Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 31: Educar la mirada. Aprender a ver TV (Vol. 16 - 2008)

Enseñar a ver la TV: una asignatura pendiente

Teaching how to watch TV, an outstanding subject

https://doi.org/10.3916/c31-2008-03-047

Luis Boza-Osuna

Abstract

Desde 1999, Telespectadores Asociados de Cataluña (TAC) está trabajando la influencia de las pantallas en el mundo educativo. Dando respuestas y soluciones a las instituciones que se encuentran en la necesidad de plantar cara a los efectos negativos de la televisión en los alumnos. Por eso, TAC ha puesto en marcha un Proyecto Educativo que consiste básicamente en ofrecer a las instituciones educativas instrumentos que contribuyan a minimizar esos efectos negativos de la televisión en todos los niveles de la escuela: padres, profesores y alumnos. Al mismo tiempo contribuye a sacar partido positivo de este medio de comunicación tan importante, por su presencia y uso en los hogares.

The association of televiewers from Catalonia (TAC) has been working in the field of education since 1999. They aim to guarantee healthy audio-visual habits in children. For that purpose they offer the educative institutions tools which contribute to diminish television´s negative effects on all the school circles: parents, teachers and students. At the same time, they help them to take advantage on such an extended and important means of communication.

Keywords

Influencia de la TV, necesidad de educación audiovisual, proyecto educativo

TV influence, need of an audio-visual education, educative project

Archivo PDF español

Nuestros hijos aprenden muchas cosas a lo largo del día en el colegio, matemáticas, lengua, naturales... sin embargo las mayores decisiones de su vida no van a tomarlas con los parámetros exactos de la ciencia. ¿Cuánto pesan sus sueños?, ¿de qué color son sus ilusiones?... Educar para la vida es una asignatura de asignaturas. No tiene temario curricular ni se enseña en ninguna academia. La familia es la que imparte esta lección. El día a día de un hogar, el ejemplo de los padres, es la más poderosa escuela de valores. Sin embargo, los padres no siempre tienen tiempo para «estar ahí» y es la televisión la que educa o «deseduca» a los niños. La UNESCO lleva tiempo alertando que en los países desarrollados los mayores consumidores de televisión son los niños, las amas de casa y los ancianos. Como la influencia de la televisión sobre los niños está en función del tiempo que pasan viéndola y del efecto acumulativo de lo que ven, resultará que, cuando sean adultos, la televisión habrá sido su experiencia más activa y variada, por lo que el mundo expuesto en la pantalla se convierte para muchos en el ambiente natural, en una nueva realidad, en su mundo real.

Un estudio dirigido por un equipo de la Universidad de Barcelona, realizado en 2004, estableció unas conclusiones alarmantes: las comidas familiares, según demostró el estudio, están en desuso y los nuevos hábitos alimentarios pasan por que cada miembro de la unidad familiar coma solo y cuando le vaya bien. Eso sí, a ser posible frente al televisor. Es, sin duda, un tema para reflexionar. ¿Cuándo habla la familia?, ¿cómo se establece la comunicación entre padres e hijos?, ¿puede recaer todo lo que consideramos educación sobre los hombros de los maestros, que además carecen de herramientas para marcar unas pautas de actuación correctas? TAC, consciente de esa falta de «herramientas» que tienen los educadores, ya sean padres o profesores, fomenta la formación en estos campos para que así esa falta de capacidad educacional deje de excusarse en, por ejemplo, los horarios laborales que, si bien es cierto en muchos casos dificultan una mínima comunicación en la familia, en muchos otros el verdadero problema es la falta de herramientas pedagógicas.

El objetivo de este artículo es arrojar un poco de luz sobre la educación en hábitos televisivos. La televisión, el ordenador, el móvil… En definitiva, las pantallas, son adelantos tecnológicos que nos permiten comunicarnos como nunca antes se había podido imaginar. Sin embargo estas pantallas también son la causa de aislamientos, pérdida de amistades, roturas familiares... Como en la mayoría de los casos el buen uso que hagamos de la tecnología nos evitará posibles problemas.

El mayor instrumento socializador que haya existido jamás, es la televisión. Tiene muchas cosas buenas pero ya es hora de desmitificarla. La mayoría de las casas tiene el salón orientado a la tele. Los sofás y las butacas no se miran entre sí, para facilitar la comunicación de los que se sientan en ellos, sino que están orientados hacia esa ara sobre el que hemos puesto la caja mágica. No es en sí misma mala, pero un mal consumo televisivo puede provocar trastornos en la socialización de un individuo. En definitiva, en su salud mental. Cuanto más pequeño sea el telespectador y, más expuesto esté a determinados mensajes, más vulnerable será.

Cada día es más frecuente que nuestros menores se asomen antes a la ventana virtual de la televisión que a la de su cuarto y, si esos menores consumen productos audiovisuales sin control, llegará un día en el que nos daremos cuenta de que sus parámetros de referencia son los patrones de conducta que han visto más veces, curiosamente mientras pintaban o, supuestamente, hacían deberes delante de la tele.

Es sorprendente el número de padres que acuden alarmados a las consultas de los psiquiatras infantiles porque sus hijos muestran pautas de conducta agresivas, fracaso escolar y baja autoestima. No es baladí que una de las primeras cosas que se controle en estos casos sea el consumo televisivo del menor. Ya que podría decirse que estos niños han aplicado las pautas de conducta del mundo virtual al real y ya no razonan como lo haría una persona normal, sino como lo harían los protagonistas de sus series o películas favoritas.

Si educar es preparar para la vida, no es posible una buena vida sin una buena educación. Pero el fracaso escolar crece en España, y esa situación es más preocupante si se la considera como abono perfecto del fracaso existencial entre la gente joven. Varios pueden ser los remedios eficaces, pero coincido con José Ramón Ayllón al pensar que todos han de tener en común una condición imprescindible: llegar a tiempo. Los medios de comunicación y las nuevas tecnologías ejercen una creciente influencia sobre los niños, los más indefensos ante las pantallas y hay que «llegar a tiempo» para proteger a estos pequeños y evitar malos comportamientos futuros (violencia, agresividad, anorexia, consumo compulsivo…), consecuencias de la mala «socialización» que reciben al consumir esos contenidos que no son adecuados a su edad. La televisión ocupa mucho de su tiempo y muchas veces actúa competitivamente contra la escuela y el trabajo de los profesores. Para contrarrestar o minimizar los efectos negativos de la televisión, dotamos de herramientas que faciliten la formación audiovisual en los centros educativos que colaboran en este proyecto.

1. El proyecto educativo

El proyecto educativo de TAC comprende dos edades. Desde los más pequeños (de 4 a 6 años) a los adolescentes de secundaria. Las dos franjas de edad son épocas decisivas para asentar buenos hábitos televisivos. Para los más pequeñitos TAC tiene «Aprender a mirar», un programa educativo diseñado especialmente para los parvularios. «Aprender a mirar» diseña, prepara y envía a los centros actividades mensuales en las que se enseña a razonar a los niños sobre el valor de la imagen. Por ejemplo, se comparan anuncios de juguetes con el juguete mismo. Y de este modo, los niños ven que no todo lo que sale por la tele es realmente cómo aparece. Todas las actividades se renuevan cada mes y los parvularios que participan en ellas repiten año tras año. En «Aprender a mirar» no sólo trabajamos con niños. También aquí llegamos a padres y profesores. Cada año, a principio de curso, presentamos a los maestros las actividades para la enseñanza y aprendizaje con el fin de que las lleven a cabo en el aula. También proponemos la creación de un Rincón de Audiovisuales en el hall del parvulario. Se trata un espacio de intercambio dirigido a padres, profesores y alumnos, en el que se encuentran noticias, artículos de fondo, fichas técnicas de programas infantiles, y un buzón que recoge sugerencias, dudas, opiniones, etc. Todo este material es proporcionado por TAC mes a mes. El objetivo es potenciar la reflexión continua entorno al tema de los audiovisuales. Con este proyecto esperamos sensibilizar, concienciar y educar a alumnos más pequeños, educadores y padres en torno a la importancia de la televisión, estableciendo los primeros pasos para garantizar buenos hábitos audiovisuales en los niños. Con los adolescentes de secundaria TAC imparte unas jornadas, también llamadas Créditos de Síntesis, para enseñar a ver televisión con sentido crítico. En estas jornadas se trabaja intensamente por bloques: publicidad, informativos, ficción y entretenimiento. El objetivo del crédito es sensibilizar a los alumnos, transmitiendo conocimientos y actitudes, sobre cómo ver la televisión. A través de las diferentes sesiones, se incide en temas estructurales del mundo televisivo -como las diversas maneras en que se organiza este medio audiovisual y cómo incide esta organización en la audiencia-, y en su propio contenido. Se estudian también las herramientas que utiliza la televisión para conseguir comunicar sus mensajes. Se trabaja también con los adolescentes la actitud de la persona frente a la televisión. Enfrentar a un adolescente a preguntas cómo ¿En qué nos afecta la televisión? o ¿cómo nos relacionamos con ella? Lleva inevitablemente a una reflexión sobre posibles alternativas en el tiempo de ocio. Se analiza con ellos la posibilidad de repartir el tiempo de ocio en actividades que también valgan la pena: deporte, amigos, familia, lectura, cine…

También se explica a los alumnos sus derechos como telespectadores (contenidos, concienciación y campo de actuación): puntos básicos de la legislación, conocimiento práctico, e importancia de las asociaciones de telespectadores. Lo que podríamos llamar derechos y deberes del usuario. Las sesiones se imparten de modo dinámico y participativo. El instructor introduce el tema y suscita el debate. De las opiniones y razonamientos sale la luz. Cada tema está apoyado con material educativo audiovisual grabado y diseñado en TAC. De modo que, las clases no son bloques aburridos sino que, el dinamismo que requiere y engancha en la televisión, está presente en el aula. Los alumnos ven ejemplos en el mismo momento en que se debate un tema y eso ayuda mucho pedagógicamente para ilustrar y conducir el tema.

Formas y contenidos son analizados. Los alumnos de secundaria aprenden a ser espectadores críticos, a juzgar los mensajes publicitarios, a informarse y a diferenciar entretenimiento de ideologización. En TAC somos conscientes del mal que puede causar un mal consumo televisivo y por esto a pesar de que según Raffaele Simone, profesor de Lingüística de la Universidad de Roma, «El esfuerzo de leer no puede competir con la facilidad de mirar» nosotros enseñamos a los adolescentes a «leer» los mensajes de la televisión, para que sean espectadores críticos y no víctimas de la manipulación audiovisual.

El Proyecto Educativo de TAC engloba otras muchas actividades: debates, conferencias a padres, profesores y alumnos y concursos de redacción y dibujo sobre temática audiovisual. En el fondo todas estas actuaciones responden a la necesidad de llevar la televisión a las aulas. La educación audiovisual es un reto al que hemos de enfrentarnos si no queremos que la rapidez de los mensajes televisivos malogre en quince segundos la educación que durante años se imparte a los alumnos. Es inevitable que a medio plazo los contenidos de la enseñanza cambien radicalmente para enseñar también a los alumnos a ver televisión o manejar Internet. Están llegando a la universidad, en los últimos años, con una mejora de su equipaje informativo pero los contenidos son más pobres. Por eso, como TAC ya está haciendo en más de ciento cincuenta centros escolares, si se les enseña a ver televisión o manejar Internet, podremos aprovechar infinitamente más el contenido de transmisión e información que tienen esos medios. TAC también imparte cursos a los profesores de los centros que así lo solicitan además de los Créditos de Síntesis de los que ya hemos hablado. Sin embargo, conviene destacar que, una vez formados los docentes de cada centro, la labor con los estudiantes es mucho más directa y se expande a lo largo del curso.

2. Información a las familias

En una sociedad donde cada vez son más abundantes los reclamos que atraen y «revuelven» las conciencias de las personas, la comunicación con los padres se revela como un aspecto fundamental en la educación, en donde se pone en juego la felicidad de cada hijo y la armonía familiar. Las conferencias a padres y los coloquios con ellos que expertos del TAC imparten son una guía pedagógica fantástica ya que los padres exponen sus inquietudes y obtienen la mejor respuesta y orientaciones prácticas.

La revista Contraste Audiovisual es una publicación mensual, que reciben las familias de los colegios que participan en el Proyecto Educativo de TAC, y que tiene como fin dotar a las familias de una guía sencilla y práctica acerca de los contenidos televisivos además de información sobre los estrenos de cine, DVD y videojuegos. En estos momentos más de 150 instituciones educativas están repartiendo esta publicación entre sus familias. Aunque es el colegio el que se encarga del reparto, habitualmente es la asociación de padres de alumnos del colegio (APA) la que se encarga de financiar este servicio, y por tanto, de contratarlo con TAC.

3. Información sobre televisión «on line» (Internet)

TAC pone a disposición de las instituciones educativas con web un portal, ContrasteA, con información diaria, semanal y mensual sobre la programación de la televisión, estrenos de películas en cines y novedades en vídeo o dvd. Cada día actualiza en la web del colegio que lo solicite los programas que recomienda para ese día clasificados por públicos: para todos, para niños, para jóvenes y para mayores. Asimismo, cada semana actualiza en la web de cada colegio una selección de las mejores películas que se estrenan en el cine semanalmente y, cada mes, hace lo mismo con los vídeos/dvd de estreno. Este servicio permite a los padres, profesores y alumnos de un colegio disponer, en la propia web, de una información actualizada de mucho interés para las familias y personas individuales. Con esta información en la web del colegio TAC da un valor añadido importante a la misma, pues es una información de consulta muy frecuente. Cabe destacar el servicio on-line del buscador de películas que, cuenta con más de 2.500 fichas técnicas. Es una herramineta muy usada por aquellas personas que quieren hacer un cine-forum y ponen en nuestro buscador el tema del que les gustaría debatir, por ejemplo, amistad, y la edad a la que va a dirigirse la proyección. Al instante salen varios títulos y uno puede informarse sobre ellos escogiendo así el más idóneo.

4. Seminarios, conferencias a padres, créditos de síntesis…

TAC dispone de expertos (médicos, psicólogos, abogados, pedagogos, etc.) que estudian aspectos de la televisión desde su ámbito profesional. Estos profesionales acuden a los colegios que así lo solicitan a dar charlas, conferencias, mesas redondas, cine-forums, etc., tanto a padres como a profesores y alumnos.

5. Auditorias a colegios sobre consumo audiovisual

Desde TAC se ultiman los detalles de un nuevo servicio on-line, disponible a partir de septiembre, por el que los colegios podrán conocer las características del consumo audiovisual de sus alumnos a través de Internet. De manera anónima los estudiantes responderán a una encuesta on-line sobre su uso de pantallas: televisión, móvil, videojuegos, internet y cine. Los resultados que se analizarán de forma automática revelarán las características del consumo audiovisual de los estudiantes. Esta radiografía del consumo de pantallas se hacía antes en papel. El tiempo invertido en la realización y la corrección, ahora, se reduce notablemente y la incidencia en el medio ambiente es nula. Una vez analizados los resultados, TAC propone diferentes líneas de actuación según sean las necesidades específicas de cada centro. Estas auditorias sobre consumo audiovisual en las aulas son una herramienta muy útil para los padres y educadores preocupados por la influencia de los medios de comunicación. TAC intenta sensibilizar a la sociedad acerca de la necesidad de un consumo de televisión responsable. Es consciente de las características buenas de la televisión y las aplaude y aprovecha para la educación. Pero también sabe que, en su lado oscuro, la televisión realiza, a diario, competencia desleal en el mundo educativo. Esa «escuela paralela» de efectos nocivos, puede y debe ser contrarrestada. El Proyecto Educativo de TAC es un ejemplo de acción positiva en educacióin audiovisual que corrige esos efectos a la vez que potencia la parte positiva del consumo responsable en todos los niveles de la escuela: padres, profesores y alumnos.

Referencias

Aguaded, J.I. (Ed.) (2003): Luces en el laberinto audiovisual. Edu-comunicación en un mundo global. I Congreso Iberoamericano de Comunicación y Educación. Huelva.

Aznar, H. (1999): Comunicación responsable, deontología y autorregulación de los medios.

Castells, P. (2007): Víctimas y matones, claves para afrontar la violencia en niños y jóvenes.

Castells, P. y de Bofarull, I. (2002): Enganchados a las pantallas.