Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 20: Orientación y medios de comunicación (Vol. 10 - 2003)

Orientación académica con alumnos de Bachillerato a través de Internet

Academic orientation for Secondary pupils using Internet

https://doi.org/10.3916/C20-2003-11

María-de-la-O Toscano-Cruz

Abstract

El presente artículo recoge una inicial aportación para trabajar, a partir de la Red, la orientación académica con los alumnos de Bachillerato; en particular va dirigida a aquéllos que están a punto de acceder a la Universidad y necesitan de una información y orientación urgentes. Finalmente, presentamos el papel fundamental que juegan el tutor y el orientador del centro a la hora de intervenir en la toma de decisiones tanto académicas, vocacionales como profesionales de sus alumnos.

The present paper picks up an initial contribution to work with the net as starting point, about academic guidance with students of Bachillerato, especially those who are about to enter university and need of quick information and guidance. Finally, it presents the essential role played by tutors and school guiders when taking their students´academic as well as vocational and professional decisions.

Keywords

Competencia comunicativa, medios de comunicación, Internet, búsqueda de información, orientación, educación

Communication competence, mass media, Internet, information research, guidance, education

Archivo PDF español

La entrada del nuevo siglo ha traído consigo innumerables transformaciones en el mundo tecnológico, sobre todo lo que se refiere a la in formática, la telemática y, cómo no, a ese magnífico y extenso recurso del que, cada vez son más las personas que navegan por él: nos referimos a Internet. Disponemos de una herramienta útil, práctica y cada vez más accesible a todo el mundo ya que nos permite establecer lazos de comunicación sin ningún problema de distancia y tiempo. En este sentido, insistimos en que Internet es un recurso que está al alcance de todos y que nos aporta un avance en el conocimiento de la información ya sea oral, escrita o visual.

Existen numerosos estudios, proyectos, reflexiones, investigaciones, etc. que ponen de manifiesto la importancia de incluir en el currículum la enseñanza de los medios de comunicación; de hecho, en algunas etapas de nuestro actual sistema educativo existe asignaturas optativas relacionadas con los medios.

Aunque la presencia de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías en nuestra sociedad es un hecho innegable, sí es cierto que su uso didáctico en los centros escolares es aún mínimo. En esta línea, coincidimos con Aguaded (2001: 9) cuando manifiesta que «la propuesta de la educación en medios de comunicación va mucho más allá y pretende básicamente formar ciudadanos capaces de desenvolverse de una forma inteligente y racional en el universo mediático que la televisión, el cine, la radio, la prensa, Internet... han generado y todo ello desde una perspectiva activa, creativa y crítica que supere la hipnosis tecnológica y que tienda hacia una formación integral basada en la perspectiva de análisis de esta era del conocimiento y de la sociedad global».

No descartamos que en el contexto educativo, estos medios suponen abrir un campo de posibilidades en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos como otra vía alternativa de búsqueda de información y recursos propiciando para ello en todo momento la calidad de la enseñanza. Ejemplo de ello es que si bien la aparición de estos medios comunicativos, informáticos y tecnológicos han supuesto grandes cambios sociales y/o culturales, también está alterando sensiblemente las formas de expresión y construcción del sentido, es decir, de comunicación.

Por ello, debemos hacer buen uso no sólo de la utilización de Internet como un recurso más sino de los medios de comunicación en general porque, al hilo de lo que comentábamos al inicio de este artículo, «en la actualidad estos medios son importantes creadores y mediadores del conocimiento social» (Aparici, 1993).

A partir de aquí ponemos de manifiesto la importancia de utilizar las nuevas tecnologías de la comunicación y la información para orientar a los alumnos en su trayectoria de futuro y en la toma de decisiones lo más acertada posible. A raíz de lo anterior surge esta iniciativa donde, de forma general pero exhaustiva, pretendemos ofrecer unas pinceladas de cómo podemos trabajar la orientación académica con los alumnos que cursan los estudios de Bachillerato basada en un proceso de ayuda en los procesos de enseñanzaaprendizaje y más aún en la elección acertada de los estudios a los que aspiran o a los que el sistema educativo les permite realizar.

1. En busca de respuestas a dudas e interrogantes

La transmisión de la información y conocimiento es una realidad patente en los procesos de enseñanzaaprendizaje y cómo no, también a través de las nuevas tecnologías gracias a las cuales existe interrelación en - tre la actividad académica que realizamos y la situación actual mediática en la que nos encontramos inmersos. En este artículo, nos centraremos básicamente en la utilización de la Red para orientar a los alumnos de Bachillerato que están a las puertas para acceder a la Universidad. El objetivo principal en esta etapa educativa es preparar al alumnado para su salida hacia la vida activa laboral y su ubicación en el mundo adulto,

o bien para seguir estudios posteriores de tipo universitario o profesional. Como profesionales de la orientación y, en alguna medida, asesores en la toma de decisiones vocacionales y/o profesionales de los alumnos, hemos de guiar sus trayectorias o alternativas posibles teniendo como referente sus intereses personales, necesidades, preferencias... De acuerdo con lo que afirma Gimeno (1996), «existen dos tipos de transiciones: diacrónicas y sincrónicas»; es decir, a los tránsitos que el alumnado debe cubrir en sentido vertical (el esfuerzo de escalar por la pirámide escolar y, en última instancia, social) y horizontal (esas microtransiciones que se dan en cada curso por el hecho de tener profesores distintos, áreas diversas y, muchas veces, métodos y tareas que configuran ambientes distintos de aprendizaje, y que exigen del alumno el desarrollo de una capacidad adaptativa para transitar de un medio a otro. Es un hecho real que el alumnado de esta etapa educativa sienta la necesidad de recoger información y orientación en torno a los diferentes estudios a los que pueden acceder desde la modalidad de Bachillerato que están cursando. Para ello, disponemos de varios programas educativos como por ejemplo el Programa «Elige» en Andalucía, el Programa de «Orientación Académica y Profesional» en la Comunidad de Madrid o el Programa «Elijo» en el País Vasco. Pero hasta hoy en día son escasos los trabajos que ponen en marcha programas multimedias o través de la Red. De ahí nuestra preocupación e intención por exponer la importancia que tiene Internet como un medio fácil de manejar, de acceder desde cualquier sitio del mundo y de gran utilidad para recoger información, en este caso, sobre la orientación académica a los alumnos de Bachillerato hacia su incorporación a la Universidad.

2. El tutor como orientador de los itinerarios a través de la Red

La acción orientadora y tutorial, como parte inseparable de la educación, requiere hacer una planificación de todo el proceso que se va a seguir que, basándose en las necesidades detectadas en los alumnos y partiendo como referente de unos objetivos comunes, nos sirvan de guía para poner en pie esta función orientadora y tutorial. En esta línea, ponemos de manifiesto que la función docente y tutorial del profesorado forma parte directa de la orientación. Así lo hacen Tena y otros (1988: 10-11) cuando afirman que «del encuentro entre acción tutorial y práctica docente nace la orientación educativa».

La orientación a su vez se estructura en tres grandes áreas o ámbitos como son la orientación escolar, académica, vocacional y profesional con unos objetivos específicos para cada etapa educativa.

En el presente artículo, trabajamos específicamente la orientación académica entendida como la orientación en el tránsito educativo sobre los itinerarios que los alumnos pueden elegir en función de sus necesidades, intereses, gustos y preferencias. El principal objetivo de la orientación académica consiste en ofrecer a los alumnos los diferentes caminos educativos que pueden encontrar en cada una de las etapas educativas. Por ello, la misión del tutor y el orientador es fundamental a la hora de informar y orientar a los alumnos en sus trayectorias educativas y en la toma de decisiones lo más acertada posible a las particularidades de cada alumno en concreto.

En el cuadro que presentamos a continuación recogemos las opciones más importantes de que disponen los alumnos de 2º curso de Bachillerato una vez que finalizan sus estudios:

La orientación académica es quizás una de las tareas más complejas e importantes encomendadas a los centros educativos y de forma más especial a los tutores y departamento de orientación. Actualmente, esta importancia se ha convertido en una necesidad inevitable de la sociedad que está en continuas transformaciones; de ahí que el alumnado y las familias proclamen más información, ayuda y apoyo en la toma de decisiones sobre el futuro académico y también profesional. Somos conscientes de esta situación tan de actualidad que viven los alumnos y sus familias en una sociedad que está en procesos continuos de cambios. En este sentido, como indicábamos en líneas anteriores, nuestra labor es muy importante porque somos los que vamos a guiar y orientar a los alumnos en su toma de decisiones.

Conocemos algunos programas específicos que han implantado las diferentes comunidades autónomas pero nuestra reflexión llega aún más lejos. Actualmente contamos con un recurso enriquecedor y fácil de utilizar, nos referimos a Internet. Nuestra aportación requiere del uso de Internet en las aulas conscientes de las dificultades que ello conlleva debido a que no todos los centros disponen de un aula de informática o de un número suficiente para que los alumnos puedan, al menos, tomar contacto directo con las nuevas tecnologías y las redes de la información y el conocimiento. Aún así, planteamos otra forma innovadora de trabajar con los alumnos de Bachillerato (sobre todo con los de segundo curso que ya están a punto de finalizar sus estudios y se encuentran ante la necesidad de recoger información y orientación referente a las diferentes alternativas de que disponen, bien para acceder a estudios universitarios, bien para continuar con los ciclos formativos, bien otros estudios o bien optar por la búsqueda de un empleo).

Referencias

AGUADED, I. (2001): «Prólogo», en MÉNDEZ, J.M. (2001): Aprendamos a consumir mensajes. Televisión, publicidad, prensa y radio. Huelva, Grupo Comunicar.

APARICI, R. (Coord.) (1993): La revolución de los medios audiovisuales. Madrid, La Torre.

GIMENO, J. (1999): «La transición a la Educación Secundaria», en Cuadernos de Pedagogía, 282; 68-73.

TENA y OTROS (1998): La acción tutorial. De la teoría a la práctica. Madrid, Bruño.