Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 32: Políticas de educación en medios (Vol. 16 - 2009)

Reforma educativa y educación en medios como agentes de cambio en Hong Kong

Education reform as an agent of change: The development of media literacy in Hong Kong during the last decade

https://doi.org/10.3916/c32-2009-02-006

C.K. Cheung

Abstract

A pesar de su novedad como área de estudios, la educación mediática en Hong Kong ha sido exitosa. Este texto demuestra cómo la reforma educativa ha sido un factor importante para el desarrollo de la educación mediática en la última década. Las tres principales fuerzas de cambio en esta reforma han sido el énfasis en la educación cívica desde el retorno de Hong Kong a la soberanía china; la introducción de las tecnologías de la información (TIC) y la reciente revisión de los programas de estudio. El autor pretende además iniciar una investigación encaminada a descubrir si hay patrones comunes y propios de desarrollo e implementación de la educación mediática en las distintas sociedades asiáticas o si éstas siguen un patrón occidental.

Although media education is a comparatively new area of studies in Hong Kong, it is already flourishing. Why? This contribution identifies the education reform as an important factor in encouraging the development of media education in the last decade, and the three major driving forces of this reform have been: the emphasis on civic education since Hong Kong’s return to China sovereignty, the introduction of information technology (ICT), and the recent review of the curriculum. The author also aims to find out whether the patterns used in media education development are their own Asian models or, on the contrary, they follow Wes tern patterns.

Keywords

Educación mediática, reforma educativa, tecnologías de la información, currículum, educación cívica, modelos de educación en medios

Media education, education reform, information technology, curriculum, civic education, media education patterns

Archivo PDF español

Archivo PDF inglés

1. Introducción

La educación en medios ha estado presente en Occidente durante bastante tiempo (Bazalgette & otros, 1990), pero sólo empezó a tener aceptación en Asia, particularmente en Hong Kong, en la última década (Cheung, 2005). Durante este tiempo, ha pasado de ser un área de estudio poco conocida hasta convertirse en una materia que un creciente número de escuelas está adoptando como parte de sus programas educativos o actividades extra-curriculares. Sin embargo, en Hong Kong, la educación en medios no ha sido la única «materia» que demanda espacios curriculares. Durante los últimos diez años, la importancia de la educación sexual, ambiental y cívica ha sido enfatizada, pero aún no han logrado ganar mucho terreno en los horarios escolares, y es considerada como un programa marginal. ¿Qué tuvo que suceder, entonces, para que el desarrollo de la educación en medios en Hong Kong creciera?

2. Reforma educativa

El desarrollo de la educación en medios ha sido rápido en Hong Kong. A pesar de ser una ciudad medianamente rica, la educación en medios fue un término poco utilizado hasta los noventa, cuando la Universidad de Hong Kong lo ofreció como un curso opcional a los estudiantes de su curso de posgrado en Educación en 1996. Desde 2003, la educación en medios en el plan de estudios del Nuevo Hong Kong ha sido ofrecida como opcional a estudiantes de la Maestría en Educación en la Universidad de Hong Kong. En lo referente a publicaciones, el primer artículo académico sobre educación en medios en Hong Kong apareció en 2001 (Cheung, 2001). Desde entonces, el crecimiento de la educación en medios se ha hecho visible, y entre los muchos factores que intervinieron en ello, el más importante ha sido el de la reforma educativa.

La sociedad actual es muy diferente a lo que era hace diez años; para conservar la paz en un mundo cambiante y educar estudiantes que cubran las necesidades de la sociedad del mañana, la reforma educativa es imprescindible. La nueva oleada de reformas educativas estableció nuevas agendas en educación: aparte del tradicional énfasis en la ética, el intelecto, la aptitud física, las habilidades sociales y la estética, se esperaba que las escuelas de Hong Kong produjeran una nueva generación de estudiantes capaces de aprender autónomamente, pensar por sí mismos y explorar nuevas áreas de aprendizaje. Estas reformas han influido, directa o indirectamente, en el desarrollo de la educación en medios en Hong Kong. Este gráfico describe una cronología del cambio en la reforma educativa y cómo la educación en medios se adapta a ella.

Cronología del cambio en la Reforma Educativa. Promoción de la educación cívica desde el retorno de la soberanía a China en 1997.

En 1987, Lee (1987: 243) afirmaba que la educación cívica no había sido tenida en cuenta en Hong Kong durante alrededor de 30 años; diez años más tarde, Fok (1997) sostenía que la educación cívica nunca había ocupado un lugar importante en los planes de estudio de las escuelas de Hong Kong. Esto es comprensible, ya que Hong Kong era todavía una colonia Británica antes de 1997, y el cultivo del amor a nuestro propio país no podría ser, entonces, la prioridad. Sin embargo, después de la firma de la declaración SinoBritánica en 1984, con las reformas políticas hacia un gobierno representativo, y los acontecimientos de 1971, hubo un aumento vertiginoso en el interés y preocupación por la educación cívica. En 1985, el Departamento de Educación publicó las «Directrices para la Educación Cívica en Escuelas» (en lo sucesivo, «Directrices 85»: Comité de Desarrollo Curricular, 1985), en las cuales las escuelas fueron alentadas a implementar la educación cívica a través de planes de estudio formales, informales y velados. Una década después se generó otro conjunto de directrices, y el camino a seguir para los planes de estudio está claramente establecido en el prefacio a las «Directrices 96» (CDC, 1996):

Mientras Hong Kong se prepara para ser la Región Administrativa Especial de la República del Pueblo de China en 1997 y encarar los retos del siglo XXI, las escuelas en Hong Kong tienen la misión de dotar a nuestros jóvenes de las actitudes, valores, convicciones y aptitudes que les ayuden a convertirse en ciudadanos que contribuyan con la sociedad, el país y el mundo.

Las Directrices 96 fueron las primeras en enfatizar la educación cívica; gracias a esta publicación, más escuelas estuvieron preparadas para incorporar la educación cívica a sus horarios y actividades extra-curriculares. Dos años después fueron publicadas unas nuevas directrices, «Educación Cívica: Directrices Curriculares para Educación Media Superior (Formas 1 a 3)» (CDC, 1998), las cuales establecían que los estudiantes debían ser adiestrados en el análisis crítico y el juicio de veracidad de las noticias, además de la conveniencia de los métodos de información usados por los medios masivos. Con este conjunto de directrices, los componentes relacionados con la educación en medios estaban ahora presentes.

Aunque la educación cívica está considerada como un área importante en la enseñanza, especialmente desde que Hong Kong regresó a la soberanía de la China continental, los maestros han expresado dificultades para impartirla (Cheung & Leung, 1998). En Occidente, la investigación muestra que las estrategias tradicionales de exposición son las dominantes, aunque son poco efectivas en la educación cívica (Dynesson, 1992; Sears 1994); desafortunadamente, este tradicional método de enseñanza es también el más socorrido en la educación cívica en los países Asiáticos (Han, 2000; Lee, 1999; Liu, 1999; Otsu, 2000). Aún más, cuando se discute la estructura del gobierno, las diversas políticas sociales y legales, los estudiantes muestran poco interés, ya que no están familiarizados con los contenidos impartidos, y estos temas no tienen relevancia en sus vidas diarias. Lo que los estudiantes necesitan es un tipo de aprendizaje activo, participativo, acerca del civismo y la ciudadanía (Hahn, 1996; Patrick, 1999; Print & Smith, 2000). La lógica es obvia: cuando los estudiantes participen activamente en el aprendizaje del civismo en las escuelas, adquirirán el hábito de participar activamente también como ciudadanos, cuando lleguen a adultos.

Cheung (2004) considera que esta dificultad podría ser resuelta utilizando la educación en medios para enseñar civismo. La relación entre educación en medios y educación cívica es clara. Aufderheide & Firestone (1993: 1) sostienen que los propósitos de la educación en medios son desarrollar «ciudadanía, apreciación y expresión estética, abogacía personal, autoestima y capacidad de consumo». Ahonen y Virta (1999: 248) sostienen que las acciones ciudadanas y el pensamiento crítico en la sociedad de la información están ligados a las habilidades de comunicación y a la capacidad para influir a otros. La educación en medios puede, por consiguiente, ser considerada un área clave en la enseñanza del civismo. En 1999 se realizó un estudio de educación cívica en veinticuatro países, y los términos «medios de comunicación de masas» y «educación en medios» aparecieron muy frecuentemente en casi todos los casos (Torney-Purta, Schwille & Amadeo, 1999). La conexión entre educación en medios y educación cívica queda así reconocida. La educación en medios aparece, en algunas ocasiones, como un tema considerado en los planes de estudio de educación cívica, por ejemplo en Rumania (Bunescu & otros, 1999) y los Países Bajos (Dekker, 1999); en otras ocasiones, aparece junto con temas relacionados de cerca con el civismo, tales como idiomas, estudios históricos y sociales, por ejemplo en Bélgica (Blondin & Schillings, 1999). En Finlandia, la educación en medios es considerada parte del civismo. Ahonen & Virta (1999) afirman que «a través de la educación en medios, los estudiantes tienen la oportunidad de practicar la adquisición activa y analítica de información, y también cómo ejercer influencia a través de diferentes medios. Además de la educación en medios orientada a la crítica social, se ha puesto énfasis en las habilidades de los estudiantes para utilizar los medios. La educación en medios ya no ve a los estudiantes como receptores pasivos, sino como comunicadores con un papel activo [...]. Las escuelas incluyen elementos de educación en medios en el programa de estudios de lengua materna o historia y estudios sociales».

El Estudio IEA de Educación Cívica señalaba que los medios juegan un papel importante en el desarrollo del conocimiento cívico y nivel de compromiso de estudiantes de nivel medio superior (Amadeo, TorneyPurta & Barber, 2004). La investigación muestra que los estudiantes ven las noticias, pero no las presentadas en forma tradicional. Un estudio de Kwak y otros (2004) reveló que los programas de entrevistas a horas avanzadas de la noche eran un recurso importante para involucrar políticamente a la gente joven. Otro estudio de la Annenberg Public Policy Center (2004) arrojó conclusiones similares, advirtiendo que los observadores de programas de comedia a altas horas de la noche, especialmente «The Daily Show con Jon Stewart», en el canal de cable Comedy Central, tenían más probabilidades de conocer la posición en algunos temas y los antecedentes de candidatos presidenciales que gente que no vio el programa. El libro de Jon Stewart «América: Una guía para ciudadanos hacia la democracia en inacción» –una parodia de manual acerca de la historia de los Estados Unidos–, se convirtió en un «bestseller» en 2005. A la gente joven le gusta la forma en que las noticias son presentadas por Jon Stewart, y para atraer una audiencia joven al programa de entrega de los premios Oscar, con sus niveles de audiencia a la baja, Stewart fue hecho anfitrión para la entrega de 2006.

Otros investigadores (Bennett, 2004; Pew Research Center, 2004) han advertido también el creciente papel de Internet y los programas de comedia como fuentes de noticias para los jóvenes norteamericanos, quienes continúan alejándose de las fuentes de noticias más tradicionales. Esto hace eco de lo que Jon Katz, un crítico de los medios, escribió en la revista «Rolling Stone»: que la gente joven prefiere el estilo «informal» e «irónico» de reportaje de algunos canales de TV por cable a la «monótona y reconfortante voz» del periodismo masivo (1993). Esto evidencia que el ambiente de los nuevos medios puede jugar un rol crítico en el fomento del vinculo activo e informado entre la juventud avanzada en el uso de los mismos, la cual está crecientemente alejándose de los medios convencionales en favor de la web, lo inalámbrico y otras fuentes alternativas de información (The Kaiser Family Foundation: Hechos clave: medios, juventud y enlace cívico, 2004).

La educación en medios puede facultar a los individuos para ser más críticos y participativos (Hobbs, 1998; Messaris, 1998). Aufderheide & Firestone (1993: 26) sostienen que la educación en medios faculta a la persona joven con la «habilidad de analizar y argumentar, además de influir en la lectura activa (léase observación activa) de los medios para ser un ciudadano más efectivo». Lewis & Jhally (1998) advirtieron la importante relación entre educación en medios, política y sociedad, y que la fuerza potencial de la educación en medios para transformar la sociedad descansa en el hecho de que una persona alfabetizada en medios estaría motivada a tomar un papel más activo, participando en una sociedad cambiante, haciéndola más democrática. En los Estados Unidos, la educación en medios es vista como una estrategia para crear una ciudadanía participativa y democrática (Tyner, 1998). El argumento es «si un electorado informado es la piedra angular de una sociedad democrática, y si son certeras las encuestas que reportan que la mayoría de los norteamericanos adquiere sus noticias e información de los medios electrónicos, entonces es imperativo que los estudiantes aprendan a leer y escribir en los medios electrónicos, así como los impresos, para participar plenamente en una sociedad democrática» (Tyner, 1998: 162).

En Hong Kong, los medios masivos de información han sido identificados como un factor importante en la educación cívica (Lee, 1999: 332-338). La educación en medios proporciona una ayuda crucial a los estudiantes en el análisis de mensajes en los medios, ya que «son los medios masivos los que han tomado la iniciativa en el suministro de información acerca de política y gobierno, desde sus propias perspectivas, lo cual ha resultado en una más bien variada presentación de las noticias». Como respuesta, «los practicantes escolares, en particular, enfatizaron la necesidad de educación en medios». Cheung (2005: 41) siguió la pista del desarrollo de la educación cívica en Hong Kong, examinando las directrices de educación cívica en varios años, y concluyó que «el cambio global está moldeando la futura dirección de la educación en Hong Kong. En los últimos veinte años, el lugar de la educación en medios en la educación civil ha cambiado gradualmente; de servir como un conjunto de ejemplos objetivos, ha evolucionado hasta discusiones, y de ocupar una parte muy pequeña en el plan de estudios se ha expandido a ciertas partes mayores de áreas clave del aprendizaje: ha crecido en importancia como parte de la educación cívica y moral». Su otra investigación (Cheung, 2004) muestra que las lecciones de educación cívica son enseñadas más apropiadamente en el contexto de una educación en medios. La enseñanza de la educación en medios adopta un acercamiento interactivo, en el que los estudiantes analizan críticamente los mensajes transmitidos por los medios. A través de la educación en medios, la percepción de la gente joven en temas como economía y política, así como aspectos sociales, se verá incrementada, pues las imágenes recibidas desde los medios masivos los motivarán a discutir y aprender, conduciéndolos a investigar y entender temas de su sociedad, para llegar a ser ciudadanos más participativos y democráticos (Law, 1999; Buckingham, 2000; Kubey, 2004; Cheung, 2006).

3. La introducción de las tecnologías de la información(TIC)

Con el rápido desarrollo de Internet y la world wide web desde los años 90, el mundo se ha vuelto plano (Friedman, 2005). En Hong Kong, la introducción de las TIC ha tenido también una fuerte influencia en la educación. En 1997, en su discurso político inaugural, C.H. Tung, Jefe Ejecutivo de Hong Kong, se comprometió a hacer de Hong Kong «un líder, no un seguidor, en el mundo de la información del mañana». Para realizar esta visión, los estudiantes, tanto de nivel básico como medio, necesitan estar equipados con el conocimiento, habilidades y actitudes para superar los retos de la era de la información. En 1998 fue publicado el documento titulado «Tecnología de la información para el aprendizaje en una nueva era: estrategia de cinco años: 1998/99 a 2002/03», el cual proporcionó un anteproyecto de TIC en educación a nivel escolar.

Sin embargo, toda moneda tiene dos caras. Mientras la introducción de la TIC ayuda a transformar el aprendizaje y la enseñanza, el crecimiento de Internet también origina muchos problemas. Un estudio sobre gente joven en 12 países realizado por Livingstone y Bovill (2001) mostró que los medios moldean los significados y prácticas de la vida diaria de la juventud, aunque no muy a menudo en el buen sentido. Una publicación de Newsweek reportó los resultados de un sondeo realizado entre gente joven en todo el mundo. Se encontró que emplearon la mayor parte de su tiempo libre en entrar en contacto con los medios (Guterl, 2003). En Hong Kong, un estudio reveló que la televisión ha sido alcanzada por las atracciones de Internet, la cual está siendo usada cada vez más por gente joven para comunicarse, divertirse y obtener información (Breakthrough, 2003). Los estudiantes no sólo necesitan entrenamiento en habilidades en TIC, sino también en capacidades críticas para leer y escribir, que les ayuden a sobrevivir en el ciberespacio. La educación en medios está relacionada con la codificación y decodificación de mensajes de los medios; alienta a los estudiantes a ser más críticos en la captación de mensajes y «leer» de una manera crítica (Frechette, 2002). Además de dotar a nuestros estudiantes con las habilidades necesarias para el futuro lugar de trabajo, las TIC tienen un profundo impacto en la enseñanza y el aprendizaje. Los estudiantes pueden ahora explorar y aprender de la información por sí mismos, en su propio tiempo y espacio. Con la implementación de las TIC en la educación se dará un cambio de paradigma: de un método basado en gran parte en libros de texto y centrado en el maestro, a uno más interactivo y centrado en el alumno. La enseñanza de la educación en medios encaja en esto, ya que requiere un método muy diferente a la enseñanza con charla y pizarrón: los estudiantes son estimulados a descubrir la información a través de la codificación y decodificación de mensajes mediáticos, y a involucrarse activamente en la producción mediática, para así convertirse en observadores críticos de los medios. En la educación en medios el foco principal está en el aprendizaje centrado en el estudiante, lo cual requiere una pedagogía mediática que aliente la investigación y el pensamiento crítico y reflexivo. Los niños aprenden cómo los materiales y el conocimiento son seleccionados y estructurados para los textos mediáticos, y tienen que hacer preguntas para ayudarse a dilucidar temas que tienen implicaciones de valor. Lo anterior refleja el paradigma emergente, descrito por Pelgrum y Anderson (1999), en el que los estudiantes se vuelven más activos en la determinación de sus propias rutas de aprendizaje, y los profesores se convierten en facilitadores de este proceso.

Aprender haciendo es importante. Los estudiantes son estimulados a explorar el aprendizaje a un nivel profundo y significativo. Con las TIC implementadas con plenitud en años recientes, los estudiantes pueden ahora involucrarse en la producción mediática: cuentan con una plataforma para sumergirse en el aprendizaje a través de la exploración y la experiencia. Frechette (2002: 114) establece que la producción me diática es vital en toda pedagogía: «Así como es necesario para los alumnos aprender a leer y escribir, es de gran valor para los maestros permitir a los alumnos «producir» textos mediáticos, así como deconstruirlos con su propia voz, ideas y perspectivas (tomando en cuenta la subjetividad de la cual emanan estas voces)». Buckingham & otros (1995: 28) visualizaron el significado de las TIC en el facilitamiento de la producción mediática. Sostuvieron que «de modo tal vez más significativo, junto con las tecnologías de la información, la educación en medios se ha convertido en un elemento esencial de algo más ambicioso: la necesidad de ‘nuevas alfabetizaciones’, cruciales para el cambiante panorama social y cultural de este siglo. Así, esta nueva alfabetización está definida no simplemente como una forma de lectura defensiva ‘critica’, sino también como una habilidad para escribir o producir en los nuevos medios de comunicación».

En el pasado, era difícil para los estudiantes participar en la producción mediática, ya que el equipo era costoso y requería un alto nivel de pericia para ser manejado. Éste ya no es el caso, pues los avances en las tecnologías de la comunicación han hecho más accesible el costo de compra del equipo, y las habilidades necesarias para utilizar el equipo son fácilmente adquiridas. Actualmente, aun los alumnos de primaria son capaces de producir un vídeo ellos solos (Gauntlett, 1996).

La idea de producción mediática es coherente con las metas de la Declaración sobre Educación en Medios de la UNESCO (citada en OCR, 2002): «La escuela y la familia comparten la responsabilidad de preparar a los jóvenes para la vida en un mundo de imágenes, palabras y sonidos poderosos. Niños y adultos necesitan estar alfabetizados en cada uno de estos tres sistemas simbólicos. [Necesitamos] desarrollar conocimientos, habilidades y actitudes que estimulen el crecimiento de la conciencia crítica [...] debemos incluir el análisis de los productos mediáticos, el uso de los medios como instrumento de expresión creativa, así como el uso y participación efectiva en los canales disponibles».

Los educadores mediáticos consideran que la producción es una manera deseable de educación (Buckingham y otros, 1985; Eiermann 1997). Por ejemplo, Quin (2003) señala que la producción mediática ha sido un elemento central en las escuelas australianas desde la introducción de estudios sobre medios en los programas escolares en los años 70. En el Reino Unido, la producción mediática está incluida en los exámenes de la Alianza de Evaluación y Calificaciones (AQA, siglas en inglés), y es también un módulo en los programas de estudios mediáticos en Oxford, Cambridge y en los Exámenes RSA (OCR). Sus metas están establecidas como sigue: «El propósito del trabajo de producción es que los aspirantes pongan la teoría en práctica, demostrando conocimiento y entendimiento de habilidades técnicas en su propia producción mediática, y asimismo, involucrarlos en actividades creativas, imaginativas y estéticas» (OCR, 2002: 1).

Actualmente, la educación en medios en Hong Kong es practicada de diversas maneras. Algunas escuelas han introducido lecciones de educación en medios en los planes de estudio de la escuela, mientras otras hacen uso de la radio ó TV en los campus a manera de educación en medios. La última es particularmente popular en el sector de servicio social, y entre grupos locales de producción mediática y practicantes individuales. Las razones para esto son simples: la producción mediática les da a los estudiantes un sentimiento de satisfacción cuando los productos son creados. El método tradicional de aprendizaje, en el cual los maestros entregan conocimiento de una manera didáctica, ha cambiado: ahora, los estudiantes pueden sostener la cámara digital o sentarse en el cuarto de control para operar el panel y sentir que tienen control sobre lo que quieren aprender. Adicionalmente, como el programa de estudios no establece límites al alcance de la educación en medios, los estudiantes tienen la flexibilidad de explorar, descubriendo así oportunidades adicionales de aprendizaje.

4. Anteproyecto de educación para el siglo XXI:revisión del sistema escolar

En el documento «Anteproyecto de educación para el siglo XXI: revisión del sistema educativo», publicado en 1999, palabras como «centrado en el estudiante», «auto-aprendizaje» y «motivación» fueron mencionadas con frecuencia. Además, el documento cuestionaba si los medios eran «conscientes de su poderosa influencia en la formación de valores y en el aprendizaje del idioma por los jóvenes», y preguntaba también si los medios debían propagar información al público y ayudar a los jóvenes a desarrollar valores positivos, distinguir lo correcto de lo incorrecto, y ampliar sus horizontes (Comisión de Educación, 1993: 28).

El Anteproyecto abrió el camino a la educación en medios, la cual aspira a ayudar a los estudiantes a desarrollar el pensamiento lógico y creativo a través del análisis crítico de los mensajes mediáticos a los que están expuestos cada día. La naturaleza de la educación en medios está centrada en los estudiantes, quienes estarán más motivados a aprender, discutiendo contenidos que les sean agradables. Además, pueden posteriormente involucrarse en la producción creativa de productos mediáticos como gacetas universitarias, radio y televisión.

Otra sugerencia del documento era la introducción de áreas clave de aprendizaje en lugar de los límites fijos de las materias. Una de estas áreas clave de aprendizaje era la materia de Educación Personal, Social y de Humanidades. La educación en medios, concepto relativamente nuevo y no cubierto previamente en las directrices oficiales del Departamento de Educación, era descrita aquí como un elemento en programas intercurriculares, y un posible componente de esta área clave de aprendizaje en el documento consultivo. Esto era indicación de un creciente reconocimiento de la importancia de la educación en medios por parte de los responsables políticos. La educación en medios estaba finalmente en la agenda oficial.

5. El nuevo plan de estudios para bachillerato

El Departamento de Educación de Hong Kong está realizando actualmente una revisión de la estructura académica de la educación media superior (EMB, 2004) y ha propuesto una reestructuración en algunas materias disponibles para los estudiantes. Entre ellos, Estudios Liberales, Idioma Chino, Inglés y Matemáticas son materias centrales para los estudiantes, y los tres primeros tienen componentes relacionados de cerca con la educación en medios.

1) Estudios Liberales. La materia de Estudios Liberales fue desarrollada a principio de los noventa, y aunque no muchas escuelas la han adoptado en su plan de estudios, la situación cambiará, ya que el «Reporte 334» (EMB, 2005: 1) estipuló que Estudios Liberales será una materia central, con las siguientes metas: Los Estudios Liberales intentan ampliar la base de conocimientos de los estudiantes e incrementar su conciencia social a través del estudio de una amplia gama de temas. Los módulos seleccionados para el plan de estudios se centran en temas significativos para los estudiantes, la sociedad y el mundo, y pueden ayudarlos a conectar diferentes áreas del conocimiento y ampliar sus horizontes. La experiencia de aprendizaje proporcionada estimula la capacidad de los estudiantes de desarrollar aprendizaje permanente, de manera que puedan encarar con confianza los retos del futuro.

El componente de la educación en medios es reconocido en este contexto, según se establece en el do cumento (CDC, 2006a): «Como la cobertura de Es tudios Liberales incluye temas contemporáneos, los medios se convierten en una de las más importantes fuentes de información además del material entregado por el maestro y otros materiales didácticos. Los estudiantes aprenderán a evaluar críticamente información, fenómenos e ideas presentadas en los medios, de tal manera que puedan distinguir entre hechos, opiniones y prejuicios. Se espera que, con el debido cuidado, los maestros seleccionarán a menudo materiales mediáticos para uso en discusiones, y que los estudiantes basarán sus conclusiones en evidencias convincentes y otras fuentes de información relevantes, y no en ignorancia y sesgos».

Por otra parte, se requiere que los estudiantes elaboren un Estudio de Investigación Independiente, con los medios entre uno de seis temas sugeridos. Con el fin de facilitar la enseñanza y el aprendizaje de Estudios Liberales, se ofrecen una serie de cursos de entrenamiento en enseñanza, algunos de los cuales son dirigidos por la Asociación de Educación en Medios de Hong Kong, enfocados en el uso de educación en medios para enseñar Estudios Liberales.

2) Lengua China. Los contenidos del nuevo programa de estudios del idioma chino son más contemporáneos y relevantes para la experiencia diaria de los estudiantes. Entre las nueve habilidades genéricas mencionadas en la Guía (CDC, 2006b: 21), las habilidades de pensamiento crítico están especialmente relacionadas con los medios masivos de comunicación. Ciertamente, la Guía refiere explícitamente, como ejemplos de actividades que fomentan el pensamiento crítico: «leer periódicos y revistas, escuchar la radio y ver la televisión, comparar y contrastar cómo los diferentes medios cubren los mismos eventos y evaluar la autenticidad de la información». Para que estas actividades relacionadas con los medios sean efectivas, algunas formas de educación en medios son esenciales, y tal educación puede comenzar con la introducción y discusión de los conceptos centrales de educación en medios (por ejemplo, realidad construida, ne gociación del significado y prejuicios mediáticos), o puede tomar la forma de análisis centrado en el estudiante y producción.

Con algunas de las materias optativas mencionadas en la Guía –en particular Literatura y Adaptaciones Fílmicas, Taller de Drama, Noticias y Reportajes, Multimedios y Escritura Aplicada– la relevancia y necesidad de la educación en medios es aún más clara. Por ejemplo, uno de los aspectos centrales de la educación en medios es el estudio de las técnicas creativas involucradas en diferentes formas de comunicación. Los estudiantes inscritos en cualquiera de las cuatro materias mencionadas se beneficiarán enormemente de un conocimiento de la gramática y sintaxis de los medios a los que están expuestos, un conocimiento que responde a preguntas como «¿qué significan los encabezados principales?»; «¿qué transmiten los close-ups de la cámara?»; «¿por qué se usa este género de música en esta parte de la película?».

3) Idioma Inglés. La educación en medios es ampliamente impartida en áreas del lenguaje en muchos países (Hart, Hammett & Barrell, 2002; Krueger & Christell, 2001) y las investigaciones indican que, después de recibir entrenamiento en educación en medios, los estudiantes se desenvuelven mejor en habilidades de lectura, escritura y escucha (Hobs & Frost, 1998).

La Guía recomienda diversas actividades para desarrollar habilidades genéricas de creatividad (CDC, 2006c: 52), muchas de las cuales pueden ser combinadas con alguna forma de educación en medios. Por ejemplo, se sugirió que la creatividad de los estudiantes fuera fortalecida a través de «leer y escuchar una amplia gama de textos imaginativos incluyendo poemas, novelas, historietas, juegos, películas, humorismo, anuncios, canciones, programas de radio y televisión, demostrando sensibilidad en la apreciación crítica de estos textos» (Ibíd.). La mayoría de estos textos imaginativos, sin embargo, no está impresa, de manera que tiene una gramática diferente a la que los estudiantes pueden no estar familiarizados. La lectura y escucha de estos textos será en gran medida facilitada si los estudiantes están dotados con las habilidades requeridas para apreciar y encontrar el sentido de textos no tradicionales: esto es exactamente para lo que la educación en medios está diseñada. Además, entre los nueve módulos obligatorios recomendados para educación media superior (Ibíd.: 17), el modulo Comunicación provee una excelente oportunidad para llevar a cabo actividades de enseñanza relacionadas con la alfabetización mediática. Incluso el manual mismo – puesto que involucra la naturaleza de los me dios masivos, Internet y las tecnologías de comunicación– puede usar materiales de enseñanza de educación en medios existentes, e incorporar conceptos clave tales como texto mediático, construcción y técnicas creativas. Lo mismo puede decirse de la unidad del mundo del espectáculo, contenida en el módulo sobre Esparcimiento y Entretenimiento.

6. Conclusiones

A pesar de que la educación en medios no es una materia formal en los planes de estudio de Hong Kong, hay argumentos para apoyar su inclusión, a la luz de las reformas educativas actuales; de hecho, la reforma educativa ha proporcionado una plataforma para el desarrollo de la educación en medios en la última década. Desde el regreso de la soberanía a China, se ha dado más importancia a la educación cívica en los planes de estudio de Hong Kong. Las investigaciones muestran la relación entre educación cívica y educación en medios; esta última apoya la formación de ciudadanos informados y participativos, impulsando a los estudiantes a ser críticos con los mensajes de los cuales están rodeados (Cheung, 2004: 49).

La introducción de las TIC es también muy significativa. La era mediática está teniendo un impacto en nuestros estudiantes, moldeando los tipos de personas en los que se están convirtiendo. El uso masivo de las TIC genera adicciones en estudiantes, creando dependencia con la navegación por la Red, pero no necesariamente les ha permitido convertirse en usuarios críticos de las tecnologías. Los alumnos de hoy son altamente competentes en el acceso a la información; son la «Generación de Internet»; sin embargo, ¿son ca paces de autoplanificar su aprendizaje?, ¿son generadores de ideas, o meramente las imitan y reproducen? En otras palabras, ¿están activamente involucrados los estudiantes de Hong Kong en sus procesos de aprendizaje?, ¿son capaces, los educadores de Hong Kong, a enfrentarse a la situación, manifestada por Giroux (1988), de que los medios masivos están convirtiendo a nuestras poblaciones en espectadores pasivos, más que en participantes activos? Si queremos que nuestros estudiantes se conviertan en pensadores activos y críticos, y más que eso, en aprendices facultados, la introducción de la educación en medios puede ser útil, y la producción mediática podría ser una excelente manera de empezar.

El desarrollo de la educación en medios está mejor ando influenciado por la reforma educativa. Se recomienda a las escuelas que «ayuden a sus estudiantes a desarrollar, a través de la enseñanza y el aprendizaje en diferentes áreas claves del aprendizaje, las nueve habilidades genéricas de colaboración, comunicación, creatividad, pensamiento crítico, tecnología de la información, aritmética, resolución de problemas, auto-dirección y estudio» (EMB, 2003: 13).

Por tanto, los términos clave de esta propuesta que utiliza la educación en medios son comunicación, creatividad, pensamiento crítico…, solución de problemas [y] autodirección; estas cinco habilidades pueden ser desarrolladas efectivamente usando educación en medios. El mecanismo crítico para la educación en medios tiene tres partes: observación, interpretación y análisis. El material de origen de don de escoger es amplio y variado y, más importante, actual y fluido, y constituye un rico repositorio de búsqueda de significado. Dependiendo del tipo de actividades usadas para analizar los medios, habilidades como solución de problemas y pensamiento crítico pueden ser desarrolladas a partir de la búsqueda en los medios. La educación en medios no únicamente ayuda a motivar a los estudiantes a aprender, sino que puede agregar a su legitimidad el desarrollo de pensadores críticos, un punto central de las reformas curriculares propuestas, sugeridas por el EMB.

Más recientemente, el nuevo Programa de Estudios para educación media superior ha allanado el camino para la inclusión de más educación en medios, ya que sus componentes aparecen en las materias centrales. Como se indicó previamente, Hong Kong es una ciudad particularmente rica en medios, y sus estudiantes, como el foco de una proporción significativa de los mensajes mediáticos, están bien posicionados para lanzarse a una investigación crítica de los mismos: en palabras más sencillas, los medios son ya una parte del currículum diario de los estudiantes de Hong Kong; integrarlos en una clase como parte de los estudios diarios de los estudiantes, entonces, parece un proceso curricular orgánico.

6. Futuras posibilidades de investigación

La discusión en torno a la educación en medios ha ido en aumento en los años recientes, tanto internacional como localmente. Cada vez más países han adoptado la educación en medios en sus programas de estudios de una manera u otra, y las investigaciones pasadas y presentes continúan examinando sus diferentes aspectos. La educación en medios en Asia es una parte relativamente joven, pero de rápido desarrollo, del programa de estudios. Se han hecho investigaciones y se han escrito artículos de varios temas relacionados con la educación en medios en Asia. Los modelos dominantes en el mundo son ampliamente occidentales, y más particularmente, de países de habla inglesa. La pregunta es si un patrón similar existe en Asia, donde puede haber diferencia en cultura, herencia, creencias, valores y políticas de educación, así como también en programas de estudio y pedagogía. ¿Existen pedagogos en Asia que estén siguiendo el modelo occidental en el desarrollo e implementación de la educación en medios, o están diseñando sus propios modelos? La educación en medios no puede sostenerse independientemente, aislada del desarrollo de la sociedad, los avances tecnológicos, valores culturales y del ambiente de los medios, así que es justificable esperar diferentes modos de desarrollo en diferentes sociedades. En muchos países asiáticos, parece existir un aumento en el reconocimiento oficial de la educación en medios por parte de responsables políticos, y las reformas educativas recientes han suministrado bases para el crecimiento de esta enseñanza en el aula.

Sin embargo, aunque el significado de la educación en medios es notable, ésta, como programa de estudios, no está aún bien estipulada, y todavía hay mucho por hacer. Es necesario aumentar las acciones concertadas para convertir este área en un movimiento sólido (Cheung, 2008). Este autor intenta encontrar las similitudes y diferencias del desarrollo e implementación de la educación en medios en diferentes sociedades asiáticas; observo que hay una considerable variación entre las sociedades asiáticas en términos del nivel de desarrollo de su educación en medios, el grado al cual está integrada a través del programa de estudios y, más generalmente, las circunstancias sociales, económicas, educativas y políticas relevantes para su implementación. Una diversidad así, ciertamente demanda que cada sociedad encare sus propios y exclusivos retos y encuentre sus soluciones (Cheung, 2009).

Notas

1 El autor se refiere a la transición de Hong Kong desde su estatus de colonia británica a Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China, el 1 de julio de 1997. (N. traductor).

Referencias

Ahonen, S. & Virta, A. (1999). Toward a dynamic view of society: civic education in Finland, en Torney-Purta, J.; Schwille, J. & Amadeo, J. (Eds.). Civic education across countries: twenty-four national case studies from the IEA civic education project. Amsterdam: International Association for the Evaluation of Educational Achievement; 229-256.

Annenberg Public Policy Centre (Ed.) (2004). Daily Show Viewers Knowledgeable about Presidential Campaign National Annerberg Election Survey Shows. (www.annerbergpublicpolicycenter.org/naes/2004_03_late-night-knowledge-2_9-2) (01-05-06).

Aufderheide, P. & Firestone, C. (1993). Media literacy: a report of the national leadership conference on media literacy. Queenstown, MD: The Apsen Institute.

Bazalgette, C. & otros (1990). New directions: media education worldwide. London: BFI.

Bennett, W.L. (2004). Media, Politics, and Democracy - Understanding the Expanding Array of Media that will Define Civic Engagement in the 21st Century. (http://depts.washington.edu/ccce/civiceducation/bennetthreshold.pdf) (12-03-06).

Blondin, C. & Schillings, P. (1999). Education for citizenship in the French community of Belgium: opportunities to learn in addition to the formal curriculum, en Torney-Purta, J.; Schwille, J. & Amadeo. J. (Eds.). Civic education across countries: twenty-four national case studies from the IEA civic education project. Amsterdam: International Association for the Evaluation of Educational Achievement; 62-87.

Breakthrough (2003) (en chino). Crisis of the internet on youth. Hong Kong: Breakthrough Press.

Buckingham, D. (2000). The making of citizens: young people, news, and politics. New York: Routledge.

Buckingham, D., Grahame, J. & Sefton-Green, J. (1995). Making media: practical production in media education. U.K.: English and Media Centre.

Bunescu, G. & otros (1999). Cohesion and diversity in national identity: civic education in Romania, en Torney-Purta, J.; Schwille, J. & Amadeo. J. (Eds.). Civic education across countries: twenty-four national case studies from the IEA civic education project. Amsterdam: International Association for the Evaluation of Educational Achievement; 505-521.

Cheung, C.K. & Leung, M (1998). From civic education to general studies: the introduction of political education in primary curriculum in Hong Kong. Compare, 28 (1); 49-58.

Cheung, C.K. (2001). Implementing media education in Hong Kong secondary curriculum. Curriculum Journal, 12 (2); 197-211.

Cheung, C.K. (2004). Media education in Hong Kong schools: possibilities and challenges. Educational Studies, 30 (1); 33-52.

Cheung, C.K. (2005). Media education in Hong Kong: from civic education to curriculum reform. The Asia-Pacific Education Researcher, 14 (1); 27-45.

Cheung, C.K. (2008). Media Education across Four Asian Societies: Issues and Themes, International Review of Education, 20 pages.

Cheung, C.K. (2009) (Ed.). Media education in Asia, Springer.

Curriculum Development Council (Ed.) (1985). Guidelines on civic education in schools. Hong Kong: Government Printer.

Curriculum Development Council (Ed.) (1996). Guidelines on civic education in schools. Hong Kong: Government Printer.

Curriculum Development Council (Ed.) (1998). Curriculum guidelines on civic education S.1-S.3. Hong Kong: Government Printer.

Curriculum Development Council (Ed.) (2006a). New senior secondary curriculum and assessment guide (secondary 4-6): Liberal Studies. Hong Kong: Government Printer.

Curriculum Development Council (Ed.) (2006b). New senior secondary curriculum and assessment guide (secondary 4-6): Chinese language. Hong Kong: Government Printer.

Curriculum Development Council (Ed.) (2006c). New senior secondary curriculum and assessment guide (secondary 4-6): English language. Hong Kong: Government Printer.

Dekker, H. (1999). Citizenship conceptions and competencies in the subject matter ‘Society’ in the Dutch schools, in Torney-Purta, J.; Schwille, J. & Amadeo. J. (Eds.). Civic education across countries: twenty-four national case studies from the IEA civic education project. Amsterdam: International Association for the Evaluation of Educational Achievement; 437-462.

Dynesson, T. (1992). What's hot and what's not ineffective citizenship instruction. The Social Studies, September/October; 197-200.

Education and Manpower Bureau (Ed.) (2003). Reforming the academic structure for senior secondary education and higher education: actions for investing in the future. Hong Kong: Government Printer.

Education and Manpower Bureau (Ed.) (2005). Proposed new senior secondary curriculum and assessment framework: liberal studies second draft. Hong Kong: Government Printer.

Education and Manpower Bureau (Ed.) (2006). English Language education key learning area: New senior secondary curriculum and assessment guide (Secondary 4-6) English Language. Hong Kong: Government Printer.

Education Commission (Ed.) (1999). Education blueprint for the 21st century: review of academic system, aims of education consultation document. Hong Kong: Government Printer.

Eiermann, P.N. (1997). A teacher’s postmodern guide to ethics in the video production laboratory. Journal of Research on Computing in Education, 29 (3); 215-225.

Fok, S.C. (1997). Political change in Hong Kong and its implications for civic education. Journal of Moral Education, 26 (1); 85-99.

Frechette, D. (2002). Developing media literacy in cyberspace: pedagogy and critical learning for the twenty-first-century classroom. Westport, Conn: Praeger.

Friedman, T. (2005). The world is flat: a brief history of the globalized world in the twenty-first century. London: Allen Lane.

Gauntlett, D. (1996). Video critical: children, the environment and media power. Luton: University of Luton Press.

Giroux, H.A. (1998). Teachers as intellectuals: toward a critical pedagogy of learning. Massachusetts: Bergin & Garvin.

Guterl, F. (2003). Too much information? Newsweek 1st September 2003.

Hahn, C. (1996). Investigating controversial issues at election time. Social Education, 60 (6); 48-350.

Han, C. (2000). National education and active citizenship: The implications for citizenship and citizenship education in Singapore. Asia-Pacific Journal of Education, 20 (1); 63-72.

Hart, Hammett, R.F. & Barrell B.H. (Eds.) (2002). Digital expressions: media literacy and English language arts. Canada: Detselig Enterprises.

Hobbs, R. & Frost, R. (1998). Instructional Practices in Media Literacy and Their Impact on Students’ Learning. (http://interact.uoregon.edu/mediaLit/mlr/readings/articles/hobbs/instpractice.html) (11-11-06).

Hobbs, R. (1998). The seven great debates in the media literacy movement. Journal of Communication, 48 (1); 16-32.

Jo-Ann, A.; Torney-Purta, J. & Barber, C..H. (2004). Attention to Media and Trust in Media Sources: Analysis of Data from the IEA Civic Education Studies. (www.civicyouth.org/PopUps/FSInternationalMedia.pdf) (14-10-06).

Kaiser, H.J. (2003). Key Facts of Media Literacy. (www.kff.org) (11-11-06).

Katz, J. (1993). The media’s war on kids. Rolling Stone, 130; 47-9.

Krueger, E. & Christel, M.T. (2001). Seeing and believing: how to teach media literacy in the English Classroom. Portsmouth: Heinemann.

Kubey, R. (2004). Media literacy and the teaching of civics and social studies at the dawn of the 21st century. The American Behavioral Scientist, 48 (1); 69-77.

Kwak, N., Wang, X. & Guggenheim, L. (2004.) Laughing All The Way: The Relationship between Television Entertainment Talk Show Viewing and Political Engagement among Young Adults. Faculty paper presented to the Communication Theory and Methodology Division at the annual meeting of the Association for Education in Journalism and Mass Communication, August 2004, Toronto, Canadá.

Law, S.L. (1999). Teaching and learning media education in a secondary school: a qualitative exploratory study. Unpublished Dissertation. University of Hong Kong: Hong Kong.

Lee, S.M. (1987). Political education and civic education - the British perspective and the Hong Kong perspective. International Journal of Education Development, 7 (2); 243-250.

Lee, W.O. (1999). Controversies of civic education in political transition: Hong Kong. In: Judith Torney-Purta, John Schwille & Jo-Ann Amadeo (Eds.), Civic education across countries: twenty-four national case studies from the IEA civic education project. Amsterdam: International Association for the Evaluation of Educational Achievement; 313-340.

Lewis, J. & Jhally, S. (1998). The struggle over media literacy. Journal of Communication, 48 (1), 109-120.

Liu, M. (1999). Issues-centred civics: Its implications for teacher education, en Print, M.; Ellickson-Brown. J. & Baginda, R. (Eds.). Civic education for civil society. London: Asean Academic Press; 141-167.

Livingstone, S. & Bovill, M. (2001). Children and their changing media environment - a European comparative study LEA Communication Series. New Jersey: USA.

Messaris, P. (1998). Visual aspects of media literacy. Journal of Communication, 48 (1); 70-80.

OCR (2002). OCR GCSE in media studies. (www.ocr.org.uk ) (22-06-06).

Otsu, K. (2000). Civic education in Japan: values promoted in the school curriculum. Asia-Pacific Journal of Education, 20 (1); 53-62.

Patrick, J. (1999). Education for constructive engagement of citizens in Democratic civil society and government, in Bahmueller, C. & Patrick, J. (Eds.). Principles and practices of education for democratic citizenship. Bloomington: Indiana, ERIC.

Pelgrum, W.J. & Anderson, R.E. (1999). ICT and the emerging paradigm for life long learning: a worldwide educational assessment of infrastructure, goals and practices. Amsterdam: IEA & Enschede, University of Twente.

Pew Research Center (Ed.) (2004). Cable and internet loom large in fragmented political news universe: perceptions of partisan bias seen as growing, especially by democrats (http://people-press.org/reports/display.php3?ReportID=200) (25-04-08).

Print, M. & Smith, A. (2000). Teaching civic education for a civil, democratic society in the Asian region. Asia Pacific Education Review, 1 (1); 101-109.

Sears, A. (1994). Social studies as citizenship education in English Canada: A review of research. Theory and Research in Social Education, 22 (1); 6-43.

Torney-Purta, J.; Schwille, J. & Amadeo, J. (Eds.). Civic education across countries: twenty-four national case studies from the IEA civic education project. Amsterdam: International Association for the Evaluation of Educational Achievement; 62-87.

Tyner, K. (1998). Literacy in a digital world: teaching and learning in the age of information. London: Lawrence Erlbaum Associates.