Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 31: Educar la mirada. Aprender a ver TV (Vol. 16 - 2008)

Educar, cuestión de cuatro: padres, maestros, niños y TV

Education is in the hands of four actors: parents, teachers, children and TV

https://doi.org/10.3916/c31-2008-03-001

Elvira Sánchez-Igual

David Benito-del-Olmo

Abstract

El presente trabajo analiza por qué educar ya es cosa de cuatro. Educar era cosa de tres. De los padres, de los educadores y/o maestros, y por supuesto de los niños/as. Pero ahora sabemos que muchos niños y niñas invierten un increíble número de horas a la semana viendo la TV o jugando a los videojuegos. Teniendo en cuenta que los programas que ven influyen claramente en los valores del niño/a, en su percepción del mundo y de la realidad social, tenemos que tener cuidado con el uso de este medio de comunicación. Ha aparecido un actor más en escena que se llama «TV» y que es preciso tener en cuenta, no como un enemigo sino como un aliado potencial.

Education used to be in the hands of three actors: parents (and/or other family members or tutors), educators or teachers, who shared time inside the classroom with the children; and of course, the children who received the educational activity. But now we know that a lot of children spend a huge number of hours watching TV or playing video games in front of a screen. Keeping in mind that the programs they watch have a clear influence on their values and on their perception of the world and of their social reality, parents and educators must be careful with the use of mass media. A fourth actor called television has appeared on the stage and it is necessary to take it into consideration as a potential ally, rather than as an enemy.

Keywords

Educación Infantil, TV por Internet, IPTV, maestros, interactividad, contenidos multimedia

Childhood education, Internet television, IPTV, teachers, interaction, multimedia contents

Archivo PDF español

En el pasado, se puede afirmar que educar era cosa de tres. De padres y madres (y/o otros familiares o tutores), de los educadores y/o maestros que comparten horas en el aula con los más pequeños de la casa; y por supuesto de los niños y niñas que son los que reciben la acción educativa. En el presente, el escenario ha cambiado y hoy en día educar es cosa de cuatro. De padres y madres, maestros y maestras, niños y niñas y por último, la televisión tradicional. Pero el futuro marca un nuevo escenario en el que educar sigue siendo cosa de cuatro pero con nuevas posibilidades. La televisión tradicional es complementada y en algunos casos sustituida por la televisión por Internet.

1. La televisión «tradicional» y los padres

Pero ahora sabemos que muchos niños y niñas invierten un increíble número de horas1 a la semana viendo la televisión. Teniendo en cuenta que los programas que ven influyen claramente en los valores del niño o niña, en su percepción del mundo y de la realidad social, los padres tenemos que tener cuidado con el uso de este medio de comunicación por parte de los niños y niñas. Ha aparecido un actor más en escena que se llama «televisión» y que es preciso tener en cuenta.

Mientras que los adultos tenemos la capacidad de distinguir la realidad de la ficción, los niños y niñas son ingenuos y crédulos. Tienden a creer todo lo que ven y escuchan y a aceptar todos los puntos de vista que les muestra este fascinante medio audiovisual. Los niños y niñas muy impulsivos o impresionables parecen ser más propensos a expresar la agresividad que ven en la pantalla, mientras que otros tienen más tendencia a las pesadillas.

Para ayudar al niño o niña a usar la TV de manera positiva creemos que los padres han de controlar la elección de programas y la cantidad de tiempo que sus hijos pasen frente al televisor.

Si se quiere que la TV juegue sólo un pequeño papel en la vida de los niños y niñas (aunque esto no quiere decir que no sea un papel educativo y estimulante en pequeñas dosis), se han de establecer normas mientras el niño o niña es pequeño, antes de que puedan aparecer problemas. Sin embargo, en ocasiones la tele-adicción no es sólo del niño o niña sino que alcanza a los padres. El aparato, permanentemente encendido, puede hacer que la vida familiar gire en torno suyo. La comunicación verbal entre los padres y los hijos se sitúa bajo mínimos. Además, los niños y niñas se convierten en receptores pasivos de mensajes publicitarios, hablan y juegan poco, por lo que su creatividad y su imaginación no se desarrollan suficientemente.

Para que la TV no sea constantemente el centro de atención, muchos padres optan por situarla en habitaciones poco frecuentadas y seleccionan rigurosamente los programas para los niños y niñas y los adultos. En todo caso estaremos todos de acuerdo en que la TV se ha convertido en una realidad cotidiana y no puede ser suprimida porque forma parte de un mundo que los niños y niñas deben conocer.

Si quiere que la TV sea educativa en la vida de su hijo se han de establecer normas mientras el niño o niña es pequeño, antes de que aparezcan los problemas. Después, las normas se han de mantener a medida que los niños y niñas crecen. Para comenzar de forma correcta con niños y niñas pequeños se sugiere planificarlo anticipadamente, por ejemplo:

• Planificar previamente el horario y encender la TV sólo cuando se vaya a ver el programa deseado.

• Proporcionar al niño o niña alternativas. No utilice el televisor como si fuera el canguro, excepto ocasionalmente. Compruebe que el niño o niña practica otras actividades agradables que le mantienen entretenido y ocupado y póngale la TV sólo para programas concretos.

Los padres deben ser siempre directos y claros cuando pretenden que el niño o niña deje de ver la TV por cualquier motivo:

• Se ha de intentar siempre que coincida el fin de la sesión pactada con el niño o niña, con el final de un programa. A nadie le gusta que nos desconecten el televisor a mitad de un programa que estamos viendo.

• Adviértale que ha llegado el momento de apagar el televisor.

• Si un programa interfiere con la cena, con el momento de acostarse o con otros planes de la familia, es preferible no dar permiso para verlo.

Siempre que sea posible, los padres deberían ver TV junto al niño o niña y, de este modo, hablar de lo que están viendo. Hable de lo que se está viendo, discuta sobre las noticias o incluso enseñe al niño o niña a contemplar los anuncios con ojo crítico.

Tenga en cuenta las siguientes pautas a seguir, le ayudarán a que su hijo no vea tanto la TV y se dedique a otras actividades que le ayuden a desarrollar su imaginación.

1.1. ¿Qué hacer?

• Es aconsejable que los niños y niñas no pasen más de hora y media2 al día viendo la TV.

• Procure que el televisor esté apagado la mayor parte del día. No permita que la vida familiar gire entorno a la pequeña pantalla.

• No deje que su hijo asuma la iniciativa en lo que a la TV se refiere. Procure seleccionar los programas y, en la medida de lo posible, acompañarle ante el televisor compartiendo sus inquietudes y enseñándole a desarrollar su sentido crítico.

• Trate de habituarle pronto a jugar fuera de casa o lejos del televisor. Llévele al cine, al teatro, al circo y otros espectáculos. Ejercítele en los deportes.

• Recuerde que es imposible que un niño o niña utilice la TV de manera saludable si sus padres la emplean de forma inconveniente. Si al llegar a casa lo primero que usted hace es encender el aparato ¿cómo podrá impedir que su hijo haga lo mismo?

2. La televisión y los educadores

El sector educativo es (o debe ser) uno de los principales beneficiados por las nuevas tecnologías, entre otras, gracias a las mejoras en el manejo de información. Y la televisión es un «actor» muy importante que, utilizado de manera coherente y responsable, puede ser un buen aliado.

Atrás queda la polémica suscitada años anteriores sobre la función socializadora de la televisión3. ¿Es la televisión el «enemigo» a combatir o el aliado de los educadores?, ¿La tecnología humaniza o despersonaliza las relaciones personales y sociales?

Si la educación debe tener como fin primordial el preparar a los niños y niñas para vivir en sociedad, los contenidos que ofrece la televisión, para ser educativa, deben fomentar la educación en valores desde el mismo momento en que la acción educativa empieza a darse, que no es el otro que el momento del nacimiento4.

Y para emprender el reto que plantea la educación, el educador debe conocer en profundidad las herramientas con las que puede contar y las ventajas que ofrece cada uno de los soportes en el contexto donde se produce el hecho educativo.

Hoy en día la revolución tecnológica ha abierto un abanico muy amplio de posibilidades que van más allá de los tradicionales libros y lápices de colores. La revolución tecnológica, de la que estamos siendo testigos, está cambiado las reglas del juego, de las relaciones humanas, laborales e incluso educativas.

Combinando los datos de población facilitados por World Gazetteer junto con los datos de usuarios publicados por Nielsen//NetRatings, ITU e Internet World Stats5, vemos que la tasa mundial de penetración de Internet 17,2% y que el crecimiento, también a nivel mundial, es del 214,1%. Sin entrar en detalle sobre las diferencias entre zonas geográficas que oscilan entre el 69,00% de América del Norte frente al 3,6% de África, los datos muestran el potencial de la Red como una herramienta eficaz para intercambiar y proveer conocimientos.

Según datos de Eurostat, durante el primer trimestre de 2005, un 48% de las familias europeas contaban con acceso a la Red, cifra que había subido al 52% a comienzos de 2006.

En cuanto a la situación de España, más de seis millones de viviendas familiares tenían acceso a Internet a finales del año 2007, según datos del Instituto Nacional de Estadística6, que constató un aumento de 350.000 hogares (más de un 6%), respecto al primer semestre de 2006. Además, cuatro de cada cinco hogares con conexión a Internet disponen de banda ancha (ADSL o red de cable), lo cual representa que casi cinco millones de hogares, un tercio de las familias españolas. Los últimos datos del INE certifican el creciente equipamiento tecnológico de los españoles, que, en materia de conexión a Internet, ha pasado al 41,1% de los hogares, frente al 39,1% del semestre anterior y el 37% de hace un año. Por tanto, es innegable que estamos ante la nueva era de la televisión por Internet. La televisión IP7 (IPTV) ofrece retos y oportunidades para la sociedad y especialmente para la comunidad educativa ya que ofrece la posibilidad de legar al usuario final para que pueda beneficiarse de todas las ventajas. La televisión por Internet cambia y modifica la manera en que los espectadores experimentan la televisión.

En Internet se pueden crear contenidos audiovisuales nuevos y diferentes, a la carta y acorde con las necesidades especificas de la audiencia en comparación con los que nos tiene acostumbrados la televisión tradicional. Este nuevo lenguaje multimedia de la Red es la clave a la hora de enfrentarse al modelo clásico de televisión y principalmente para diferenciarse de éste por la adaptabilidad y la interactividad.

La evolución y desarrollo de las tecnologías de transmisión y difusión de señal televisiva, las posibilidades generadas gracias a la digitalización y compresión de las señales han permitido un incremento impresionante de la oferta que provocó en su momento la necesidad de una regulación homogénea para el conjunto de la Unión Europea, y que terminó dando lugar a la Directiva 89/552/CEE, que fue transpuesta al ordenamiento jurídico interno español como la Ley 25/1994, de 12 de julio, conocidas como Directiva y Ley de «Televisión sin fronteras»8. La rápida evolución del medio, acompañada de la aparición de nuevos fenómenos ligados al mundo de la publicidad, forzaron a una modificación de esta Directiva mediante la Ley 22/1999, que viene a modificar a su vez a la Ley 25/1994.

3. La experiencia de la televisión educativa AMEI-WAECE

La IPTV (Internet Protocol Television), televisión que se transmite por la conexión a banda ancha de Internet, implica varias ventajas muy importantes de cara a la audiencia a la que se quiere llegar. Por un lado, la personalización de la programación (qué quiero ver) y por otro, el control sobre la reproducción (cuando quiero verlo). Y todo ello de reforzado por los servicios interactivos. La televisión por Internet ofrece además la ventaja, frente a otros formatos más convencionales, de ser un canal universal en que las fronteras no existen. El acceso a la televisión es libre para todos los que naveguen por la Red, y se convierte en un interesante instrumento para los profesionales del sector educativo. En este sentido, AMEI-WAECE ha desarrollado la televisión educativa AMEI-WAECE. La primera IP TV educativa independiente especializada en educación inicial y preescolar, en educación parvularia, en educación infantil. No ha sido fácil ponerla en funcionamiento, y aún nos queda mucho por trabajar, pero los maestros ya pueden ver en la práctica, lo que hasta ahora solo podían leer o escuchar.

Estamos volcando multitud de experiencias prácticas que una vez más, faciliten al maestro su labor, viendo nuevas experiencias que le ayuden y le den ideas, para realizar su trabajo con los niños.

La televisión AMEI-WAECE combina programación grabada con espacios de retransmisión en directo sobre temas de candente actualidad e interés para los educadores. Así, nuestra televisión cuenta con una programación donde hemos incluido los siguientes apartados:

• Televisión en directo: Una vez al mes un especialista nos hablará de un tema y todos los televidentes pondrán interactuar, mediante la realización de preguntas y exposición de opiniones en riguroso directo desde cualquier parte del mundo. Esta televisión en directo nos permite además emitir aquellos acontecimientos de máximo interés general, como pueden ser presentación de informes internacionales, congresos de suma importancia, etc. El último, el I Congreso Mundial de Educación de la Infancia para la Paz.

• Televisión para padres: Es obvio que de nada sirve nuestro discurso si no es paralelo con el que el niño recibe en el seno familiar. La sección cuenta también con una interesante oferta multimedia ofrecida por la Televisión para Padres que da respuesta a las cuestiones que más preocupan a las mamás y los papás.

• Ponencias de Congresos: Las ponencias magistrales que son ofrecidas en nuestros congresos pueden ser vistas el día y a la hora que cada uno quiera visionarlas. Con una frecuencia mensual aproximada, vamos aumentando en número la cantidad de ponencias presentadas con una diversidad amplia de temáticas. Una sección a la carta de cada uno de nuestros espectadores.

• Entrevistamos a… Expertos de reconocido prestigio internacional son entrevistados para que nos hablen de temas de actualidad.

• Nuestros libros: Una sección dedicada a los últimos libros publicados sobre educación infantil. En esta sección solamente se expondrán reseñas bibliográficas de libros editados en formato e-book de manera que puedan adquirirse en toda Latino América.

Y próximamente estaremos en disposición de ofreceros la televisión para la paz; Educar para conseguir un mundo donde poder Convivir Juntos y en Paz es el gran sueño de todos los maestros y lógicamente de nuestra Asociación, y en este sentido hemos desarrollado importantes esfuerzos en la realización de programas9 para los maestros. Ahora nos proponemos poder mostrar estos programas tal y como se llevan a la práctica en centros de todo el mundo. Y todo ello con un diseño especialmente elaborado para hacer estos contenidos lo más atractivos, interactivos y prácticos posibles10.

Notas

1 Los niños ven la televisión una media de 218 minutos diarios, lo que supone unas 3 horas y 40 minutos según un reciente estudio elaborado por CEACCU. Según el Libro Blanco «La educación en el entorno audiovisual» del Consejo Audiovisual de Cataluña (2003), los niños de entre 4 y 12 años destinan unas 990 horas al año a ver la televisión (sólo 960 a la escuela). Este estudio revela que el consumo infantil y juvenil de televisión ronda las 19 horas semanales y, sumado al uso de las videoconsolas y del ordenador, pone de manifiesto que los pequeños pasan unas 30 horas semanales delante de la pantalla. En los últimos informes elaborados por el OETI, destaca que, en términos cuantitativos, los niños y niñas entre 4 y 10 años consumen en época escolar una media de 133 minutos de TV al día. A lo largo del curso escolar se contabiliza un promedio de 550 horas de televisión, aumentando el número de horas diarias en época de vacaciones escolares. Durante el curso lectivo, los niños ven una media de 4.000 minutos de magazines, unos 3.500 minutos de dibujos animados y 2.300 minutos de películas.

2 La Asociación Americana de Pediatría recomienda que se prohíba la televisión en los niños menores de dos años y se limite a menos de dos horas diarias en los más mayores.

3 Esperanza Samaniego, Inmaculada Calatrava Ruiz, Clara Luz Corpas Quintana, Amparo Losada Sánchez, Raquel Medina Ponferrada, Rocío Ortiz Martín. Psicopedagogía. Universidad de Córdoba, 99/00

4 En esta línea, ya en el año 90 la Conferencia Mundial EDUACIÓN PARA TODOS, celebrada bajo el auspicio de UNESCO en JomtiemTailandia concluye que «el aprendizaje comienza con el nacimiento». Ha pasado de ser una «intuición» de los profesionales, a una necesidad reconocida y demostrada por el mundo científico en general y los neurólogos en particular.

5 Las estadísticas de Usuarios Mundiales del Internet fueron actualizadas en Junio 14, 2007. Los detalles pormenorizados pueden ser consultados en Miniwatts Marketing Group.

6 Encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de la información y comunicación. INE (histórico). Último dato publicado a fecha del 30 marzo 2007.

7 El término IPTV fue creado Microsoft que ha actualizado y renombrado su software de Televisión por Internet (IPTV), anteriormente llamado Mediaroom. La televisión IP utiliza el protocolo de transmisión de datos TCP/IP y teniendo programación general para todos los usuarios y contenidos específicos seleccionados de la televisión ip por los propios usuarios

8 El 13 de diciembre de 2005, la Comisión propuso una revisión de la Directiva sobre la «Televisión sin fronteras» para atender a los profundos cambios tecnológicos y de mercado que han sufrido los servicios audiovisuales en los últimos años (IP/05/1573 y MEMO/06/208). Más tarde, el 9 de marzo de 2007, la Comisión adoptó una propuesta actualizada del proyecto de Directiva modernizada de los servicios audiovisuales (IP/07/311) con el fin de facilitar el acuerdo del Parlamento y del Consejo en su segunda lectura, un acuerdo que acaba de alcanzarse tras un corto proceso a fecha de (MEMO/07/206). http://ec.europa.eu/avpolicy/docs/reg/modernisation/proposal_2005/avmsd_cons_may07_en.pdf.

9 Programa de Educación para la Paz: Educando la personalidad del niño y sus valores. Programa elaborado por AMEI-WAECE en base a una investigación realizada en 22 países en español e inglés, con niños (2 a 6 años) y adultos sobre qué es la paz. Más información en www.waece.org

10 La televisión educativa entra en los hogares a través de Internet. Nos vemos en: www.waece.org/TV/parrilla.php.

Referencias

Asociación Mundial de Educadores Infantiles (2004): Informe AMEI-WAECE. La educación de la primera infancia, reto del siglo XXI. España, La Infancia.

Iglesias, R.M.; Herranz, F.; Marugán, D.; Fernández Iruetagoyena, R. y FerNández Maya, A. (2004): Juegos para el desarrollo de la inteligencia. España, La Infancia.

Sanz Nuñez, R. (2004): Educación infantil de 0 a 3 años. Una guía práctica. España, La Infancia.