Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 22: Edu-comunicación en un mundo global (Vol. 11 - 2004)

Páginas web educativas: hacia un marco teórico

Educative web pages: looking for a theoretical frame

https://doi.org/10.3916/C22-2004-21

Enriquez Sánchez-Rivas

Abstract

La proliferación de páginas web vinculadas a la institución educativa, unido al enorme potencial didáctico de éstas, conforman un sólido argumento que avala la necesidad la necesidad de emprender, desde la pedagogía, un debate reflexivo tendente a iniciar la construcción de un marco teórico para este nuevo recurso educativo. En esta línea ideológica se enmarca un artículo cuyos ejes vertebradores son el análisis de los distintos tipos de web educativas existentes en la Red y la reflexión sobre el uso que los docentes hacemos de este medio.

The proliferation of web pages linked to educative institution and their enormous didactic potential are solid arguments that guarantee the need for a reflective debate from a pedagogical view to obtain a theoretical frame for these new educative techniques. Following those ideas, this paper analyses the different types of educative webs in the network and the reflection on the use that teachers do of these techniques.

Keywords

Páginas web educativas, Internet, teleformación, diseño web, enseñanza virtual

Educative web pages, the internet, teleformation, web design, e-learning

Archivo PDF español

La incorporación de Internet a la escuela es ya un hecho. Todas las instituciones educativas ofrecen al alumnado la posibilidad de acceder a la Red de redes. El nuevo reto que asoma al horizonte educativo es incorporar la escuela a Internet, es decir, trasladar a la Red «sucursales» de la escuela, entornos educativos construidos por docentes, discentes y familia. El origen de esta necesidad se encuentra en la conjunción de diversos factores, entre los que destacan: el creciente interés del alumnado por este medio; los contenidos, muchas veces contradictorios a los intereses educativos de la escuela, a los que se accede; y la explotación de las posibilidades educativas y comunicativas que ofrece este avance tecnológico al que la escuela no puede dar la espalda.

1. Distintas formas de utilizar la Red en la educación

Una falacia relativamente extendida es la identificación de la incorporación de Internet a la práctica educativa con la innovación de ésta. En realidad, la Red no es más que un gran número de documentos; por lo que, como sucede con los materiales curriculares impresos, la innovación estará determinada por el tipo de uso que el docente realice de la Red, y no por su mera adición al proceso de enseñanza y aprendizaje.

A grandes rasgos, se identifican dos formas distintas de emplear Internet en la educación formal: una de corte más técnico y otra que puede calificarse como innovadora. El uso técnico se da al hacer de Internet un canal para transmitir un conocimiento cerrado y absoluto. Un ejemplo práctico es diseñar una página web que sirva para facilitar al alumnado la información que deben memorizar para superar los exámenes.

Una concepción más innovadora aboga por elaborar propuestas virtuales e interactivas que propicien la construcción y reconstrucción del conocimiento, que se aprende de forma significativa. Internet ofrece a la educación posibilidades utópicas hasta hace una década, por ejemplo, para la educación multicultural, la publicación de trabajos del alumnado, la investigación... Y todo ello implicando, más que nunca, a la familia en un proceso de aprendizaje colaborativo asistido por ordenador (Román, 2002).

El origen de esta perspectiva dualista ha de buscarse en la tradicional confrontación paradigmática, reflejada en dos concepciones del currículum diametralmente opuestas: la racionalidad técnica y la racionalidad práctica. Mientras que la racionalidad técnica defiende un currículum rígido, basado en el conductismo y en el positivismo y que dota a de un protagonismo exacerbado a la evaluación del trabajo (siempre individual) en términos cuantificables. La racionalidad práctica, surgida a partir de las ideas de Stenhouse (1984; 1987), considera al currículum como un conjunto de hipótesis que la realidad se encargará de verificar; y, a groso modo, entiende a la educación como un proceso cuya finalidad última es propiciar la comprensión.

2. Distintos tipos de páginas web educativas

«Denominamos web educativos a los espacios web que han sido diseñados con el propósito específico de facilitar determinados aprendizajes o de proporcionar recursos didácticos para los procesos de enseñanza y de aprendizaje» (Marquès, 2002). En esta delimitación general tienen cabida documentos HTML de muy diversa índole. Sin ir más lejos, otorga una consideración similar a los portales de pedagogía y a la página del periódico del colegio.

Como consecuencia de esta difusa conceptualización, no se termina de construir un campo de conocimiento propio para el diseño de páginas web educativas. Dicho con más concreción, no hay un consenso que permita apuntar unas orientaciones generales sobre las características adecuadas que debieran tener y sus posibilidades aplicativas. Esto invita a mantener abierto el debate teórico al tiempo que se profundiza en la elaboración de propuestas para el diseño, la catalogación y evaluación.

Una aportación valiosa, según nuestra interpretación, al joven marco teórico de esta materia es el establecimiento de un matiz diferencial en la delimitación del concepto «web educativa». Un análisis de la diversidad de éstas en la Red denota la existencia de, al menos, dos tipos de lugares educativos muy diferentes en cuanto a su finalidad, estructura, contenidos, funciones y ámbito de influencia. Atendiendo a la conjunción de estos aspectos, se podrían designar como: páginas pedagógicas y páginas didácticas.

www.maestroteca.com

Las páginas pedagógicas son un fin en sí mismas, es decir, pretenden formar al grupo de sujetos al que va dirigida. También proporcionan recursos a los encargados de esta labor. Su diseño no está vinculado a la institución educativa formal y se lleva a cabo por expertos (en informática y pedagogía).

Las páginas didácticas son un medio para la educación. Sus autores son los propios docentes y el alumnado, es una prolongación del trabajo realizado por y para la práctica educativa del aula.

centros5.pntic.mec.es/ies.sierra.minera/

3. Diseño y funciones de una página pedagógica

La función principal de una página pedagógica es transmitir (información, recursos, etc.). Esto se va a erigir en el gran condicionante de su diseño, que quedará supeditado al cumplimiento de dicha función. Fijándonos esta premisa, puede afirmarse que, salvando las distancias, los principios que deberían regir la elaboración de una página web de este tipo, en cuanto a estructura y tratamiento de la información, no difieren en demasía de los que se definen para un libro de texto. Así, es evidente que:

• La información tiene que ser accesible al grupo de sujetos al que va dirigida y su ordenación ha de ser lógica y comprensiva.

• Las ideas complejas deben acompañarse de ejemplificaciones que faciliten su comprensión.

• La fisonomía de la página debe ser atractiva, incorporando gráficos y elementos multimedia que redunden en el incremento de la motivación del visitante.

• Es imprescindible habilitar canales de comunicación (preferiblemente sincrónica) mediante los cuales se pueda llevar a cabo el feed-back.

Observando la página final resultante, Núñez (2002) identifica dos planteamientos básicos a la hora de afrontar la construcción de una web educativa: conductista y constructivista.

4. Propuestas de uso y funciones de una pagina didáctica

Las páginas didácticas tienen como función contribuir a la consecución de los objetivos marcados en el proceso educativo formal. Constituyen un valioso recurso didáctico que sobresale por la motivación que despierta entre el alumnado y el alto grado de maleabilidad que posee. Este último aspecto, unido sus enormes posibilidades aplicativas, hace desaconsejable sugerir unos principios para el diseño.

A esto se le suma el hecho de que los principios para el diseño son siempre un lastre. En la práctica, cumplir con ellos implica el dominio de lenguajes de programación y demás herramientas informáticas profesionales. Exigir esto al alumnado y a los docentes es poco menos que una invitación a desestimar la idea de emprender la construcción de una página web.

Por todo ello, el énfasis de las recomendaciones

que aquí planteamos está situado sobre cómo debe usarse la página diseñada. Resulta obvio que las posibilidades en este sentido son muchas, tantas como el docente y el alumnado puedan imaginar. En lo que sigue se apuntarán algunas de las más generalizadas:

Resumen de las características más significativas de ambas posiciones (Barroso y Cabero, 2002: 139).

• Página web del colegio. Este tipo de páginas es, sin duda, el más extendido en la Red. Con ellas se transmite al mundo la filosofía educativa del centro, se potencia la comunicación institucional y se fortalece la unidad del alumnado y su vinculación con el centro. En el caso de los centros privados, adquieren además un carácter publicitario que repercute en el incremento de la calidad del diseño, que se asemeja al propio de una página pedagógica.

• Página web de la clase (o ciclo). El interés educativo de la página del aula proviene, principalmente, de su capacidad para poner en contacto al docente y a las madres y padres; revelándose como uno de los canales más eficaces para actividades de orientación familiar. Tampoco es desdeñable su valor educativo directo, que puede concretarse en la atribución de responsabilidades de mantenimiento al alumnado, publicación de sus propuestas, fotografías, etc.

• Página web de la asignatura. Sus aplicaciones irán en función de la metodología empleada. Puede ser un recurso más para explicar un tema, una propuesta para investigar en la Red y comunicar los resultados, un instrumento de control... La efectividad educativa de la web está directamente relacionada con el grado de implicación del alumnado en la confección y evolución de la misma, es decir, la flexibilidad en el diseño y la habilitación de canales para la comunicación van a ser clave en este sentido.

• Espacio de comunicación. Cada vez son más las experiencias educativas que se desarrollan conjuntamente entre varios centros. Los espacios de comunicación son páginas comunes en las que interactúan tanto alumnos/as como profesores/as. Al margen de los valores educativos que se inculcan con un proyecto educativo de esta naturaleza, la página muestra, como ninguna otra, las posibilidades comunicativas (chat, videoconferencia, foros...) de la Red.

• Publicaciones (periódico del centro). La importancia de dar a conocer las producciones del alumnado no es una idea nueva. Hace tres cuartos de siglo, Célestin Freinet exportó la «técnica» que lleva su nombre y que consiste en la creación de una revista con los trabajos del alumnado. Internet proporciona hoy un medio para retomar la propuesta con ventajas como: la eliminación de costes de producción, reducción del impacto ambiental, posibilidad de llegar a todo el mundo...

5. Páginas pedagógicas y páginas didácticas

A modo de síntesis final, se presenta una yuxtaposición de las características principales de los modelos de páginas educativas que se han descrito a lo largo del texto.

Referencias

BARROSO, J. y CABERO, J. (2002): «Principios para el diseño de materiales multimedia educativos para la Red», en AGUADED, I. y CABERO, J. (Coords.): Educar en Red. Málaga, Aljibe.

MARQUÈS, P. (2002): «Evaluación de páginas web de interés educativo», en http://dewey.uab.es/.

NÚÑEZ, A. (2000): «Una comparación del campus virtual de British Open University y el campus virtual de Florida State University: constructivismo y conductismo», en http://cvc.cervantes.es/- obref/formacion_virtual/.

ROMÁN, P. (2002): «El trabajo colaborativo mediante redes», en AGUADED, I. y CABERO, J. (Coords.): Educar en Red. Málaga, Aljibe.

STENHOUSE, L. (1984): Investigación y desarrollo del currículum. Madrid, Morata.

STENHOUSE, L. (1987): La investigación como base de la enseñanza. Madrid, Morata.