Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 25: Televisión de calidad (Vol. 13 - 2005)

La hibridación de géneros y la crisis de la calidad televisiva: consejos audiovisuales en el panorama televisivo

Hybridization of genres and crisis in the quality of television: the role of audiovisual councils present television

https://doi.org/10.3916/C25-2005-131

Maite Ribés-Alegría

Abstract

La hipótesis que señaló Postman en 1985 en la que afirmaba que «la televisión reduce cualquier tipo de contenidos a un común denominador: la cultura del entretenimiento» parece haberse confirmado. Así, aquella televisión que nació como servicio público, es decir, que defendía la producción y emisión de una programación, integrada por programas diversificados en todo tipo de géneros, con el fin de atender las necesidades democráticas, sociales y culturales del conjunto de los ciudadanos, parece haber olvidado sus funciones reduciéndolas a la espectacularización y, por tanto, al entretenimiento. La televisión ha sufrido cambios importantes en su parrilla de programación. Así, se ha diluido la frontera entre el género informativo y el espectáculo, surgiendo nuevos géneros cuya clasificación se sitúa entre la información, el entretenimiento y el espectáculo, a los que Prado et al. (1999) han pasado a designar como subgéneros del Info-Show. Hoy en día subgéneros del info-show, tales como el periodismo satírico, el reality game, el periodismo de entretenimiento, etc. que se traducen en programas como «Gran Hermano», «La Casa de tu vida», «Crónicas Marcianas», «Homo Zapping», etc., son verdaderos fenómenos televisivos. ¿Representan este tipo de programas a todos los géneros? ¿Fomentan la cohesión social? ¿Responden a una televisión de calidad? A través de la presente comunicación se pretende constatar la inoperatividad del Estado ante esta cuestión y la necesidad de la creación de organismos independientes que promuevan, de forma no coercitiva, la autorregulación de los contenidos audiovisuales. Pensamos que este trabajo sólo puede ser desempeñado por los Consejos Audiovisuales, ya que únicamente una entidad independiente y plural puede adoptar decisiones socialmente legitimadas en materia de contenidos. Esta es una realidad que ya se empieza a dar en algunas Comunidades Autónomas (como Cataluña, Navarra o Madrid), pero que tiene pendiente su desarrollo en el ámbito estatal y en algunas zonas del territorio español como en la Comunidad Valenciana. Por todo ello, consideramos oportuno observar su trayectoria y descubrir sus principales funciones, en especial en el caso de Cataluña, donde opera el «Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC)» desde el año 2000, examinando su grado de eficiencia en estos últimos años y su incidencia en la mejora de la calidad de la oferta televisiva.

Today, the process by which professionals select and consider the quality of programmes is very easy: they estimate the size of the audience and if a programme has a high audience, it means that it is good. This is a simple rule that makes that all the televisions offer low-quality contents. Many authors prove this fact in their studies and they complain about the poor quality of programmes that are broadcast in all channels. Moreover, they ask for the creation of an institution that regulates this situation because they consider that the action of the government and its regulations are not enough to guarantee the quality of television. Because of these reasons, this study expects to reflect the need to create an independent institution that regulates the operation of television to ensure and guarantee its quality and to keep it working as a public service. We would also like to show that a good solution is the creation of audiovisual councils. To prove it, this paper will first focus on the Catalonia Broadcasting Council and its functions and will then deal with the need of a state audiovisual council.

Keywords

Servicio público, neotelevisión, hibridación de géneros, consejos audiovisuales

Public service, neotelevision, hybridization of genres, audiovisual councils

Archivo PDF español

Son muchas las leyes que regulan el sistema televisivo en España y pocas las televisiones que las cumplen. Así, a pesar de que en España la televisión cuenta con más de cinco leyes, con numerosas derogaciones y modificaciones parciales e incluso con aplicación de normativa europea, en nuestras televisiones parece imperar el caos y la libertad total. Este estado de libertad les permite llevar a cabo prácticas programáticas poco ortodoxas con el único objetivo de conseguir la máxima audiencia, puesto que de ella dependen los ingresos publicitarios y de éstos su supervivencia, olvidando todas ellas su función esencial como servicio público.

En la década de los 90 aparecen las televisiones privadas y se pone fin al monopolio de Televisión Española, con ello se produce un aumento considerable de la competencia entre televisiones que repercutirá en una dura lucha por conseguir, a través de los contenidos, los índices de audiencia más altos. Este hecho afectará de manera directa a nuestras parrillas de programación que pronto se llenarán de programas y formatos en los que predomina la espectacularización y el entretenimiento, en detrimento de otros programas con funciones informativas y educativas, que contaban con menores índices de audiencia. Por otro lado, las prácticas de contraprogamación o desprogramación (técnicas consistentes en modificar la programación sin ningún aviso) se convierten en habituales, la publicidad supera con creces los tiempos permitidos, las televisiones públicas son acusadas de partidismo y la programación deja de estar integrada por programas diversificados en todo tipo de géneros para dar únicamente paso a la info-show, un macrogénero resultante de la espectacularización de la información. Por tanto, los índices de audiencia se convierten en los verdaderos órganos decisorios de los contenidos de los medios haciendo incluso que la información se someta a criterios de rentabilidad directa al igual que lo hacen los contenidos de entretenimiento.

En nuestra televisión, la realidad cotidiana se ficcionaliza y aparece reflejada en docudramas y reality shows. Es decir, se diluyen las fronteras entre el género informativo y el de ficción y surgen subgéneros cuya clasificación se sitúa entre la información, el entretenimiento y el espectáculo. Prado y otros autores han pasado a denominar estos programas como info-show y nos dice: «el info-show es un macrogénero resultante de la hibridación entre formatos del macrogénero información y otros del macrogénero ficción y los demás macrogéneros del entretenimiento como el concurso y el show».

El info-show, junto a las series de ficción tipo Los Serrano o Aquí no hay quién viva y los deportes (fútbol principalmente), se ha convertido en el verdadero protagonista de nuestras parrillas y ha derivado en subgéneros como el reality-game, el pseudoperiodismo satírico o el periodismo de entretenimiento basado en hechos reales. Todos estos programas sitúan la información y el entretenimiento en el mismo plano. Así, un relatiy-game como podría ser Gran Hermano o La Casa de tu Vida, se limita a crear un entorno de ficción en el que conviven durante unos meses varios concursantes y el programa se limita a mostrar la vida de éstos dentro de ese mundo «irreal» para luego discutirla en un espacio de debate. Es decir, estos programas buscan el espectáculo y convierten en información algo que previamente no lo era. Por otro lado, programas como Pecado Original, Zapping o Caiga Quién Caiga ganan posiciones. Éstos son programas en los que se tratan temas de actualidad de forma desenfadada o irónica y se corresponderían con lo que se ha pasado a designar como pseudoperiodismo satírico. También tenemos entretenimiento basado en hechos reales. Así, los programas de sucesos tienden a recrear la situación en la que sucedieron los hechos para que la información sea más comprensible. Sin embargo, lejos de este objetivo considero que lo que persiguen con la recreación de la situación no es la comprensión, sino hacer el programa más dinámico para que a su vez genere mayor intriga. Ejemplos de este tipo serían Gente TV o A media hora. Por último, otro subgénero que parece estar en auge es el periodismo de entretenimiento, así programas como A corazón abierto o TNT, en los que se investigan temas de actualidad (drogas, cirugía estética…) a veces incluso con cámara oculta, parecen contar con unos buenos índices de audiencia. ¿Fomentan este tipo de géneros la cohesión?, ¿son representativos de todos los géneros?

El verdadero problema no radica en la existencia de estos programas que algunos han pasado a catalogar como telebasura, ya que consideran que atacan los patrones de buen gusto, sino en la ausencia o desaparición de otro tipo de formatos y géneros con mayor vocación cultural, y en la homogeneización de la oferta programática, puesto que, todos estos hechos repercuten en un descenso de la calidad de la oferta televisiva y por tanto, de la calidad del medio.

Ante este grave problema –y digo grave porque no debemos olvidar que la televisión es junto a la escuela y la familia uno de los agentes socializadores y juega un papel muy importante en las sociedades democráticas modernas– ya en 1994 el Fiscal General del Estado plantea la posibilidad de que los fiscales viesen algunos programas antes de su emisión, también se plantea la necesidad de crear un Consejo Audiovisual e incluso la falta de calidad en la oferta programática lleva a la Cámara Alta a aprobar en 1995 un Informe sobre contenidos televisivos.

Diez años más tarde, la televisión sigue caracterizándose por la falta una oferta programática informativa y cultural y por algunas prácticas poco éticas, pero parece que nos encontramos en un momento crucial para el sector audiovisual. Así, por un lado a nivel estatal empezamos a darnos cuenta de ello y se plantea la aprobación en el Congreso de la Ley del Audiovisual Nacional que recoge, entre otras, la necesidad de la creación de un Consejo Audiovisual que vele por el buen funcionamiento de las televisiones y por la objetividad y la transparencia de la programación audiovisual y por otro, a nivel autonómico se han producido muchos avances, así, comunidades como Cataluña o Navarra ya cuentan con sus propios Consejos y leyes que regulan el sector audiovisual en esas comunidades y otras comunidades, que permanecían impasibles ante este sector, como Valencia, Galicia o Andalucía (se encuentran en diferentes niveles pero todas ellas defienden la creación de un consejo), empiezan a ser conscientes de la necesidad de potenciar sus respectivos sectores audiovisuales y se encuentran ahora esperando a que los proyectos de Ley sean aprobados.

Cabe resaltar la importancia de estos consejos, además de porque garantizan el cumplimiento de la normativa reguladora de la programación y la publicidad o que velan por la neutralidad informativa, el pluralismo político, etc., por la importancia que van a cobrar a corto-medio plazo en las comunidades que ya cuentan con esta entidad, ya que a nivel autonómico van a ser los encargados de administrar todo el tema de las concesiones con la llegada de la televisión digital terrestre.

2. Los Consejos Audiovisuales

Nos encontramos en un momento de incertidumbre para el sector audiovisual. Así, por un lado, el apagón analógico está previsto para el 2010, y estamos a las puertas, o ya en el umbral, de una migración digital que multiplicará de manera considerable la oferta televisiva. Por otro, seguimos sin cumplir buena parte de la legislación audiovisual. Y por último, somos unos de los pocos países europeos que seguimos sin contar sin un Consejo Audiovisual de ámbito estatal.

Ante esta desorganización es necesaria una entidad independiente y comprometida, que pueda adoptar decisiones socialmente legitimadas en materia de contenidos y se considera que al igual que el resto de países europeos este trabajo debería ser desempeñado por los Consejos Audiovisuales. Ellos son los que deberían poner orden ante este caos y que velar por el cumplimiento de la legislación.

2.1. ¿Qué es un Consejo? ¿Cuáles son sus funciones?

Los Consejos Audiovisuales son una entidad independiente que se encarga de velar por el buen funcionamiento del sector audiovisual y que representan en algunos casos la verdadera autorregulación en esta materia. Así, siempre y cuando actúen correctamente, estas entidades garantizan no sólo la adecuada competencia entre oferentes, sino también la defensa de los espectadores y de los ciudadanos en general.

Un consejo puede asumir diversas y variadas funciones, entre ellas:

Asesorar al Gobierno en materias relacionadas con la legislación audiovisual.

Vigilar el cumplimiento de las televisiones de la legislación actual en materia televisiva.

Asumir una capacidad sancionadora para poder amonestar a las cadenas que incumplan con la normativa vigente.

Administrar las concesiones de televisión digital terrestre.

Elaborar informes periódicos sobre la actividad televisiva: cuadernos, informes, revistas, estudios, etc.

Recoger demandas quejas de los telespectadores.

La creación de un Consejo Superior no es una demanda nueva, sino que es una exigencia contemplada en España desde hace más de tres legislaturas, es decir, desde hace aproximadamente unos 15 años. Cronológicamente distinguimos:

Legislatura 92-96: La Comisión sobre los Contenidos Televisivos se puso en contacto con un amplio número de profesionales y académicos que aconsejaron la necesaria creación de un Consejo para poder acabar con los problemas de la televisión. La citada legislatura terminó sin la creación del Consejo.

Legislatura 96-2000: Esta legislatura transcurrió también sin que se lograra la creación del citado Consejo. Diversos grupos presentaron propuestas para la creación de dicho consejo, pero se preocupan más por la Comisión del mercado de las Telecomunicaciones.

Legislatura 2000-2004: En esta legislatura no se habla de la creación del Consejo.

Legislatura 2004-2008: Con el cambio de partido en el gobierno se vuelve a proponer la creación del Consejo y la modificación de la Ley del audiovisual. La propuesta ha sido realizada el primer año de legislatura y las declaraciones de María Fernández de la Vega, Vicepresidenta del Ejecutivo y del ministro de Industria José Montilla nos conducen a pensar que en ésta legislatura se llevará a cabo la reforma del sector audiovisual, la reforma del ente público y la creación del Consejo. Además esta reforma se hace más necesaria que nunca porque nuestro modelo televisivo va a cambiar radicalmente con la llegada de la TDT.

La creación de estos consejos es muy importante puesto que, no debemos olvidar que el sector audiovisual es un sector de gran importancia para el desarrollo cultural, político y económico de la sociedad. Por tanto, un fallo en este gran motor puede suponer problemas importantes para la sociedad.

Como se ha citado anteriormente, estatalmente no contamos con un Consejo Audiovisual, pero el gobierno, consciente de la legislación obsoleta y dispersa que regula el sector audiovisual en España, propuso en junio de este mimo año un Plan de Reforma del Sector Audiovisual que contiene tres leyes y dos Reales Decretos que modifican el Plan Técnico Nacional de Televisión Digital y el Plan Técnico Nacional de la Televisión Privada.

Las leyes que quedan recogidas en este Plan de Reforma del Sector Audiovisual son:

Ley de Servicio Público de Radio y Televisión de Titularidad Estatal: Con esta ley se pretende conseguir que los medios ejerzan sus funciones de servicio público.

Ley General Audiovisual: Intenta aportar un marco jurídico adecuado a la nueva situación que se va a generar en el sector (multiplicación de canales con la llegada de la TDT).

Ley de la Creación del Consejo Estatal de los Medios Audiovisuales: Esta ley viene a cubrir un papel que hasta ahora era realizado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, y que persigue el buen funcionamiento del sector a través de una entidad independiente y con amplias competencias.

En el ámbito autonómico sí que contamos con entidades homologables. Así, la progresiva creación de Consejos Audiovisuales a escala autonómica contrasta con la despreocupación que parece haberpredominado en el ámbito estatal.

A continuación se expondrá el caso de Cataluña, por ser este el Consejo Audiovisual de referencia para el resto de comunidades, para luego observar que está sucediendo en la Comunidad Valenciana, pero primero se considera importante citar la situación actual de los Consejos Audiovisuales en España.

2.2. Situación actual y regulación jurídica de los Consejos Audiovisuales en España

Junta de Andalucía. Consejo Audiovisual de Andalucía:

Ley 1/2004, de 17 de diciembre, de creación del Consejo Audiovisual de Andalucía. Publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, núm. 254 (30 de diciembre de 2004). Pendiente del nombramiento de miembros y de su puesta efectiva en funcionamiento.

Cataluña. Consejo del Audiovisual de Cataluña:

Ley 2/2000, de 4 de mayo, del Consejo del Audiovisual de Cataluña.

Actualmente se encuentra en debate y trámite parlamentario (en comisión) la elaboración de una Ley del Audiovisual de Cataluña.

Galicia. Consejo Asesor de Telecomunicaciones y Audiovisual de Galicia:

Ley 6/1999, de 1 de septiembre, del audiovisual de Galicia (Diario Oficial de Galicia, núm. 174).

Orden de 17 de noviembre de 1999 por la que se aprueba el Reglamento de funcionamiento del Consejo Asesor de Telecomunicaciones y Audiovisual de Galicia

Decreto 276/1999, de 31 de octubre, por la que se regula la composición y las funciones de Consejo Asesor de Telecomunicaciones y Audiovisual de Galicia (Diario Oficial de Galicia, núm. 211, 2 de noviembre de 1999).

Comunidad de Madrid. Consejo Audiovisual de la Comunidad de Madrid:

Ley 2/2001, de 18 de abril, de Contenidos Audiovisuales y Servicios Adicionales.

Navarra. Consejo Audiovisual de Navarra:

Ley Foral 18/2001, del 5 de julio, por la que se regula la actividad audiovisual en Navarra y se crea el Consejo Audiovisual de Navarra.

Comunidad Valenciana:

Trámite legislativo en curso para la promulgación de una ley valenciana del audiovisual que incluye la creación de un consejo audiovisual valenciano.Estado español:

Debate y trámite legislativo en curso para la creación de un consejo regulador estatal.

3. Cataluña se adelanta al futuro: El CAC como modelo a seguir

Cataluña fue la primera comunidad en ser consciente de la necesidad de la creación de un Consejo Audiovisual que regulara el funcionamiento de la televisión, en concreto, y del sector audiovisual, en general. Es decir, apuesta por un instrumento que convirtiese a la radio y la televisión en auténticos medios de información, formación y entretenimiento, por una entidad que velase por la objetividad y la transparencia de la programación. Ello hace que la la Ley 8/1996, de 5 de julio, de regulación de la programación audiovisual distribuida por cable recoja ya la creación del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) como órgano asesor y consultivo del gobierno de la Generalitat que queda derogado por la posterior Ley 2/2000 de 4 de mayo del Consejo Audiovisual de Cataluña que define el nuevo organismo como un órgano independiente con competencias reguladoras y sancionadoras sobre los contenidos del sector audiovisual catalán. Con esta ley el Consejo se configura como un ente público con carácter institucional dotado de personalidad jurídica propio y plena capacidad de obrar tanto en el ámbito público como en el privado.

3.1. ¿Quién conforma el Consell Audiovisual de Cataluña?

El CAC está integrado por diez miembros, nueve de los cuales son elegidos por el Parlamento a propuesta, como mínimo de tres grupos parlamentarios y por una mayoría de dos tercios mientras que el décimo miembro es el presidente, que debe ser elegido por el Gobierno después de escuchar la opinión sobre él de los nueve miembros que ya conforman el Consejo. Por tanto, primero son elegidos los nueve miembros y luego el presidente, puesto que este debe ser aprobado por ellos. Estos miembros ejercen un mandato de 6 años, improrrogables e irrevocables.

3.2. ¿Cuáles son sus funciones y competencias?

La principal función del CAC es garantizar el cumplimiento de las leyes en materia audiovisual. Ello abarca cuestiones relacionadas con:

Protección de la infancia y la adolescencia.

Dignidad humana y principio de libertad.

Velar por el cumplimiento de la legislación sobre publicidad.

Velar por el cumplimiento de la normativa europea (televisión sin fronteras, 1994).

Asegurar el cumplimiento de los principios de pluralismo político, social, religioso y cultural.

Fomentar la lengua y cultura catalanas.

Adjudicación de concesiones para la gestión de emisoras.

Recibir y tramitar quejas de los usuarios.

Poder de sancionar en caso de incumplimiento de normas.

Publicar trabajos e informes sobre el sector audiovisual: Quaderns del CAC, Boletín del CAC, etc.

Este Consejo, por ser el primero en España, ha servido de referente a otras comunidades, así, hacolaborado también en la creación del Consejo de Andalucía y Galicia.

Por tanto, la finalidad del CAC es velar por el respeto de los derechos y libertades, garantizar el cumplimiento de la normativa relativa al audiovisual, especialmente la que regula la programación y la publicidad, y asegurar el cumplimiento de las condiciones de las concesiones y la observancia de la normativa europea y de los tratados internacionales relativos a esta materia. Además, el consejo también tiene por objetivo el velar por el pluralismo político, religioso, social lingüístico y cultural en el conjunto del sistema audiovisual en Cataluña; vela también por la neutralidad y honestidad informativas y preserva el cumplimiento de las normas relativas al uso de la lengua catalana y el impulso del aranés.

4. ¿Qué está pasando en la Comunidad Valenciana?

Al analizar los géneros ausentes o de escasa presencia, podemos ver que Tele 5 no ofrece ninguna noticia vinculada a la Ciencia, y la única aparición de una noticia relacionada con la Educación o los Derechos Humanos se debe a su vínculo con otros sucesos (el suicidio de una joven por acoso escolar y la ejecución de un preso en EE.UU.); mientras que la noticia sobre Vivienda se centra en una Feria Inmobiliaria celebrada en Madrid. También es peculiar la ausencia de noticias sobre baloncesto, un deporte hasta cierto punto popular en España.

Respecto a Antena 3, hay una única noticia de Ciencias (la presentación de un nuevo microscopio con imágenes en 3D), así como de Derechos Humanos y Pobreza, vivienda y desempleo (no consideramos representativo para la valoración de la calidad de un informativo la presencia o ausencia de noticias sobre Vida Social, pues por lo general las cadenas disponen de numerosos programas destinados a glosar este tema). Los temas vinculados a Medioambiente son también escasos, al igual que Deportes: Otros.

En el caso de TVE-1, hay una total ausencia de noticias vinculadas a Educación, Crisis internacionales y refugiados, y Defensa nacional, gastos militares y seguridad; lo cual es bastante significativo: se trata de tres aspectos de la realidad que para nada son abordados por estos informativos. Por otro lado, existe una escasa cobertura de noticias sobre Religión y Manifestaciones y concentraciones, al igual que sobre Vida Social.

En conjunto podemos afirmar que existe una cierta concentración de la información en temas vinculados a los sucesos, lo cual haría pertinente una mejor distribución de los contenidos, para evitar una excesiva saturación al respecto.

1.3. Orden de presentación y bloques

Un informativo de calidad, de acuerdo los criterios presentados, deberá poseer una buena organización, que facilite al espectador su ubicación dentro del programa, y le permita conocer de antemano los contenidos del mismo, así como saber lo que le espera por ver. A este respecto, se debe señalar la ausencia de una separación por secciones en todos los informativos, donde únicamente se distingue la sección de Deportes con una careta, y (en el caso de Tele 5 y Antena 3) El Tiempo. El resto del programa presenta las informaciones sin ubicarlas claramente, y lo que es más, en ocasiones mezclándolas. Así, por ejemplo, en Tele 5, el martes nos encontramos con toda una serie de noticias sobre política nacional, a la que le sigue una breve noticia internacional sobre el conflicto en Irak, para luego, tras una noticia de sucesos (sobre el juicio de un violador), volver a internacional, tras la cual nos encontramos con un par de noticias de economía, entramos de lleno en sucesos, pero éste se ve interrumpido por un fragmento de dos noticias de salud, para luego continuar con sucesos. Finalmente, entramos en la sección de sociedad y cultura, para acabar con deportes y meteorología. Como se ve, una estructura que puede desorientar fácilmente al espectador.

Respecto al uso de sumario e intertítulos, es común usar uno de cada, si bien nos encontramos con diferencias entre los sumarios de los distintos informativos, no sólo en el contenido, sino también en la forma; en Tele 5 es muy breve, dejando muchas noticias sin mencionar (contiene de 4 a 7 noticias, siendo más común este segundo valor), sin embargo los de Antena 3 son mucho más amplios, abarcando de 11 a 14 noticias que luego se desarrollarán. En ellos se incluyen informaciones de todas las secciones (lo cual facilita conocer cuáles van a ser sus contenidos), salvo en el caso de TVE-1, que nunca presenta informaciones de la sección Deportes. En el caso de los intertítulos, se mantiene una estructura casi común, 3 o 4 noticias nada más (que pueden o no haber aparecido en el sumario).

2. Características de la información

2.1. Tipología según la naturaleza de la noticia

A este respecto, una aplicación de los criterios de calidad implicará que la noticia sea recibida con claridad, y que se la trate con suficiente detalle como para que podamos entender correctamente su contenido. Analizando los resultados obtenidos, vemos cómo predominan las noticias simples en las tres cadenas (en Tele 5 suponen un 56,7% del total, mientras que en Antena 3 son un 57,5%, y en TVE-1 el 57,5%). En segundo lugar nos encontramos con las noticias de colorido en Tele 5 (11,7%), de colorido y complementarias en Antena 3 (ambas en un 13,8%), y complementarias en TVE-1 (17%). Ocupando una tercera posición tenemos las noticias de Interés Humano en Tele 5 (11,1%), y de sumario en TVE-1 y Antena 3 (9,4% y 8,8%, respectivamente).

La gran cantidad de noticias simples es algo natural: por un lado son cómodas y sencillas de realizar para la empresa (al permitirle establecer rutinas productivas), a la vez se trata de un tipo de noticia que transmite mucha información, es muy eficaz al respecto. En cuanto a las noticias de colorido (y las de interés humano, en el caso de Tele 5), se tratan de noticias que en muchas ocasiones se centran en aspectos peculiares de la realidad, perdiendo el carácter objetivo siempre exigible a la información, pero permitiendo a la vez distender la tensión en el flujo informativo, proporcionando una mayor proximidad respecto al espectador mediante las anécdotas que presenta, y ayudando a componer el mosaico de la realidad.

Por otro lado, hay que recordar que una información de calidad es una información que desarrolle (dentro de los límites establecidos) la información; por ello es un dato muy positivo que en dos de las cadenas se utilice con cierta frecuencia este formato (en Tele 5 representa un 8,7% de las informaciones en Tele 5, el quinto formato en uso tras el sumario). Para el caso de Tele 5 podemos aducir dos razones:

• En algunos casos, la noticia simple incorpora datos adicionales que hacen innecesarias noticias adicionales (se trata de noticias de gran duración, como la cobertura realizada sobre el atentado de ETA el miércoles). Esto también está presente en las otras dos cadenas.

• En otros, realmente se limitan a informar del hecho, sin dar información adicional. Esto hace que en ocasiones se eche en falta esa información adicional.

2.2. Tipología según el formato de la noticia

Al atender al formato, entendemos que la calidad, tal y como la hemos abordado, se reflejará en el uso, siempre que se pueda, de imágenes de actualidad, evitando la construcción de la noticia con imágenes de archivo, salvo que éstas sean imprescindibles, y en tal caso, identificándolas como tales. A la vez, esta información debe ser lo más comprensible posible, para lo cual puede ayudar el uso de imágenes generadas por ordenador, o reconstrucciones (si bien sin abusar de ellas).

Observando los datos obtenidos, observamos un claro predominio de las noticias ilustradas con imágenes; es un formato que se apoya mucho en el audio, en el texto locutado, pero que es muy utilizado, por lo que al espectador le puede resultar sencillo asimilar su contenido. El recurso a noticias construidas en su práctica totalidad con imágenes de archivo es escaso (el mayor valor es un 11,1% en Tele 5), lo cual habla al favor del deseo de dar nuevas informaciones con cada elemento de la noticia (si bien, como veremos al analizar más en detalle los contenidos, y en especial el uso de imágenes de archivo, están presentes en prácticamente todas las noticias, en muchas ocasiones sin identificarlas como tales).

Por otro lado, encontramos un elevado número de noticias centradas en las citas (con el máximo de Antena 3, con un 23%). Esto puede suponer un cierto peligro para la claridad de la información, ya que al descontextualizar las frases éstas pueden perder su sentido original, y con el nuevo montaje, adquirir uno completamente diferente (algo que se puede ver en algunos ejemplos de noticias deportivas de Antena 3). Además, en el caso de temas políticos o similares, se puede caer en el riesgo de no mostrar todas las visiones de aquello que se esté abordando (en ocasiones esto ocurre en Tele 5, pues al comparar informaciones de esta cadena con la misma ofrecida por Antena 3 o TVE-1, vemos cómo en éstas se presenta una mayor variedad de citas). Luego abordaremos con algo más de detalle el problema de las citas.

2.3. Estructura de las noticias

En este caso, lo pertinente (aquello que se adecua más a los criterios de calidad establecidos) será que se usen todos los recursos existentes, pues cada uno de ellos aporta un elemento diferente a la noticia, enriqueciéndola en su conjunto.

En términos genéricos, todas las cadenas utilizan los diferentes elementos definidos, salvo la presencia del presentador con otro personaje en directo en el plató de informativos (por no ser común este tipo de entrevistas). Respecto al uso de recursos gráficos para facilitar la comprensión de las noticias, éstos son muy abundantes (probablemente gracias a la extensión del uso de nuevas tecnologías), en el caso de Tele 5 nos encontramos con este recurso (ya sea con la voz del presentador o de otro locutor acompañando a las imágenes) en 19 noticias (un 11,1% del total; es bastante representativo), suponiendo el mayor valor de la muestra.

Si analizamos las estructuras por cadenas, en el caso de Tele 5, observamos 3 formulas muy comunes (utilizaremos la notación indicada en el modelo):

• 1-5-6-5-6-5-6-5: el presentador comenta los aspectos esenciales de la noticia, para luego dar paso a un vídeo que desarrolla los contenidos, combinando imágenes grabadas que llevan el audio de un locutor con citas, opiniones, respuestas, etc.

• 1-3-5-6-5-6-5: al igual que la anterior, el presentador comenta los aspectos esenciales de la noticia, pero parte de ellos los da sobre imágenes de la propia noticia, para luego dar paso al vídeo con los contenidos más desarrollados (con igual combinación que el anterior).

• 1-1-3: uno de los presentadores da unos breves apuntes sobre una noticia, y le da paso al otro, que comenta algunos aspectos adicionales de la misma (parte de ellos sobre las imágenes de la propia noticia).

Los dos primeros son comunes a la hora de tratar noticias con una cierta profundidad, mientras que el tercero (llamado en el argot profesional «cola») se suele usar para noticias breves y de escasa importancia. En ocasiones las opiniones y respuestas pueden verse sustituidas por imágenes con sonido directo de los contenidos que aborda la noticia; en ambos casos se trata de recursos veridictorios: si el vídeo con la voz del locutor nos aporta la información, la cita o la imagen de lo ocurrido nos asegura que aquello que se nos ha relatado es cierto. En otras ocasiones, directamente el presentador principal locuta la noticia.

En el caso de Antena 3, nos encontramos exactamente con las mismas estructuras predominantes, si bien es necesario indicar que hay una mayor presencia de citas en sus informativos (cada noticia suele ir acompañada de un par de citas como mínimo), son en muchas ocasiones opiniones recogidas a pie de calle, con las cuales se pretende acercar tanto el espacio como el tema tratado a los espectadores, pero se puede cuestionar, hasta cierto punto, su valor informativo, especialmente en aquellos casos en los que la noticia se convierte en un mosaico de citas (por ejemplo, el sábado una noticia sobre el primer chapuzón en las piscinas municipales, que presenta 6 cortes de citas irrelevantes, que sirven para la narración colorista del redactor pero no aportan nada de información).

2.4. Análisis particulares

Los criterios de calidad no sólo hacen referencia a los contenidos o a la finalidad del producto audiovisual, también deben entenderse como directrices en lo relativo a la calidad técnica de dichos productos, de ahí que consideremos pertinente dedicar una breve mención a este aspecto. En particular, podemos afirmar que la calidad técnica de los informativos analizados es muy alta, sin embargo no se libran de ciertos defectos en la misma. Así, el viernes nos encontramos una noticia en Tele 5, relativa a la feria Ecumene de productos religiosos, donde la imagen se encuentra muy quemada, mientras que el martes, en Antena 3, durante la sección de Deportes (en particular, al abordar las denuncias presentadas por el Levante sobre un posible amaño del partido Deportivo-Mallorca) comienza a fallar el audio, que se llena de ruido, el cual durará hasta el final del informativo, y el lunes, en TVE-1, durante la noticia acerca de las declaraciones de Fernando Savater se produce un «drop» en la imagen (fallo por desgaste en la señal). Se trata de todos modos de fallos muy puntuales, que en algunos casos se repiten en las tres cadenas (error a la hora de introducir un título, balance de blancos mal hechos, fallo de audio en alguna conexión...) y que no afectan a la calidad técnica global del producto.

Como ya mencionamos anteriormente uno de los criterios de calidad utilizados está vinculado a la presencia e identificación de las imágenes de archivo que se utilizan en las diferentes noticias. Aquí se encuentra uno de los puntos más oscuros dentro de la muestra analizada, dado que son escasas las veces en que las imágenes de archivo son identificadas como tales. El uso de la titulación apropiada («imagen de archivo») es escasa, siendo más común la referencia a la fecha en que se produjeron los acontecimientos mostrados (con titulares como «Febrero 2000» o similar). En algunos casos particulares se utiliza directamente el texto leído como referencia para ubicar temporalmente las imágenes (es un recurso común en Tele 5), pero realmente suponen casos puntuales frente a la gran cantidad de imágenes de archivo que son utilizadas sin identificarse como tales, incluso en ocasiones usándolas fuera de su contexto original. En Antena 3, por su parte, ilustran una noticia sobre manifestantes saharaui en Rabat con imágenes de archivo del desierto argelino.

En lo que a la gestualidad se refiere, podemos distinguir dos tendencias: la primera es la de contención y comedimiento en aras de crear una imagen seria de objetividad y rigor. Es el caso de Televisión Española y de Tele 5. La imagen que percibe el espectador es la de un presentador que se limita a trasladar la información puntualmente sin aportarle elementos emotivos o espectacularizantes. Por el contrario, los presentadores de Antena 3 entran de lleno en la segunda tendencia; con una gestualidad (facial sobre todo) más rica y una entonación más variada dan impresión de mayor proximidad y complicidad con el espectador, en detrimento de la seriedad y el rigor: sonríen abiertamente cuando abordan temas de colorido; en el Deporte esto es más visible, no ya en Antena 3, sino también en las otras dos cadenas. El tono es más relajado y distendido lo cual afecta en cierta medida a la percepción de las noticias que presentan.

En lo relativo al uso de las citas, resulta de interés comprobar cómo dependiendo de la cadena el número de las mismas para cubrir una noticia varía sensiblemente, así como la tipología de actores que en ellas se presentan. En el caso de Tele 5 y TVE-1 predominan claramente las citas de autoridad: se suele recurrir a todo tipo de expertos para ilustrar las noticias, y sólo en el caso de que el acontecimiento en cuestión implique a gente de la calle (tales como el atentado de ETA el miércoles, o bien la cobertura realizada de la joven suicidad de Elda, al hablar con los familiares) se recurre a este tipo de actores (si bien es cierto que en ocasiones, para darle una mayor proximidad a la noticia, se recurre a personificarla, por ejemplo en Tele 5 al hablar de un nuevo fármaco para los adictos al tabaco, donde se nos presenta primero a una fumadora y sus experiencias fallidas con otros métodos hasta que finalmente consiguió dejar de fumar). Por contra, en Antena 3 nos encontramos con un enfoque completamente diferente de esta herramienta: constantemente nos encontramos con opiniones de ciudadanos de a pie sobre diferentes temas, lo cual puede atender tanto al deseo de presentar una mayor pluralidad de voces como al interés por presentarse como próximos al ciudadano. Esta pluralidad de voces también se da en muchas de las noticias políticas, donde nos encontramos con referencias a un cierto abanico de partidos, el problema puede surgir aquí del tratamiento que se le da a cada uno de ellos, pues en ocasiones se presentan citas directas de algunos partidos, mientras que a otros se los resume mediante simples citas semánticas. Este factor, si se presenta de forma descontrolada, puede dañar la transparencia de la información que se ofrece, de ahí el cuidado que se debe tener al utilizar este recurso informativo.

Las autocitas son otra constante en los informativos: junto a la inevitable presencia de los distintos cubiletes y paravientos de las emisoras durante las ruedas de prensa y entrevistas en corrillos, muchas informaciones (o detalles en éstas) están claramente orientadas por los intereses de la propia cadena. Como ejemplos podemos poner la presencia de la Fórmula 1 en Tele 5, que posee los derechos en exclusiva de las retransmisiones (de ahí que dedique buena parte de su sección de Deportes a cubrir la evolución del campeonato, mientras que las otras cadenas apenas lo tratan); la mención a los Lunnys en TVE-1 al hablar de la inauguración por parte de los Príncipes de Asturias de la Feria del Libro de Madrid (mencionan que se le regaló a doña Letizia un muñeco de los Lunnys para su bebe, dato que se aporta al pertenecer estos personajes a la propia TVE); o la noticia sobre la compra de Unipublic por parte de Antena 3 en el informativo del jueves de dicha cadena. Clara muestra de que estos contenidos están incluidos por intereses de la cadena es el hecho de que no aparecen en ninguno de las otras cadenas, o si lo hacen se le da escasa relevancia (como el campeonato de tenis de Roland Garros, cubierto únicamente por TVE; o un adelanto del programa 7 Días 7 Noches emitido en los informativos del lunes de Antena 3). La pertinencia de este tipo de informaciones es más que discutible, pues si bien ayudan a diferenciar un informativo de otro, y en ocasiones cubren acontecimientos de amplio interés (es algo común en las retransmisiones deportivas para las que se posee exclusiva), en otros muchos casos no son más que una forma de publicidad (de promoción de imagen de la propia cadena, si se prefiere el matiz) que daña la continuidad y cohesión de los contenidos informativos, y por tanto, empañan la calidad, porque la propia empresa informativa, que en principio no debe ser más que mediadora, se convierte en productora privilegiada de información (privilegiada en tanto que puede asegurarse de la difusión de la información, sea esta de interés para el público en general o no).

Finalmente, se debe señalar la gran difusión de recursos espectacularizantes en los informativos analizados: con frecuencia se recurre al suspense al ocultar algún dato al espectador, alterando el orden lógico de una frase para generar un cierto interés sobre su contenido (por ejemplo, al iniciar una noticia diciendo «Es el responsable del aparato internacional de ETA; esta mañana ha sido detenido en Francia...», para luego identificar a la persona), se utilizan imágenes de gran impacto para iniciar las noticias (tales como los restos de la furgoneta que explotó en el atentado de ETA, o uno de los heridos siendo transportado a una ambulancia), textos que apelan a los sentimientos o emociones, sin resultar informativos («La perversión y la degradación superan los límites conocidos hasta el momento por los investigadores...», al abrir la noticia sobre la red de pederastas desarticulada en España), fondos musicales acompañando a algunas noticias (como la información sobre los linces de Doñana emitida en TVE-1, recopilación de los goles de Eto'o), velocidades inusuales de reproducción (ralentí en unas imágenes de archivo para acompañar unas declaraciones de un consejero del Levante), se juega con el montaje y las diferentes secuencias engarzadas para producir efectos de comicidad (cita de Valery Karpin en una declaración, donde al hablar de su retirada menciona que se acuerda de su familia en Estonia, especialmente de su madre; a esto le sigue la voz del locutor comentando «El que seguro que se tuvo que acordar de su madre fue el jugador al que pisó»)... Todos estos recursos, si bien aumentan el reclamo de la noticia, pueden dañar su contenido informativo, convirtiéndola en un mero reclamo visual desprovisto de auténtico interés. Este es otro de los aspectos más criticables en la muestra, dado que se sacrifica calidad informativa por espectáculo audiovisual, vaciando de contenido la noticia. El uso de estos recursos debe limitarse a noticias de escasa trascendencia, las comentadas anécdotas que ayuden a dinamizar el mosaico de la realidad (y que, como ya hemos comentado, también tienen su lugar en los informativos).

3. Observaciones sobre su contenido

3.1. Criterio de selección de la noticia

A este respecto, nos encontramos con un gran predominio del criterio de Actualidad a la hora de incluir la noticia en el informativo (por ejemplo, en Antena 3 supone el criterio para 90 de las 181 noticias analizadas, cerca del 50% de las mismas). Junto a este criterio, llama la atención la elevada presencia de noticias incluidas por su posibilidad de Desarrollo futuro (en Tele 5 son 19 de las 171, un 11,1%, porcentaje sólo superado por el criterio de Actualidad, que supone el 43,3% del total, con 74 noticias). Ambos datos son de gran interés a la hora de valorar la calidad de los informativos, ya que deben informar al espectador de su entorno (lo cual se cubre con el criterio de Actualidad), pero no se deben cegar por el deseo de inmediatez, las noticias seleccionadas deben contener toda una serie de rasgos que las conviertan en fuente de interés para el ciudadano no sólo en ese momento, sino también con proyección para el futuro (que más adelante puedan tener una mayor relevancia). El siguiente criterio en presencia (en el conjunto de las cadenas), la novedad (representa algo más del 10% en las tres cadenas) puede resultar algo engañoso, ya que en principio se desvía hacia algo que resulte llamativo, que no haya ocurrido antes y que por tanto sea de interés. Algunas noticias cubiertas por este criterio (como el desarrollo de un nuevo microscopio 3D) tienen contenidos de interés para el espectador, pero otras pueden acabar derivando en simple espectacularidad, criterio que también tiene una fuerte presencia en los informativos (supone cerca de un 7% del total de las noticias), al igual que otro criterio más que discutible, el propio interés de la cadena como empresa informativa. En ocasiones aparece también combinado con otros criterios (por ejemplo, la cobertura intensiva que Tele 5 realiza de Mundial de F1 se debe a que tiene en exclusiva los derechos de emisión, luego con su promoción favorece la de la cadena), pero en ciertos casos nos encontramos con noticias exclusivamente concebidas con este criterio, encontrándonos los mayores porcentajes en Antena 3, con cerca de un 16% dentro de su oferta informativa, con todas las implicaciones que hemos comentado acerca de las autocitas.

Como último dato de interés, comentar cómo el propio planteamiento de las cadenas se ve con cierta claridad al analizar estos criterios, por ejemplo cuando comparamos los valores relativos a Utilidad e Interés general: mientras que en TVE-1 predominan las noticias de interés general (24 de las 212, lo cual supone un 11,3%, frente a 5 noticias de Utilidad, apenas un 2,3%), estos porcentajes se disparan en Antena 3, donde las noticias de Utilidad suponen un 12,3% y las de Interés general un 6%. Tele 5, por su parte, mantiene valores intermedios en ambos casos.

3.2. Diversidad cultural y de género de la muestra

Si consideramos la relación entre noticias nacionales e internacionales, nos encontramos con un total de 383 noticias que tratan temas de ámbito nacional, frente a 181 que tratan noticias internacionales (67,9% y 32,1%, respectivamente), lo cual muestra un predominio del ámbito nacional sobre el internacional. De todos modos, esta división debe ser matizada, ya que mientras que las noticias nacionales abarcan diferentes géneros, las internacionales se concentran en su práctica totalidad en 5 de ellos: Delitos y juicios, Accidentes y tragedias, y las tres modalidades de Deporte. Puede verse así que la representación que se da de los ámbitos externos es bastante fragmentad; únicamente al hablar de temas como las ayudas económicas de la Unión Europea se abordan aspectos políticos. Esto da una visión deforme de la realidad a los espectadores, que sólo contemplan los espacios extranjeros como lugares de peligro.

Por otro lado, si consideramos la tipología de actores presentes en la muestra y su clase social, vemos que por lo general son figuras de poder y expertos, a los que se les cede la palabra para que ilustren alguna noticia, o bien por ser ellos la fuente de la noticia (destaca sobre todo la presencia de políticos de las distintas formaciones, con una cierta diferencia del PSOE frente a otros partidos, si bien los diferentes representantes políticos del País Vasco tienen una presencia mucho más fuerte que la de los de cualquier otra Comunidad Autónoma; otra presencia relevante es la de representantes de los distintos cuerpos de seguridad nacional).

A la hora de analizar la representación de género y clase social, obviamente hay que tener en cuenta que no se puede exigir que aparezca un cierto porcentaje fijo de personas de cada género, dado que la noticia, cuando se produce, tendrá unos protagonistas específicos, y serán estos los actores relevantes. De todos modos, y tal y como ya reflejaban otros estudios 2, es significativa la presencia de actores masculinos pertenecientes a clases sociales alta o media-alta, con importante representación profesional, mientras que la representación profesional femenina es mucho más escasa (como detalle, podemos señalar que al tratar la votación para la presidencia del Parlamento Vasco, que finalmente recayó en Izaskun Bilbao, las informaciones se centran más en la reacción de Atutxa que en la propia Bilbao, concediéndole a éste la aparición como citado directo). Semejante problema se presenta con la representación de las minorías, que apenas aparecen mencionadas (salvo como culpables de algunos delitos, como la detención de marroquíes vinculados a los atentados de 11 M).

Estos datos deben tenerse en cuenta, pues pueden contribuir a que se dé una imagen claramente distorsionada y estereotipada (mujeres en roles pasivos y de escasa relevancia profesional, extranjeros como amenaza a la seguridad del país, etc.) de nuestro entorno; no obstante se debe reconocer también el esfuerzo realizado en algunos casos particulares por dar a conocer y denunciar estas desigualdades, como la noticia de Tele 5 sobre una jugadora de balonmano excluida de participar con su equipo en una competición nacional por ser mujer.

3.3. Claridad expositiva de la información

De acuerdo a los datos recogidos, por un lado nos encontramos con una estructura de la noticia (en cuanto a la organización de los contenidos y recursos) claramente orientada a facilitar su comprensión: se ilustran abundantemente las informaciones que se dan, se recurre (sin abusar) a gráficas, imágenes generadas por ordenador y, en algunos casos, reconstrucciones para facilitar la asimilación de los diferentes aspectos de una información; pero por el otro el uso de ciertos recursos propios del discurso espectacularizante, así como una mala utilización de las imágenes de archivo, pueden enturbiar esta comprensión.

A esto debemos añadir que, si bien cada noticia, considerada individualmente, goza de una estructura bien organizada, en la que cada uno de sus elementos aporta información (son muy escasos los datos de contradicciones en los datos o de fragmentos poco comprensibles, como ejemplo peculiar podríamos señalar la cobertura en Antena 3 de la polémica sobre la broma de Carod-Rovira sujetando una corona de espinas sobre su cabeza en una visita a Israel; donde añaden una réplica suya, «todos sabemos lo que pensamos, y si hay alguien que no lo entienda, que estudie... o aprenda...», que aporta poco a la información, de hecho parece sacada de contexto al no comprenderse con claridad lo que se quiere decir), si se analiza el informativo como unidad nos encontramos con una cierta aleatoriedad en su organización interna, lo cual dificulta su recepción como un todo: no hay una definición clara en secciones, que ayude a que el espectador sepa qué tono esperar, y se mezclan noticias sin un sentido claro, mas que alternar elementos llamativos que inciten a permanecer atentos a la pantalla. Este ritmo irregular, además, se ve aún más entrecortado por la aparición de algunas noticias cuya pertinencia dentro del informativo es algo discutible (como algunas de las mencionadas autocitas, o ciertas noticias de colorido que se presentan de forma muy sucesiva).

Nos encontramos por tanto con un adecuado tratamiento de la información, entorpecido por la espectacularización a la que se le somete, y por la selección de algunos contenidos.

3.4. Diferenciación entre información y publicidad

Ya hemos abordado este apartado en puntos anteriores, tan solo añadir al comentario sobre la diferenciación el hecho de que las noticias presentadas como autocitas podrían incluirse, hasta cierto punto, dentro del incumplimiento de dicha diferenciación.

Podemos resumir los resultados de la investigación señalando que los informativos analizados presentan una buena calidad en sus aspectos técnicos y de presentación de la noticia (en tanto que elementos utilizados para darla a conocer). Sin embargo, atendiendo a los criterios de calidad planteados, nos encontramos con una serie de problemas derivados principalmente de la espectacularización de los contenidos informativos: la puesta en escena de las informaciones (el discurso) enturbia la transmisión de los contenidos, al utilizar una serie de recursos formales que lo alejan de un discurso claro, conciso y directo, como es de desear en la transmisión de información. Se da simultáneamente una cierta homogeneización de los contenidos presentados, predominando aquellos que en principio poseen una mayor facilidad para su espectacularización: sucesos, accidentes, delitos, etc., llegando a resultar muy artificiales al combinarse contenido dramático con espectacularización en sus formas. Aun así, se siguen cumpliendo otras funciones (como el servicio público, con noticias de utilidad e interés general) que aquellos que califican a los informativos como telebasura consideran por completo desaparecidos. El proceso de espectacularización de los contenidos es, por tanto, el principal mal que aqueja a la muestra analizada.

Notas

1 Para más información, remitimos a: Perales Albert, A. (1998): «El cumplimiento en España de la directiva Televisión sin Fronteras», en FERNÁNDEZ SORIANO, E.: Identidades regionales y locales en la era de la comunicación transnacional, Universidad de Málaga; 105-113.

2 En particular, nos referimos a LÓPEZ DÍEZ, P. (2001): Representación de género en los informativos de radio y televisión. Madrid, IORTV.

Referencias

ALACIO, M. (2001): Historia de la televisión en España. Barcelona, Gedisa.

PALACIO, M. y CONTRERAS, J.M. (2001): La programación de televisión. Madrid, Síntesis.

PÉREZ DE LA SILVA, J. (2000): La televisión ha muerto. La producción audiovisual en la era de internet: la tercera revolución industrial. Barcelona, Gedisa.

PRADO, E. (2003): La espectacularización de la realidad, El Anuario de la Televisión 2003. Madrid, GECA.

PRADO, E.; DELAGADO, M.; GARCÍA, N.; HUERTAS, A.; LARREGOLA, G. y PERONA, J.J. (1999): «El fenómeno Infoshow: la realidad está ahí fuera» enÁrea 5. Revista de Comunicación Audivisual y Publicitaria, 6; 197-210.

V Foro Universitario de Investigación en Comunicación (2004): «La Comunicación nuevos discursos y prespectivias», edición a cargo de Juan Benavides. Madrid, Edipo.