Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 9: Educación en valores y medios de comunicación (Vol. 5 - 1997)

Nivel del uso pedagógico de los medios de comunicación en primaria

https://doi.org/10.3916/C09-1997-30

Heliodoro-Manuel Pérez-Moreno

Abstract

Explicitamos el planteamiento, diseño y resultados conclusivos de una investigación fundamentalmente descriptiva de corte transversal en la que se ha estudiado el nivel de uso pedagógico que se realiza, en distintas modalidades y áreas curriculares, de los medios de comunicación –prensa, radio y televisión– por parte del profesorado tutor de segundo y tercer ciclo de Educación Primaria que desempeñan su labor docente en los centros educativos adscritos al Centro de Profesores del Condado de Huelva, y en el que se constata genéricamente que no se hace un uso sistemático e integrado en el currículum de los mismos, tal como lo consideran necesario, idóneo y pertinente autores de reconocido crédito, y sí un alto uso ocasional.

Keywords

Archivo PDF español

1. Conceptualización introductoria de la cuestión

Es una realidad perceptible el crecimiento cuantitativo y cualitativo de los medios de comunicación llegando a todos los espectros sociales, ganándose el apelativo de medios de comunicación de masas. Puede constatarse, al realizar una revisión literaria de prestigiosos autores, la consideración genéricamente aceptada de estos medios como medios educativos. Una evidencia y consecuencia de tales circunstancias es la pérdida del papel hegemónico de la institución educativa como transmisora de la cultura, estando pues en período permanente de adaptación, inclusión e integración de los medios de comunicación en sus diseños y procesos formativos.

Lo expuesto justifica e incita a la utilización pedagógica de los medios de comunicación. Al respecto, Gimeno (1985: 204) y Escudero (1983: 116) abogan por el conocimiento y consideración de la prensa, la radio y la televisión por tener un gran valor pedagógico. Blázquez (1984: 414) en su Didáctica General se expresa así: «Ante el importante lugar que ocupan los medios de comunicación de masas en la sociedad de hoy, no se puede permitir que la escuela vuelva la espalda a las nuevas condiciones de vida que ha creado especialmente la imagen».

Coincidimos con la idea de McLuhan, indicada por Sevillano (1990: 77), acerca de que los conocimientos e informaciones procedentes de los medios de comunicación de masas (prensa, radio y televisión) exceden en gran medida a los que aportan la instrucción y los textos escolares, derribando de este modo los muros de las aulas. También se hace patente en los medios de comunicación la vertiente motivadora, actualizadora y en conexión con las circunstancias del medio y del educando como ser que se desarrolla y educa dentro de él. En conexión con las argumentaciones dadas, Genzwein (1983: 211) expresa la misión actual de la escuela.

Queda, pues, notablemente argumentada la necesidad de uso genérico de los medios de comunicación en el proceso formativo. Ahora habrá que afinar y concretar la utilización de los mismos. Uno de los modos de uso es como objeto o instrumento digno de ser conocido y analizado críticamente, llevándonos a una pedagogía de los medios de comunicación o a una didáctica de los medios. Actualmente existe la exigencia de educar en la lectura y decodificación de los nuevos lenguajes emitidos por los medios de comunicación para que penetren críticamente en los educandos. Afirmaciones como: «El volumen de información que se recibe hoy de los diferentes medios, requiere dotar a los individuos de elementos de análisis crítico, de selección de información y de utilización de la misma de forma adecuada» (Sevillano, 1990: 155), justifican la necesidad de la pedagogía de los medios de comunicación. En este mismo sentido se pronuncia Ballesta (1995: 2): «Sería erróneo enseñar con los medios como si se tratase de elementos motivadores, de decoradores de la lección magistral del docente y no entrar en comprender qué dicen y cómo lo representan».

Otro de los modos de uso de los medios de comunicación es como recurso didáctico posibilitador y favorecedor de los objetivos educativos deseados en el proceso enseñanzaaprendizaje, llevándonos así a una pedagogía con los medios de comunicación, a una didáctica con los medios. Es de consenso la consideración de los medios de comunicación como formas o vehículos privilegiados a través de los cuales los procesos instruccionales y formativos son desarrollados, tratados y puestos a disposición de los discentes facilitando los aprendizajes. He aquí las palabras de García Galindo (1994: 107) sobre este aspecto: «La incorporación de los medios de comunicación a la enseñanza facilita en gran medida esta labor, pues son un instrumento privilegiado de formación, y por sus características un puente eficaz entre la investigación y la docencia».

Por último, como es pertinente que la comunidad educativa no sea mera receptora de mensajes mediatizados y se active en pronunciamientos con diferentes soportes, estamos ante otra modalidad de uso de los medios de comunicación, como instrumento que se puede crear, elaborar y producir en los centros educativos, permitiendo la expresión y comunicación de los alumnos y profesores. A este respecto y particularizando en la prensa, De Vicente (1986: 68) sostiene que la escuela ha de preparar al alumno en la comprensión y servicio de este medio, pero de tal forma que no solo saque jugo de la información, sino que sea capaz de expresarse a través de ellos. Esta posibilidad comunicativa que permite los medios al usarlos en el ámbito escolar es afirmada por García Galindo (1994: 108): «El uso pedagógico de los medios contribuye a reforzar en los alumnos determinados métodos y hábitos intelectuales y pedagógicos, y al mismo tiempo puede convertirlos en productores de información».

De esta manera, han aparecido tres modos de uso pedagógico de los medios de comunicación: como recurso didáctico, como objeto de conocimiento, análisis y crítica, y como medio de expresión y comunicación.

En toda nuestra estructura argumental, basada en obras y artículos de autores de crédito en esta temática, se evidencia la necesidad, conveniencia y pertinencia del uso de los medios de comunicación en la educación formal. Todo ello con la cimentación expositiva de las cualidades que poseen los medios como posibilitadores de una formación en permanente contacto con la realidad social y en constante revisión, experimentación e investigación. Ante estas constatadas premisas conceptuales, surgen la problemática e inquietud referentes al uso que realmente se hace de los medios de comunicación en los centros de Educación Primaria. Formulada interrogativamente sería ¿qué nivel de uso pedagógico de los medios de comunicación hace el profesorado de educación primaria? No cabe duda de los ingentes argumentos en favor de la utilización de los medios de comunicación, pero ¿ha tenido eco en el profesorado de Educación Primaria y en la escuela estas recomendaciones?, ¿qué nivel de utilización pedagógica se hace de los medios de comunicación en sus diferentes modos de uso?, ¿qué nivel de uso pedagógico se realiza de los distintos tipos de medios de comunicación (prensa, radio y televisión)?, ¿qué nivel de uso se hace en las áreas de Matemáticas, Lengua y Conocimiento del Medio?

Éstas son las lagunas y desequilibrios que movieron nuestro trabajo de investigación: conocer el uso real que se hace a pie de aula y de centro de los medios de comunicación, saber si la utilización está acorde con las convicciones discursivas teóricas sobre la idoneidad de uso reflejadas en artículos y obras.

Las cuestiones problematizantes expuestas se podrían cruzar con preguntas como: ¿tiene relación el nivel de uso pedagógico de los medios de comunicación con la titulación académica del profesor?, ¿se relaciona con la valoración que hacen de la formación recibida al respecto tanto pre-grado como post-grado?, ¿hay un uso diferencial de los medios según el nivel académico donde se desempeñe la labor docente?, ¿hay relación entre el uso pedagógico de los medios y el uso particular que de los mismos hace el profesor?

Los deseos de dar respuestas a estos interrogantes se convirtieron en los objetivos del presente estudio del que, por su base descriptiva, no explicitamos conjetura hipotética alguna.

2. Metodología

Tipo de investigación.

Por su amplitud es monográfica o concreta: por su alcance temporal es actual y de corte transversal, según su relación con la práctica es básica y algo aplicada: por su naturaleza es empírica, según su carácter es descriptiva con proyección relacional no causal, y por las fuentes es primaria.

Población y muestra. La población es el profesorado tutor de segundo y tercer ciclo de educación primaria (un total de 240) que desempeñan la labor docente en los 33 centros educativos, distribuidos en 19 poblaciones, adscritos al CEP del Condado de Huelva. Al tratarse de una población menor de 500, según Sierra Bravo (1989: 234), el tamaño de la muestra equivalente a la población debe ser superior a la mitad de ésta. Por tanto la muestra tomada fue de 121 docentes extraída por muestreo aleatorio simple por tutoría.

Definición de variables. Distinguimos una variable principal con tres subvariables y cuatro variables secundarias más. Variable Principal: Nivel de uso pedagógico de los medios de comunicación. Tres categorías: a) Uso sistemático (utilización en todas las unidades didácticas, unidades de programación o bloques de contenidos), b) Uso ocasional (utilización en alguna/as unidad/ es didáctica/as, de programación o bloque de contenidos), c) No lo uso (sin utilización). Subvariable 1: Modo de uso de los medios de comunicación. Tres categorías: a) Como recurso didáctico (posee tres subcategorías; a.1. Favorecedor de las experiencias curriculares oficiales, a.2. Motivador y/o ilustrativo, a.3. Transmisor de informaciones exteriores; b) Como realidad digna de ser conocida, analizada y criticada, c) Como medio de expresión y comunicación. Subvariable 2: Tipo de medio de comunicación. Tres categorías: a) Prensa, b) Radio, c) Televisión. Subvariable 3: Área. Tres categorías: a) Matemáticas, b) Lenguaje, c) Conocimiento del Medio. Variable: Titulación del profesor. Tres categorías: a) Maestro de enseñanza primaria, b) Diplomado en profesorado de EGB, c) Otra titulación. Variable: Nivel educativo o tutoría. Cuatro categorías: a) Tercero, b) Cuarto, c) Quinto, d) Sexto. Variable: Valoración de la formación pregrado y post-grado. Tres categorías: a) Suficiente, b) Insuficiente, c) Nula. Variable: Nivel de uso privado de los medios. Cuatro categorías: a) Mucho, b) Bastante, c) Poco, d) Nada.

Técnica e instrumento de obtención y recogida de datos. La técnica utilizada ha sido la observación por encuesta, usando el cuestionario (distribuidos y retirados en los meses de enero y febrero de 1996) como instrumento de recogida de datos. Consta de 21 items objetivos, exhaustivos y excluyentes de opción múltiple con diferenciales características: de identificación, introductorias, sustantivas, directas, de acción y de opinión.

Análisis de datos. Se ha realizado un procesamiento por ordenador para obtener resultados descriptivos (univariante con cálculo de frecuencias y porcentajes) y relacionales (aplicando la prueba o estadístico chi cuadrado –X2–).

3. Resultados conclusivos

Comenzando el discurrir conclusivo desde los aspectos más generales, hay que indicar que el nivel de uso pedagógico general de los medios de comunicación por parte del profesorado encuestado no se puede considerar sistemático (el 21,5%) y sí ocasional (el 77,7%), manifestando tan sólo una minoría que no lo usan (0,8%). La falta de una generalización sistemática del uso de los medios en el aula y/ o centro puede tener su origen en la escasa formación que el profesorado tiene al respecto, realidad ésta que será retomada a lo largo de este apartado.

En cuanto a las modalidades de utilización de los medios de comunicación, el modo más empleado es el uso didáctico (el 18,2% de los docentes los usan sistemáticamente y el 80,2% ocasionalmente), seguido del uso como realidad digna de ser conocida, analizada y criticada (el 2,5% de los docentes los usan sistemáticamente y el 84,3% ocasionalmente), y el menos utilizado el uso como medios de expresión y comunicación (el 3,3% de los docentes los usan sistemáticamente y el 72,7% ocasionalmente). Son fácilmente explicables estos resultados ya que no todos los centros cuentan con una emisora de radio ni con un periódico escolar enraizado que permita la expresión y comunicación de los alumnos a través de ellos. Por otra parte, el uso didáctico como dominante encuentra su lógica en la principal misión tradicional del docente como facilitador de aprendizajes, suponiendo el uso de los medios como elementos de conocimiento y crítica hacia una mayor apertura de la función docente que requiere más dedicación y formación.

Dentro del uso didáctico de los medios de comunicación, la categoría de mayor utilización es el uso didáctico como recursos motivadores y/o ilustrativos (el 13,2% de los docentes los usan sistemáticamente y el 83,5% ocasionalmente), seguida del uso didáctico como recursos favorecedores de las experiencias curriculares oficiales (el 12,4% de los docentes los usan sistemáticamente y el 83,5% ocasionalmente), y por último uso didáctico como recursos que aportan informaciones actuales externas (el 12,4% los usan sistemáticamente y el 80,2% ocasionalmente). No cabe duda que el uso didáctico que exige menor implicación programática y de desarrollo, como recurso motivador y/o ilustrativo, es el que más se utiliza, siendo menos utilizado el uso didáctico que conecta la escuela y el aula con la realidad social, que sigue siendo una asignatura pendiente de la labor docente.

Ocupándonos ahora del nivel de uso pedagógico de los distintos medios de comunicación, el tipo de medio más usado tanto sistemática (el 14,0% de los docentes) como ocasionalmente (el 85,1% de los docentes) es la prensa, seguida de la televisión y a mayor distancia la radio. Sorprende el buen nivel de uso sistemático (el 13,2%) y sobre todo ocasional (el 82,6%), expresado por los docentes de la muestra encuestados, de la televisión. Quizás hemos de entender estos resultados teniendo presente que se haya podido considerar, por parte de los docentes muestreados, el uso del televisor como instrumento reproductor de cintas de vídeo incluido dentro del uso pedagógico de la televisión. El mayor nivel de uso de la prensa se justifica por ser un soporte asequible y más universalizado que el resto, siendo objeto de subvenciones proyectos educativos que utilicen sistemáticamente los diarios.

Centrándonos en el nivel de uso pedagógico de los medios de comunicación en las distintas áreas curriculares consideradas en el estudio, hay que señalar que en el área de Lengua es donde más se usan los medios de comunicación (el 7,4% de los docentes los usan sistemáticamente y el 85,1% ocasionalmente), seguida del área de Conocimiento del Medio (el 16,5% de los encuestados los usan sistemáticamente y el 77,7% ocasionalmente), y donde menos se utilizan con diferencia es en el área de Matemáticas (el 1,7% sistemáticamente y el 38,8% ocasionalmente). Los resultados descritos se justifican en los propios contenidos y objetivos diferenciales de las distintas áreas, prestándose a una mayor utilización de los medios de comunicación el área de Conocimiento del Medio y de Lenguaje y a una menor utilización, siempre que no haya una intencionalidad integradora y sistemática de los medios en el currículum, el área de Matemáticas.

Descendiendo en el grado de concreción o pormenorización en cada modo de uso, tipo de medio de comunicación y área curricular, y haciendo a su vez un ejercicio de discriminación relevante ante los vastos resultados extraídos, hemos de destacar que la mayor utilización sistemática (el 6,6% de los docentes) se realiza en el uso didáctico de la prensa como recurso que aporta informaciones actuales externas en el área de Conocimiento del Medio. Esta utilización sistemática está seguida muy de cerca (el 5,8% de los docentes) por el uso didáctico de la televisión en el área de Conocimiento del Medio como recurso favorecedor de las experiencias curriculares oficiales, como recurso motivador y/o ilustrativo (el 5,0% de los docentes) y como recurso que aporta informaciones actuales externas (el 5,8% de los docentes).

La mayor utilización a nivel ocasional (el 82,6% de los docentes) se realiza en el uso didáctico de la televisión como recurso motivador y/o ilustrativo en el área de Conocimiento del Medio. Le sigue en el nivel de utilización ocasional, el uso didáctico de la prensa como recurso favorecedor de las experiencias curriculares oficiales en el área de Lenguaje (el 81,8% de los docentes). También tiene un gran porcentaje de utilización ocasional (el 81,0% de los docentes) el uso didáctico de la prensa como recurso motivador y/o ilustrativo en el área de Conocimiento del Medio.

El mayor porcentaje de no utilización (el 83,5%) manifestado por los docentes de la muestra encuestados ha sido el uso didáctico de la radio como recurso favorecedor de las experiencias curriculares oficiales en el área de Matemáticas. También aparece una bajísima utilización (el 79,3% de los docentes) en el uso didáctico de la radio como recurso motivador y/o ilustrativo en el área de Matemáticas.

De la exposición conclusiva y descriptiva de las variables principales de estudio, nos pasamos a otras variables.

La amplia mayoría de los docentes (el 65,3%) valoran la formación pre-grado (durante los estudios de la carrera) recibida sobre las posibilidades y modos de uso pedagógico de los medios de comunicación como nula, algunos la consideran insuficiente (el 29,8%) y poquísimos, suficiente (el 5,0%). De esta realidad deben hacerse eco las instituciones universitarias encargadas de la formación del profesorado, interrogándose acerca del peso curricular que en la actualidad tienen los medios y recursos tecnológicos en general y los medios de comunicación en particular durante el proceso formativo de los docentes, para poder superar en el futuro esa nula valoración formativa que los profesionales actuales hacen ahora de su paso por la Universidad.

No mejora gran cosa la valoración que los docentes hacen de la formación post-grado (a través de cursos, congresos, seminarios, grupos de trabajos, etc.) recibida sobre el uso pedagógico de los medios de comunicación. La mayoría de los profesores (el 57,9%) valora la formación post-grado recibida como insuficiente, un buen porcentaje la consideran nula (el 25,6%) y una minoría como suficiente (11,6%). Así, sin poder relacionar causalmente los hechos, podemos verificar que el poco uso pedagógico a nivel sistemático de los medios de comunicación coincide temporalmente con la escasa valoración de la formación recibida pre-grado y postgrado manifestada por los docentes. También deben ser receptoras de estos datos las instituciones encargadas de planificar y desarrollar las actividades de formación y autoformación del profesorado en activo, tales como los Centros de Profesores y Recursos con su red de asesores, la propia Universidad y otros organismos. Deben de tratar de solventar la avidez formativa manifestada por los profesionales de la educación ofertando actividades formativas al respecto.

Son a partir de ahora los resultados relacionales la base de nuestros argumentos conclusivos.

De los datos extraídos y del tratamiento estadístico de los mismos se ha evidenciado una relación significativa (con un X2=19,93875, G.L.=6 y con un nivel de significación del 0,00284) entre la titulación académica de los docentes y el nivel de uso pedagógico de los medios de comunicación en el área de Matemáticas. Así, los maestros de Primera Enseñanza usan ocasionalmente más los medios de comunicación en el área de Matemáticas que los profesores de EGB. La explicación de tal hallazgo puede encontrarse en la mayor experiencia docente de los maestros de Primera Enseñanza que les permite usar y sacar provecho pedagógico de los medios de comunicación en un área como la de Matemáticas que aparente y novelmente se presta menos a la utilización de esos recursos.

El nivel de uso pedagógico de los medios de comunicación no está relacionado con el nivel académico (tercero, cuarto, quinto y sexto de educación primaria) del grupo de alumnos donde el docente desempeñe su labor.

Por su parte, se ha encontrado una relación significativa (con un X2=10,919949, G.L.=4 y con un nivel de significación de 0,02748) entre la valoración de la formación pre-grado recibida acerca de la utilización pedagógica de los medios de comunicación y el nivel de uso pedagógico de la radio por parte de los docentes. De tal manera que conforme disminuye la valoración de la formación pregrado recibida desciende también el nivel de uso pedagógico de la radio. La causa de tal relación podemos justificarla diferencialmente con respecto a la prensa y la televisión donde no se ha manifestado tal relación, diciendo que es un medio, la radio, con unas características que se presta menos a la autoformación y decisión de uso sin una base formativa. Por tanto, nos atrevemos a afirmar que hay cierta relación entre la valoración de la formación pre-grado recibida y el nivel de uso pedagógico de los medios de comunicación.

El uso privado de la prensa por parte de los docentes se relaciona significativamente con el nivel de uso de la misma como recurso favorecedor de las experiencias curriculares (X2= 16,31687, G.L.=9, nivel de significación de 0,06055) y como recurso motivador y/o ilustrativo (X 2=12, 62973, G.L.=6, nivel de significación de 0,04931) en el área de Matemáticas. Estas relaciones estadísticas puntuales no nos permiten concluir que haya una relación global, genérica y real entre el nivel de uso privado de la prensa y el nivel de uso pedagógico de la misma en el aula y/o centro. Podemos también concluir sosteniendo, a tenor de los datos obtenidos y analizados, que el nivel de uso privado de la radio no se relaciona con el nivel de uso pedagógico de la misma en el aula y/o centro.

Sí se ha apreciado una relación significativa entre el nivel de uso privado de la televisión y el nivel de uso de la misma como recurso motivador y/o ilustrativo (X 2=19,17788, G.L.=9, nivel de significación de 0,0237) y como recurso que aporta informaciones actuales externas (X2= 25,06450, G.L.=9, nivel de significación de 0,00290) en el área de Conocimiento del Medio. De tal manera que conforme privadamente los docentes ven más la televisión más la usan en la escuela de los modos y en el área citados. El buen nivel de significación con que se producen estas relaciones, aunque sean algo puntuales, nos da base para afirmar que existe relación entre el uso privado y el uso educativo de la televisión en el área de Conocimiento del Medio. La explicación de tal relación podría estar en que con el alto nivel de uso privado de la televisión se aprecia y valora más el poder motivadorilustrativo y actualizador que tiene, transportando estas convicciones al ámbito educativo en un área como el de Conocimiento del Medio que se presta especialmente a las ilustraciones icónicas y a la conexión con la realidad social.

Referencias

BALLESTA PAGÁN, F.J. y OTROS (1995): Enseñar con los medios de comunicación. Barcelona, PPU.

BLÁZQUEZ ENTONADO, F. (1984): DidácticaGeneral. Madrid, Anaya.

DE VICENTE RODRÍGUEZ, P. (1986): Planificación del currículum escolar. Madrid, Escuela Española.

ESCUDERO MUÑOZ, J.M. (1983): «La investigación sobre medios de enseñanza. Revisión y perspectivas actuales», en Enseñanza, 1 . Enero-diciembre; pp. 116-122.

GARCÍA GALINDO, J.A. (1994): «Investigar con los medios de comunicación en la enseñanza», en ¿Cómo enseñar y aprender la actualidad? Huelva, Grupo Pedagógico Andaluz «Prensa y Educación»; pp. 107-8.

GENZWEIN, F. (1983): «Los medios de comunicación de masas y las nuevas tareas de formación del personal docente», en Perspectivas; vol. XIII, 2. París; pp. 211-216.

GIMENO, F. (1985): Teoría de la enseñanza y desarrollo del currículum. Madrid, Anaya.

SEVILLANO GARCÍA, M.L. (1990): «Hacia una didáctica de y con los medios», en MEDINA, A. y SEVILLANO, M.L. (Coord.): Didáctica-Adaptación, vol. 2. Madrid, UNED.

SIERRA BRAVO, R. (1989): Técnicas de investigación social. Teoría y ejercicios. Madrid, Paraninfo.