Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 25: Televisión de calidad (Vol. 13 - 2005)

La televisión educativa como estrategia metodológica universitaria

Educative television as a university methodological strategy

https://doi.org/10.3916/C25-2005-161

Julio-José Suárez

Wilmer-Enrique Navas-Montes

Abstract

El siguiente trabajo describe los aspectos más resaltantes de la televisión educativa como una estrategia metodológica que permite que las condiciones de tiempo, espacio, ocupación o edad de los estudiantes no sean factores limitantes para el aprendizaje. Menciona las bondades de la televisión como medio de comunicación de gran penetración y que involucrando imágenes, sonido y movimiento capta rápidamente la atención del público, siendo un medio ideal para llegar a todos los estratos sociales de la población. Diserta sobre cómo las tecnologías de información y comunicación han simplificado el uso de esa tecnología televisiva y ha reducido significativamente su costo. Menciona, además, cómo las televisoras educativas se están convirtiendo en un elemento clave del principio de igualdad de oportunidades y de la educación personalizada, alcanzando un auge extraordinario en la última década del siglo XX y perfilándose como una de las formas principales de aprendizaje en el siglo XXI. Este trabajo analiza la educación por medio de la televisión, siendo la modalidad educativa que más se aproxima a los principios fundamentales de: educación para todos sin distinción de nacionalidad, raza o condición social, educación personalizada a través de materiales y tutorías, educación para aprender a aprender; educación para toda la vida, valiéndose a su vez del desarrollo tecnológico como parte misma de la evolución del hombre en este milenio. Así mismo, reflexiona sobre la televisión como medio masivo de comunicación, que ha sido utilizada a través de los años como una herramienta para la educación a distancia. Señala que la televisión educativa en las universidades puede servir para la obtención y producción de aprendizaje, logrando que la enseñanza mejore, permitiendo la formación y profesionalización óptima del estudiante, así como la actualización y capacitación de su personal. En este trabajo se examina la participación de las universidades en la construcción de una manera distinta de hacer televisión de calidad, que le permita a sus estudiantes crecer integralmente dentro del modelo sociedad-medios de comunicación, ya que no sólo son participantes en el desarrollo de la nación, sino también protagonistas de cambios en todos los ámbitos nacionales e internacionales, produciendo conocimiento y generando una actitud diferente ante los problemas que aquejan a los países. Se habla al mismo tiempo, de que las universidades del siglo XXI deben dejar de ser un claustro en donde unos pocos manejen conocimiento y realicen actividades y procesos para el crecimiento en diversos ámbitos del quehacer humano, para convertirse en un centro de discusión que involucre a todas las corrientes del pensamiento humano y a todos los protagonistas de su sociedad hacia la búsqueda de la verdad y de una mejor calidad de vida. El trabajo presentado a continuación toca de igual manera el tema andragógico, no solo en el sentido de relacionarse al periodo de educación superior, sino también a la necesidad de preparar al adulto en un campo laboral que asocie sus estudios universitarios con las condiciones de trabajo que en el futuro tendrá que enfrentar, inculcando en él la responsabilidad como eje principal de su ética profesional. Igualmente se indican las condiciones apropiadas para el aprendizaje durante la etapa adulta y por supuesto a la televisión como estrategia metodológica idónea en la facilitación del proceso. De la misma manera, en este trabajo se cuestiona que las televisoras educativas tienen el objetivo principal de educar, que la televisión educativa se caracteriza por tener una concepción netamente pedagógica; es decir, lo pedagógico no puede estar por debajo de lo televisivo, lo político, lo noticioso o la imagen corporativa de una universidad. Alude a que la educación no debe ser vista como un negocio, debe ser un servicio a la humanidad, un compromiso con las generaciones futuras y un desafío de lucha contra los antivalores y mediocridades que vende la sociedad actual. Por último, concluye con que la educación debe ser reformulada hacia los beneficios que ofrecen las nuevas tecnologías, refiriéndose a que los educadores ya no son los poseedores del conocimiento sino moderadores de procesos de aprendizaje.

The universities have the responsibility to prove to the society that there is a different way to produce prime television and to help to their students to grow up into the situation society-mass media. The universities produce knowledge and generate a different attitude to face problems. The universities of this century must be reinvented by their own and not continue being a closed circle where some of them are dealing with the knowledge. The universities must become in a center for discussion in order to find the true and a better way of living, this effort could be by TV programs of different branches of knowledge by specialists in those subjects.

Keywords

Televisión educativa, estrategia metodológica, programas de televisión, medios de comunicación

Educative television, methodological strategy, TV programs, mass media

Archivo PDF español

Una de las funciones principales de las universidades es integrarse con la comunidad, integrar su conocimiento al servicio del pueblo y como solución de los problemas de las comunidades. En América latina los problemas son numerosos y van desde el embarazo precoz, la drogadicción, la desnutrición infantil, la deserción escolar, epidemias, stress y muchos otros hasta la disociación sicótica producida por algunos medios de comunicación. En América Latina los medios de comunicación tienen un amplio poder de penetración y la televisión es el principal medio, un medio poderosísimo que en manos equivocadas puede producir basura televisiva que logra echar por el suelo en cuestión de instantes la formación educativa en principios y valores que cuesta tanto a los educadores formar durante años y años del hecho educativo.

Las televisoras educativas como medios instruccionales permiten formar ciudadanía sin que se sepa que se les está formando, pueden formar a un ciudadano crítico, con una actitud mental que analice su situación y lo libere de la opresión en la que lo ha sumido la ignorancia de la que tanto hablaba Paulo Freire. Pero también puede sembrar antivalores y causar trastornos psicológicos. Se puede sugerir que la proporción del número de horas que una persona dedica a mirar televisión comercial es directamente proporcional a bajos niveles de inteligencia y a rendimiento educativo deficiente. Para algunos gobiernos la televisión ha hecho las veces de coliseo, como era el caso de civilizaciones antiguas en donde la frase común de los lideres era la de darle al pueblo pan y circo, para así tenerlos contentos y de esta manera evitar que percibieran la corrupción y las irregularidades administrativas de sus gestiones.

La educación a distancia juega un papel primordial en ese proceso de formación del ciudadano del siglo XXI, la educación a distancia es hoy en día una estrategia educativa basada en el uso intensivo de las nuevas tecnologías, estructuras operativas flexibles y métodos pedagógicos altamente eficientes en el proceso enseñanza-aprendizaje, que permiten que las condiciones de tiempo, espacio, ocupación o edad de los estudiantes no sean factores limitantes para el aprendizaje.

La televisión por ser un medio de comunicación de gran penetración y que involucra imágenes, sonido y movimiento, es un medio ideal para llegar a todos los estratos sociales de la población. Es muy poco probable que en cualquier hogar por muy humilde que éste sea no exista un aparato de televisión y el avance acelerado de las tecnologías de información y comunicación ha simplificado el uso de esa tecnología y reducido significativamente su costo.

La Televisión como medio de comunicación y aprendizaje se está convirtiendo en elemento clave del principio de igualdad de oportunidades y de la educación personalizada. Las Televisoras Educativas alcanzaron un auge extraordinario en la última década del siglo XX y se perfilan como una de las formas principales de aprendizaje del siglo XXI. Este aumento de la popularidad de las Televisoras Educativas se relaciona funcionalmente con los avances de la informática y las telecomunicaciones.

La Televisión Educativa por su propia estructura y objetivos, brinda un ámbito de aprendizaje único para las personas adultas, ya que pueden aprender aquello que personalmente les interesa y encuentran respuestas a sus propias necesidades.

La Educación por medio de la Televisión, es la modalidad educativa que más se aproxima a los principios fundamentales de: educación para todos sin distinción de nacionalidad, raza o condición social, educación personalizada a través de materiales y tutorías, educación para aprender a aprender; educación para toda la vida, valiéndose a su vez del desarrollo tecnológico como parte misma de la evolución del hombre en este milenio.

La Televisión por ser un medio masivo de comunicación, en cierta forma de fácil acceso, ha sido utilizada a través de los años como una herramienta para la educación a distancia, yen las universidades puede servir para la obtención y producción de aprendizaje, logrando que la enseñanza mejore, permitiendo la formación y profesionalización óptima del estudiante, así como la actualización y capacitación de su personal.

La puesta en marcha de un canal televisivo en cualquier universidad no solo ayuda a mejorar y facilitar el hecho educativo, sino que estimula el crecimiento de las diversas comunidades que hacen vida dentro y fuera de la misma.

Son las propias universidades las que deben mostrar a la sociedad que sí hay una manera distinta de hacer televisión de calidad y que le permita a sus estudiantes crecer integralmente dentro del modelo sociedad-medios de comunicación.

Las Universidades no sólo son participantes en el desarrollo de la nación, sino también protagonistas de cambios en todos los ámbitos nacionales e internacionales aun cuando en algunos casos, son noticia en los medios de comunicación cuando realizan un paro, una marcha, una huelga, o algunos de sus miembros participan en una manifestación violenta que altera el orden público, sin mencionar que en muchas oportunidades la información es manipulada.

Las Universidades producen conocimiento y generan una actitud diferente ante los problemas que aquejan a los países, problemas que atañen a la comunidad que labora en sus espacios, a quienes estudian en sus aulas y a las comunidades que se interrelacionan con la Universidad y sus integrantes.

Las Universidades en el siglo XXI deben dejar de ser un claustro, en donde unos pocos manejen conocimiento y realicen actividades y procesos para el crecimiento en diversos ámbitos del quehacer humano, para convertirse en un centro de discusión que involucre a todas las corrientes del pensamiento humano y a todos los protagonistas de su sociedad hacia la búsqueda de la verdad y de una mejor calidad de vida. Este esfuerzo creador pudiera ser dado a conocer por medio de programas de televisión hecho por especialistas en educación y otras ramas del saber y con la participación de la comunidad intra y extra universitaria.

La educación superior desde hace varios años ha estado tratando de desarrollar con mucho éxito proyectos de televisión educativa como estrategia metodológica para consolidar procesos pedagógicos y el perfeccionamiento del recurso humano de las universidades. Esta incursión de instituciones educativas en el campo de las tecnologías de información y comunicación se debe a la revolución tecnológica y más aún motivado al desarrollo de la Internet, que permiten facilitar el proceso enseñanza-aprendizaje.

La revolución tecnológica ha estado transformando el hecho educativo hasta tal punto que ha modificado hábitos de estudio y maneras de investigar, la evolución ha sido trascendente hacia un modelo innovador de la sociedad del conocimiento. La revolución tecnológica que se vive en la actualidad les ha dado a los alumnos universitariosun rol protagonista en la construcción de su propio conocimiento y en el aporte significativo de su opinión en la elaboración de esquemas psicosociolingüísticos de la realidad. La revolución tecnológica debe estar desde luego acompañada del entorno sociocultural del hombre para así consolidar los valores de respeto y tolerancia en el ciudadano común, en donde la violencia sea un fenómeno social ajeno.

La cultura popular, la identidad cultural y el gentilicio se ven en decadencia por la revolución en el área de tecnologías de información y comunicación, así como la preponderancia de programación extranjera. Las particularidades de modelos anglosajones y de países del primer mundo hacen creer a los teleespectadores iberoamericanos que los recursos profesionales locales no tienen un nivel profesional propicio para realizar ese tipo de trabajos en televisión.

En el campo educativo la televisión puede transportar a un televidente no sólo a regiones apartadas del mundo sin necesidad de salir de la comodidad del hogar, sino que puede transportarlo en el tiempo, incluso puede ubicarlo en una visión paradigmática distinta a la suya. Es en este punto en donde la televisión como medio instruccional tiene un gran poder que no se ha sabido aprovechar en cuanto a la promoción y divulgación de los valores trascendentales del hombre. La televisión como medio instruccional puede formar en corto tiempo una actitud diferente ante los problemas intrínsecos del hombre como ciudadano y miembro de un todo. La televisión puede contribuir a formar una aptitud distinta ante la vida y ante lacircunstancia social en la que se encuentra sumergido el ciudadano común.

Roberto y Ruth, hermanos amigos de Espinete.

Todos ellos eran los personajes que se desarrollaron en la versión española, que incluía las entradillas y secuencias con actores, mientras que las secuencias con los títeres eran importadas de la versión original. En la construcción de las tramas y de las historias se trataba de fomentar los valores de ética y compañerismo, de bondad y amabilidad que eran básicos del programa. Además, cada historia, cada guión, cada uno de los «sketchs» tenía un objetivo educativo clarísimo y muy concreto. Se buscaba el planteamiento de un problema o de un contenido cognitivo y su explicación clara y concreta a través de los personajes y sus historias.

En la educación es clave hacer llegar a los niños la información en los cauces que son asumibles y comprensibles para su edad por eso la educación que puede aportar «Barrio Sésamo» es importante, y se puede desarrollar de forma paralela dentro de un proceso normal de aprendizaje del niño. La técnica de combinación de personajes reales con animaciones, títeres y muñecos se introdujo en el programa al poco tiempo de iniciar sus emisiones y se reveló como magistral a la hora de hacer llegar los conceptos a los niños. Jim Henson supo adaptar sus conocimientos y técnicas aprendidos en el mundo de la publicidad, para encauzarlos en el proyecto de crear un programa legendario, pionero y eterno referente de la televisión educativa.

Sería imperdonable no destacar de nuevo la rápida adaptación del programa al contexto temporal y social en el que se emite, es decir los cambios y retoques que sufre siempre son provocados por un entediemiento nuevo de los conceptos de aprendizaje o de la características propias del país o de la época en el que se produce y emite el programa, esto da lugar a una continua adaptación de formato.

En definitiva podemos definir a la televisión es un instrumento poderoso para el control y educación de las masas y por tanto puede ser usada como metodología educativa y se pueden desarrollar programas de calidad, realizados con criterios pedagógicos como materiales curriculares perfectamente válidos. Si tenemos en cuenta el poder de informar, educar y entretener que tiene las televisiones en nuestras sociedades, sin dudas la agrupación en pocas manos de la producción y difusión de programas plantea un desafío político de primer orden para el funcionamiento de las sociedades. De ahí que hayan surgido numerosas televisiones locales y canales temáticos independientes.

Las televisiones del sector público han ido progresivamente retirando de sus parrillas de programación los espacios educativos dedicados a los niños, en aras de conseguir mayor rentabilidad económica y poder competir con las televisiones del sector privado, que nunca han contemplado la posibilidad de ser un medio educativo, sino tan sólo el flujo neto de “cash". Así en Europa, desde finales de la década de los ochenta, y pese al desarrollo tecnológico, la privatización de parte de las emisoras de televisión pública, la apertura del sector a las empresas comerciales y el aumento de los costes de producción de programas han puesto en crisis el modelo de televisión educativa tradicional. Debemos de tener en cuenta el gran poder socializador de la televisión, donde los niños y adolescentes adoptan y asimilan por imitación los modos de comportamiento y actitudes de adultos no siempre adecuadas a su edad y nivel de madurez. Este hecho se produce por la escasez de programas dedicados a ellos y por un claro interés económico más que social a la hora de diseñar la parrilla.

La realidad que refleja la televisión es una realidad deformada, consumista y estereotipada, que es lo que le conviene a los poderes fácticos de la sociedad (simulacro de realidad). Esto incide de manera directa en todos los consumidores directos de tiempo televisivo, especialmente en los más permeables y menos críticos: los niños (al menos en cuanto a contenido y especialmente el contenido subliminal). Los programas televisivos se ocupan de transmitir modelos de comportamiento que los espectadores reproducen inconscientemente en su vida cotidiana. Numerosos investigadores sobre la materia lo resumen en la siguiente frase: La televisión no educa, pero los niños sí aprenden de ella.

y con la televisión el tiempo que sus importantísimos trabajos no le permiten dedicar a sus hijos. Sin embargo, la diversificación de formas de la recepción televisiva (televisión por satélite, canales temáticos, Internet, etc.) En este apartado podemos diferenciar dos subgrupos:

Programas educativos pensados para la dinámica escolar y las múltiples necesidades curriculares como utilizando como modelo «Barrio Sésamo».

Así ver y hacer ver de manera crítica la televisión debe ser el primer paso hacia una visión crítica de la realidad que nos permita caminar hacia su transformación.

Es importante destacar dos claves de análisis de la programación comercial televisiva para fines pedagógicos como podrían ser la ética y el respeto a las audiencias. En definitiva la televisión trata de vendernos sus productos (programas) bien cobrándolos directamente en el caso de las televisiones de pago o bien mediante la publicidad en el caso de las televisiones en abierto. Por todo ello, todos los miembros de la comunidad educativa, incluida las distintas administraciones públicas, debemos hacer el esfuerzo por ofrecer una educación de calidad basándonos en un uso inteligente y eficaz de los medios audiovisuales como es el modelo del programa «Barrio Sésamo».

«Barrio Sésamo» en España o «Plaza Sésamo» en Latinoamérica, (del inglés «Sesame Street») es un programa educativo de televisión para niños. «Barrio Sésamo» alcanzó millones de telespectadores en todo el mundo. Muchas de las secciones del programa son parodias o copias de otros programas televisivos convencionales.

Se incluyen a lo largo del programa diversos elementos de humor menos infantil para animar a los adultos a ver el programa con los niños, haciéndolo así apto para todas las edades.

El «Barrio Sésamo» es activamente multicultural e intenta incluir roles y personajes de todo tipo, incluyendo discapacitados, jóvenes y mayores y personas de diversas razas. Esto ayuda al programa a cubrir no solamente los objetivos de aprendizaje de diferentes niveles madurativos, sino también las preocupaciones, miedos e intereses de niños y niñas de diferentes edades.

En la educación es clave hacer llegar a los niños la información en los cauces que son asumibles y comprensibles para su edad por eso la educación que puede aportar «Barrio Sésamo» es importante, y se puede desarrollar de forma paralela dentro de un proceso normal de aprendizaje del niño. Jim Henson supo adaptar sus conocimientos y técnicas aprendidos en el mundo de la publicidad, para encauzarlos en el proyecto de crear un programa legendario, pionero y eterno referente de la televisión educativa.

Valoramos como elemento fundamental el desarrollo de una programación televisiva educativa de calidad, donde claramente sean segmentadas las franjas horarias para cada nivel educativo. También debemos aprovechar los múltiples soportes digitales existentes, así como la red de redes (Internet) y la televisión por satélite debido a la gran fragmentación de la unidad familiar (casi cada miembro de la familia tiene su propio televisor).

Proponemos como modelo de televisión educativa de calidad el programa «Barrio Sésamo», desarrollado por un equipo de pedagogos y cuyo fin es educar, aunque haya sido un éxito rotundo de audiencia y de público.

Por todo ello, todos los miembros de la comunidad educativa, incluida las distintas administraciones públicas, debemos hacer el esfuerzo por ofrecer una educación de calidad basándonos en un uso inteligente y eficaz de los medios audiovisuales como es el modelo del programa «Barrio Sésamo».

Referencias

BARTOLOMÉ, A. (1997): Algunos modelos de enseñanza para los nuevos Canales. Barcelona.

BENOIT, M. (2003): Impact of Television and other Media on Children’s Development.México.

CEBRIÁN, M. (1.992): La televisión. Creer para ver. Málaga, Clave.

GOLEMAN, D. (2001): Emotional Intelligence.New York, Bantam Books.

PALMITESTA, R. (2001): La televisión Educativa y los Medios Informáticos. Caracas, Síntesis.