Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 28: La educación en medios en Europa (Vol. 14 - 2007)

La educación en los medios en el Reino Unido

Media education in the UK

https://doi.org/10.3916/C28-2007-03

Cary Bazalgette

Abstract

La educación en los medios se viene desarrollando en el Reino Unido desde hace ya cuarenta años. El proceso histórico del desarrollo de los distintos proyectos que se llevan a cabo está recogido en numerosos documentos y estudios específicos. Este artículo, por tanto, sólo pretende definir y analizar las principales claves del panorama actual y mostrar a los lectores posibles fuentes que contengan información ampliada acerca del tema.

Education about the media has been developing in the UK for at least 40 years. Various accounts of that history can be found elsewhere; this paper will just attempt to sketch out key features of the current scene, and to point readers to sources of more substantial information. Given that I work for the British Film Institute, a key player in this field, there is bound to be some bias in this account towards the BFI’s perspective: my defence is that, as every media educator knows, no account is ever completely unbiased.

Keywords

Educación en medios, proyectos, organismos, formación, futuro

Media education, projects, institutions, training, future

Archivo PDF español

Teniendo en cuenta que trabajo para el British Film Institute (BFI), que desempeña un papel muy importante en el tema que nos ocupa, tengo el deber de asumir y reconocer la influencia que pueda ejercer a lo largo del artículo su perspectiva de cara al asunto. En cualquier caso, mi tesis a defender es que, como todo educador en los medios sabe, no existe estudio alguno imparcial, libre de influencias.

Es imposible comprender el papel y la importancia de la educación en los medios en un país sin antes profundizar en el funcionamiento de su sistema educativo, su sistema de evaluación en la educación formal, las subvenciones que se destinan para el desarrollo de las artes, el aprendizaje de los jóvenes y el «aprendizaje a lo largo de toda la vida» en el ámbito no formal.

El Reino Unido está constituido por cuatro «naciones », cada una con su propio sistema educativo administrado de forma diferente, lo cual entraña una serie de dificultades adicionales.

De este modo, me propongo describir la actividad de la educación en los medios bajo tres grandes apartados: la educación formal para chicos de menos de 16 años (edad máxima para la enseñanza obligatoria); la educación formal para jóvenes de más de 14 años; y la educación informal y permanente. Por otra parte, no haré alusión a la formación profesional para la industria de los medios de comunicación puesto que constituye otro tema importante en sí mismo2.

1. La educación obligatoria en el sistema educativo(hasta 16 años)

La mayoría de los niños del Reino Unido comienzan la escuela a los cuatro años. La enseñanza obligatoria termina a los 16. Inglaterra, con 50 millones de habitantes, tiene establecido un currículum obligatorio a nivel nacional desde 1990. Éste comprende la educación para todos los niños ingleses desde la edad de ingreso escolar hasta los 16 años. Escocia, por su parte, con cinco millones de habitantes, siempre ha tenido su propio sistema educativo, pero a diferencia del existente en Inglaterra, no es estatutario. Irlanda del Norte (1,7 millones de habitantes) y Gales (tres millones) solían seguir el sistema inglés pero en la actualidad están en proceso de desarrollar sistemas propios.

Desde la década de los ochenta, los educadores en los medios en estas cuatro naciones han trabajado por la inclusión de referencias a la educación en los medios en dicho sistema, pero sin apenas éxito. En la actualidad, todos los sistemas educativos comienzan a incluir algunas referencias, normalmente incluyendo los contenidos en asignaturas como inglés, educación cívica o educación social, personal y de la salud, pero aún sin incluir estos contenidos en los exámenes oficiales, ni en los procesos formativos para el profesorado, ni tampoco en las pautas de la inspección escolar3.

Consecuentemente, la educación en los medios ha dependido principalmente del interés y el entusiasmo de los profesores mismos, con el resultado de una puesta en marcha que ha sido mediocre en muchas ocasiones y de calidad variable. Pero en este momento las cosas empiezan a cambiar.

Desde las elecciones generales de 1997, el debate se ha centrado en el funcionamiento de la política de Tony Blair, los principios que ha puesto en práctica el gobierno y los que ha dejado de lado. De cualquier forma, sí se aprecia una política consistente en el ámbito de la reducción de las desigualdades sociales a través de la intervención en la educación, sobre todo de los más pequeños. Bajo el régimen de Thatcher (1979-97), el porcentaje de gente que vivía en la pobreza ascendió del 10% al 21% de la población, y aún hoy no ha conseguido bajar del 19% (entendiendo a las personas con menos del 60% de la renta media)4.

De esta cifra, un gran porcentaje lo conforman familias con niños: 3,4 millones de niños (25% de entre 0-15 años) viven en hogares con ingresos muy por debajo de la media. Los efectos en la educación y, a largo plazo, en la seguridad económica son predecibles: el 40% de los niños británicos que trabajan no logran superar un examen básico a los 16 años, el 25% de ellos abandona la educación a los 16, y casi un 20%, a los 19 años, ni recibe educación, ni está ocupado profesionalmente. En el Reino Unido hay cinco millones de personas con un nivel muy básico de destrezas básicas relacionadas con la lectura y la escritura5. Por esto, nuevas leyes e iniciativas, como «Sure Stara» y «Extended Services », tratan de dar un giro a esta situación mediante la integración de la educación, el cuidado de los niños, la salud y los servicios sociales.

Las cuatro naciones que conforman el Reino Unido están atravesando también un proceso de revisión curricular con el objetivo de evitar el alto índice de abandono escolar entre adolescentes. Esta medida pasa por el desarrollo de modelos antiguos de sistema que se basaban en contenidos prediseñados para las diferentes áreas, con menos rigidez y menos límites en los contenidos de las asignaturas.

El ejemplo del sistema educativo de Irlanda del Norte6 resume lo esencial de un currículum en una sola página. El sistema escocés, por su parte, recoge la expresión de un «currículum para la excelencia», que refleja la visión del ejecutivo escocés en su ideal de transformación de la educación para 2007. Esta propuesta persigue establecer los valores, la finalidad y los principios de la educación en Escocia para los niños de 3 a 18 años. El objetivo es capacitar al niño para el desarrollo de sus habilidades como alumno con garantía de éxito, para desarrollar individuos con autoconfianza, ciudadanos responsables y contribuidores efectivos para la sociedad («A currículo for excellence: the currículum review group», 2004)7.

La modernización dependerá del aumento de la profesionalidad en el ámbito docente así como del impulso que se de en las escuelas para innovar el modo en que conducen su sistema educativo. En este contexto, hay nuevas oportunidades para asegurar que los 12 millones de niños menores de 16 años del Reino Unido puedan tener acceso al menos a un nivel básico de educación en los medios.

El Instituto Británico del Cine (BFI) identificó el concepto de alfabetización mediática en 1999 como una prioridad fundamental en la política educativa del país y, desde entonces ha trabajado para tratar de hacer efectiva la práctica de las propuestas.

El BFI es un organismo cultural responsable del desarrollo de la conciencia y la imagen pública de los medios, sobre todo cine y televisión. Fue fundado por el gobierno británico en 1933, según un edicto real. El gobierno llevó a cabo su fundación a través del Consejo Británico del Cine (UK Film Council, UKFC), que también tiene responsabilidad en la producción de cine en el Reino Unido, así como en la tarea de asegurar la distribución y muestra para desarrollar una mayor audiencia, no sólo dentro del Reino Unido sino también fuera de las fronteras. El Departamento de Educación del BFI ha desempeñado un papel decisivo durante muchos años en el desarrollo estratégico de la educación en los medios del país.

Un factor clave que ha abierto en Inglaterra puertas al desarrollo de los medios en los últimos años ha sido la propuesta de: «National Literacy Strategy». Esta iniciativa, iniciada en 1998, perseguía el aumento de la tasa de alfabetización entre la población de 5 a 14 años, y en sus primeros años se consideró una institución rígida y de baja categoría. Sin embargo, los impulsores de este proyecto contribuyeron positivamente en el plano de la educación y los medios al proponer que existía una clara relación entre la motivación y el desarrollo de destrezas que los niños mostraban hacia los medios y su posterior mejora en el rendimiento. En respuesta, el BFI produjo una serie de DVDs y narró los procesos de creación de los mismos con el fin de distribuirlos por los centros de educación primaria y secundaria en el Reino Unido. La red nacional de directores regionales y consultores locales aprobó estos materiales e impulsó su uso en la escuela.

Así, se vendieron 12.000 copias a las escuelas (hay 33.000 centros en el Reino Unido)8. El BFI trabaja en conjunto con casi el 30% de las autoridades locales de Inglaterra, que han destinado más de un millón de euros a planes de acción para el desarrollo del cine en la escuela. Cada una de estas autoridades locales tiene subdelegaciones del BFI que coordinan y conducen el proceso en sus distintos ámbitos de acción. La mayoría del material se vende a precios asequibles en la escuela, y además se reciben subvenciones por parte de las autoridades locales. La Universidad de Sheffield lleva a cabo en la actualidad un estudio acerca del impacto del proyecto conjunto del BFI con las autoridades locales.

El BFI también ha producido guías para el profesorado con subvenciones del Departamento de Educación (DfES)9; estas guías, junto a otros materiales para la escuela, generan hoy en día cerca de 200.000 descargas en pdf al año. El hecho de ser un material ameno, con la imagen como centro de interés, ha sido determinante para la rápida acogida del material.

El BFI ha insistido en la importancia cultural de la imagen –cine, televisión– en lugar de tratar todo el conjunto mediático a la vez, y ha presentado la educación en los medios como un método para dar impulso a la experiencia y las destrezas de los alumnos y no así como un factor negativo en su desarrollo. Aunque hay actualmente una tendencia clara entre el profesorado por la proyección de cortos para estimular los guiones y la actividad escrita, está ganando terreno la idea de que la imagen ha de ser estudiada en sí misma, con la existencia de enfoques críticos para el análisis y la comprensión.

El BFI afirma que es vital el presentar la educación en los medios como un modo de lograr avances positivos en la educación, y por tanto precisa un lugar importante en el sistema educativo de cualquier país.

Las perspectivas y enfoques críticos crecerán con mayor seguridad ante mayores expectativas hacia el papel de los medios, si se dejan atrás las sombras y dudas acerca de los valores e intenciones alejados de estas propuestas.

El análisis de temas como los estereotipos, el control de los medios y su influencia lleva a un planteamiento acerca de cómo ha de ser producido el contenido mediático y si es posible la existencia de sistemas de distribución alternativos. La educación en los medios no puede consistir simplemente en una línea de resistencia y su patrón de actuación, ha de ir más allá.

El énfasis en el estudio de la imagen también debe ser comprendido desde el propio contexto cultural. El cine tiene mucho menor arraigo en la cultura británica que en muchos otros países europeos, y el sector está casi totalmente dominado por la producción hollywoodiense. El UKFC ha sido creado por el gobierno para tratar de elevar la calidad y el prestigio de la cultura cinematográfica británica, pero el nivel de subvenciones destinado a la producción es bastante más bajo que el de otros países como Francia o los países nórdicos10. Esto significa que, aunque parte del presupuesto del UKFC va directamente al desarrollo de la educación en los medios, casi todos estos fondos se destinan a la imagen, y el resto de medios –prensa, radio, música, Internet y medios digitales– tienen muchos menos recursos.

Otro agente importante en el impulso de la imagen lo constituye «Film Education», una institución ocupada del sector industrial en el plano mediático que proporciona a los centros de forma gratuita el material a través de la Red. También lleva a cabo anualmente la celebración de una semana de proyección gratuita a nivel nacional para los más de 150.000 alumnos del Reino Unido11.

El cine más demandado es en principio el que responde a las líneas más comerciales, pero también se están dando ciertas facilidades para el desarrollo de un cine más alternativo, por ejemplo en Londres, donde se lleva a cabo el lanzamiento de un sistema de descuento con tarjeta y un sitio web donde se anima a los estudiantes mayores de 15 años a asistir al cine. Otros organismo que impulsan la educación en los medios son por ejemplo el «English & Media Centre», que publica material especializado en imagen y medios impresos, funciona a través de cursos y publica periódicamente una revista sobre los medios destinada a los estudiantes de niveles superiores12.

Las nueve agencias regionales de cine de Inglaterra han sido fundadas por el UKFC y tienden a apoyar la implantación de los medios en contextos informales en vez de en escuelas. Trabajan en un ámbito de acción propio y sus niveles y pautas de actuación varían enormemente. La Comisión de Cine y Televisión de Irlanda del Norte (NIFTC)13 y «Scottish Screen», las agencias de cine por sus respectivas naciones, tienen una actuación más directa en el apoyo y el desarrollo del cine en la educación en los medios. El NIFTC ha publicado un artículo titulado «A wider literacy» y ha asegurado la financiación de tres centros creativos de aprendizaje. «Scottish Screen» ha asumido por su parte la financiación de un proyecto escolar en Brechin, Angus14, y está desarrollando una iniciativa similar en Edimburgo. En Gales15, la agencia de cine, cerrada recientemente (Sgrîn Cymru), tenía una política más débil desde la óptica de una educación en los medios, pero financió la creación de «Education Wales», un pequeño organismo que ha generado cursos, eventos y ha publicado interesantes investigaciones.

Las principales barreras para el desarrollo y la sostenibilidad de la educación en los medios en la escuela son, por un lado, en primer lugar, la falta de un claro acuerdo curricular; por otra parte, la falta de coherencia y dirección estratégica desde la mayoría de las agencias que trabajan en el campo, lo cual debilita el impacto del excelente trabajo que se está desempeñando.

Ambas barreras están siendo revisadas ahora, y todos los organismos dependientes del UKFC, incluyendo el mismo BFI, «Film Education» y las agencias, están ahora en proceso de desarrollar una estrategia de mayor coherencia nacional en el plano de la imagen como ejemplo mediático.

Tanto el BFI, como el NIFTC y «Scottish Screen» están en proceso de trabajar con sus respectivos sistemas educativos para tratar de asegurar que la educación en los medios se construye dentro de un sistema revisado. El inconveniente está en que es quizá demasiado pronto para saber si la nueva «Film Agency», que actúa en Gales, logrará desempeñar dicho papel para lograr esa unificación de propósitos y políticas educativas.

2. La educación para los mayores de 14 años

A pesar de que el sistema educativo nacional comprende la enseñanza obligatoria hasta los 16, los jóvenes británicos pueden, en principio, escoger su propio camino después de cumplir 14 años a través de la elección de una serie de asignaturas en las que van a ser evaluados para posteriormente cursar una formación de nivel superior o alcanzar un empleo.

El marco de las calificaciones es complejo porque los jóvenes han de incluir por sistema asignaturas comunes (inglés, matemáticas y ciencias) y el resto de preferencias que tengan en cuanto a otras asignaturas depende de la oferta del centro en cuestión. Hay una gran variedad de asignaturas, tipos y niveles. Esta variedad implica complejidad en el ámbito docente, y aunque se han tratado de solventar algunos problemas, desde 1970 se han añadido además un número de cursos especializados en el estudio del cine, la comunicación y el arte y los medios.

En Escocia e Irlanda del Norte los sistemas de examen están directamente supervisados y administrados por las autoridades estatales. La Autoridad de Calificaciones de Escocia (SQA)16 ofrece varios niveles de Estudios para los medios; en Irlanda del Norte, el Council for Curriculum, Examinations & Assessment (CCEA) ofrece estudios audiovisuales para alumnos de 16-18 años. En Inglaterra, sin embargo, los sistemas de calificación se rigen en función del número de organismos que compiten por proveer a las escuelas de exámenes específicos, y administrarlos y corregirlos.

Este sistema sí está regulado por organismo estatales, responsables de asegurar que los sistemas de evaluación se atienen a los requisitos estándar. En Inglaterra y en Gales se ofrecen seis especialidades en el estudios de los medios en diferentes niveles, y uno en estudios cinematográficos «AS/A2» (para 17-18 años)17. Como este sistema es similar al de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, todos los centros pueden, y lo hacen, adoptar especialidades de otras naciones (excepto Escocia).

Como consecuencia, se están impartiendo cursos de medios de comunicación y cine con una gran acogida y un gran número de solicitantes, aproximadamente 80.000 en 2005 de un total de 1.800.000 jóvenes de entre 16 y 18 años que hay actualmente en el Reino Unido. Esto sólo supone el 4,5% del total del conjunto y, aunque un gran número de jóvenes no participa de exámenes oficiales, estas asignaturas se sitúan entre las diez más populares. La importancia que tienen estas asignaturas para el desarrollo a largo plazo de los medios de comunicación no puede ser juzgada tan sólo en términos numéricos. Su existencia ha dejado de ser idea para ser puesta en práctica.

Es cierto que muchas escuelas aún no ofrecen estas asignaturas, pero las que lo hacen emplean a profesores especialmente formados y cualificados, destinando presupuestos para los recursos y el material necesario.

Todavía hay un gran número de centros en que el apoyo institucional para la enseñanza de los medios continúa siendo escaso, y el estatus y el prestigio de estos cursos de enseñanza en los medios no está aún del todo muy claro. Así, hay también un gran número de padres que aún se muestran reacios ante la idea de que sus hijos cursen estos estudios y que después no les sean debidamente reconocidos por las universidades más destacadas.

Sin embargo, la existencia de exámenes oficiales ha conferido gran prestigio al ámbito de la educación en los medios y este sector, destinado a jóvenes de 14- 18 años, hace la experiencia con los medios bastante sobresaliente.

El Reino Unido tiene un conjunto de profesores con experiencia en el área que dedica un gran esfuerzo al mantenimiento del desarrollo de los medios y a ayudar al alumnado a asimilar conceptos. Hay una evidente prueba de los logros de los alumnos, en relación con los patrones estándar, en relación con la implantación de estos proyectos de integración de los medios en el aula. Desafortunadamente, apenas hay hoy en día posibilidad de fomentar en gran medida la experiencia de estos profesores especializados, y los centros no están siempre abiertos a destinar sueldos especiales. Así, han observado similitudes entre las asignaturas de «Medios de comunicación» y el «Inglés », y de esta manera se ha concluido que cualquier graduado en Inglés estaría capacitado para impartir la otra asignatura. Esto colisiona con el interés de los organismos que quieren asegurar la pluralidad de asignaturas que se ofertan. El factor preocupante es que el porcentaje de aspirantes a los «A Grade Awards» por medios de comunicación es muy bajo (13,6% en el nivel superior, comparado con el 20,7% de Inglés, el 24,3% de Arte y el 34,3% de Francés). Esto puede ser una consecuencia de la falta de confianza por parte del profesorado y del alumnado también.

Un estudiante avanzado puede optar por temas como el estudio de Hollywood, las características del expresionismo alemán, la historia del servicio público de emisión británica, la situación de la comedia como género televisivo, el marketing en la industria musical, el género de las revistas adolescentes… Un aspecto interesante de estos estudios ha sido siempre la importancia de pensar en los medios sistemáticamente, llevando acabo un estudio de las funciones comunes y prácticas considerando el conjunto de los medios de masa del plano actual18. Los cursos se basan en áreas conceptuales que tratan acerca de las instituciones implicadas, el lenguaje, la audiencia, etc. Y precisa del estudiante para iniciar debates teoréticos sobre temas como la hegemonía de los medios, los usos, la narrativa, el realismo y los géneros.

En la mayoría de estos cursos se pide a los estudiantes que respondan a las demandas técnicas y creativas que generan la creación de un producto mediático como una película, una revista o una campaña publicitaria. El contenido de las asignaturas se diseña a lo largo de varios años, pero bajo una fuerte influencia de los tradicionales estudios culturales con el ejemplo de escritores como Raymond Williams y Stuart Hall, así como estudios semióticos y estructurales igualmente. Hay un interés especial por el estudio de las instituciones mediáticas influenciadas originariamente por análisis culturales de tinte marxista que hoy en día son objeto de interés entre los estudiantes porque los adentra en los sistemas de organización y financiación de los medios. La representación es un importante concepto que puede contribuir a enfocar inicialmente las ideas sobre estereotipos e influencias, pero en niveles más profundos capacita a los estudiantes para el estudio de enfoques más complejos y un acercamiento hacia el realismo. Esto se adecua a un número determinado de estudiantes dentro del sector. El resto lo conforman, por ejemplo, aquellos estudiantes que optan por estudios más específicos pero con menos medios, o quieren tener más formación en el ámbito práctico. El reciente desarrollo de las artes cinematográficas contribuye a aumentar la oferta para los estudiantes y en 2005 el gobierno anunció ya otra oleada de reformas en el sistema oficial de exámenes en un intento por reducir la diferencia existente entre el prestigio de las calificaciones académicas y las vocacionales. Se ha puesto en marcha la creación de diplomas que permiten el acceso a una educación superior o directamente al mundo laboral19. Uno de los primeros diplomas en establecerse será el de «Creative & media », y cubrirá 22 sectores de empleo incluyendo cine, televisión, radio, música y publicidad y ensanchará el abanico de posibilidades para los jóvenes en el campo de la educación en los medios. Estos estudios específicos de medios de comunicación y cine se imparten en escuelas y «colleges» de educación superior. En estos últimos se aceptan estudiantes de 16 años en adelante y se ofrece un amplio número de cursos, que tratan todo tipo de contenidos, desde las destrezas más básicas hasta los grados más altos de alfabetización mediática, incluyendo la formación vocacional-profesional20.

Algunos estudiantes prefieren ambientar sus estudios en el panorama adulto de la educación formal para proseguir sus estudios; sin embargo, también se da un amplio sector conformado por estudiantes adultos que deciden retomar sus estudios. Estos alumnos pueden obtener una formación reconocida en forma de créditos y aprobada por la National Open Collage Network (NOCN). Esta oportunidad facilita el acceso de los adultos a la educación y está disponible en 3.000 centros en el Reino Unido21.

El gobierno británico cumple con su función de expansión del sector de la educación superior en el Reino Unido, especialmente mediante el incremento del número de alumnos procedentes de familias con escasos recursos. Este sector de la educación está muy influenciado por la existencia de clases: del 50% de la población ocupada en el sector primario, solo el 18% asiste a la universidad, en comparación con el 48% restante, que se ocupa en otros empleos, y las diferencias aumentan cada vez más22.

En 2004-05, había 2.287.540 estudiantes en las universidades británicas con 633.045 graduados. Debido a que la formación en los medios prolifera en la educación superior de una manera tan veloz, es complicado tener cifras exactas: la Agencia Estadística de Educación Superior afirma que el número total es de 26.685 alumnos estudiantes especializados en «Medios de comunicación»; 46.765 estudian «Comunicación de masas y documentación» y 13.920 «Cine y fotografía», constituyendo un 6,4% del total. Sin embargo, hay módulos de «Medios de comunicación y cine» en el ámbito de las ciencias sociales, arte y lengua, con lo que estimar el total es una tarea prácticamente imposible23. Los medios en sí mismos arrojan a los espectadores cifras alarmantes acerca del volumen de estudiantes que existe, hoy por hoy.

Sin embargo, este volumen de estudiantes y contenidos es bastante heterogéneo y oscila desde el plano más meramente académico hasta el vocacional24, para el cual se precisan ciertas aptitudes propias de cursos más específicos que preparan para el mundo de la industria de los medios. Gran parte de los jóvenes que optan por cursar estos estudios delimitan sus opciones de empleo a partir de las opciones que ofrece el sector industrial de los medios de comunicación Otros, por el contrario, emplean los contenidos adquiridos como una base para estudios posteriores o como complemento para la formación profesional.

3. Educación informal y permanente

Es complicado definir y describir las posibilidades que la educación en los medios ofrece en el Reino Unido fuera de los ámbitos tradicionales (escuela, universidad…). Pero hay un gran abanico de oportunidades para autodidactas, por ejemplo, a través de Internet, librerías, DVDs y a través de los mismos medios, puesto que no hay duda que se aprende de los medios con los propios medios. Por otra parte, las instituciones culturales, como por ejemplo centros de arte, museos, galerías y cines hacen un gran esfuerzo para conceder oportunidades para el aprendizaje de los medios. A veces dirigen sus actuaciones a grandes audiencias, otras veces lo hacen para sectores sociales concretos (niños, jóvenes, mayores, minorías étnicas y grupos con dificultades específicas como adolescentes con problemas o discapacitados).

El Reino Unido tiene una red de 200 cines regionales independientes. Algunos de estos cines han contratado especialistas que se encargan de hacer extensivo el conocimiento de la cultura cinematográfica.

El UKFC ha financiado recientemente programas para la adquisición de material digital avanzado para fomentar el desarrollo del cine creativo y promover la educación en el cine a través de proyecciones guiadas y debates. Una gran parte de estos cines recibe la ayuda de agencias, y constituyen parte del desarrollo de la estrategia educativa en los medios y en el cine y al tiempo ayudan a abrir aún más las posibilidades de acción. El Reino Unido cuenta igualmente con la celebración de numerosos festivales de cine, muchos de ellos dirigidos a niños y jóvenes, todos con algún tipo de programa educativo que han puesto en marcha con el fin de asegurar que el festival ofrece oportunidades para el aprendizaje a través de las proyecciones.

Sin embargo, lo más destacado es la oportunidad de producción que se ofrece de forma especial para niños y jóvenes. En 2001, el BFI realizó una encuesta que identificaba más de 300 proveedores, desde operarios autónomos a grandes talleres de vídeo o centros artísticos con programas específicos de cine y vídeo25. Este estudio aclaró que cerca de 17.000 jóvenes participan anualmente en este tipo de programas. Esta cifra se ha incrementado casi con total seguridad a causa de los numerosos avances en el terreno de la tecnología digital.

Como hemos dicho, las agencias y patrocinadores se encargan de proporcionar fondos para los programas de medios de comunicación; por otra parte, el organismo que se encarga de subvencionar la producción de cine es «First Light»26. Esta iniciativa, parte del UKFC, está destinada a promover la cooperación entre los profesionales del medio con los niños y jóvenes para la creación de cortometrajes de alta calidad27.

Los Consejos de Arte y Cultura también destinan parte de sus fondos a proyectos similares y especialmente a aquéllos dedicados a cine y vídeo. Además, algunos museos y galerías de arte del Reino Unido ofrecen actividades y proyectos relacionados como parte de sus programas educativos. Lo que está claro, por otra parte, es el hecho de que los límites existentes entre los terrenos del arte y los medios de comunicación están cada vez menos definidos ya que cada vez más expertos del mundo del arte trabajan y se vuelcan en el medio digital.

«Creative Partnership» es otra puesta en práctica que merece la pena reseñar: se trata de una iniciativa, también subvencionada por el gobierno, que opera en 36 comunidades y persigue elevar los niveles de creatividad y rendimiento escolar en la escuela, elaborando proyectos conjuntos entre artistas y escuelas, llevando a cabo actividades de aprendizaje y desarrollo de la creatividad con los medios como telón de fondo.

Este sector de producción está plagado de asuntos aún por resolver, como la propiedad artística (si los adultos editan las creaciones ¿hasta qué punto se trata de un trabajo que implica al alumnado?), también dudas en cuanto a los criterios y pautas que se aplican (las producciones finales tienden a estar libres de exámenes críticos, lo cual cuestiona en ocasiones la calidad del producto final), validez y fidelidad a la idea original (en muchas ocasiones los proyectos, que se llevan a cabo en condiciones adversas y con límites de tiempo, hacen que no puedan ser muchos los alumnos que, participando plenamente en el proyecto, puedan desarrollar y perfeccionar sus habilidades); por último, las financiaciones que se conceden para el desarrollo de estos proyectos constituyen un freno para muchos profesionales del mundo de la comunicación, conscientes del material que requiere el proceso de aprendizaje. Los organismos que subvencionan estos proyectos suelen destinar parte de sus fondos a los concursos de producción, con el inconveniente de que se ha generado una tendencia general por apreciar el producto final en lugar de valorar el proceso de creación y la progresión de aprendizaje a largo plazo. Sin embargo, la mayoría de las agencias son conscientes de estos problemas y están buscando formas de solventar estos efectos.

4. El futuro

El desarrollo de la educación en los medios en el Reino Unido vive un momento clave y determinante: cada una de las secciones expuestas incluye las políticas de cambio que se están llevando a cabo en la actualidad. Pero también hay otros factores que pueden considerarse determinantes en la forma en que la educación en los medios se desarrolle en el futuro.

En primer lugar, hay que hablar de una organización de subvención estatal que se responsabiliza específicamente del «aprendizaje de los medios». OFCOM es el nuevo organismo que se encarga de regular la tecnología electrónica: se ocupa de las emisiones de radio e Internet, pero no se centra en la producción de cine o en la prensa28. Su definición de aprendizaje en el ámbito de los medios es abierta y posibilita la inclusión del sector de la industria de los medios con el fin de despertar interés por los medios, por la investigación y por facilitar el acceso de la gente a los medios y la tecnología. Debido a que es un organismo regulador, tiene potestad para guiar la educación en los medios hacia una versión proteccionista que pase por ejemplo por una revisión del contenido que va a ser emitido. Esta visión que ofrece OFCOM del aprendizaje y la educación en los medios no siempre se lleva a cabo en las dimensiones crítica y cultural. Así, el UKFC se unió a BFI, BBC, Channel 4 y Skillset para llevar a cabo una «tarea común de aprendizaje de los medios», cuyo principal logro ha sido proponer en consenso la firma de un estatuto que recoja una serie de pautas que definen qué implica una correcta educación en los medios. Esta propuesta ha sido aceptada por el Consorcio Europeo que ha llevado a cabo el programa «Media-Educ», consistente en la creación de un observatorio «on-line» para la educación en los medios a nivel europeo. Este consorcio, modificado y convertido en el «Charter Steering Group Europeo», ayudó a finalizar el texto y consiguió elaborar el presupuesto destinado para adaptar el sitio web del proyecto «Media-Educ» y renombrarlo «www.euromedialiteracy.eu», que ahora constituye la base de datos de los creadores de la Carta del Reino Unido y otro gran número de países. Esto evidencia la importancia que el documento tiene en el desarrollo de la práctica de la educación en los medios en la actualidad, así como qué tipo de contribución puede hacer OFCOM para aumentar el volumen de fondos destinados a los proyectos y políticas relacionados. También ha colaborado en la creación de la asociación parlamentaria del aprendizaje en los medios, que reúne a más de cincuenta miembros, parlamentarios, con un gran número de organismos a su disposición, y también puede ayudar en las políticas de desarrollo de esta área.

Los cambios que se produzcan en este sentido facilitarán sin duda el acceso general a los medios, la posibilidad de crear con ellos, de desarrollar una verdadera educación en los medios. Estamos ahora mismo en un momento crucial para el desarrollo del acceso «on-line», y cada vez el usuario está más familiarizado con el llamado «software social». Flickr, Wikipedia... se exponen a propietarios resueltos a buscar y mantener posibles fuentes de fondos y subvenciones. Al mismo tiempo, se están desarrollando sorprendentemente los contenidos generados por el propio usuario (user-generated content: UGC), especialmente después de los atentados de Londres del 7 de julio de 2005, punto a partir del cual se ha observado una habilidad creciente para crear y hacer circular el contenido propio. Los propietarios de los archivos mediáticos británicos –incluyendo la BBC, «The Public Record Office», el archivo nacional de cine y televisión del BFI– están abiertos al empleo de servicios digitales para ampliar el acceso a sus colecciones y atraer al público para que desarrolle una actitud crítica ante los medios. Este tipo de material constituye un complemento a todo el material on-line ya existente en el mercado.

Pero las capacidades tecnológicas de la revolución digital no están siempre claras y existen problemas aún por resolver: los factores técnicos y económicos que facilitan el acceso a grandes archivos, el debate por los derechos… Por esto se proponen tres soluciones. En primer lugar, los propietarios de los medios pueden libremente hacer el acceso gratuito y explotable para los usuarios del modo en que quieran. En segundo lugar, la publicación del material en la Red, pero no en forma de descarga, sino de forma que pueda ser visto y escuchado pero no adquirido. En tercer y último lugar, que el material pueda ser adquirido a través de «licencias creativas» que requieran que el usuario se comprometa a no explotarlo comercialmente. Ésta sería la solución a parte de los problemas planteados, más que el desarrollo técnico en sí19. Se trataría de una propuesta para un cambio profundo en la percepción de los medios, su control, su influencia y validez, y desafiaría las normas y límites culturales existentes. Las expectativas para los alumnos, los métodos de enseñanza y el contenido aplicable en los proyectos de formación están aún por definir, comenzando un largo y fascinante proceso de cambio que revolucionará por completo los modelos tradicionales de formación y educación en los medios del siglo XX.

Notas

1 Las tres mejores referencias de la historia de los medios de comunicación en el Reino Unido son, en mi opinión: ALVARADO, M.; GUTCH, R. & WOLLEN, T. (1987): Learning the media. London, Macmillan Education, capítulo 1; 9-38; ALVARADO, M. & BOYD-BARRETT, O. (Eds.) (1992): Media education: an Introduction. London, BFI; part I; 9-186; BUCKINGHAM, D. (2003): Media education: literacy, learning and contemporary culture. Cambridge, Polity Press; 6-17. Mis apreciaciones propias acerca del asunto aparecen en FLOOD, BRICE-HEATH & LAPP (Eds.): Handbook of research in teaching literacy through the communicative and visual arts. Vol. II (forthcoming), Mahwah NJ, Lawrence Erlbaum Associates.

2 Para más información acerca de la formación profesional y la industria de los medios, véase www.skillset.org; Skillset es el Consejo para el Desarrollo y la Supervisión de la Industria Audiovisual (retransmisión, cine, vídeo, medios interactivos y representación de imagen), formado por la industria de los medios y el gobierno conjuntamente.

3 Las actuales directrices (5-14) que siguen los programas en Escocia se encuentran referenciadas en www.ltscotland.org.uk/5to14/- htmlunrevisedguidelines/Pages/englang/main/elng6069.htm. En cuanto al sistema educativo en Gales, éstas son las referencias on-line: http:// old.accac.org.uk/eng/content.php?cID=5 para primaria y http://- old.accac.org.uk/eng/content.php?cID=6 para secundaria.

4 Véase www.statistics.gov.uk/CCI/nugget.asp?ID=333&Pos=2&- ColRank=2&Rank=192.

5 Véase www.dfes.gov.uk/rsgateway/DB/STA/t000657/index.shtml.

6 Véase www.pmbni.org.uk/docs/BigPictureKS1_2.pdf; «media awareness» está incluido en el sistema educativo de Irlanda del Norte en el area «The World Around Us».

7 www.acurriculumforexcellencescotland.gov.uk/index.asp.

8 Los datos relacionados con las escuelas del Reino Unido se encuentran en www.schoolsdirectory.com.

9 La imagen en el aula, para escuelas de secundaria, véase www.- bfi.org.uk/education/teaching/miic/; para primaria, véase www.bfi.- org.uk/education/teaching/lookagain/). Para una información más detallada de las acciones del BFI en el ámbito de la educación en los medios, véase www.bfi.org.uk/education.

10 Las actividades y funciones del UKFC están recogidas en www.ukfilmcouncil.org.uk.

11 Véase www.filmeducation.org.

12 Véase www.englishandmedia.co.uk/engine/mm/base/mm_home_base.html.

13 Véase www.niftc.co.uk/index.asp and www.scottishscreen.com.

14 Véase www.admc.tv/mie.htm.

15 Véase www.mediaed.wales.org.uk.

16 Para más información acerca de la evaluación de los estudios en medios de comunicación en Escocia, véase: www.sqa.org.uk/sqa/- sqa_nu_display.jsp?p_service=Content.show&p_applic=CCC&p ContentID=2438&. Las estadísticas de 2005 en Escocia se encuentran en www.sqa.org.uk/sqa/sqa_nu_display.jsp?pContentID=14- 775&p_applic=CCC&p_service=Content.show&.

17 El número de estudiantes, así como los resultados obtenidos en Inglaterra en el campo del estudio de los medios puede verse en www.bfi.org.uk/education/research/teachlearn/stats. Las especificaciones finales de las distintas comisiones se encuentran en www.- wjec.co.uk; www.ocr.org.uk; www.aqa.org.uk; www.ccea.org.uk.

18 MASTERMAN, L. (1985): Teaching the media. London, Comedia;19.

19 Véanse las propuestas en www.dfes.gov.uk/publications/14-19- educationandskills.

20 Los BTEC Nationals son sistemas de calificación vocacional que preparan a los estudiantes para la entrada directa en el mundo laboral o para que progresen en estudios más avanzados. Este nuevo sistema tiene tres posibilidades, todas en el marco de las calificaciones nacionales, nivel 3: BTEC National Award, BTEC National Certificate and BTEC National Diploma. Véase www.ucas.ac.uk/candq/ btec.html. para más detalle.

21 Para más información acerca de Open College Network y de NOCN qualifications, véase www.nocn.org.uk.

22 Los datos de participación en HE en el Reino Unido están en www.hesa.ac.uk; en relación con los estudios específicos, veáse www.hesa.ac.uk/holisdocs/pubinfo/student/subject0405.htm. Para más detalles sobre los índices de matriculación en la educación superior, véase www.dfes.gov.uk/hegateway/hereform/whitepaperconsultation/ index.cfm.

23 Para más detalles acerca de los estudios en comunicación, cultura y medios en las universidades del Reino Unido, véase la web de la asociación profesional: www.meccsa.org.uk; para localizar una base de datos de recursos de imagen véase www.bfi.org.uk/mirr. En la base de datos de los cursos multimedia del BFI se incluyen aspectos diversos de los cursos de FE y HE (véase www.bfi.org.uk/education/ coursesevents/mediacourses, que incluye 5774 listas de cursos en 658 instituciones e 324 ciudades por todo el Reino Unido.)

24 SKILLSET (2003): Workforce Survey; 10.

25 HARVEY & AL. (2001): Being seen being heard. Leicester, National Youth Agency

26 Véase www.firstlightmovies.com: First Light ha posibilitado la producción de 600 películas desde 2001, involucrando a 9000 jóvenes de entre 5 y 18 años. Estas producciones se exhiben anualmente en los First Light Awards.

27 Véase www.creative-partnerships.com/aboutcp.

28 Habilidades para acceder, comprender y crear mensajes en múltiples y variados contextos, véase www.ofcom.org.uk/advice/media_ literacy/of_med_lit/whatis.

29 Véase http://creativearchive.bbc.co.uk/index.html para más información acerca del Creative Archive y de Creative Commons Licence.

Referencias

ALVARADO, M. & BOYD-BARRETT, O. (Eds.) (1992): Media education: an Introduction. London, BFI; part I; 9-186;

ALVARADO, M.; GUTCH, R. & WOLLEN, T. (1987): Learning the media. London, Macmillan Education, capítulo 1; 9-38;

BUCKINGHAM, D. (2003): Media education: literacy, learning and contemporary culture. Cambridge, Polity Press; 6-17.

FLOOD, BRICE-HEATH & LAPP (Eds.): Handbook of research in teaching literacy through the communicative and visual arts. Vol. II (forthcoming), Mahwah NJ, Lawrence Erlbaum Associates.

HARVEY & AL. (2001): Being seen being heard. Leicester, National Youth Agency

MASTERMAN, L. (1985): Teaching the media. London, Comedia;19.

SKILLSET (2003): Workforce Survey; 10.