Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 28: La educación en medios en Europa (Vol. 14 - 2007)

Territorio mediático-educativo en Suecia

Media education landscape in Sweden

https://doi.org/10.3916/C28-2007-10

María Bergman

Abstract

Conocer el «territorio mediático educativo» en Suecia, a partir de la perspectiva presentada por la catedrática y pedagoga Birgitta Qvarsell, es el objetivo de este trabajo, que reflexiona sobre la ciencia pedagógica de los medios, «media educology». Basado en el contexto sueco, nos ofrece un análisis global relacionando el impacto y desarrollo de la técnica con los medios de comunicación, reseñando sus influencias en la pedagogía y la educación, contando para ello con todos los actores de este impacto mediático. El trabajo recoge también datos de un reciente informe del Consejo de Medios del Departamento de Cultura sueco, titulado «Los jóvenes y los medios».

In this paper we describe the Swedish media education landscape and Brigitta Qvarsell‘s perspective on the influence of technological development in media education in Swedish context. Results of data collection about the media consumption by children and young Swedish people are also included. The conclusion remarks the need for a new area with ethnographic and semiotic basis: media educology.

Keywords

Educación y medios, influencias, Internet, televisión educativa, jóvenes

Education and media, influences, media educology, Internet, educational television, young people

Archivo PDF español

Suecia en la actualidad ofrece carreras y cursos optativos orientados a los medios en una veintena de universidades y centros superiores, pero sólo en las primeras podemos decir que existe producción científica en este sector, con la excepción de algunas escuelas técnicas. En algunos casos existe investigación en centros externos a la universidad, como el Instituto del Trabajo u otros centros de investigación del sector público, como la Escuela de Defensa, el Instituto del Control Televisivo, el Consejo de Medios, el Instituto Estatal de Cine, la Fundación de Estudios Mediáticos, el Instituto de la Red Mundial Internet, etc. Así el Centro Independiente de Pedagogía Mediática ofrece información a todos los profesores, administradores interesados en el mundo mediático a través de un catálogo que comprende desde páginas web hasta proyectos, catálogos e informes de contenido científico.

Otro centro de notable importancia es la UR (radio educativa) y el nuevo programa «Kunskapskanalen» (canal epistemológico). Es una de las principales empresas independientes arraigadas en el ámbito mediático-educativo. En conjunción con la televisión de Suecia, SVT, la radio (Sveriges Radio, SR), es un servicio público, compuesto de tres empresas, al servicio de la ciudadanía sueca. Se trata de un servicio único, con convergencia mediática a través de la tele, la radio, la web, libros y otros productos de editoriales, además de un portal en el desarrollo de la técnica y los medios.

Durante el 2005 se emitieron programas educativos con más de 628 horas a través de los dos canales, y más de 578 horas en los cuatro canales de radio. En septiembre de 2004 inicia UR, en colaboración con la SVT (Televisión Sueca) el nuevo canal digital «Kunskapskanalen », que desde 2005 han ofrecido 766 horas. Existen alrededor de 9.000 programas de la UR para distribuir en los diversos centros mediáticos por todo el país y a través de las bibliotecas.

¿Cuáles son los propósitos de UR (radio y televisión educativa)?

La visión de la televisión educativa es la de llegar a ser una de las empresas de más importancia dentro del consorcio de la televisión, web y la radio. También pretende ser impulsora del desarrollo del aprendizaje flexible. UR trabaja con la máxima de los antiguos romanos: «non scholae sed vitae discimus», «no aprendemos para la escuela, sino para la vida». Por ello, el aprendizaje a lo largo de la vida es la guía principal de sus actuaciones, además de querer despertar el deleite por el aprendizaje, tanto en los jóvenes como en los mayores. El mensaje de UR es su facilidad de uso y la sencillez debe inspirar su uso. La herramienta pedagógica de UR se renueva constantemente. Con ayuda de la tecnología moderna el mensaje futuro de UR es de construir un mensaje mediático en constante diálogo con los usuarios y en interacción con su personal. UR emite también su propio espacio de forma regular y con sus propias normas a través del canal digital. En este espacio daremos a conocer una cronología histórica de UR.

El primer espacio emitido en Radio-escuela en Suecia fue el 16 de abril de 1928. Fueron alumnos de Norra Latin, instituto en Estocolmo, a los que se les impartió una lección de inglés e historia. La televisión aparece en el aire en 1957. El mismo año se comenzaron las clases para adultos. UR se crea, entonces, en 1978 y como empresa independiente en 1994. Desde esa fecha se ha desarrollado con gran rapidez. Algunas fechas importantes que destacar:

• 1925: En el año nuevo se implementa la empresa Radiotjänst en forma oficial.

• 1928: La primera radio-escuela.

• 1929: La radio-escuela forma parte de la empresa Radiotjänst y pasa a ser parte de sus programas.

• 1945: Se emite el primer curso en inglés, dentro de los contenidos de enseñanza de lenguas en la escuela popular, dirigido a cursos superiores.

• 1955: El servicio de radio (radiotjänst) se aumenta con un canal emisor P2.

• 1956: Primeros programas emitidos de televisión. La enseñanza para adultos formaba parte de la parrilla. El servicio de radio se convierte en Radio Sueca.

• 1960: Aparecen los primeros centros de venta de copias de programas de Radio-escuela. Se crea una red de centros de distribución de medios para distribuir en las escuelas.

• 1961: Primeros programas de Escuela-TV.

• 1962: Aparece un nuevo canal de radio P3, y las primeras sintonías de Radio-escuela regional.

• 1967: TRU, el Comité para Televisión y Radio en la Educación se crea como actividad en un suburbio de Estocolmo, emitiendo contenidos para los preescolares y la universidad.

• 1969: El 7 de diciembre se implementa el segundo canal de televisión, TV2, el cual le da más espacio a la radio educativa (UR).

• 1978: La radio sueca se divide en cuatro empresas, con una empresa madre, Radio Suecia: Televisión Suecia, Radio General, Radio Local y Radio Educativa.

• 1987: P4, el canal regional de radio se implementa.

• 1993: UR transmite programas educativos regionales para toda Suecia por el canal P4.

• 1994: El consorcio de Radio Suecia se diluye, UR se convierte en una empresa propia. Toda la empresa y su contenido se trasladan a nuevos locales en el centro de Estocolmo.

• 1995: UR crea su página en Internet: www.ur.se.

• 2002: UR obtiene permiso de emisión hasta 2005 con prolongación hasta 2006.

• 2003: UR lanza la biblioteca digital mediática.

• 2004: UR lanza el canal epistemológico en conjunto con la Televisión Sueca.

• 2006: Nuevas proposiciones y directivas para UR en el período 2007-12. Después de este breve panorama mediático introduciremos algunos planteamientos que nos pueden ser útiles en la discusión pedagógica mediática.

1. ¿Nuevos entornos, nuevos problemas?

En el mundo docente, respecto a este nuevo entorno global de los medios, en el que se incluye a las TIC y especialmente la irrupción de los ordenadores en los ochenta, como una herramienta de ayuda en la enseñanza, hasta en la actualidad con la incorporación de proyectos IPOD, veremos una cierta transición en la visión de los medios, ya que se ha pasado de «discutir » desde un posicionamiento de crítica y nocividad, para en la actualidad ser aceptados como naturales en la vida de los niños y jóvenes. Así la mayoría de los docentes expresaban en el pasado las consecuencias pedagógicas negativas que para el desarrollo del niño o del adolescente tenían éstos, criticando la cultura de los «hackers», los «technokids», por ejemplo, como niños dirigidos por una tecnología impactante y los psicólogos expresaban el surgimiento de una generación mediática con personalidades perplejas y disociadas. En contraste con este escenario negativo, encontramos investigadores que expresan los aspectos positivos en el desarrollo cognitivo: los ordenadores despiertan el interés por la filosofía, el desarrollo de la humanidad… La perspectiva que encontramos en los noventa con el libro «Life on the screen» y la gran expansión de Internet ha ofrecido nuevas formas de analizar identidades, comunidades y espacios cibernéticos.

2. Media Educology: una propuesta

A pesar de los diferentes y variados contextos existentes para trabajar con una pedagogía del cine (filmpedagogik) o una pedagogía de las TIC, no existe en Suecia una asignatura independiente para los docentes de Magisterio o para los universitarios para trabajar en la practica didáctica con los medios de comunicación, ésta es del todo escasa (se observa que en los planes de estudios, desde los jardines infantiles hasta la escuela secundaria, para posteriormente pasar por los institutos y la universidad).

Las herramientas mediáticas, si bien es cierto que están bien desarrolladas, con una buena infraestructura técnica, presentan inconvenientes como su uso práctico.

Birgitta Qvarsell, catedrática de la Universidad de Estocolmo, expresa, en un ensayo titulado «Nuevo mundo, nuevos niños y nuevos campos», su visión sobre los niños, la pedagogía y las TIC, y afirma que sería posible crear un nuevo entorno de investigación, o mejor dicho una nueva ciencia pedagógica mediática, llamada «media educology», basada en la semiótica y el pragmatismo de Pierdes (1834-1914), que podría estudiar estos fenómenos sociales específicos; en este contexto se destacan Stevenson y Bignell. El primero, afirma Qvarsell, hace uso del concepto «media culture » para analizar situaciones mediáticas, afirmando que la cultura está mediatizada. Stevenson usa las teorías de Habermas, Baudrillard, Innis & McLuhan para orientarse en tres premisas investigativas: La escuela crítica de Habermas, la escuela interpretativa (Fiske) y por ultimo los estudios de la llamada «media y comunicación ». Bignell, por otro lado, se orienta en el análisis semiótico o el estudio público, en el que se incluyen Internet y la comunicación por ordenadores. Otro aspecto importante, asegura Qvarsell, sería el aspecto metodológico para estudiar los medios con ayuda de la etnografía, como una orientación cultural en este entorno; en otras palabras, una metodología investigativa que combina la semiótica y la etnografía sería el camino para crear una ciencia «media educology», que en su tradición más cercana sería «aprendizaje educativo de los medios» o educación en medios.

Qvarsell afirma que ya Bruner trataba el uso de herramientas técnicas como amplificadores culturales y la similitud con la orientación que representaba Vygotsky con su estrecha vinculación con la semiótica. La escritura, como herramienta cultural para el pensamiento, nos lleva a pensar en el poder amplificador que las TIC ejercen en el desarrollo de los niños. Con el concepto «media educology» (véase Papert), actualiza el investigador la problemática pedagógica científica y su lugar en el optimismo del desarrollo técnico. Qvarsell cree que la forma de pensar en las interacciones entre niños y medios se puede comprender utilizando conceptos como «tarea de desarrollo» y el término inglés «affordances» (intención o sentido), con la intención de abrir un campo investigativo, teniendo como punto de referencia la perspectiva del niño; en otras palabras, para comprender los procesos de aprendizaje y de experiencias relacionados con las TIC, tanto dentro como fuera de la escuela, se necesita desarrollar teorías. Qvarsell destaca la investigación dentro del campo psicológico de la percepción para explicar el concepto «affordance» derivado del sustantivo «afford» desarrollado por Gibbson. «Affordance» es el aspecto del medio ambiente que ofrece sentido e inspira a la creación sustancial. Existen varios autores que han tratado el concepto como el caso de LeVine en antropología, que usa el concepto en una teoría sobre sentido/juicio y estructuras de contenido/juicio. Otro autor Folkestad aplica éste en un estudio pedagógico en torno a cómo la juventud crea música digital1. Bruner, en los sesenta (1968), describe las nuevas tecnologías como amplificadores culturales en el desarrollo humano, acercándose de esa manera a una interpretación que nos recuerda el concepto de pensamiento, «affordance».

La investigación de Qvarsell, sobre el significado de los medios para los escolares, se basa en el aparato conceptual de Gibson y de Bruner, ya mencionados anteriormente, con la intención de identificar el medio ambiente y los juicios o sentidos de las cualidades (meningsskapande) de esta creación, probando el concepto de «fascinación», en cuanto a la posibilidad de que los niños creen en su contacto con los medios.

Incluso cuando se estudia Internet como campo o entorno de comunicación y aprendizaje se actualiza la cuestión sobre su relación con la cultura. Se trata de relaciones de tipo sujeto/objeto de herramienta como lo identificaba ya Turkle, y como lo identifiqué en mi propio trabajo con alumnos de secundaria (Bergman) en el cual dentro de este entorno, relacionado con conocimientos sobre las TIC en la educación y la relación de los medios con las TIC, veremos que existen temas generativos tanto para la investigación como para la pedagogía educativa mediando lo cultural.

Los intercambios de tipo global y los nuevos entornos mediáticos y comunicativos son un ofrecimiento, sin duda, fascinante pero que debe ser cuestionado. Destacamos el pensamiento de la sociedad cibernética y los análisis inspirados en las teorías de Berger y Luckmann sobre la construcción de una realidad producida en un espacio social y la premisa de que la realidad no se construye por la Red sino que se experimenta en la Red. En otras palabras, el aprendizaje a lo largo de la vida ya no se da solamente en las aulas o los centros educativos y los lugares de trabajo, sino en este nuevo espacio que, en un futuro cercano, será más y más convergente, como una socialización postmoderna de diferentes proyectos de vida.

En un reciente informe sobre niños y jóvenes que usan habitualmente Internet, el Consejo de Medios ha demostrado que el aumento más significativo es entre los niños de 9-12 años, de donde un 28% usa Internet diariamente, comparado con el 17% de hace un año. El número de niños que no usan Internet ha disminuido de un 30% a un 18%. El informe se basa en 2.000 niños y jóvenes encuestados entre los 9 y los 16 años, y se les ha preguntado sobre sus vivencias en su diario mediático.

En suma, este informe demuestra que los padres suecos tienen mejor control del consumo mediático de sus hijos, comparado con otros países. De los programas de televisión que los niños y jóvenes prefieren, las telenovelas ocupan un lugar modesto y un rol casi insignificante en la vida cotidiana de los jóvenes y niños. Basta resaltar que los programas más visionados son la serie popular de los «Simpsons», «Lost» y las series relacionales como «OC». Programas como «Big Brother » (Gran Hermano) y «Paradise Hotel» ocupan un lugar muy bajo en este ranking de series. El 83% de los padres opinan que el sexo y la pornografía son bastante perjudiciales para los niños/jóvenes, mientras que sólo un 18% de los jóvenes opinan que es perjudicial para ellos el consumo de este tipo de películas. Los jóvenes opinan que ellos se ven dañados cuando ven el sufrimiento de otros niños/jóvenes.

Los padres, se afirma en este informe, consideran que la violencia en la televisión y las series es perjudicial y, en cambio, sólo un 14% de los jóvenes afirma que ellos se sienten mal con esa violencia. Para ellos es la violencia real mostrada por los telediarios peor que la violencia ficticia.

A partir de este breve análisis, se puede concluir la necesidad de tener una línea propia de investigación, además de una nueva asignatura que pueda y deba preocuparse del aprendizaje de los medios ya que, como afirma Aguaded (2003), hay que aprender a consumir la televisión y utilizar didácticamente los medios en el entorno educativo, entendiendo no sólo al medio televisivo, sino también todas la nuevas pantallas que nos rodean. Así en Suecia, la preocupación gira en torno a los teléfonos y la presencia de los MP3, PSP y los IPOD en las aulas, porque crean problemas Comunicar, disciplinarios y de concentración. Por ello, urge pensar en cómo podemos utilizar estas herramientas para que no sean usadas como medios de una anti-cultura de la rebelión a la norma, que impone la escuela. Se trata de incorporar estos nuevos medios a la educación.

Notas

1 En la actualidad, se están desarrollando proyectos de creación de música digital, e incluso proyectos donde se hace uso de IPOD en proyectos escolares y cabe señalar también un reciente festival de películas filmadas con teléfonos móviles.

Referencias

AGUADED, I. (Ed.) (2003): Luces en el laberinto audiovisual. Edu-comunicación en un mundo global. Congreso Iberoamericano de Comunicación y Educación. Huelva, Universidad de Huelva.

BERGER, P. & LUCKMANN, T. (1966): The social construction of reality. New York, Doubleday.

BERGMAN, M. (1999): På jakt efter högstadieelevers Internetanvändning. En studie av högstadieelvers Internetanvändning och Internet som kulturellt fenomen i skolan. Uppsala Universitet.

BIGNELL, J. (1997): Media semiotics. An introduction. Manchester University Press.

BRUNER, J.S. (1968): Toward a theory of instruction. New York, Norton.

ELKIND, D. (1986): Nästan vuxen. Tonåringar i kris. Stockholm. Natur och Kultur.

FOLKESTAD, G. (1996): Computer based creative Music making. young people´s music in the digital age. Göteborgs universitet.

FÖNIX, dansk teologisk tidskrift, årgång 12, 2.

GIBSON, E.J. (1982): «The concept of affordance in development: The renascence of functionalism», in COLLINS, W.A (Ed.): The concept of development. The Minnesota Symposia on Child Psychology, 15. Hillsdale, New Jersey, Lawrence Erlbaum.

GIBSON, J.J. (1979): The ecological approach to visual perception. Boston, Houghton.

HERMANN, J. (1988): Informationsteknologi og Aniarabörn. I

HERNWALL, P. (1998): Från undervisningsmaskin till informationsteknik- en kultursemiotisk analys av teknikdebatten för den svenska skolan 1957-97. FOLK-rapport nr 4, Stockholms universitets pedagogiska institution.

JONES, S.G. (Ed.) (1994): Cybersociety. London, Sage.

LARSEN, S. (1986): Barnens nya värld. Lund, Liber.

LEVINE, R. (1982): «Culture, context and the concept of development. Commentary», in COLLINS, W A: The concept of development. The Minnesota Symposia on Child Psychology, 15. Hillsdale, New Jersey: Lawrence Erlbaum.

PAPERT, S. (1980): Mindstorms. Children, Computers and Powerful Ideas. New York, Basic Books.

PAPERT, S. (1988): «A critique of technocentrism in thinking about the school of the future», in SENDOV, B. & STANCHEV, I. (Eds.): Children in the information Age. Opportunities for creativity, innovation and new activities. London, Pergamon Press.

QVARSELL, B. (1988): Barn, kultur och inlärning. Om skolbarns utvecklingsuppgifter i ett «mediesamhälle». Stockholms Universitet: Centrum för barnkulturforskning.

QVARSELL, B. (1989): «Children’s views on computers-the importance of affordance», in Education and Computing, 4.

QVARSELL, B. (1995): Young people and new media - reflexions and questions», in WULF, C. (Ed.): Education in Europe. An intercultural task. New York, Münster, Waxmann.

QVARSELL, B. (1998): «Studying media and information techniques as educological phenomena. A new research field within education », in VYGOTSKIJ, L.S. (Ed.): Psykologi och dialektik. (I urval av L-C Hydén). Stockholm, Norstedts.

STEVENSON, N. (1995): Understanding media cultures. Social theory and mass-communication. London, Sage.

TURKLE, S. (1980): Computer as Rorschack. I Society, 17, 2.

TURKLE, S. (1984): The second self. Computers and the human spirit. New York, Simon and Schuster.

TURKLE, S. (1995): Life on the screen. Identity in the age of the Internet. London, Weidenfeld & Nicolson.