Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 15: Medios de comunicación y educación para la solidaridad (Vol. 8 - 2000)

El personaje de héroe en el cómic: ¿qué piensan nuestros alumnos?

https://doi.org/10.3916/C15-2000-27

Purificación Toledo-Morales

José-Manuel Sánchez-García

Abstract

Cada vez se hace más necesario en la Universidad interpelar a alumnos universitarios que cursan carreras de educación, futuros docentes, sobre sus concepciones de los héroes y antihéroes por la influencia que éstos ejercen sobre las nuevas generaciones, ya que las peculiaridades que éstos poseen influyen considerablemente sobre el proceso educativo. Este trabajo recoge los resultados de una investigación con una muestra de 739 alumnos de la Universidad de Jaén, a los que se le interpeló a través de un cuestionario.

Keywords

Archivo PDF español

Cuando acercamos el medio cómic a las escuelas para que los alumnos lo analice, una de las primeras cuestiones que les planteamos es ¿quién es el héroe de la historia?, ¿qué piensan acerca de él?, ¿cuáles son sus características? A este respecto, Aparici (1989) señala que en algunos centros educativos lo que se hace es comparar los héroes del cómic en la década de los 50 ó 60 con los de nuestros días.

Pero, ¿qué sabemos nosotros, los educadores, acerca de lo qué es un héroe?, ¿cuál es su origen?, ¿qué quieren plasmar los autores de comic cuando nos presentan los distintos tipos de héroes?, ¿tiene sentido la comparación de héroes mitológicos con los héroes del comic?, ¿cómo influyen estos arquetipos de personajes en nuestros alumnos?, ¿cuál es el efecto que tienen los arquetipos que nos presentan los programas de televisión y los mass-media mediante series, telenovelas, etc., en nuestro propio comportamiento y en nuestra concepción de héroe?

Es por ello que nos hemos planteado en este artículo una serie de interrogantes que nos han llevado a cuestionar a nuestros propios alumnos: ¿qué entienden ellos por héroe y antihéroe?, así como toda una serie de cuestiones dirigidas a identificar por parte de ellos las peculiaridades que ambos personajes deben poseer desde sus puntos de vistas.

Antes de comenzar con la presentación del diseño y desarrollo de nuestro trabajo de investigación, vemos necesario ofrecer un acercamiento al tema que vamos a tratar, por lo que en primer lugar vamos a presentar una breve revisión de literatura acerca del tema.

1. ¿Qué se entiende por héroe?

Etimológicamente el término «héroe» tiene dos derivaciones, del latín «hero», «herois» y del griego «heros». Entre los antiguos paganos el héroe era aquél que creían nacido de un dios o una diosa y un ser humano, ejemplos son Hércules, Aquiles, Eneas. Con el paso del tiempo, el héroe se convirtió en una persona con una serie de cualidades o virtudes, o alguien que realiza una acción heroica, un personaje que a lo largo de su vida hace un acto que queda por encima del resto de los seres humanos. Entre las definiciones de héroe destacamos las cuatro más utilizadas que son: «varón ilustre por sus hazañas o virtudes; protagonista o personaje importante de un poema épico, de u na leyenda, etc.; semidiós; y persona muy admirada por sus cualidades» (Enciclopedia Microsoft Encarta, 98).

Si buscamos el término héroe en los manuales de educación nos tenemos que remontar a la Grecia Homérica, donde el fin supremo del ideal educativo era asemejarse lo más posible a los dioses –en este momento histórico los dioses son antropomórficos–, y eso se conseguía desarrollando una serie de valores propios de una sociedad guerrera en la que vivían, siendo valientes y alcanzando la victoria en la lucha, siendo fuertes de cuerpo e imperdurables de espíritu. Tienen que desarrollar un fuerte sentido del honor y tienen que cultivar el sentido del heroísmo, que llevaba consigo algo fundamental para el hombre de este momento histórico, que es el deseo de inmortalidad. La vida del héroe estaba orientada a pasar a la posteridad siendo recordado por las sucesivas generaciones, y para ello tenía que morir en combate.

En la Grecia Clásica hay un elemento que va a diferenciar radicalmente el ideal de héroe homérico del Espartano, que es el sentido de «patria». En Esparta el valor guerrero, el sentido del deber y del honor, el deseo de gloria y de inmortalidad, la disposición para la muerte, todo se utiliza en servicio de la patria. Para Jaeger (1984), el héroe de Tirteo es un descendiente directo del héroe homérico, pero mientras que el héroe homérico se siente libre e independiente, el héroe espartano tiene que someterse siempre a la superioridad de la idea de patria. «El ideal homérico de héroe es transformado en el heroísmo del amor a la patria» (Jaeger, 1984: 95).

En la Grecia Helenística se difunde la idea de la heroización por la cultura, la cual, señala Marrou (1987), es privilegio de seres excepcionales y grandes sabios; incluso Platón recibe este beneficio. En este período la heroización se considera algo normal, considerandose héroe a todo poeta, pensador, artista, hombre ilustrado que fuera poseedor de esa cultura.

Al hablar del concepto de héroe no podemos olvidar el texto On heroes, hero-worship and the heroic in history, de Carlyle (1841), pues en él se pueden identificar varios tipos de héroes que, como veremos en la conclusiones de nuestro trabajo, en cierta manera son equiparables a las diferentes concepciones de héroes identificados por nuestros alumnos. Al tratarse éste de un texto decimonónico, en que el autor emplea un lenguaje fruto de su tiempo y el mensaje de la obra se pierde en barroquismos literarios, desde nuestro punto de vista, innecesarios. Por lo tanto, creemos necesario realizar una síntesis del mismo, ya que con el paso del tiempo se ha vuelto obsoleto, como así mismo creemos que el concepto de héroe ha cambiado en el último siglo. Para Carlyle (1841: 202), el héroe es «el que vive en la esfera íntima de las cosas, en la verdad, divina y eterna que existe siempre, invisible para la mayoría sometida a lo temporal y lo trivial» .

También encontramos interesante remitirnos a un texto anterior a Carlyle, el de Baltasar Gracián (1637) El héroe, obra dedicada al rey Felipe IV, arquetipo del héroe de Gracián: político y cortesano, audaz y sagaz, prudente y belicoso. El libro está dividido en veinte capítulos y describe las virtudes que ha de tener aquél que aspira al título de héroe. Entre la prolija serie de cualidades necesarias para sortear los obstáculos y obtener la fama y el éxito, sobresalen la inteligencia y el valor, así como el cultivo del disimulo de intenciones y pasiones, la destreza, el lucimiento y la treta. Esta obra se puede considerar un tratado de buenas maneras de ética y de moral.

Volviendo a Carlyle (1841), éste cataloga sus tipos de héroe o gran hombre, que es el héroe en su sentido más antropológico, de portador e impulsor de la cultura, concepto que como ya hemos visto, aparecía en la Grecia Helénica donde se difunde la idea de la heroización de la cultura.

Los héroes de los pueblos primitivos se podían clasificar en tres categorías: los héroes de origen puramente poético, los héroes de carácter político, los héroes de carácter doméstico o familiar. Algo común de estos tipos de héroes es que continuaban en una existencia ideal después de haber muerto, ejerciendo una acción siempre noble y de influencia positiva en la sociedad. Estos héroes de la Antigüedad pertenecen al pueblo y son los fundadores, los colonizadores, los protectores de la sociedad desde su fundación. Carlyle (1841) reconoce diferentes tipos de héroe, que son:

• El héroe dios o divinidad, que es definido como los conductores de hombres, los modeladores, los ejemplares, es decir «los creadores de todo cuanto el común de las gentes se han propuesto hacer o lograr» (pág. 31).

• El héroe profeta es el inspirador de Dios.

• El héroe poeta, señala Carlyle (1841) que es una figura heroica que pertenece a todas las épocas.

• El héroe sacerdote lo define como un alma grande capaz de comprender el divino significado de la vida, y cuyo objetivo es hablar acerca de ese significado, contarlo, luchar y trabajar por él con grandeza, eficacia y tenacidad. Éste preside el culto del pueblo, es el vinculador entre el pueblo y Dios. Para Carlyle (1841), los héroes dioses, profetas, poetas y sacerdotes constituyen formas de heroísmo que pertenecen a los tiempos antiguos. Pero según él, el héroe literato es producto de los tiempos modernos, situándolo a partir de la aparición de la imprenta, la cual proporciona la rápida difusión de la escritura.

• El héroe literato trabaja para expresar la inspiración que en él se produce y perdura a través del tiempo una vez muerto. El héroe literato «ha de ser considerado como un hombre que desempeña para nosotros una función que es siempre honrosa, siempre la más alta... Su misión consiste en hacer pública la inspiración de su alma» (Carlyle, 1841: 201).

• El héroe rey es aquél a cuya voluntad deben subordinarse y someterse los hombres. Es un hombre de dignidad terrena o espiritual, manda sobre los hombres proporcionando enseñanza real y constante.

Teniendo en cuenta la clasificación de héroes de Carlyle, desde nuestro punto de vista han surgido nuevos héroes a lo largo del siglo XX, algunos se pueden incluir en sus categorías, pero otros no. Por ejemplo:

• El héroe deportista: persona que destaca y es ejemplo únicamente para esta faceta de su vida, dejando de lado su faceta humana o cultural: por ejemplo: Carl Lewis, Maradona, Induráin, etc.

• El héroe científico: Menos conocido, pero ha aportado al total del género humano beneficios importantes a nivel médico y científico; por ejemplo: Lumière (inventor del cine), Marconi (inventor del medio radio), Bell (inventor del teléfono), Edison (inventor de la bombilla eléctrica), Fleming (descubridor de la penicilina), Gerhardt (aspirina), etc.

• El héroe político: Más en la línea de lo que Carlyle denomina «gran hombre»; hay que crear una nueva categoría para él, pues no se puede incorporar a la definición de héroe-rey de Carlyle, ya que muchas veces las dos categorías están confrontadas; por ejemplo: Lenin (dirigió la revolución que derribó el régimen de los zares), Stalin, Hitler, etc. Evidentemente el concepto de héroe está inmerso dentro de su propia cultura; ello justifica que los tres políticos que hemos citados representaran para su pueblo en un momento histórico una serie de valores y formas de actuar que el pueblo acepto como suyas.

• El héroe actor: La evolución de los massmedia ha dado lugar a este nuevo tipo de héroe; por ejemplo: Chaplin, Marilin, James Dean, Harrison Ford, etc.

• El héroe de ficción: Son héroes creados desde la ficción para el disfrute del lectorespectador. Durante el siglo XX han surgido multitud de héroes de ficción, los literarios que han evolucionado desde la Antigüedad y que se han adaptado a las exigencias del lector de este siglo, y que es el que menos nos va a ocupar, ya que su repercusión a nivel global es menor, por la tendencia a la menor lectura y el superior impacto de las películas y comics.

Spucces, Duffy y Ciaramello (1997) manifiestan que los verdaderos héroes son las personas que de diferentes maneras contribuyen a cambiar y mejorar nuestra sociedad.

2. El héroe actual y los mass-media

El concepto de héroe ha evolucionado y actualmente a consecuencia de los contantes cambios sociales. El héroe es momentáneo, efímero, la acción heroica no perdura en el tiempo, es olvidada con prontitud. Los actos heroicos coinciden con un momento y con una visión del propio entorno que rodea al héroe y que es rápidamente borrada por otros actos heroicos más grandiosos que constantemente son introducidos por los medios de comunicación. Por lo tanto el acto heroico se diluye en la cantidad de información que nos aportan los media sobre los héroes, como nos van creando arquetipos y como hacen que el arquetipo humano vaya desapareciendo. Por lo tanto el héroe actual es solamente una acción momentánea y no perdura en el tiempo.

Los mass-media tienen una influencia aplastante en la sociedad. Dilthey señaló que la disponibilidad de abundante información puede conducir al escepticismo, al asesinato de los dioses y por lo tanto a la desaparición de héroe en sí. Pero sin embargo los medios nos inculcan una serie de nuevos arquetipos de héroe, más en la línea de Superman, el superhombre nietzscheano. Nos inducen a creer que el acto heroico es algo continuo, algo que está permanentemente ahí. El héroe lo es siempre, el salvar una vida en un momento determinado ya no se considera heroico porque no perdura en el tiempo. El héroe debe ser héroe durante toda su vida y debe mantener una ética y estética acorde a la función heroica.

Como señala Eco (1976) un mensaje poético o estético se representa a sí mismo como tema primero del acto comunicativo en el que participa, que es autorreflexivo, y esto lo convierte en fuente continua de significados. En el caso del héroe la misma forma estética le confiere una función y se va recreando en su propia forma, en su propio arquetipo somático, en su propio arquetipo como ser humano, no intelectualmente, exteriormente debe tener una forma y a esto contribuyen los medios que han demostrado su capacidad para fijar un punto de atención, moviendo así nuestra atención hacia una serie de arquetipos que influyen en el comportamiento de los individuos y lo determinan, aunque sea indirectamente, y no de forma precisa, a realizar las acciones de un cierto modo.

McLuhan (1969) nos dice que en nuestra cultura comunicativa el medio es el mensaje. El arquetipo humano se ve reflejado en el medio que vemos todos los días, mediante una presión constante de lo que debemos hacer, comprar, tener. Esto nos determina para ser y actuar de cierta manera. La estructura de los códigos del sistema de comunicación puede ser el mensaje, la forma del mensaje también puede serlo, los medios de comunicación nos crean un arquetipo al igual que los antes citados. El medio físico elegido para transmitir la información determina la forma del mensaje o sus contenidos, e incluso la estructura de los códigos nos impulsa a crear un determinado tipo de héroe. Éste sería el caso del héroe homérico que está inmerso dentro de una determinada cultura, se comporta de una forma acorde a la sociedad a la que pertenece, está representando los arquetipos de una sociedad y el medio no nos lo puede representar de otra forma. Los antiguos nos crean un arquetipo que se debe a su medio, en el caso de Homero, la poesía nos crea un Ulises fuerte y poderoso. Pero sobre el héroe homérico predomina la medida de los humanos.

Sin embargo, hoy día el medio físico que se elige para transmitir la información determina la forma del mensaje y sus contenidos. Los medios actuales van dirigidos a un número más amplio de personas, así que para mantener la impresión hacen que el héroe crezca. El medio y el mensaje hacen que el héroe se haga más poderoso, al ser en este caso auto-representativo, el héroe tiene que ser cada vez más fuerte, así los mass-media modelan nuestra vida en mayor medida de lo que nosotros creemos. Estamos ante una cantidad tan enorme de información que se nos hace difícil discernir entre lo que es real y lo que es ficción, aunque esté en nuestra mano poder contrastar los datos de forma fiable. De esta forma tendemos a la homogeneización del arquetipo de héroe. El héroe ha de ser de la forma en la que nos lo presentan los medios y no nos podemos imaginar otro tipo de héroe. El arquetipo básico pasa de ser el del ser humano a ser el de Superman, en tal medida que otros héroes dejan de serlo en alguno de sus comportamientos bajo el punto de vista que nos han marcado los mass-media, como sería el caso de Batman.

3. El antihéroe

Asimismo en el comic encontramos una nueva clase de héroe, al que podemos denominar «antihéroe». El antihéroe no es lo contrario de héroe, ni su contrapartida negativa, sino a su vez una nueva clase de héroe cuyos métodos no son los mismos que los del héroe clásico, y que a veces no actúa por nobleza, sino por egoísmo. Es en sí mismo el más humano de los héroes, ya que es un ser humano normal en lucha contra elementos que escapan a su control, y que es incapaz de cambiar. El antihéroe lucha contra la muerte, o el estado, o el entorno físico inmediato, la enfermedad, etc. y lo hace en inferioridad física e intelectual. Su victoria es más el triunfo del coraje humano y las ansias de supervivencia, que la de la victoria real contra un enemigo definido.

El antihéroe utiliza los mismos métodos que los villanos, son personajes que carecen de las tradicionales cualidades heroicas. Un ejemplo claro de antihéroe en el cómic podría ser el personaje de Batman; su carácter está motivado por la venganza. Una noche siendo pequeño vuelve del cine en compañía de sus padres y un ladrón los asalta con la intención de robarles, el padre se niega y es asesinado a manos del ladrón; su madre no soporta el shock y sufre un ataque cardiaco que le produce la muerte. El joven se promete a sí mismo vengar el asesinato de sus padres llevando al asesino ante la justicia. Así cumple su promesa y adopta la apariencia de Batman. Se enfrenta al mal y mata si es necesa rio. Con el paso del tiempo el personaje evoluciona y asume el papel de protector de inocentes.

4. Investigaciones realizadas en torno al tema

Tan sólo hemos localizado un estudio que verse sobre el concepto de héroe y su aplicación en la escuela. Es el estudio de Spucces, Duffy y Ciaramello (1997) acerca del tipo de aprendizaje que los alumnos pueden adquirir a través de la realización de actividades sobre los héroes. En su trabajo parten de la participación de los alumnos en la elaboración de una Tabla de tres columnas en la pizarra acerca de: a) Qué saben de los héroes/heroínas; b) Qué les gustaría saber de los héroes/heroínas; y c) Qué han aprendido de los héroes/heroínas.

Entre los resultados del aprendizaje que ellos manifiestan que han sido adquiridos por parte de los alumnos, señalan los siguientes:

1) La habilidad de hablar y escribir sobre ellos, reconocer conductas que benefician a otras personas.

2) Habilidad para formular preguntas orales y escritas.

3) Conocimientos en la escritura y discurso acerca de factores sociales, políticos, geográficos que pueden afectar las acciones de los demás.

4) Habilidad para expresar sensaciones a través de la poesía y el arte.

5) Demostraron a través de la escritura y el discurso sus conocimientos acerca de las contribuciones de otras culturas.

6) Los alumnos obtuvieron una apreciación acerca de las interconexiones de las matemáticas, ciencias y tecnología a lo largo de la historia.

7) Los alumnos obtuvieron una apreciación de la naturaleza multidisciplinar de los estudios científicos y descubrimientos a lo largo de la historia.

8) Aprendieron de las contribuciones de matemáticos, científicos y tecnólogos que han realizado a lo largo de los tiempos.

9) Aprendieron a analizar y utilizar bases de datos, y todo tipo de representaciones gráficas.

10) Aprendieron a hacer preguntas en base a los datos representados gráficamente.

Estos autores proponen una serie de actividades en el campo del lenguaje y las artes, las ciencias naturales y sociales. En el primer grupo de disciplina proponen tres tipos de proyectos que denominan: Proyecto «Autor», Proyecto «Biografía» y Proyecto «Ambiente», y que contemplarían actividades del tipo:

a) Proyecto de «Autor»:

• Desarrollar un cuestionario en grupos de 2 ó 3 alumnos dirigido a escritores, sobre cómo han creado el carácter heroico. El cuestionario debe recoger cuestiones sobre: las características de un héroe, la definición de heroísmo.

• Escribir una extensa carta explicando a los escritores el proyecto y rogándoles respuestas.

• Enviar la carta a cinco escritores.

• Elegir un libro de los escritores seleccionados y leerlo (cada grupo debe leer un libro diferente).

• Una vez recibida la información de los cuestionarios, cada grupo hará una presentación de toda la información recibida.

b) Proyecto de «Biografía»:

• Escribir una breve biografía de alguna persona, que de una manera u otra, haya conducido a un proceso de paz en el mundo, incluyendo nombre de la persona, momento histórico en que vivió, localización geográfica de su influencia, el impacto de sus acciones a lo largo del tiempo, duración del impacto de sus acciones, descripción de su área de conocimiento y del clima político y social de su época.

• Hacer un mapa con las áreas de influencia de esta persona. Esta actividad la pueden realizar los alumnos en parejas o individualmente.

Para el desarrollo de valores educativos, señalar actividades del tipo:

a) Tira de cómic:

• Leer información sobre héroes de cómic.

• Discutir acerca de cómo la intervención de un héroe de cómic ha salvado la vida de alguien o ha mejorado una situación.

• Discutir en pequeños grupos qué acciones pueden salvarle la vida a alguien o mejorar una situación.

• En grupos pequeños o individualmente hacer una tira de comic en la que la acción de un héroe salve la vida a alguien.

• Presentar la tira de cómic a toda la clase.

Esta actividad la han venido realizando desde hace dos cursos académicos nuestro alumnos de Magisterio en el contexto de la asignatura Nuevas Tecnologías aplicadas a la Educación.

b) Proyecto «Utopía» (comunidad ideal):

• En grupos de 3 ó 4 alumnos, diseñar una comunidad en la que no existan actos de violencia y reine la amistad entre los sujetos.

• Realizar juegos no violentos.

En el campo de las Matemáticas y Ciencias pretende que los alumnos tengan conciencia de que a lo largo de la historia han existido personas que han realizado contribuciones a nivel intelectual en nuestra sociedad. Estas contribuciones han sucedido desde la edad de piedra hasta la era de las comunicaciones. Si la mayoría de estos hallazgos no hubieran tenido lugar, no podrían sentarse en las aulas a discutir, y por supuesto no podríamos realizar actividades interactivas como las que proponen Spucces, Duffy y Ciaramello (1997) a través de redes de comunicaciones como Internet. Proponen como actividad la elaboración por parte de los alumnos de una base de datos en la que se recojan héroes reales que hayan contribuido de alguna manera a mejorar nuestra sociedad y cultura, señalando qué herramientas o ayudas han empleado para ello. En esta base de datos se recogería la siguiente información nombre, país de origen, género, fecha de nacimiento y fallecimiento, declaración famosa, y área de conocimiento en la que realizo la contribución.

En el terreno de las Ciencias Sociales, señalar actividades como:

• Utilizar un globo terráqueo o mapa mundi para marcar los países de origen de sus héroes.

• Identificar héroes del Holocausto judío.

Y por último en el campo de las Artes, señalar las siguientes actividades:

• Enviar una carta a algún héroe que aún esté vivo.

• Memorizar una frase o discurso de alguno de sus héroes. Culminar la unidad didáctica con la exposición; por ejemplo, en la cafetería o pasillos del centro, de todos los materiales recogidos acerca de los héroes vivos.

• Crear un mural de héroes que pueda ser expuesto en el centro.

5. Nuestro trabajo de investigación

5.1. Muestra

La muestra de nuestro trabajo de investigación ha estado formada por un total de 739 sujetos, pertenecientes todos ellos a dos submuestras bien diferenciadas. Por un lado, 231 son alumnos de 2º curso de Magisterio de la Universidad de Jaén, de las cuatro especialidades que se cursan en la citada Universidad: Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Física y Lenguas Extranjeras. Y por otro lado, 508 licenciados en diferentes especialidades y que durante el curso académico 1998-99 han realizado el Curso de Aptitud Psicopedagógica (CAP) en la citada Universidad, por lo que esta submuestra es bastante heterogénea, en cuanto que los alumnos son de una variada gama de Licenciaturas y Diplomaturas.

5.2. Recogida de datos

Una vez realizada la revisión de literatura existente acerca del tema que nos ocupa, pasamos a elaborar un cuestionario en el que se recogían fundamentalmente dos tipos de datos. Por un lado, los datos de identificación de los sujetos (edad, sexo, estudios realizados, etc.) y por otro lado, cuestiones de tipo abierto sobre: el concepto de héroe y antihéroe, características físicas y morales del héroe y del antihéroe, ejemplos de héroes y tipologías de héroes.

5.3. Análisis de los datos

El análisis de los datos lo hemos realizado a partir de la extracción de categorías en función del abanico de respuestas realizadas por parte de los alumnos a cada una de las preguntas de tipo abierto del cuestionario. A estas categorías se les ha asignado una numeración y se han cuantificado la frecuencia y el porcentaje en el que han tenido lugar. A partir de ahí se han realizado toda una serie de diagramas de barras para visualizar mejor las respuestas de los alumnos acerca del tema tratado.

5.4. Resultados

Los resultados obtenidos en nuestro trabajo han girado en torno a tres cuestiones básicas, que son: ¿qué entienden nuestros alumnos por héroe y antihéroe?, ¿qué características morales y físicas poseen los héroes? y ¿cuántos tipos de héroes existen?

Con respecto al primer interrogante que nos planteamos sobre qué concepto tienen nuestros alumnos acerca de lo que es un héroe, tenemos que el 12% de los alumnos de ambos grupos conciben al héroe como un «modelo a imitar» por toda la sociedad. Esta concepción de héroe se equipararía con el héroe divinidad tal como lo concibe Carlyle (1841). Para el 18´9% de los alumnos de Magisterio y el 14´7% de los alumnos del CAP el héroe es aquél que no se detiene ante las dificultades. Para el 25´5% de los alumnos del CAP y sólo el 3´5% del otro grupo de alumnos, el héroe es aquél que ayuda a los demás. Para un 13´7% y el 15´7% respectivamente el héroe es quien hace el bien sin interés.

En cuanto a las características físicas que deben de poseer los héroes, hemos obtenido bastantes discrepancias en las respuestas de los alumnos. Así mientras que el 44´5% de los alumnos (Magisterio) le dan primacía al aspecto físico de los héroes, los cuales deben de ser bellos por naturaleza, sólo el 12% del otro grupo de alumnos (CAP) señala como importante esta característica. Para el 28% y el 8´4% es fundamental que el héroe sea fuerte. Y en porcentajes muy bajos se señalan como características físicas que deben de poseer los héroes: ser hábil y ágil, estar sano, ser musculoso. Existe una gran discrepancia y en cierta medida las respuestas de los alumnos pueden ser entendidas como contradictorias, pues el 43´6% de los alumnos del CAP y el 1´7% de alumnos de Magisterio indican que los héroes no tienen por qué poseer ninguna característica física en especial. Posteriormente los propios alumnos de Magisterio en un 41´5% señalan que los héroes pueden ser poseedores de cualquier característica física.

Con respecto a las características morales más sobresalientes señaladas por nuestros alumnos son que los héroes deben de ser honestos( 14% y 9%), sinceros (14´4% y 18%), inteligentes (19´4% y 13%), justos (17% y 23%) y solidarios (12´4% y 15%).

En ambos grupos de alumnos existen coincidencias en cuanto a los tipos de héroes (por ejemplo: reales, anónimos, ficticios, bélicos, religiosos, políticos, deportivos, humanitarios y científicos), aunque el porcentaje en ambos grupos es diferente. Los porcentajes más altos son que, por un lado, el 26´3% de los alumnos de Magisterio y el 45% de los alumnos del CAP creen en la existencia de héroes ficticios. Y por otro lado, un 26´3% y el 32´7% respectivamente creen en la existencia de héroes reales. Cuando los alumnos del grupo de Magisterio hablan de héroes reales lo hacen en término de héroes religiosos, políticos, deportivos, humanitarios y científicos; lo mismo ocurre en el grupo de alumnos del CAP, que amplían esta categoría incluyendo nuevos tipos de héroes como: héroes literarios, históricos e intelectuales. Está claro que, a partir de las definiciones de héroes dadas por parte de los alumnos, se puede deducir que éstos establecen la tipología identificada por Carlyle (1841).

Con respecto al concepto de antihéroe, el

53´5% de los alumnos del CAP y el 39% de

los alumnos de Magisterio lo definen como

«lo contrario al héroe»; el 24,5% y el 20%

respectivamente piensan que el antihéroe es

una «persona egoísta», y el 22% y 19% señala

que éste tiene como objetivo prioritario «luchar

contra el héroe».

Referencias

APARICI, R. (1989): El cómic y la fotonovela en el aula. Madrid, Consejería de Educación.

CARLYLE, T. ( 1985): Los héroes. Barcelona, Orbis-Sarpe.

ECO, U. (1976): «Le mithe de Superman», en Communications, 24; 24-40.

GRACIÁN, B. (1986): El héroe. Madrid, Club Internacional del Libro.

JAEGER, W. (1984): Paideia . México, Fondo de Cultura Económica.

McLUHAN, M. (1969): La galaxia Gutenberg. Madrid, Aguilar.

MICROSOFT (1998): Enciclopedia Encarta, 98. Microsoft Corporation.

MURRAY, H. (1987): Historia de la Educación en la Antigüedad. Buenos Aires, Editorial Universitaria.

SPUCCES, K.; DUFFY, M. y CIARAMELLO, B. (1997): «Link Up To Learning About Heroes: People Who Make A Difference». Web: http://www.fiestanet.com/-www/maduffy/ IntegrativeStudy.htm.

VÁZQUEZ DE PARGA, S. (1980): Los comics del Franquismo. Barcelona, Planeta.

VILA, W. (1990): Comics, tebeos ¿Cómo se hacen? Sevilla, Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía