisciplinar integrado en la nueva estructura curricular.

En relación al número de páginas, apreciamos que es variable en el 72,7% de los periódicos, por lo que concluimos que existe cierta flexibilidad en la organización del espacio del periódico, lo cual permite potenciar en los alumnos el desarrollo de mecanismos de apropiación de este mismo espacio.

En función de los datos recabados, observamos que en un 73,9% de las situaciones la responsabilidad de la publicación es compartida por alumnos y profesores, lo que puede constituir un indicador de cambio en el proceso comunicativo, pues una opción como ésta implica que el sentido de la comunicación se desplace de la verticalidad hacia la horizontalidad.

3.2. Organización y funcionamiento

Del análisis de las respuestas sobre las formas de estructuración de los grupos de trabajo en las escuelas que hacen periódicos escolares concluimos que el 26,6% están estructurados por equipos. Este modelo de organización es, a nuestro parecer, el que crea mejores condiciones para que se desarrollen las capacidades, asociadas al proceso de producción, tanto de responsabilidad, como de organización, creatividad y autonomía.

3.3. Líneas de orientación

La caracterización de las líneas de orientación se centró en identificar las opciones editoriales y en detectar y tipificar las dinámicas potenciadas por el proceso de producción de los periódicos escolares. En lo que concierne al Proyecto Educativo de Centro, el análisis de frecuencias puso de manifiesto que en el 87,1% de las escuelas el periódico materializa los principios orientadores de dicho Proyecto Educativo; pudiéndose de aquí deducir que muchos de los periódicos escolares son considerados como proyectos pedagógicos que permiten operativizar las finalidades y objetivos del mencionado Proyecto. En relación a las distintas Áreas, comprobamos que en un 79,1% de los casos los periódicos funcionan como su soporte, por lo que éstos se concretan en una o más modalidades.

La articulación que se da entre los periódicos escolares, el Proyecto Educativo y las distintas Áreas nos permite concluir que el periódico escolar no es un proyecto marginal y descontextualizado, sino todo lo contrario, un proyecto integrado en la vida de la escuela.

3.4. Formas de colaboración

Los periódicos escolares, en términos de material publicado, son fundamentalmente, de acuerdo con los datos obtenidos, un producto de los propios alumnos en el cual se evidencia la colaboración y el apoyo de los profesores. Pero, no obstante, también constatamos que la participación de los alumnos no es, en la mayoría de los casos, espontánea, sino que tiene que haber una estimulación externa que los implique. Esta falta de espontaneidad puede tener alguna relación con el hecho de que el periódico escolar esté o no insertado dentro de un proyecto más amplio de Educación en Medios de Comunicación.

3.5. Financiación, distribución y ventas

En cuanto a las fuentes de financiación, comprobamos que los recursos económicos que permiten la publicación de los periódicos escolares se obtienen fundamentalmente de los presupuestos oficiales asignados a las escuelas, lo cual evidencia la ausencia de una estrategia de autofinanciación como forma de garantizar y asegurar la continuidad del proyecto.

La distribución y venta de los periódicos en un 47,4% de los casos son realizadas en la propia escuela, en tanto que en un 52,6% de las escuelas existe ya una estrategia de distribución del producto final que sobrepasa los límites del recinto escolar.

3.6. Inserción en el entorno social

La interacción con la prensa local o regional, que verificamos en un 31,2% de las escuelas, viene a propiciar –desde nuestro punto de vista– la comprensión de la lógica de funcionamiento, el conocimiento de las distintas formas de organización dentro de la empresa periodística y la comprobación de las distintas fases que se dan en el proceso de producción de la información.

4. Cómo somos

La imagen que tienen de sus propios periódicos nos llegó a través de las respuestas que dieron a una serie de preguntas incluidas en un cuestionario. De acuerdo con los datos se puede afirmar que los ítems «adecuación al destinatario» y «aceptación por la comunidad escolar» fueron los que registraron el mayor porcentaje de respuestas posicionadas en los dos escalones más elevados de la escala destinada para contestar. Este aspecto no constituye algo inesperado, en la medida en que los ítems mencionados corresponden a las preocupaciones prioritarias de quien produce un periódico.

Al establecer la correlación entre las distintas variables verificamos que todas, aunque en distinto grado, están asociadas; existiendo una relación directa moderada entre «acepta ción por la comunidad escolar» y «aceptación por el entorno». Esta relación nos pone de manifiesto que cuando el responsable da valor a una de estas variables, evidentemente también está dando, aunque con intensidad diferente, valor a la otra variable.

Como teníamos datos suficientes, procedimos a un análisis para tratar de verificar si la diferenciación interna de los contenidos temáticos de los distintos periódicos escolares dependía o no de los siguientes indicadores: coordinación de los equipos, selección del material a publicar, implicación de las distintas Áreas y tipos y formas de participación.

Con respecto a la coordinación de los equipos comprobamos que la probabilidad de diferenciación de las secciones y contenidos varía ligeramente según el modelo adoptado, siendo mayor cuando la coordinación es llevada sólo por profesores.

En cuanto a los criterios de selección del material a publicar, es curioso cómo observamos, contrariamente a lo que en un principio podría suponerse, que no tienen influencia en la probabilidad de diferenciación.

El que el periódico escolar funcione o no, como soporte de las Áreas tiene una influencia en la probabilidad de diferenciación de los contenidos, principalmente cuando el periódico da informaciones referidas a las actividades realizadas o divulga artículos de variada naturaleza, especialmente de contenido científico, intentando profundizar en los contenidos y conocimientos.

De acuerdo con nuestras perspectivas, los tipos y formas de participación de los alumnos en el periódico escolar ejercen su influencia en la probabilidad de diferenciación, dependiendo ésta de la estimulación y motivación recibida, de la participación individual y en pequeño grupo.

En consecuencia, de este análisis concluimos que existen diferencias significativas en los contenidos de los distintos periódicos en cuanto producto final. Esta evidencia nos llevó a detectar los indicadores que los discriminaban para pasar después a determinar cuatro perfiles diferentes que nos permitieran agrupar los periódicos según sus características. Así, procedimos al tratamiento conjunto de varios indicadores, comprobándose que la implicación de las Áreas y los tipos y formas de participación de los alumnos eran los indicadores discriminatorios de los perfiles.

De la interpretación de los resultados de este tratamiento, podemos afirmar que, dentro del universo estudiado, es posible encontrar cuatro perfiles de periódicos cuyas principales características presentamos en el gráfico.