Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 23: Música y comunicación (Vol. 12 - 2004)

La prensa en la educación de adultos

Newspapers in the adult education

https://doi.org/10.3916/C23-2004-28

María-del-Carmen Ricoy-Lorenzo

Abstract

En este artículo se realiza una revisión teórica sobre la integración de la prensa en el currículum atendiendo a sus posibilidades como medio de enseñanza-aprendizaje. Así mismo, se recoge de modo sintético una parte de la investigación desarrollada sobre la formación de base de las personas adultas y la utilización de la prensa como medio de enseñanza-aprendizaje, rescatando para el presente trabajo un fragmento de la dimensión referida a la integración curricular que se hace de la prensa en las materias del currículum de la educación de base de adultos.

This paper deals with a revision of the integration of newspapers in the curriculum and their educational possibilities as a teaching-learning resource. It also shows a summary of a part of the research which deals with the basic training of adult people and the use of newspapers as a teaching-learning resource. Finally, it includes part of the research referring to the use of newspapers in the different subjects of adult basic education.

Keywords

Recursos educativos, prensa impresa, medios de comunicación social, formación de adultos, currículum, enseñanza-aprendizaje.

Educative resources, printed newspapers, social communication resources, training of adult people, curriculum, teaching-learning.

Archivo PDF español

Inicialmente, cabe aclarar que en el presente artículo cuando nos referimos a la «prensa» queremos indicar la prensa escrita de periódicos y revistas, considerándola como la «prensa mayor». Su soporte de comunicación es el papel impreso o digital. Menor relevancia ha tenido en el desarrollo de esta investigación la llamada «prensa menor» de boletines, panfletos, folletos, impresos, carteles, cómics, fotonovelas, etc., aunque también fueron tenidos en cuenta. La prensa periódica impresa hace su aparición casi dos siglos después de la invención de la imprenta de Gutenberg. Posteriormente, el incremento del número de lectores permite la acelerada presencia de la misma en el mercado, colocando al periodismo y a la tecnología que lo sustenta a la altura de los tiempos actuales. Sin duda la capacidad de reproducción de los mensajes a través de la imprenta ha crecido de manera continuada hasta nuestros días, donde las antiguas máquinas han sido sustituidas por otras muy sofisticadas y la impresión en papel impreso coexiste con su formato digital. Históricamente, el término prensa dio nombre a la propia industria del periodismo escrito y en la actualidad de forma genérica, y en sentido amplio, continuamos haciendo uso del mismo, atribuyéndoselo a la información transmitida por diferentes medios de información y comunicación.

Para Vallés (1991), la prensa puede definirse como el medio de información caracterizado esencialmente por emplear para ello el papel impreso como soporte físico. Como medios impresos gozan de semejante atributo los libros, panfletos, boletines, etc. Sin embargo, refiriéndose a los medios de comunicación social (MCS), el autor estima que la prensa abarca fundamentalmente dos modalidades: los diarios o periódicos que son medios informativos de carácter privado y se editan diariamente; y las llamadas revistas que aparecen con una periodicidad mayor (semanal, quincenal, mensual, bimestral, etc.).

La prensa ya no es el medio de comunicación por excelencia pero continúa siendo la invitación constante a la reflexión. Cuanto más se supere en sus medios y en sus recursos, en mayor medida ofrecerá nuevos usos, funciones y posibilidades de: información diaria profundizada, analizada y contrastada; lecturas semanales de frivolidad o cultura; comunicación profesional, asociativa o científica; guía utilitaria y también de la participación individual y colectiva para hacer de la prensa un instrumento propio (Guillamet, 1993). Por todo ello, mantenemos que la prensa, a pesar de no ser en la actualidad el medio de comunicación más potente, continúa siendo el más asequible para emplear en la formación de personas adultas por su proximidad, atractivo, formato utilizado, escasa complejidad, coste económico, etc. Ricoy (2003) manifiesta que los medios de comunicación social llegan a un público amplio y heterogéneo, mientras las tecnologías de la información y comunicación continúan ganando espacio y usuarios, siendo por el momento privilegios de unos cuantos. Estas últimas además, disponen de grandes posibilidades desde el punto de vista de la interactividad e inmediatez.

1. Integración de la prensa en el currículum

La investigación que nos ocupa sobre la formación de personas adultas y el uso de la prensa como medio de aprendizaje, conlleva fundamentalmente la implicación de la prensa en soporte papel impreso, cuyo formato es integrable en el currículum formativo, tanto atendiendo al estilo de aprendizaje adulto como a su contextualización. Hemos de recordar que este formato empleado por la prensa, en concreto el del periódico diario, está dirigido al público adulto, presentando un contenido comprensible, cercano (del entorno próximo) y manifiesto en el ambiente (sucesos cotidianos curiosos, novedosos o impactantes). Sevillano (2001), atendiendo a la división de medios bajo el aspecto semántico, considera que la prensa facilita la comprensión de la información como medio estático, subrayando como ventajoso que el tiempo y la presentación en estos medios depende de los usuarios, pudiendo éstos determinarlos en función de sus gustos y necesidades (al decidir el lugar y momento en que se sirven de los mismos), cosa que no siempre es posible con los dinámicos.

La prensa se presenta en un formato accesible y cercano a todos los ciudadanos. En ella se recoge la vida local y las noticias de actualidad más relevantes del resto del mundo. Pero creemos que es su carácter contextualizado el que la impregna de un especial atractivo para las personas adultas con una formación intelectual limitada. El formato utilizado por la prensa está pensado para ser utilizado por adultos y su alcance es posible a la mayoría. Ricoy (2002) estima que la utilización que se hace de la prensa en la formación de personas adultas es esporádica y está poco expandida, hecho que también se refleja en las escasas publicaciones e investigaciones existentes sobre su empleo como medio de enseñanza-aprendizaje. El volumen de publicaciones y en menor medida el de investigaciones, sobre el trabajo realizado con la prensa y el alumnado de primaria y secundaria, podría decirse que «es aceptable», aunque esto no implique un uso generalizado, sistemático y regular sobre el empleo de la misma en los centros formativos. Estos hechos condicionan el marco teórico con el que contamos para la integración curricular de los medios de comunicación social en general, y particularmente de la prensa, al encontrarse limitado el trabajo con la misma al ámbito escolar (infanto-adolescente). Por ello, hemos intentado recabar y aprovechar, en la medida de lo factible, sus aspectos generalizables a la formación de personas adultas. Sin embargo, esto no quiere decir que la reacción, efecto y trabajo con el medio prensa sea el mismo en niños que con adultos. Es obvio que no es así, ni tampoco nosotros lo percibimos de tal forma. Precisamente, el interés que mantuvimos por esta investigación se basó, entre otros aspectos, en la propia exploración de tales circunstancias y en el vacío existente sobre las potencialidades del medio prensa para Formar a las personas adultas junto a otros medios educativos pertinentes.

Coincidimos con Marín (1991) en que de los medios de comunicación clásicos, la prensa es la que posibilita mayores virtualidades para su indagación educativa. La palabra sigue siendo el signo prodigioso que puede expresar los pensamientos. Ofrece una visión simultánea de lo sucedido y permite volver atrás con facilidad y atender a las demandas e intereses propios; por ello es un instrumento privilegiado para el trabajo intelectual. La prensa acoge y estimula la universalidad y la abstracción de ideas y pensamientos. En una entrevista realizada al periodista J.L. Cebrián por Guillamet (op. cit.), entre las apreciaciones que el entrevistado ofrece sobre la prensa escrita, nos parecen de gran interés los comentarios que aporta sobre la anterior al manifestar que posibilita la explicación y análisis de la información frente a la radio y la televisión, propiciando la reflexión en la ciudadanía. Entiende que incluso tiene un aspecto de constatación de las noticias que el lector busca tras conocerlas por la radio o la televisión y añade que todos los medios son complementarios. El referido periodista estima que la prensa debe introducirse en las aulas para despertar la curiosidad por la lectura dado que, enseñando a leerla, puede dar respuestas a interrogantes que no resuelven los libros. Además, el periódico puede suplir la obsolescencia de algunos contenidos educativos del libro de texto. Las ideas vertidas por J.L. Cebrián invitan a integrar la prensa en los currícula haciéndose extensible a los de la formación de base para personas adultas al ser la prensa un excelente recurso para utilizarlo como elemento de trabajo didáctico. Adentrándonos en la prensa como medio de comunicación, recogemos algunas funciones formativas que de forma genérica presenta López Cubino (1997). Éstas pueden ser de utilidad y aplicación en la formación de adultos:

• Función informativa: posibilita al profesorado y alumnado recoger información sobre hechos, acontecimientos y opiniones suponiendo un refuerzo y complemento en los contenidos trabajados a través de diversas vías (en especial mediante el libro de texto, documentos, apuntes, fotocopias, medios audiovisuales y digitales, visitas guiadas, etc.).

• Función compensadora: permite el análisis comparativo de la información recibida por diversos medios de comunicación social a través del trabajo con multimedia.

• Función de apertura al medio: conecta la formación de carácter académico con el entorno de las personas adultas.

• Función complementaria: en ésta podrían quedar aglutinadas todas las anteriores. Sin embargo, hablar de la función complementaria de la prensa no es más que atribuírsela a ésta en particular, siendo una característica común a la mayoría de los medios.

Nosotros sostenemos que la utilización generalizada de un medio educativo de forma única, excluyente, autosuficiente o aislada es poco o nada recomendable. De hecho, el empleo de los multimedia debemos de tenerlo en cuenta y el uso puntual de un recurso susceptible de uso didáctico, así como los materiales propiamente curriculares.

El trabajo con la prensa en la formación de personas adultas estimamos que tendrá como objetivos al menos los siguientes:

• Integrar con naturalidad la prensa en su formación, poniendo de manifiesto las posibilidades y las implicaciones socio-relacionales, culturales, profesionales, etc. de ésta.

• Potenciar el trabajo con la misma para generar nuevos entornos de aprendizaje autónomo individualizado y grupal para desarrollar su autoestima.

• Vivenciar nuevos modos de utilización de la prensa desde planteamientos auto y coformativos.

• Desarrollar y reorganizar en las personas adultas la capacidad de codificación y decodificación de recibir y producir mensajes e información que genere nuevo conocimiento, enlazando lo cotidiano con lo intelectual.

El trabajo con la prensa en la formación de personas adultas lo abordaremos de modo gradual, sistemático y regular; incidiendo en su utilidad práctica ligada a la vida cotidiana atendiendo a su adecuación y progreso del alumnado. Su empleo como medio formativo ha de responder a una función de apoyo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, facilitando la reflexión conjunta de formadores y formandos. En todo caso, desde un planteamiento paciente y ambicioso que compagine la cotidianidad recogida por la prensa con los contenidos curriculares, normalizando, sistematizando y regularizando su utilización como medio formativo. La incorporación de la prensa en la educación de personas adultas conviene que se base en estrategias de tipo innovador, que faciliten el acercamiento al conocimiento desde una actitud crítica y entusiasta. Cabe señalar las aportaciones que presenta el uso de la prensa en la educación de personas adultas, en la vertebración de su formación, desde una perspectiva holística que da sentido integrador a la autoformación permanente compartida.

El uso de la prensa como medio de aprendizaje en la formación de personas adultas supone una contribución importante susceptible de uso didáctico como medio facilitador de la formación del alumnado y profesorado de adultos, fomentando el autoaprendizaje y autosuperación constante de la comprensión de fenómenos y situaciones. Además, Sevillano (2004) afirma que el trabajo formativo con los medios de comunicación social requiere profundizar en los condicionantes, posibilidades y límites que impone el propio medio. Hechos que debemos tener presentes a la hora de trabajar con la misma. La presencia de la prensa en el entorno cotidiano es habitual, por ello, y dadas las características de ésta, así como la de otros medios de comunicación social, tendremos en cuenta la constante y directa influencia que suponen en las personas adultas. En consecuencia, por ser una fuente rica y variada de estímulos y requerir de una formación específica para el análisis y conocimiento de la misma, se hace necesario que los centros de formación y el profesorado se impliquen en compromisos sustanciales. Es necesario preparar al profesorado y alumnado para un empleo crítico y reflexivo de los MCS y particularmente de la prensa en una sociedad compleja y plural como la nuestra.

La formación de personas adultas se consolida pausadamente como un campo educativo amplio y complejo, ofreciendo de modo paulatino nuevas posibilidades. Es por ello necesario continuar generando iniciativas novedosas en torno a ésta, partiendo de las demandas y sobre la base de las necesidades, capacidades y expectativas de las personas adultas. En todo caso teniendo en cuenta las limitaciones y posibilidades de las instituciones, profesionales y usuarios, desarrollando una oferta formativa ajustada a la realidad en los ámbitos de la educación formal, la no formal y la informal. Con ello hemos de incidir en la mejora y superación del grupo, desde una visión creativo- indagadora que despuntando sobre el pasado y presente inmediato esté a la altura del futuro próximo de forma optimista.

Entre los elementos indispensables para trabajar con la prensa en los centros formativos está el contar con los propios periódicos y revistas, diarios o atrasados. En la medida que nos sea posible, debemos buscar la pluralidad y el contraste de la información a través de distintas editoriales, autores, etc. Esto es imprescindible para formar a lectores crítico-reflexivos. Además, el trabajo con la prensa como medio de enseñanza- aprendizaje requiere unos preparativos por parte del docente en los que también debemos implicar al alumnado. Esto implica estar al acecho y leer diaria o frecuentemente la prensa. El profesorado inquieto e innovador ha de interesarse por integrar la prensa en el currículum aprovechando aquellas noticias, hechos, sucesos u opiniones que propicien el interés, la reorganización y generación de conocimiento, así como el desarrollo de habilidades y destrezas en el alumnado. A esto nos ayudará el seleccionar en un fichero el tipo de información objeto de análisis, comprometiendo al alumnado en esta tarea. Hemos de aprovechar sus inquietudes respetando e incentivando la creación de nuevos alicientes formativos y vitales.

Rotger y Roque (1987) estiman que la prensa encaja oportunamente como medio educativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, indicando que como medio de comunicación social es un recurso de expresión y comunicación excelente que posibilita la apertura a la realidad del entorno. Es por ello que el trabajo con la prensa facilita el:

• Contacto con nuestro entorno más próximo y el de otras comunidades.

• Contraste de noticias y opiniones, sometiéndolas a debate con el fin de pensar a partir de criterios propios que faciliten la pluralidad y libertad de expresión, siempre desde el respeto y el diálogo con los demás.

• Aprendizaje sobre la lectura de la prensa, conociendo sus mecanismos específicos y códigos característicos.

• Refuerzo de la comprensión lectora, estimulando la expresión escrita e indagativa.

Para interpretar y analizar con mayor desenvoltura y aprovechamiento la prensa, podemos usar diferentes modelos de fichas que existen en el mercado para orientar y conducir la realización de actividades o tareas. Contamos con publicaciones que recogen formatos de fichas para el trabajo con la prensa como medio educativo. De las anteriores podemos citar las diseñadas por Rotger y Roque (1987), Valles (1991), Bartolomé y Sevillano (1991), Jurado y Gilabert (1994), Sevillano y Bartolomé (1995), etc. Todos ellos han recogido en diferentes publicaciones sugerentes patrones que posibilitan el estudio de los contenidos de la prensa. La utilización de fichas para el análisis de la prensa permite el:

• Examen con rigor y sistematicidad de la misma, facilitando la mejora progresiva al alumnado, así como la creación de hábitos de trabajo, selección y comprensión de la información.

• Conocimiento más profundo de la realidad y de la interpretación que se ofrece de la misma a través de los medios de comunicación social.

• Reflexión y actualización permanente de la información y conocimiento en una sociedad de constantes y apresurados cambios.

• Análisis y entendimiento del mundo y de la humanidad, enjuiciándola y respetándola para integrarla, con prudencia y en lo que interese, a sus vidas.

• Adquisición de capacidades que contribuyan a mejorar la obtención y comprensión del conocimiento, canalizando y procesando oportunamente la información.

• Profundización, reorganización y generación de nuevo conocimiento enlazándolo con el existente.

• Formación en valores emergentes desde una perspectiva crítico-reflexiva.

2. Extracto de la investigación

El estudio aquí presentado forma parte de una investigación más amplia desarrollada en la Comunidad Autónoma Gallega en la formación de base de adultos. Centrándonos de modo abreviado para este trabajo en la parte referida a la integración curricular que se realiza de la prensa en la educación de personas adultas. Asimismo, rescatamos únicamente la parte de la muestra que afecta al alumnado y los resultados de algunas de las preguntas del cuestionario dedicadas a la dimensión aquí abordada.

2.1. Muestra

La muestra productora de datos estuvo compuesta por 512 sujetos que acudían a la formación de base de adultos en la Comunidad Gallega. Seguidamente presentamos algunos datos de perfil del alumnado.

La participación en la cobertura del cuestionario ha sido muy equilibrada con relación al género de los mismos (véase figura). Esta implicación en el caso de las mujeres fue del 50,2% y en los varones del 49,8%. Por edades, el grupo mayoritario se centró en los más jóvenes (72,5%) y en contraposición el que supone una contribución reducida es el de mayores (46-60 años). Esto último está en consonancia con la cantidad de alumnado que acude a los centros públicos de educación permanente de adultos, dado que el grupo más numeroso está conformado por jóvenes.

2.2. Objetivos

Los objetivos son un medio que posibilita la conducción de la investigación, reajustando el proceso constantemente. Pérez Serrano (1990) manifiesta que los objetivos son uno de los puntos relevantes de la investigación, siendo referentes esenciales para guiar el proceso y favorecer el control o reajuste pertinente. La explicitación clara de las finalidades objeto de estudio ayuda a centrar el proceso de investigación, permitiendo comprender y conocer con mayor profundidad la realidad estudiada.

Los objetivos aquí plasmados son los relacionados con la parte de la investigación recogida en el presente artículo. A continuación pasamos a nombrarlos:

• Identificar el uso que se hace de la prensa en las distintas asignaturas del currículum de la formación de personas adultas.

• Determinar las posibles potencialidades de la prensa en la educación de personas adultas de cara a su formación práctica para desenvolverse en la vida.

• Examinar la coincidencia que encuentran los implicados entre los contenidos académicos y los que aborda la prensa.

• Detectar algunas de las repercusiones que supone el uso de la prensa en la formación de personas adultas.

• Analizar la opinión que tienen los adultos sobre el uso de la prensa como medio de aprendizaje.

2.3. Aspectos metodológicos

El estudio se sitúa en el enfoque de investigación descriptiva en el que, tal como posibilita éste, se tienen en cuenta diferentes dimensiones de estudio, métodos e instrumentos de recogida de información. Este enfoque supone (como indica su propia terminología) la descripción detallada e interpretativa sobre el significado e importancia de los hechos descritos. Best (1981) considera que el proceso de investigación descriptiva rebasa la simple recogida y tabulación de datos, suponiendo un elemento interpretativo del significado o importancia de lo que describe. Por ello, la descripción se encuentra frecuentemente combinada con la comparación o el contraste, implicando clasificación, análisis e interpretación.

El uso de una metodología ecléctica que aprovecha la confluencia metodológica (cuantitativo-cualitativa) ha posibilitado la complementariedad entre métodos e instrumentos de recogida de información (cuestionarios, entrevistas y análisis de documentos) a través del enfoque descriptivo. No obstante, por la síntesis a la que hemos de someter este trabajo, los resultados aquí presentados son únicamente una parte de los extraídos del cuestionario de alumnado.

Los instrumentos utilizados para la recogida de datos han sido confeccionados expresamente para esta investigación, intentando responder (junto al problema de investigación) a los objetivos planteados en la misma. Del cuestionario de alumnado se extraen para este artículo algunas de los ítems formulados que se han estructurado en torno a los datos de identificación y a una de las dimensiones de estudio. Los modelos de items presentados eran de carácter: cerrado (de relleno y elección); semicerrado con diversas alternativas prefijadas y una abierta; y abierto que utilizamos para recoger la opinión, interpretación o vivenciación de hechos. En su conjunto ha aportado información rica y multivariada al estudio desarrollado.

2.4. Presentación y discusión de resultados

Los resultados recogidos en este artículo son de carácter descriptivo y de naturaleza cuantitativa. Los estadísticos aquí reunidos son los de porcentajes, media aritmética y desviación típica. La presentación de los datos obtenidos se aporta en Tablas o gráficos.

El alumnado adulto declara (véase en la figura) que en las asignaturas donde más utilizan la prensa como medio de aprendizaje es en la de ciencias sociales (media: 3,344 y desviación t.: 1,372), lengua castellana ( media: 3,252 y s.: 1,329), historia (media: 3,010 y s.: 1,344), geografía (media: 2,935 y s.: 1,308), ciencias de la naturaleza (media: 2,908 y s.: 1,380), lengua gallega (media: 2,834 y s.: 1,413) y literatura castellana (media: 2,736 y s.: 1,281). Se distingue un leve descenso del uso en las últimas materias.

Por debajo de la media aritmética se encuentran los valores obtenidos en las restantes asignaturas: literatura gallega (media: 2,481 y a.: 1,325), matemáticas (media: 2,157 y s.: 1,363), idioma extranjero (media: 2,094 y s.: 1,257), tecnología (media: 2,029 y s.: 1,161), educación física (media: 1,776 y s.: 1,175), educación plástica y visual (media: 1,769 y s.: 1, 122) y educación musical (media: 1,656 y s.: 1,058). Como podemos comprobar, en las cuatro últimas asignaturas la media aritmética obtenida es todavía inferior a las anteriores y se constata un mayor nivel de discrepancia en las opiniones (tal como se constata en el valor de la desviación típica) con relación a la media aritmética.

Sobre el grado de coincidencia entre los contenidos que desarrollan en clase con respecto a los temas que trata la prensa (véase la figura), el alumnado adulto presenta división de pareceres y no manifiesta consenso sobre lo dicho.

Una parte del alumnado (figura 4) estima que el uso de la prensa como medio de aprendizaje contribuye al desarrollo de su formación, facilitándoles los aprendizajes prácticos (media: 3,119 y s.: 1,265). En menor medida (media: 2,986 y s.: 1,214) aseguran que les ayuda a la asimilación de contenidos relacionados con su vida.

El alumnado adulto pone de manifiesto (figura de la página siguiente) que el uso de la prensa en su formación le es útil para desenvolverse en la vida y para adquirir conocimientos. En menor media, consideran que les resulta beneficiosa para obtener la titulación de base y para su incorporación, ascenso o mejora laboral. Las manifestaciones del alumnado están además más concentradas en las dos primeras y algo menos en las dos últimas. Un porcentaje de participantes (segunda figura de la siguiente página), que sobrepasa con creces la mayoría, considera que la prensa contribuye a que conozcan las noticias relevantes o/y desarrollar una actitud crítica ante la información que se publica en la misma. Así mismo, reflejan que es un medio para la búsqueda de valores emergentes (55,3%).

3. Conclusiones finales

Atendiendo a los resultados y discusión de los mismos quisiéramos resaltar como conclusiones principales (referidas a lo que en este artículo se trata) que contribuyen a profundizar en el conocimiento de la realidad sobre el uso de la prensa en la formación de base de las personas adultas que:

Las asignaturas del currículum de adultos en las que se utiliza más la prensa como medio de aprendizaje son la de ciencias sociales, geografía e historia, lengua y literatura Española, la propia de la comunidad autónoma y en ciencias naturales. Por el contrario, aquellas materias en las que se confirma un menor uso de la prensa como recurso didáctico son: literatura gallega, matemáticas, idioma extranjero, tecnología, educación física, educación plástica, visual y musical.

No se determina una fuerte conexión entre los temas desarrollados o trabajados en la formación de base de las personas adultas con los que comúnmente vienen tratados en la prensa, estimándose más el beneficio de la prensa por sus aportaciones prácticas que por las teóricas, de lo que se deduce que la utilización de la prensa pueda estar condicionada por el aspecto referido. Son de resaltar las posibilidades que facilita la prensa a los adultos en la adquisición de conocimientos en relación con la funcionalidad para el desarrollo de la vida cotidiana, generando un aprendizaje orientado al desarrollo de la vida diaria. Este aprendizaje producido por la prensa estimula a los adultos a aprender por ellos mismos, desarrollando una actitud crítica que propicia la toma de decisiones autónoma. En esta línea, potencia una formación práctica, superando los modelos de enseñanza-aprendizaje cerrados y puramente academicistas.

El uso de la prensa como medio de aprendizaje en la formación de base de adultos facilita la reorganización del conocimiento de que dispone el adulto y propicia la generación del nuevo de modo globalizado, lo que resulta beneficioso para su desarrollo integral. Presenta una utilidad limitada como medio de aprendizaje en la formación de personas adultas de cara la obtención de la titulación de base y de su incorporación, mejora o ascenso laboral.

La integración de la prensa como medio de aprendizaje en el currículum de la formación de personas adultas, continúa suponiendo en la actualidad una forma novedosa y excepcional de aproximarse a la misma. Ello genera nuevos problemas de estudio

Referencias

BARTOLOMÉ, D. y SEVILLANO, M.L. (1991): Enseñanza y aprendizaje con medios en la reforma. Madrid, Sanz y Torres.

GUILLAMET, J. (1993): Conocer la prensa. México, Gili.

JURADO, J. y GILABERT, L. (1994): El taller de prensa en tu clase. Barcelona, Octaedro.

LÓPEZ CUBINO, R. (1997): La prensa en la escuela. Orientaciones didácticas para su utilización. Madrid, Escuela Española.

MARÍN, R. (1991): «Prólogo», en BARTOLOMÉ, B. y SEVILLANO, M.L. (Ed.): Enseñanza-aprendizaje con los medios de comunicación en la reforma. Madrid, Sanz y Torres; 9-11.

RICOY, M.C. (2002): «La educación de adultos y el uso didáctico de la prensa», en Comunicar, 19; 184-191.

RICOY, M.C. (2003): «Los medios de comunicación de la red: su uso como recursos de enseñanza-aprendizaje», en CARIOCA, V. y ALMEIDA, C. (Coords.): Actas do 1º encontro ibérico de TIC. Beja, Fundação Gulbenkian; 1-9.

ROTGER, B. y ROQUE, J.M. (1987): Cómo leer la prensa escrita. Madrid, Escuela Española.

SEVILLANO, M.L. (2001): «Los medios en la enseñanza-aprendizaje », en SEPÚLVEDA, F. y RAJADELL, N. (Coords.): Didáctica general para psicopedagogos. Madrid, UNED; 317-347.

SEVILLANO, M.L. (Coord.) (2004): Evaluación de programas culturales-formativos de la televisión pública. Madrid, Dykinson.

SEVILLANO, M.L. y BARTOLOMÉ, D. (1995): Enseñar y aprender con la prensa. Madrid, CCS.

VALLÉS, J. (1991): La prensa. Madrid, Alhambra.