Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 9: Educación en valores y medios de comunicación (Vol. 5 - 1997)

Aproximación al análisis de películas en las aulas de ética

https://doi.org/10.3916/C09-1997-23

Antonio-Manuel del-Moral-Roncal

Abstract

El cine es un producto audiovisual que puede ser empleado didácticamente para educar en valores. El presente artículo propone el análisis de películas comerciales en las clases de Ética que se imparten en los centros de Educación Secundaria. Por una parte, intenta relacionar los medios audiovisuales con el contenido de esta asignatura, al tiempo que sugiere el desarrollo de metodologías de explotación de este recurso.

Keywords

Archivo PDF español

1. Pedagogía audiovisual

La presencia de los medios audiovisuales en el aula se nos ha revelado como una de las medidas que se propone desarrollar exhaustivamente la reforma de las enseñanzas medias en España. El problema de su utilización o rechazo depende, por una parte, de la «aculturación » del profesor a un medio en el que se encuentra plenamente inmerso el estudiante. Por otra, de nuestra capacidad para desarrollar metodologías de explotación de este recurso. Así, desde este punto de vista es desde donde debemos plantear su conexión con la Ética –que se mantiene como asignatura en el 2º ciclo de la ESO–, la articulación de su construcción como aprendizaje y las posibilidades del medio.

2. Ética y cine

Este artículo propone el trabajo de películas comerciales en las clases de Ética. Nada más... pero nada menos. La pregunta que inmediatamente le pasará por la mente al lector es ¿por qué? y, a continuación, ¿para qué? Vayamos por partes.

1. Actualmente, los films comerciales son un centro de cultura popular, nos guste o no. Ellos irradian imaginación, una determinada visión del mundo y unos valores que la población absorbe, más o menos críticamente, más o menos complacientemente. Ya que numerosas películas pretenden «enseñar», los profesionales de la educación deberíamos utilizar su «poder» en beneficio de nuestros objetivos, rechazando aquellos aspectos que consideramos negativos.

2. La programación de la asignatura de Ética debería intentar promocionar el desarrollo cognitivo y moral, tal y como Lawrence Kholberg y Carol Gilligan defienden. A través del análisis y debate de una película, los estudiantes pueden llegar a apreciar con más claridad las complejidades de la vida moral, pudiendo desarrollar su coherencia y consistencia a la hora de discutir principios éticos. Asimismo, el carácter general de muchos films podría hacerles comprender el carácter universal de numerosos problemas morales, muchas veces relacionados entre sí. Y, en el peor de los casos, el trabajo en torno a un audiovisual suele sacar a algún que otro adolescente del letargo e indiferencia en una clase. (Esta última observación brota de mi experiencia diaria en el Instituto).

3. Para Jane Uebelhoer, entre la ética más destructiva y algunos vicios intelectuales se halla nuestra tendencia a estereotipar a la gente, lo cual tiene importantes consecuencias para la formación de una escala de valores. Una película adecuada puede ofrecer una visión crítica de esos estereotipos, favoreciendo la discusión o la revisión de algunos de ellos. En este sentido, puede ser muy ilustrativa, en las aulas de Secundaria, una película cuyo protagonista es un adolescente: Europa, Europa (Agnieszka Holland, 1990). Se narra en ella la increíble odisea de Sally Perel, un joven judío alemán que, durante la Segunda Guerra Mundial, se vio obligado a escapar de la invasión nazi de Polonia. En su huida hacia la URSS, perdió todo contacto con su hermano, por lo que tuvo que ingresar en las Juventudes Comunistas para poder sobrevivir en un orfelinato estatal. Sin embargo, los ejércitos alemanes invadieron Rusia en 1941, comenzando una cruel persecución contra los judíos y polacos refugiados allí. Estas circunstancias movieron a Sally Perel a hacerse pasar por alemán de pura raza aria a fin de conservar a salvo su vida. Así, este muchacho judío se vio obligado a ingresar, paradójicamente, en el Cuartel General de las Juventudes Hitlerianas en Berlín. La película –basada en las memorias reales del protagonista hebreo– es un perfecto retrato de aventuras de un antihéroe sacudido por las turbulencias de la historia. ¿Se trata de un cobarde y descastado o de un héroe anónimo? Para muchos espectadores, es simplemente un muchacho que trata de mantener oculto su origen –el sexo circuncidado– lo que le lleva a abusar constantemente de su ingenio para sobrevivir, dibujando a su paso un fresco lúcido de adaptación a diversas circunstancias vitales.

4. La capacidad para ver desde varios lados, a menudo opuestos, una misma historia es una habilidad básica que todo el mundo necesita para desarrollar y afinar sus percepciones de la realidad. Una comedia como Bennie y Joon (Stuart Masterson, 1993) critica los juicios tan superficiales que solemos hacer de las personas sin antes haber intentado ponernos en su lugar.

5. Un debate en torno a los instrumentos que cualquier ideología utiliza para perpetuarse o imponerse puede enriquecerse se parte de una película. El club de los poetas muertos (Robin Williams, 1989) puede mostrar con suma claridad la manipulación que una determinada clase social puede hacer de la educación, al ponerla al servicio de su propia ideología. El film narra cómo un profesor de Lengua y Literatura Inglesa revoluciona los respetables cimientos ideológicos de una institución elitista norteamericana al incentivar en sus alumnos la búsqueda del sentido de la vida. Y el camino que propone no es el tradicionalmente recomendado –trabajar para llegar a ser rico, poderoso y respetable– sino uno nuevo: experimentar el amor, profundizar en el arte, escribir poesía y desatar la pasión. Los principios ideológicos y morales que los padres quieren trasmitir a sus hijos aparecen seriamente amenazados, ante lo cual reaccionarán alejando al profesor de las aulas. ¿Hasta qué punto la actitud de los padres es ética?, ¿parece muy acorde con sus principios morales? Por otra parte, la película nos descubre varios personajes que dudan constantemente de sus propios ideales, situación bastante cotidiana que puede enriquecer un debate en clase. Asimismo, el tema que desarrolla no parece alejado excesivamente del universo cultural de nuestros adolescentes.

6. Las circunstancias y hechos que nos envuelven cotidianamente, ¿hasta qué punto modelan y transforman nuestros valores?, ¿o los ponen a prueba, simplemente? En este sentido, es interesante estudiar la transformación que sufre Tess en Armas de mujer (Melanie Griffith, 1988), el joven aprendiz de ejecutivo en Wall Street (Charlie Sheen, 1987) o el informático adolescente de Juegos de Guerra (Matthew Broderick, 1983). Todos ellos quedan envueltos en una serie de circunstancias que alteran extraordinariamente su vida diaria, lo cual afectará finalmente al desarrollo de su personalidad.

3. Un ejemplo de análisis: en torno a la ética profesional

Los ordenadores se han impuesto en todas las áreas sociales, económicas, políticas y culturales de nuestra más reciente historia contemporánea. La informática –como carrera superior o rama de la formación profesional– es una de las salidas laborales más demandadas por nuestros alumnos. Por todo ello, creo que debemos conceder un apartado bien definido en la programación de esta asignatura a la «ética de las profesiones » tomando como un buen ejemplo el mundo informático. La película Parque Jurásico (Steven Spielberg, 1993), aparentemente, no parece reunir las condiciones para ilustrar un debate en torno a la ética de los ordenadores. Sobre la manipulación genética tal vez, pero su vínculo con el mundo de la informática tiende a parecer débil. Sin embargo, a la semana de su estreno, numerosas publicaciones estadounidenses mantuvieron un amplio debate en torno a los aciertos y fallos de los sistemas de seguridad controlados por programación informática. La manera en que la doctora Ellie Sattler (Laura Dern) logra poner en marcha finalmente el sistema de electrificación, capturó la imaginación de varios investigadores de software. Desde el principio, cuando vemos los diversos usos que hace la comunidad científica del ordenador, la película nos muestra una diversidad de comportamientos éticos relacionados con esta actividad. Precisamente, la trama principal gira en torno a los defectos de diseño informático que vacían de contenido la supuesta seguridad del paraíso artificial ideado por John Hammond (Richard Attenborough). Algún crítico señaló que «la red de seguridad de Jurassic Park era realmente prehistórica». Ahí es donde el profesor debe centrar el trabajo de esta película, por otra parte, suficientemente entretenida para que la mayoría de nuestros estudiantes puedan verla una segunda vez. Pero en esta ocasión, analizando y extrayendo conclusiones.

El programador se nos presenta en la película desde un punto de vista nada halagador, incluso antes de su funesta decisión de suspender el sistema informático de seguridad para lograr robar una muestra del ADN de un dinosaurio. Sin embargo, ¿qué motiva al programador a realizar ese robo?, ¿conoce el alcance de la desactivación del sistema de seguridad? Estas preguntas pueden ser el nudo de un trabajo de la clase. En las conversaciones del programador y el dueño del parque podemos encontrar ciertas claves a su conducta. John Hammond recuerda constantemente a sus invitados que su política ha consistido en no reparar en gastos para que el parque sea un éxito. Sin embargo, desde el prisma del programador informático no ha sido así, especialmente en el capítulo de seguridad y control. Ha diseñado y grabado dos millones de líneas de códigos completamente imprescindibles para el buen funcionamiento de la isla, pero sus beneficios como informático no han sido paralelos a la calidad e importancia de su trabajo. La siguiente pregunta podría ser: ¿cómo deben actuar los programadores ante este tipo de injusticias? ¿Resulta reprochable, moralmente hablando, el control que tienen sobre los programas a través de códigos de entrada personales?

4. A modo de conclusión

He aquí un nuevo método de trabajo en el aula de Ética: el análisis –a través de debates o cuestionarios de preguntas que deben concretar el profesor y/o los alumnos– de películas comerciales, por otra parte, una cuestión pedagógica actual. No en vano, un profesor valenciano de Educación Secundaria ha recibido en 1996 un prestigioso premio pedagógico a su propuesta de análisis fílmico en las aulas de Filosofía.

Referencias

BURCH, N. (1987): El tragaluz de lo infinito . Madrid, Cátedra.

FLORES AUÑÓN, J.C. (1982): El cine, otro medio didáctico. Madrid, Escuela Española.

GILLIAN, C. (1982): In a different voice. Cambridge, University Press.

KOHLBERG, L. (1981): The Philosophy of Moral Development. Nueva York, Tecnos.

MANCHIS ESTELLA, A. (1992): La enseñanza de la Historia, la Geografía y las Ciencias Sociales. Madrid, Universidad Complutense.

VARIOS (1994): Book of Proceedings. From dispute to dialogue: communication and cooperation within the word of Ethics. Long Beach, Anual American Conference of Ethics.