Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 35: Lenguajes fílmicos (Vol. 18 - 2010)

Planificación y desarrollo de un mapa de habilidades TIC en orientación

Planning and development of an ICT-skills map in guidance

https://doi.org/10.3916/C35-2010-03-10

Luis-Martín Sobrado-Fernández

María-Cristina Ceinos-Sanz

Elena Fernández-Rey

Abstract

El propósito del presente artículo se centra en identificar determinadas competencias TIC, concretamente las relacionadas con las páginas web y el correo electrónico, de utilidad en la implementación de funciones y tareas de Orientación. Para ello, se diseñó un mapa de competencias en el que se entrecruzan las de carácter tecnológico y orientador, y se elaboró asimismo una matriz integrada por siete áreas de Orientación seleccionadas por la AIOEP: valoración, orientación educativa, desarrollo de la carrera, asesoramiento, gestión de la información, Investigación y evaluación y colocación. También se consideraron tres tipos de enfoques en lo referente al empleo de las TIC en Orientación (como recurso, medio y desarrollo de materiales orientadores) y dos herramientas (páginas web y correo electrónico). La integración y empleo eficaz de las TIC, por los orientadores, se halla en función de las competencias de éstos en ellas. Esta herramienta (mapa), de carácter abierto y flexible, exige una continua actualización con el propósito de ser útil en la puesta en práctica de actividades orientadoras; en la autoevaluación de competencias por parte de los profesionales del ámbito; en el diagnóstico de déficits formativos y en el diseño, planificación y desarrollo de acciones de formación y/u orientación. Se trata de un instrumento de gran relevancia para que los Orientadores exploren sus necesidades formativas y asesoras, el perfil ocupacional y motiven su desarrollo profesional.

The main purpose of this article focuses on identifying specific Information and Communication Technologies skills, particularly those related to web pages and e-mail, useful in the implementation of Guidance functions and tasks. To this end, it was designed a competence map overlaid on those of a technological and coach and also produces a matrix that considered seven areas of focus grouped by International Association Educational and Vocational Guidance: evaluation, educational guidance, career development, counselling, information management, research and evaluation and placement. It also took into account three types of approaches to the counsellor regarding the use of ICT in guidance, as a resource, medium and development of guidance materials and two of these tools (websites and e-mail). The effective integration of Information and Communication Technologies and effective use of them, by guidance professional is based on their competences in them. This resource, open and flexible, requires a continuous updating in order to be useful in the implementation of guidance tasks, in self-assessment of competence by professionals; diagnosis of deficits in the design, planning and development training and guidance actions. It is also an instrument of great relevance and usefulness to guidance practitioners to explore the training needs and their occupational profile and to motivate their professional development.

Keywords

Tecnología, información, comunicación, orientación, competencias, habilidades, mapa, desarrollo profesional

Technology, information, communication, guidance, competences, skills, map, professional development

Archivo PDF español

Archivo PDF inglés

1. Introducción

Durante los últimos años, complementariamente a los cambios acontecidos en los diferentes sectores, han tenido lugar enormes transformaciones en el ámbito de las telecomunicaciones, la informática, la imagen y sonido, provocándose, de este modo, la inmersión en una auténtica revolución tecnológica. Numerosos recursos surgen de la combinación de las principales tecnologías de la información y comunicación (TIC) favorecedoras, entre otros aspectos, del almacenamiento, difusión y procesamiento de la información a costes muy reducidos.

Paralelamente a la disminución de costes de todos estos instrumentos y al aumento de la productividad co mo consecuencia de su mayor uso, el número de prestaciones aumenta, lo que implica que estas herramientas se hayan introducido e integrado de manera masiva en prácticamente la totalidad de actividades que, hoy en día, se realizan, independientemente del sector en el que éstas tengan lugar. En consecuencia, la inclusión de estos recursos, de manera generalizada, en los diferentes escenarios del entramado social actual conlleva considerables cambios en todas las esferas, por lo que es necesario la adaptación a los mismos de la sociedad en general y de cada persona en particular.

Todas estas herramientas evolucionan a un ritmo vertiginoso, lo que lleva a afirmar que las TIC, fruto de los avances científicos producidos con sus correspondientes desarrollos tecnológicos, se destacan por ser cambiantes y siguen un ritmo paralelo a los avances científicos acontecidos dentro de un marco caracterizado por el fenómeno de la globalización económica y cultural.

La totalidad de modificaciones producidas demandan a los profesionales el desarrollo de tareas y funciones innovadoras, lo que implica la adquisición e interiorización de nuevas competencias para poder hacer un uso efectivo de las herramientas tecnológicas en el desarrollo de su labor. Igualmente, los especialistas en Orientación han de asumir nuevos roles y atribuciones, referidos algunos de ellos a los instrumentos tecnológicos, lo que exige nuevas competencias y destrezas.

Entre las dificultades existentes para identificar y delimitar las habilidades básicas con el fin de hacer uso de estas herramientas en Orientación destaca la escasez existente todavía de contribuciones investigadoras al respecto. No obstante, merece especial atención, como complemento a las aportaciones realizadas por otros autores (Offer, 1999; 2003; Campoy & Vallejo, 2003; Rodríguez Santero & Valverde, 2003; Malik & Sánchez García, 2003; Sobrado, 2006; Sobrado et al., 2007; Ceinos, 2008), la investigación realizada en el Proyecto Europeo (Cogoi, 2005) «ICT-Skills for Guidance Counsellors» (habilidades tecnológicas para los orientadores), en el que se identificaron diversas competencias específicas en las TIC agrupadas en diferentes dimensiones y que se complementa con un segundo proyecto europeo recientemente finalizado con el título de «ICT Skills 2: Tools and training for e-practitioners » en los que se fundamenta especialmente este artículo.

En base a lo expuesto, la principal finalidad del presente estudio se centra en identificar las competencias básicas para emplear las páginas web y el correo electrónico en el desarrollo de las funciones y tareas de orientación y para ello, se diseñó el mapa de competencias correspondiente.

2. Conceptualización

Al realizar una aproximación epistemológica al término de tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), es habitual encontrar diferentes constructos y acepciones para referirse a todos aquellos medios, herramientas y recursos que forman parte de ellas, así como a los productos o servicios derivados de las mismas (Sampson, 2008). Desde una perspectiva personal, tomando como referente las concepciones ofrecidas por diferentes autores, al intentar delimitar el concepto de «tecnologías de la información y de la comunicación» deben considerarse los siguientes aspectos. En primer lugar, se considera la tecnología como la capacidad para aplicar los conocimientos del ámbito científico, de donde se deriva la aparición de nuevos recursos, instrumentos y herramientas cuyo principal objetivo será la creación de productos y/o servicios innovadores, así como la mejora de aquéllos ya existentes, promoviendo, de este modo, un mayor nivel de eficacia y eficiencia en el desarrollo y ejecución de múltiples tareas. En síntesis, de la aplicación práctica de los conocimientos científicos, surgen nuevas herramientas al servicio de las personas con el propósito de favorecer el desarrollo de actividades cotidianas.

En segundo término, en relación con el concepto de información, dicho constructo hace referencia al conjunto de datos que constituyen un mensaje con significación para las personas. Los mensajes circulan a través de un canal desde el emisor al receptor, quien lo capta a través de los sentidos; seguidamente, la información es decodificada, lo que permite que, una vez que las personas la han procesado e interiorizado, puedan adoptar las decisiones oportunas, de las cuales se derivarán las acciones que, con posterioridad, se pongan en práctica.

En tercer y último lugar, debe señalarse, tomando como referente las teorías del lenguaje, que la comunicación puede entenderse como el acto, a través del que dos o más personas se comunican, es decir, intercambian información a través de un canal, por el cual se transmiten y circulan los mensajes. Mediante estos procesos comunicativos, los sujetos se relacionan, interactúan, intercambian opiniones, expresan ideas, sentimientos, deseos, adquieren nuevos conocimientos, am plían los que ya poseen, etc. (Watts, 2005).

A la vista de las concepciones anteriores, consideramos que la confluencia de términos sobre tecnologías de la información y de la comunicación hace referencia a todas aquéllas que facilitan el desarrollo de tareas relacionadas con la adquisición, producción, almacenamiento, tratamiento, registro y presentación de la información y de la comunicación, a través de lenguajes diferenciados (sonoro, textual e/o icónico).

3. Tecnologías de la información y de la comunicación: página web y correo electrónico

Como consecuencia de los avances producidos, son numerosos los instrumentos existentes para hacer frente a las necesidades y demandas planteadas por la sociedad actual. Si se toman como referentes las herramientas tecnológicas existentes, clasificadas en el ámbito de la informática y de las telecomunicaciones, tienen cabida los entornos de red, destacando, fundamentalmente, Intranet e Internet. La Red Internet puede considerarse el elemento más revolucionario de las TIC en los últimos años y quizás ha sido el descubrimiento que mayor impacto ha provocado en nuestra sociedad.

Intentando delimitar este término, se entiende como el conjunto de ordenadores conectados a la Red, independientemente del lugar geográfico en el que se encuentren, cuya finalidad básica consiste en favorecer el intercambio de información y recursos, así como la comunicación entre ellos. No obstante, debe destacarse que detrás de esta red de ordenadores se encuentran las personas, por lo que cada intercambio de información constituye una interacción social entre sujetos, convirtiéndose, de este modo, en un recurso informativo y en un lugar en el que se producen numerosas interacciones en el ámbito social, cultural y eco nómico. A pesar de que esta Red comenzó a cobrar fuerza a finales de la década de 1990, sus orígenes se remontan a finales de los años sesenta. En principio, no surgiría tal y como hoy se conoce, puesto que favorecía solamente la transmisión e intercambio de datos textuales. Con el paso de los años, aparecen nuevas aplicaciones, se perfeccionan las ya existentes y, a comienzos de 1990, surgen las páginas web, permitiendo, de este modo, el acceso a todo tipo de información. A finales de este decenio, el World Wide Web (www), se convierte en la principal funcionalidad de la Red (Renau & al., 2006).

Hoy en día, en contraposición al momento inicial, las posibilidades que Internet ofrece son diversas, destacando, fundamentalmente, el envío y recepción de mensajes, consulta de bases de datos, acceso a grandes cantidades de información multimedia y, en general, el establecimiento de relaciones, dando lugar a una comunidad virtual. Todas estas ventajas hacen que poco a poco disminuya la utilización de otros instrumentos en lo que respecta a la satisfacción de nuestras necesidades de comunicación e información. Por tanto, la Red origina una nueva etapa en la que pueden realizarse a distancia múltiples y diversas actividades que hasta hace muy poco requerían cierta coincidencia espacio-temporal (Cogoi, 2005).

Los servicios que la Red Internet ofrece son múltiples y variados. En el presente trabajo, nos centramos en las páginas web y el correo electrónico por su trascendencia actual.

• World Wide Web: Cronológicamente, ha sido la última función desarrollada por Internet. Surge en la década de 1990, aunque, con el paso de los años, se perfecciona hasta constituir, actualmente, una de las funciones de Internet con mayor impacto y éxito causado. Puede definirse como el único método existente para poder realizar la búsqueda y localización de información disponible en la Red. A través de este sistema, se favorece la conexión y enlace a numerosas páginas, documentos, archivos, etc., independientemente de su ubicación geográfica y física, aspecto que constituye el principal valor de la web. Puede considerarse un espacio informativo ilimitado, constituido por documentos multimedia interconectados por medio de una red de conexiones. De acuerdo con Marqués (2000) y Sobrado (2004), entre sus principales características, sobresale su difusión planetaria; facilidad de utilización; organización hipertextual; la posibilidad de transmitir/recibir informaciones multimedia y su simplicidad de gestión para los suministradores de información. En definitiva, la web se ha convertido en un medio que permite el acceso, de manera sencilla, a cualquier tipo de información disponible en Internet.

• Correo electrónico (e-mail: electronic mail). Fue una de las primeras aplicaciones creadas por Internet, concretamente en 1971, a pesar de que, hoy en día, es una de las más significativas y utilizadas, ya que el intercambio de mensajes que posibilita el uso de esta herramienta constituye una parte muy importante de la totalidad del tráfico diario registrado en la Red. Puede afirmarse, incluso, que una de las principales razones por las que un colectivo muy amplio de personas, día a día, se conecta a Internet es la consulta del correo electrónico, aspecto que se ha visto favorecido, entre otros factores, por la gratuidad del servicio. Su principal potencialidad es el intercambio de mensajes o de cualquier otro tipo de archivos entre los usuarios. Las principales características del e-mail son las siguientes: permite el envío, recepción e intercambio de mensajes de texto y cualquier tipo de archivo adjunto (sonoro, icónico, etc.); su rapidez, ya que, en pocos segundos, llega a su lugar de destino; su bajo coste, sobre todo en comparación con otros medios de comunicación (por ejemplo, telefonía), y que la dirección electrónica que permite el acceso al servicio no es física, por lo que se puede acceder a él, simplemente disponiendo de un ordenador conectado a la Red.

4. Metodología empleada en el diseño del mapa de habilidades TIC en Orientación

La experiencia se centra inicialmente en el marco del Proyecto Europeo «ICT-Skills for Guidance Counsellors» (Cogoi, 2005), cuya finalidad consistió en identificar las habilidades tecnológicas empleadas por los orientadores en cinco países europeos: Alemania, España, Italia, Reino Unido y Rumanía, desarrollado entre 2002 y 2005.

El propósito principal del presente estudio consistía en elaborar un mapa de competencias, en el que se recogiesen aquéllas propias de los profesionales de la Orientación que hacen uso de las TIC, especialmente, las páginas web y el correo electrónico, en el desarrollo y puesta en práctica de los servicios orientadores. Entre sus principales objetivos, destacan los siguientes:

1) Conocer el uso que los orientadores hacen de la página web y del e-mail en la realización de su actividad profesional.

2) Identificar la utilización que se hace de estos instrumentos desde diferentes enfoques: como recurso, medio y para el desarrollo de materiales tecnológicos específicos en Orientación.

3) Evaluar el impacto de dicha herramienta en el colectivo de agentes orientadores.

Los técnicos en orientación pueden hacer uso de estas herramientas del modo siguiente: por un lado, al ser empleados como recurso, pueden ser utilizados por el agente en la relación de ayuda establecida con un sujeto o remitiendo a éste a una herramienta concreta para ser usada por su cuenta, mientras que, por otro, pueden ser desarrollados como medio, estableciendo, por ejemplo, una comunicación con el destinatario a través del correo electrónico.

En base a este propósito, el resultado final obtenido fue el diseño de un mapa de competencias tecnológicas relacionadas con las páginas web y el correo electrónico para el proceso e implementación de acciones orientadoras.

La metodología empleada consistió, en líneas generales, en identificar las principales habilidades TIC vinculadas con estos recursos (páginas web y correo electrónico) para su posterior implementación en la realización de las funciones y tareas de orientación. De este modo, se estaba en condiciones de identificar el uso que los orientadores podían realizar de estas herramientas como recurso (dentro de su relación directa con el sujeto), como medio (comunicándose con el destinatario a través de una herramienta concreta) y para el desarrollo de materiales de orientación basados en las mismas.

Para ello, se elaboró una matriz en la que se tuvieron en cuenta los siguientes aspectos: 1) Siete áreas de Orientación propuestas por la AIOEP (aprobadas en Berna, en el Congreso de Orientación celebrado en Septiembre de 2003): valoración; orientación educativa; desarrollo de la carrera; asesoramiento; gestión de la información; investigación y evaluación y colocación. 2) Tres tipos de enfoques del profesional de la Orientación en lo que respecta al uso de las TIC para propósitos de Orientación: como recurso, como medio y para el desarrollo de los materiales de orientación basados en las TIC. 3) Dos herramientas TIC: páginas web y correo electrónico.

Tabla 1. Dimensiones incluidas en la matriz de competencias.

A través de este proceso, se generó una relación de competencias TIC vinculadas con la Orientación y se diseñó un listado de competencias específicas para los orientadores que emplean las páginas web y el correo electrónico en la realización de las actividades orientadoras llevadas a cabo. De este modo, se pretendía, a un tiempo, especificar las tareas de orientación que pueden realizarse a través de estos dos recursos e identificar las competencias tecnológicas necesarias para estos profesionales de cara a emplear estas herramientas como recurso, como medio o para el desarrollo de materiales específicos basados en las TIC. Algunas de las competencias propuestas fueron las siguientes:

Página web

1) Competencias de valoración: Comp. 1WR1 (Ca paz de usar los recursos on-line para diagnosticar las necesidades de los clientes); Comp. 1WR2 (Capaz de explicar al cliente el uso de la autoevaluación a través de herramientas on-line); Comp. 1WD 1 (Capaz de diseñar on-line formas de realizar la autoevaluación).

2) Competencias de orientación educativa: Comp. 2WR1 (Capaz de utilizar las páginas web especializadas y oficiales para acceder y proporcionar información sobre la oferta educativa y formativa a todos los niveles);

Comp. 2WR2 (Capaz de mostrar a los clientes cómo explorar páginas web para obtener información para ellos mismos); Comp. 2WD1 (Capaz de diseñar una página web para orientación educativa).

3) Competencias de desarrollo profesional: Comp. 3WR1 (Capaz de encontrar y usar páginas web relevantes para el desarrollo de la carrera); Comp. 3WR2 (Ser capaz de usar foros en la web re lacionados con el desarrollo profesional); Comp. 3WR3 (Capaz de demostrar a individuos y grupos el uso de Internet para los propósitos de desarrollo profesional); Comp. 3WM1 (Capaz de emplear los foros web para proporcionar ayuda en el desarrollo profesional); Comp. 3WD1 (Capaz de diseñar una página web para contactar y comunicarse con el propio grupo de clientes).

4) Competencias de asesoramiento: Comp. 4- W R1 (Capaz de encontrar páginas web con recursos de información online y herramientas de orientación de buena calidad durante las entrevistas individuales y de orientación en grupo, incluyendo la autoayuda, agencias de orientación y bases de datos de información relevante, por ejemplo: mercado de trabajo, direcciones de empleadores potenciales, tests psicométricos y otros tests on-line); Comp. 4WR2 (Capaz de explicar al cliente el uso de recursos de orientación en la página web); Comp. 4WD1 (Capaz de diseñar herramientas de autoorientación para la web).

5) Competencias de gestión de la información: Comp. 5WR1 (Capaz de usar y seleccionar páginas web para obtener información oficial y para propósitos de gestión administrativa); Comp. 5WR2 (Capaz de ayudar a los clientes a encontrar y usar información por sí mismos disponible en las páginas web); Comp. 5WD1 (Capaz de crear contenidos de información para las páginas web y vías de investigación para navegar en la red).

6) Competencias de investigación y evaluación: Comp. 6WR1 (Capaz de explicar a los clientes cómo han de ser utilizadas las herramientas de evaluación); Comp. 6WD1 (Capaz de planificar una sección de evaluación en una página web).

7) Competencias de colocación: Comp. 7WR1 (Ca paz de usar los recursos de información on-line para proporcionar ofertas de trabajo y colocación); Comp. 7WR2 (Capaz de buscar las oportunidades con el cliente); Comp. 7WD1 (Capaz de diseñar una sección en la página web destinada a ofertas y experiencias laborales).

Correo electrónico

1) Competencias de valoración: Comp. 1EM1 (Capaz de obtener información para diagnosticar las necesidades del cliente de manera exacta).

2) Competencias de orientación educativa: Comp. 2ER1 (Capaz de introducir a los clientes en el uso de la comunicación con el orientador a través del e-mail: elemento de capacidad funcional). Comp. 2EM1 (Capaz de responder a través del e-mail las necesidades de orientación del cliente).

3) Competencias de desarrollo profesional: Comp. 3ER1 (Capaz de comunicarse de forma sensible y apropiada a través del e-mail con diferentes públicos/audiencias para propósitos de desarrollo profesional).

Comp. 3EM1 (Capaz de utilizar el e-mail para apoyar el desarrollo profesional de los clientes).

4) Competencias para la gestión de la información: Comp. 5ER1 (Capaz de ayudar a los clientes a pedir información, consejo y orientación a través del email). Comp. 5EM1 (Capaz de ofrecer información a través del e-mail).

5) Competencias para la investigación y evaluación. Comp. 6EM1 (Capaz de seguir los progresos del cliente a través del e-mail).

6) Competencias para la colocación: Comp. 7ER1 (Capaz de explicarle al cliente cómo se puede obtener información sobre ofertas de trabajo desde otra fuente informativa; por ejemplo persona u organización). Comp. 7EM1 (Capaz de entrenar al cliente en la búsqueda de empleo y de experiencias de trabajo).

La característica principal del mapa de competencias diseñado es su carácter flexible y abierto, consecuencia de la continua evolución que las herramientas tecnológicas experimentan, así como de los cambios producidos en el ámbito de la Orientación, lo que debe de permitir su actualización, con el propósito de favorecer su definición completa y precisa, así como un empleo progresivo del mismo por parte de los profesionales del sector.

5. Evaluación y validación del mapa integrador de competencias tecnológicas y orientadoras

El principal objetivo se centró en evaluar el impacto del mapa de competencias diseñado para los profesionales de la Orientación, así como en el desarrollo de las prácticas que este colectivo realiza; esto es, valorar hasta qué punto esta herramienta es de utilidad para ellos y responde a sus necesidades y expectativas reales, con el propósito de introducir las medidas correctoras oportunas y establecer futuras líneas de actuación.

La metodología empleada por los investigadores fue la utilización de diferentes técnicas (entrevistas en profundidad, grupos de noticias, cuestionario, debates y sesiones de trabajo) y el establecimiento de una serie de criterios estandarizados, acordados previamente, por expertos externos con el propósito de recabar información sobre diferentes cuestiones del mapa referido tanto a aspectos descriptivos como prescriptivos.

De la evaluación realizada, se desprende la importancia de disponer de una herramienta precisa en su definición y, sin embargo, flexible en su empleo y, en consecuencia, en permanente estado de actualización, constatando que el mapa de competencias diseñado es de utilidad para realizar, por parte de los profesionales de la orientación, tareas de autoevaluación, con el propósito de comprobar el grado de dominio que poseen en lo que respecta a las TIC; analizar el uso que se hace de dichas herramientas tecnológicas en el desarrollo de las funciones y tareas propias de su quehacer; diagnosticar posibles necesidades o déficits formativos; planificar y desarrollar acciones formativas futuras, tanto de carácter inicial como continuo, en lo que respecta a la utilización de las TIC en la función orientadora; así como ayudar a la mejora de la calidad de los centros y/o servicios de orientación.

En definitiva, tomando como referente a Sobrado (2008), se trata de un instrumento de gran utilidad para que los profesionales de la Orientación exploren sus necesidades formativas y su perfil laboral, al tiempo que ha de servir para motivar su desarrollo profesional. Para la validación del mapa de competencias mencionado se utilizó la simulación como herramienta metodológica para observar en grupos de aproximadamente quince profesionales de la Orientación en cada uno (75 orientadores en total) cómo las competencias empleadas daban respuesta a las expectativas y necesidades reales y en qué grado estas habilidades eran relevantes para ellos en sus contextos, procesos, programas y acciones de desarrollo profesional.

Los investigadores del proyecto «ICT-Skills for Guidance Counsellors», con el asesoramiento de dos expertos internacionales (Sampson y Watts) para sistematizar y recoger los datos logrados en la validación del mapa en los cinco países participantes, planificaron un instrumento para organizar la información recopilada de los orientadores aludidos en cada país (75 en total). El cuestionario contemplaba cuatro items iniciales y siete organizados en dos ámbitos informativos para recoger opiniones directas del mapa mencionado en aspectos descriptivos y prescriptivos.

El instrumento citado, además de una pequeña introducción inicial, contemplaba una serie de ítems personales y profesionales relativos al orientador encuestado y otra de cuestiones relativas al reconocimiento de la propia actividad en la relación de habilidades, aplicabilidad del mapa de competencias para su trabajo profesional, descripción concreta de las mismas, uso de la terminología apropiada para describir las habilidades, localización de las capacidades y su uso por los profesionales de la Orientación y analogía del mapa referido con otro similar de formación modular (Sobrado & Ceinos, 2009).

Al término de la aplicación del instrumento, se facilitó al grupo de consejeros de Orientación participantes en la experiencia un modelo de análisis propuesto por Watts, asesor externo del proyecto para posibilitar la recogida de resultados. Abarcaba las variables descriptivas con las prácticas de revisión de algunos ítems del cuestionario mencionado, y las prescriptivas sobre las expectativas y necesidades formativas delimitadas por los profesionales de la Orientación.

El mapa de competencias validado en sus inicios se halla en permanente estado de actualización debido a su flexibilidad. Se van incorporando de modo progresivo especialmente tecnologías innovadoras de información y comunicación que se van implantando paulatinamente en el escenario orientador como son los blogs, Second Life, Facebook, Twiter, etc. El segundo proyecto europeo sobre esta temática, base de este trabajo, que ha finalizado recientemente y titulado «ICT Skills2: Tools and training for epractitioners », continuación del an terior, integra las nuevas contribuciones ampliándose el escenario del mapa como recurso flexible para su empleo progresivo por los Orientadores (Sobrado, 2008; Sobrado & Ceinos, 2009).

6. A modo de conclusión

De forma similar a lo que sucede en otros sectores o ámbitos de intervención, en Orientación Profesional, a pesar de la escasa tendencia a integrar y hacer uso de las herramientas tecnológicas, progresivamente, éstas van cobrando mayor presencia y significación, lo que implica importantes cambios tanto en lo que a esta disciplina se refiere, como en los profesionales que desenvuelven en ella su quehacer laboral.

Una eficaz integración de las tecnologías de la información y de la comunicación, así como un uso efectivo de las mismas por parte de los agentes orientadores, depende, entre otros aspectos (dotación de recursos, formación adecuada, actitudes positivas…), de las competencias y habilidades que los profesionales del sector posean al respecto. En esta situación, son de utilidad instrumentos como el expuesto en el presente estudio, el cual posibilita dar a conocer posibles usos de la página web y del correo electrónico en el desarrollo de tareas de orientación; autoevaluar las competencias adquiridas y el grado de dominio que se posee sobre las mismas; diagnosticar deficiencias y necesidades formativas; así como servir de referente en el diseño, planificación y desarrollo de acciones formativas centradas en esta temática (Sampson, 2005). No obstante, a pesar de las potencialidades que el mapa de competencias ofrece, no debe olvidarse el carácter abierto y flexible que lo caracteriza; lo que exige una continua revisión y actualización, tanto de su contenido, como de futuras habilidades, de carácter más innovador que, en la sociedad cambiante en la que nos encontramos inmersos, deberían ser incluidas con el propósito de cumplir eficazmente las finalidades y propósitos para los que fue diseñado.

Referencias

AIOEP (2003). Competencias internacionales para los profesionales de la Orientación Educativa y Profesional (www.iaevg.org) (10-02-10).

Campoy, T.J. & Pantoja, A. (2003). Propuestas de «e-orientación» para una educación intercultural. Comunicar 20.

Ceinos, C. (2008). Diagnóstico de las competencias de los orientadores laborales en el uso de las TIC. Universidad de Santiago de Compostela (Tesis Doctoral).

Cogoi, C. (2005). ICT Skills for Guidance Counsellors. Bolonia: Outline Edizione.

Malik, B. & Sánchez García, M.F. (2003). Orientación para el desarrollo de la carrera en Internet. Comunicar 20.

Marquès, P. (2000). Las TIC y sus aportaciones a la sociedad. Barcelona: Departamento de Pedagogía Aplicada. Universidad Autónoma de Barcelona (http://dewey.uab.es/pmarques/docentes.htm) (10-02-10).

Offer, M. (1999). The Impact on Career Delivery Services of Information and Communications Technology. En Hiebert, B. & Bezanson, L. (Eds.). Making Waves in Career Development and Public Policy. International Symposium: Papers, Proceedings and Strategies. Otawa: Canadian Career Development Foundation.

Offer, M. (2003). ICT Skills for Guidance Counsellors and Guidance Teachers: a Discussion Paper. (www.ictskills.org/english/map) (10-02-10).

Renau, E. & al. (2006). Using Web-based Guidance and the Virtual Community to Support Jobseekers. A Manual. Istruzione e cultura. Barcelona: Leonardo da Vinci.

Rodríguez Santero, J. & Valverde, A. (2003). Tecnologías al servicio de la Orientación y de apoyo al aprendizaje. Comunicar 20.

Sampson, J. (2005). Competency Definitions Applied to Practitioner Competency in Counselling. Tallase: Florida State University.

Sampson, J. (2008). Designing and Implementing Career Programs: A Handbook for Effective Practice. Broken Arrow OK: NCDA.

Sobrado, L. & al. (2007). Análisis de las habilidades de las TIC empleadas por los orientadores escolares y profesionales. XIII Congreso Nacional de Modelos de Investigación Educativa. San Sebastián.

Sobrado, L. & Ceinos, C. (2009). Diseño de un mapa de competencias de las TIC integradas en la actuación de los profesionales de la Orientación. Bordón, 61, 3; 137-149.

Sobrado, L. (2004). Utilización das tecnoloxías da información e comunicación (TIC): polos profesionais da Orientación. Revista Galega do Ensino, 43; 89-106.

Sobrado, L. (2006). Las competencias de los orientadores en el ámbito de las TIC. Revista de Estudios sobre Educación, 11; 27-43.

Sobrado, L. (2008). Las TIC y las competencias de los orientadores. IX Seminario Permanente de Orientación Profesional. Barcelona: Universitat de Barcelona.

Watts, A. (2005). Career Guidance Policy: An International Review. Career Development Quarterly, 54; 66-77.