Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 37: La Universidad Red y en Red (Vol. 19 - 2011)

Las series televisivas juveniles: Tramas y conflictos en una «teen series»

Television fiction series targeted at young audience: Plots and conflicts portrayed in a teen series

https://doi.org/10.3916/C37-2011-03-05

Núria García-Muñoz

Maddalena Fedele

Abstract

Se presentan los principales hallazgos de un estudio sobre las «teen series», es decir las series de ficción televisiva protagonizadas por personajes adolescentes y dirigidas expresamente a una audiencia juvenil. El análisis del retrato de los jóvenes representados en productos específicamente dirigidos a un público juvenil tiene un valor muy significativo tanto por la producción de ficción como por la recepción, ya que los consumidores potenciales se encuentran en un momento clave del proceso de construcción de sus identidades. Después de repasar los principales antecedentes en el estudio de la representación de los jóvenes en la ficción televisiva, se describe el marco conceptual relativo a las «teen series» y se discute su relación con el consumo juvenil. Sucesivamente se presenta un estudio de caso que consiste en un análisis de contenido de la serie norteamericana «Dawson’s creek», realizado sobre una muestra representativa de tres temporadas de la serie, para analizar dos grupos de variables: variables relativas a los personajes y variables relativas a las tramas y a los conflictos. Se discuten los resultados relativos al segundo grupo de variables, con particular atención a las características de las tramas y al papel de los personajes en el desarrollo y en la resolución de las mismas. La aceptación de la identidad personal, el amor y la amistad han resultado ser las temáticas más recurrentes. Además, las relaciones sociales entre los personajes han resultado ejercer un papel fundamental en el desarrollo de las tramas y de los conflictos.

This paper presents the main findings of a research project on teen series, which are television fiction series featuring teenagers and specifically targeted at a young audience. The analysis of the portrayal of young people in television fictional series specifically targeted at a young audience has a meaningful value both for television production and for audience reception. In fact, the potential consumers of the teen series –the teenagers– find themselves at a key moment in the construction of their identities. First, the article presents a review of the background literature on young people’s portrayal in television fiction series. Secondly, it discusses the concept of teen series and their relationship with youth consumption. Finally, the article presents a case study that consisted of a content analysis of the North American teen drama Dawson’s Creek. Content analysis was conducted on a representative sample of three seasons of the show, in order to analyse two groups of variables: the variables of the characters’ personalities and those of plot and story characteristics. The article discusses the results of the second group of variables, focusing on the main characteristics of the plots and on the characters’ roles in the development and resolution of the conflicts. Acceptance of one’s personal identity, love and friendship have been identified as the most highly recurring themes. In addition, the importance of social relationships among the characters in the development of plots and conflicts has been highlighted.

Keywords

Jóvenes, series juveniles, ficción televisiva, personajes, análisis de contenido, audiencia, adolescentes

Young people, teen series, television fiction, characters, content analysis, audience, adolescents

Archivo PDF español

Archivo PDF inglés

1. Introducción

La investigación sobre ficción televisiva y jóvenes tiene un valor significativo cuando se analiza un género de ficción protagonizado por jóvenes. El papel de la televisión en la transmisión de representaciones de diversa índole continúa siendo un fenómeno social y cultural, a la hora de influir o perpetuar creencias, estereotipos o valores de la audiencia (Peterson & Peters, 1983; Gerbner & al., 2002). La identificación con los personajes de ficción (Hoffner & Buchanan, 2005; Igartua & Muñiz-Muriel, 2008) se convierte en un proceso comunicativo estratégico que ha provocado tanto el interés de las aportaciones científicas como el interés de los productores de las industrias culturales. Las «teen series» son productos de la ficción televisiva que muestran una determinada realidad juvenil en contextos o escenarios específicos a la espera de captar la atención del público joven. Por ello el conocimiento tanto exploratorio como analítico de un formato televisivo como son las «teen series» es una valiosa oportunidad para el estudio de la representación juvenil a través de la ficción. Este artículo presenta las conclusiones de un estudio sobre las características de las «teen series» y la relación de los personajes con las tramas y los conflictos de una de las «teen series» de mayor éxito internacional, la producción norteamericana «Dawson’s creek».

1.1. La representación de los jóvenes en la ficción televisiva

El estudio sobre la representación de los jóvenes en la ficción puede tratarse a partir de las investigaciones que incluyen el estudio de la ficción entre otros contenidos programáticos en relación a la imagen de los jóvenes y/o adolescentes, y también a partir de las investigaciones sobre ficciones televisivas específicas. En el primer marco referencial destacan los trabajos sobre la imagen de los jóvenes durante la franja horaria de mayor audiencia, el prime-time (Signorielli, 1987; Heintz-Knowles; 2000). El estudio de la conducta sexual de los personajes de ficción en relación a los jóvenes ha interesado de manera significativa y no sólo en el ámbito social sino también en el académico (Meyer; 2003; Aubrey, 2004). El estudio de los personajes desde la perspectiva de género es también un tema de interés en muchas investigaciones, tanto en relación a aspectos específicos, como puede ser la representación de los cuerpos (Robinson & al., 2008; Barriga & al., 2009), como en relación a aspectos generales (Signorielli & Bacue, 1999; Glascock, 2001; Lauzen & al., 2008).

Las aportaciones al estudio de la ficción y los jóvenes también se han realizado, aunque en menor medida, a partir de análisis de casos de producciones televisivas específicas. Destacan las investigaciones recopiladas por Davis y Dickinson (2004) en relación a las «teen series» de los noventa y también otros estudios centrados en ficciones como «Beverly Hills 90210» (McKinley, 1997), «Buffy the Vampire Slayer» (Wilcox & Lavery, 2002) o «Dawson’s creek» (Andrews, 2001; Brooker, 2001; Crossdale, 2001).

En el contexto español destacan el análisis de los estereotipos de género en dos series españolas conducido por Galán-Fajardo (2007), el estudio de Belmonte y Guillamón (2008) sobre los estereotipos de géneros representados en las series más vistas por los jóvenes españoles y el estudio de Guarinos (2009) sobre los prototipos de adolescentes representados en los productos de ficción emitidos en España. Finalmente hay que recordar otras aportaciones españolas que analizan la ficción, aunque no se focalicen específicamente sobre los personajes juveniles (Fernández-Villanueva & al., 2009; López-Téllez & Cuenca-García, 2005; Perales & Pérez-Chica, 2008).

1.2. Las «teen series» como producto de consumo juvenil

El concepto de cultura juvenil en un contexto mediático se genera en parte por un planteamiento mercantilista que ha acabado creando productos tanto en el campo televisivo como en el cinematográfico (Lewis, 1992). Este fenómeno se lleva a concretar en «TV movies» dirigidas a un público adolescente y joven, que retroalimentan la creación de ficción seriada hasta el punto de abastecer parte de la programación de cadenas generalistas y copar los contenidos de canales temáticos de televisión que tienen al «target» juvenil como público potencial.

Las «teen series» constituyen uno de los contenidos estrella del mercado mediático en torno a la cultura juvenil. Pese a que no hay suficientes antecedentes teóricos sobre el concepto de las «teen series» como para hablar de un género autónomo e independiente, sí hay elementos que permiten caracterizar su contenido y presencia en la oferta televisiva. A modo de síntesis, se constata el denominador común de las «teen series», o sea el «target» adolescente al que se dirigen, y su relación con la «teen TV» genérica, es decir el conjunto de productos televisivos y multimediáticos expresamente pensados para y dirigidos a los «teenagers» (Fedele & García-Muñoz, 2010b). Las «teen series» se pueden considerar productos de ficción seriada, generalmente de corte dramático, dirigidos principal y específicamente al público juvenil, de entre 40 y 60 minutos de duración, producidos a partir de la década de los noventa especialmente en países anglófonos y que narran las historias y las vidas de personajes adolescentes. Pueden tener un único personaje o un grupo que se constituye como protagonista, se centran en la época de la «high school» y se caracterizan por la centralidad de tramas sobre relaciones interpersonales, sobretodo de amor y amistad (Guarinos, 2009).

Los productos audiovisuales dirigidos a los jóvenes y protagonizados por ellos nacen prácticamente en los años cincuenta en terreno cinematográfico y se instalan en los canales de televisión a partir de los años sesenta con la ayuda de la temática musical y la presencia de personajes jóvenes y adolescentes (Mosely, 2001). Ambos elementos aparecen tanto en seriales como en sitcoms que sitúan sus escenarios en el ámbito familiar. Sin embargo es en la década de los ochenta cuando proliferan de forma substancial los géneros de la ficción que tiene como protagonistas o coprotagonistas a adolescentes y jóvenes. En este periodo, varias «soap operas» de éxito internacional empiezan a incorporan personajes jóvenes en el reparto y muchas sitcoms, en primer lugar, de origen norteamericano, tienen a los adolescentes como protagonistas absolutos1.

Sin olvidar los fines económicos de las producciones de ficción (Davis & Dickinson, 2004), el concepto de «teen series» se genera precisamente en relación con los contenidos televisivos dirigidos expresamente a los adolescentes y/o jóvenes. Este formato selecciona contextos ya habituales en otras ficciones de interés juvenil como son la familia y la escuela. Los escenarios representados son por tanto el hogar de uno o varios protagonistas y los espacios, más interiores que exteriores, de centros de enseñanza secundaria principalmente2. Estas manifestaciones no derivan en un mayor interés hacia las tramas familiares, ya que son precisamente las relaciones sociales generadas por el grupo de iguales, los amigos, las que copan las temáticas de las «teen series». Estos productos audiovisuales recrean y ofrecen a la audiencia una transcripción simbólica de la realidad que interviene en forma alguna en el proceso de construcción de la identidad de los jóvenes, en la mayoría de los casos mediante las relaciones parasociales que se generan gracias a los personajes de ficción (Livingstone, 1988). Relaciones que forman parte de las funciones sociales que tiene la ficción, como son la narrativa, la fabuladora, la ritual, la barda, la modeladora, la familiarizadora, la comunitaria, la socializadora y la identitaria (Fiske & Hartley, 1978; Davis; 1990; Casetti & Villa, 1992; Signorielli & Lears, 1992; Arnett, Larson & Offer, 1995; Keddie & Churchill, 1999; Buonanno, 1999, todos citados por Fedele & García-Muñoz, 2010b), y que de alguna forma inciden en las audiencias a partir de los procesos de significación en el estudio de recepción (García-Muñoz & Martínez-García, 2009).

A partir del repaso de los antecedentes se han formulado las siguientes hipótesis que han movido el análisis de las tramas y los conflictos representados en la «teen series» estadounidense «Dawson’s creek»: Hp 1: La mayoría de las tramas se centran en temáticas relativas al amor y a la amistad; Hp 2: El desarrollo de las tramas y de los conflictos está fuertemente ligado a las interacciones y a las relaciones entre los personajes; Hp 3: El análisis de los comportamientos de los personajes dentro de las historias revela representaciones más complejas y menos estereotipadas de los mismos.

2. Metodología

Dentro de la investigación sobre la series de ficción dirigidas al «target» juvenil se ha realizado un estudio de caso sobre la «teen series» estadounidense «Dawson’s creek», que consta de seis temporadas emitidas por primera vez desde 1998 hasta 2003 en Estados Unidos en la cadena WB Television Network. En España, esta serie se ha emitido en La2 de Televisión Española, en ClanTV y en Canal+ con el título «Dawson crece»3.

La elección de realizar un estudio de caso sobre esta serie juvenil como producto representativo del fenómeno de las «teen series» producidas a partir de los años noventa se debe a varias razones. En primer lugar, al éxito internacional de la serie, que ha sido ofertada en más de 40 países. En segundo lugar, porque entre las «teen series» producidas en los Estados Unidos en la segunda mitad de la década de los noventa, «Dawson’s creek» tiene un corte mucho más realista, ignorando elementos fantásticos o de ciencia ficción que están presentes en otros productos. Finalmente, en las temporadas elegidas para esta investigación, la serie ofrece la posibilidad de hacer un seguimiento de un grupo de seis protagonistas adolescentes repartidos de manera ecuánime en cuanto al género.

El estudio presentado ha consistido en un análisis de una muestra aleatoria representativa de episodios pertenecientes a las temporadas 2, 3 y 4 de la serie. Las principales razones que han motivado la elección de estas tres temporadas pueden resumirse en los siguientes puntos: la presencia de los mismos seis protagonistas; el escenario habitual, regular y constante durante todos los capítulos de la muestra (el pueblo ficcional Capeside); la representación de los años centrales de la adolescencia (15-18), coincidiendo con la etapa educativa de la escuela secundaria estadounidense («high school»); y la posibilidad de analizar las tipologías familiares representadas en la serie, puesto que los protagonistas aún viven con sus familias de origen, a diferencia de las últimas dos temporadas.

La muestra reúne a 18 episodios, sobre los cuales dos investigadoras han conducido un análisis de contenido para medir un total de 29 variables, a partir de una previa instrucción sobre el criterio de catalogación. Las variables se han definido a partir de las aportaciones tanto propias como de otros autores, entre los que destacan Pignotti (1976), Smith (1980), Pauwels (1998), Goddard y Patterson (2000), Seger (1990) y Robinson & al. (2008).

Las variables de análisis corresponden a las características principales de los personajes (descriptores físicos, sociodemográficos, sociales y psicológicos) y a las categorías relativas a la relación de los personajes con las historias y las tramas representadas. Este artículo se centra en los resultados relativos al segundo grupo de variables.

Éstas han permitido no sólo averiguar las principales temáticas de la serie y los tipos de conflictos, sino también las actitudes y los comportamientos de los personajes en relación con las tramas. Entre las variables de éste grupo destacan: el tipo de relación que se establece entre personaje secundario y personaje principal; la actitud del personaje dentro de cada episodio; el tema de la trama; el origen de la trama; el tipo de conflicto; el rol del personaje en la resolución del conflicto y su implicación en la resolución del mismo.

Los datos han sido recogidos en una base de datos del programa SPSS, con la que ha trabajado el Servicio de Estadística de la Universidad Autónoma de Barcelona para obtener el análisis univariable, bivariable y multiviariable, mediante el software SAS v9.1.3, SAS Institute Inc., Cary, NC, USA, teniendo como nivel de significación el valor 0,05.

Además, se ha realizado un seguimiento de la evolución de los protagonistas a lo largo de las tres temporadas. Finalmente, para complementar el tratamiento estadístico cuantitativo, se ha realizado un análisis cualitativo de los episodios de la muestra, además de su relación con el conjunto de todos los episodios de la serie.

3. Resultados

Se han analizado un total de 31 personajes: 6 principales y 25 secundarios. Diversos resultados relativos a los descriptores sociodemográficos han permitido afirmar que se asiste a una perpetuación de los estereotipos de género en la serie «Dawson’s creek», donde las mujeres tienden a ser asociadas más que los hombres a posiciones sociales menos favorecidas (Fedele & García-Muñoz, 2010a). No ocurre lo mismo si se analizan las variables relativas a los principales rasgos y estereotipos de personalidad, atribuidos a los personajes a partir del estudio de sus comportamientos y de sus actitudes en el desarrollo de las tramas.

Las temáticas que tienen una presencia significativa en esta serie son la aceptación personal (27,98%), el amor (26,94%) y la amistad (17,1%), como muestra la Tabla 1. La categoría aceptación personal incluye aquellas tramas ligadas a los procesos relativos al crecimiento y a la formación o aceptación de la identidad de los personajes.

Mientras el amor y la amistad suelen ser temas más comunes de las series juveniles como se ha visto en el repaso de los antecedentes, la aceptación personal parece ser una característica propia de «Dawson’s creek», una ficción donde los personajes hablan constantemente de sus procesos interiores, exteriorizando y verbalizando sus ansias, sus sueños, sus planes y sus problemas. Hay que destacar que las tramas relativas a las expectativas profesionales se asocian menos a los protagonistas que a los personajes secundarios. Finalmente, no se han encontrados tramas ligadas directamente a las drogas o a la violencia. El consumo, bastante escaso, de bebidas alcohólicas o de algún tipo de droga, está casi siempre relacionado con los procesos de aceptación personal y de identidad de los personajes. Por lo tanto, no se describe como un problema de dependencia de substancias ilícitas per se. Además, muy a menudo algunos de los protagonistas condenan explícitamente este tipo de comportamiento, como inmaduro y nada constructivo.

En el estudio de la evolución de los seis protagonistas, se ha podido observar como éstos se asocian a las diferentes temáticas de las tramas a lo largo de las tres temporadas analizadas. Durante las dos primeras temporadas, para casi todos los protagonistas, las temáticas más recurrentes suelen ser el amor y la amistad y, en menor medida, los conflictos familiares. Pero, en la cuarta temporada, prevalecen las tramas ligadas a la aceptación y al crecimiento personal. Es interesante destacar que el periodo narrado en esta temporada se corresponde al último año de escuela superior de los protagonistas, momento en el que toman decisiones significativas sobre su futuro, a partir de las reflexiones sobre sus identidades. Se cuestionan entonces sus pasiones y sus proyectos de la infancia, se plantean acceder a carreras que les permitan realizar sus sueños, hasta caen en profundas crisis de identidad, no sabiendo qué hacer con sus vidas. En relación a estos datos, hay que destacar que la temática de uno de los protagonistas es la aceptación personal, ligada esencialmente a su identidad sexual, a partir de la cual él se define como adolescente homosexual que tiene que enfrentarse al doble de problemas que los demás chicos de su edad. Como ha demostrado Meyer (2003), éste personaje define su identidad y su homosexualidad sobre todo a través de dinámicas conversacionales.

El origen de las tramas es claramente de tipo social (71,5%), además de destacar otros de menor valor cuantitativo como son: el personal (9,84%), cuando un personaje por su propia iniciativa se sumerge en algún tipo de conflicto; el familiar (9,84%), cuando el conflicto se origina en el seno de la familia; el amoroso (7,77%), cuando se debe a la pareja o persona amada; o el económico (1,04%), cuando el motivo que da paso a las tramas es de naturaleza económica. Es interesante precisar que el origen personal se refiere casi exclusivamente a los personajes adolescentes, mientras que el amoroso se distribuye entre los «teenagers» (53,3%) y los adultos (46,7%).

Respecto al ámbito de los conflictos también destacan los de índole social (54,92%), es decir que se desarrollan en relación a los demás personajes. Efectivamente, como se ha apuntado anteriormente, una de las características de «Dawson’s creek» es la constante interacción, sobre todo verbal, entre los personajes. A eso hay que añadir cierta complejidad del lenguaje y de los diálogos, a través de los cuales los personajes se construyen a sí mismos, definen sus relaciones con los otros y finalmente desarrollan y resuelven los conflictos de las tramas. Estas afirmaciones son respaldadas también por los resultados relativos a dos variables descriptivas de los personajes: responsabilidad explícita de los personajes y actividades de ocio. En ambos casos se ha encontrado que la actividad mayoritariamente desarrollada son las relaciones sociales.

Entre los tipos de conflictos encontrados en el análisis, menos comunes son aquellos de tipo interior (15,03%). Se trata de conflictos que los personajes no resuelven a través de interacciones con otros, sino que a partir de sus reflexiones y sus luchas interiores.

Finalmente, un 30,05% de los conflictos analizados se han clasificado en la categoría de conflictos contextuales. Se trata de conflictos circunstanciales para el personaje al que se refieren, es decir conflictos donde dicho personaje no toma realmente parte en ello. Esta tipología de conflicto, donde el personaje no es más que un mero espectador de las historias explicadas, suele asociarse mayoritariamente a los personajes secundarios (81%), que a menudo se quedan al margen de las tramas de los protagonistas. Estos datos quedan recogidos en la Tabla 2, donde se puede notar que el conflicto interior se asocia mucho más a los protagonistas que no a los personajes secundarios.

El conflicto interior es casi exclusivo del grupo adolescente (93,1%), y se asocia sobre todo a las tramas de aceptación personal y en segunda instancia a las que corresponden a la temática amorosa, como se puede observar en la Tabla 3. En cambio, el conflicto de tipo social tiende a asociarse más a las tramas de amor, aunque se distribuye de manera más equilibrada dentro de las diversas categorías de las tramas.

Un elemento clave sobre los estereotipos de personalidad es precisamente el rol de los personajes en la resolución del conflicto, especialmente en relación a una implicación activa o bien pasiva, como se muestra en el Gráfico 1.

Un rol activo tiende a asociarse sobre todo a estereotipos como la tenacidad, el idealismo, la actividad o la rebelión, es decir, a una serie de características que son intrínsecamente asertivas, propositivas, proactivas. Pero al mismo tiempo, éste también está asociado a otros rasgos que implican una mayor reflexión y reflexividad, como son la madurez, la ternura, la integridad o la prudencia. Por el otro lado, un rol pasivo en la resolución del conflicto se asocia más a estereotipos que conllevan connotaciones de pasividad, como son la fragilidad, la inmadurez o la pasividad. En este caso, se crean asociaciones de aparente contradicción, siendo el rol pasivo también asociado a rasgos más positivos y generalmente proactivos como son la ambición, la inteligencia o la razón.

Esta radiografía constata una representación tridimensional, polifacética y hasta contradictoria, aumentando en cierta medida el realismo de los personajes representados en la serie.

4. Conclusiones

La etapa adolescente es vital y crucial para el desarrollo y la construcción de los valores y de las identidades, tanto individuales como colectivas. Durante este delicado y complejo proceso, los individuos suelen recurrir a modelos y representaciones provenientes de los sujetos significativos de sus entornos, los llamados agentes socializadores, como son la familia, el grupo de pares o la escuela. Pero, además de representaciones, patrones y clichés reales, los jóvenes recurren a otros que atañen a la esfera mediática. Todavía en la era digital y juntamente con los nuevos medios de comunicación electrónicos, la televisión sigue teniendo cierto peso en la función socializadora de los adolescentes. En particular, su función modeladora se hace más evidente en los productos de ficción, que además suelen colocarse en la cima de las preferencias juveniles (von Feilitzen, 2004; Livingstone, 1998; Garitaonandia & al., 1998; Ramírez de la Piscina & al., 2006; Medrano-Samaniego & al. 2007; Pindado, 2006). Por lo tanto, el estudio de los productos de ficción televisiva, específicamente pensados para ser consumidos por un «target» juvenil, permite aportar conocimiento sobre qué tipo de imágenes y representaciones de sí mismos pueden consumir los adolescentes. Además, las «teen series» son productos que mantienen una estrecha conexión con fenómenos mediáticos y culturales de circulación global, como son la cultura «teen», las «teen movies» y la «teen TV». Son productos que cada vez más son consumidos no sólo a través del medio televisivo, sino que según modalidades multimedia» y «cross-media» y que por lo tanto pueden adaptarse a las nuevas modalidades de consumo de una audiencia típicamente «multitasking» como son los jóvenes (Jordan & al., 2007). En particular, «Dawson’s creek» ha sido considerada como un buen ejemplo de la convergencia en relación al «crossover» y de movilidad «cross-media» (Brooker, 2001; Wee, 2004).

Además, «Dawson’s creek» ha sido considerada un ejemplo de «teen series» de calidad por varias características que están presentes en el relato de esta ficción: la «self-consciouness», la «intense emocionality», la alta «self-referentiality», los diálogos analíticos, y las estrategias hipertextuales que la serie pone en marcha con otros productos mediáticos u otros medios de comunicación (Mosely, 2001). Esta serie ha sido analizada también según el concepto de «mainstream cult», hecho que ha permitido calificarla como producto de calidad por tres razones: la elevada reflexividad de los personajes; los modelos de relaciones amorosas representadas, que se refieren a los modelos amorosos propuestos por Giddens; la autoría de la serie, creada por el director Kevin Williamson (Hills, 2004). Muchos de estos elementos han sido destacados durante el análisis presentado. En el estudio de los protagonistas en relación con las tramas, en primer lugar, ha sido posible identificar las temáticas más recurrentes en la serie, que han resultado ser la aceptación de la identidad personal, el amor y la amistad. Además, se ha destacado la importancia de las relaciones sociales entre los personajes, de las dinámicas interpersonales, sobre todo de las interacciones dialógicas, para el desarrollo de las tramas y de los conflictos.

Finalmente, se ha destacado una cierta complejidad en la representación de los jóvenes, sobre todo en relación a los protagonistas de la serie, que se revelan como personajes multidimensionales y polifacéticos, asumiendo rasgos y estereotipos de personalidad variados y variables, ofreciendo una imagen que evita los estereotipos canónicos de las series juveniles y especialmente de las comedias. Son personajes que evolucionan constantemente a partir de tres ámbitos habituales de la adolescencia: los primeros enamoramientos, los primeros conflictos en las amistades, las primeras dudas existenciales y las decisiones sobre el futuro.

En cualquier caso, nos encontramos con una realidad representada que espera capturar la atención de una audiencia que se encuentra precisamente en una etapa de construcción de su identidad, sin olvidar por ello la mirada permanente de los productores del mercado de las industrias culturales.

Notas

1 Televisión Española produce en 1981 «Verano Azul», serie de ficción protagonizada por adolescentes y jóvenes.

2 Contexto referencial que está presente de manera explícita incluso en el título de algunas ficciones, como el de la producción española El Internado.

3 Durante el estudio, la serie se estaba emitiendo con su título original en el segundo canal de Televisión de Cataluña, el 33/K3, todos los días de lunes a viernes a las 14:30 horas.

Apoyos

Este estudio forma parte del proyecto de investigación SEJ2006-10067 financiado por el del Ministerio de Educación y Ciencia, del proyecto CSO2009-12822 del Plan Nacional I+D+I, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, y cuenta con el soporte del Comissionat per a Universitats i Recerca del Departament de Innovació, Universitat i Empresa de la Generalitat de Catalunya y del Fondo Social Europeo.

Referencias

Andrews, S. (2001). Troubled Waters: an Unauthorised and Unofficial Guide to Dawson’s Creek. London: Virgin.

Aubrey, J.S. (2004). Sex and Punishment: An Examination of Sexual Consequences and the Sexual Double Standard in Teen Programming. Sex Roles, 50 (7/8); 505-512.

Barriga, C.A. & al. (2009). Media Context, Female Body Size and Perceived Realism. Sex Roles, 60; 128-141.

Belmonte, J. & Guillamón, S. (2008). Co-educar la mirada contra los estereotipos de género en TV. Comunicar, 31; 115-120.

Brooker, W. (2001). Living on Dawson’s Creek: Teen Viewers, Cultural Convergence and Televi-sion Overflow. International Journal of Cultural Studies, 4 (4); 456-472.

Crossdale, D. (2001). Dawson’s Creek: the all new official companion. London: Ebury Press.

Davis, G. & Dickinson, K. (Eds.) (2004). Teen TV: Genre, Consumption, Identity. London: BFI.

Fedele, M. & García-Muñoz, N. (2010a). Representaciones y estereotipos juveniles en la serie televisiva Dawson’s Creek. La perpetuación de modelos en la era digital. II Congreso International AE-IC, Málaga 2010.

Fedele, M.; García-Muñoz, N. (2010b). El consumo adolescente de la ficción seriada. Vivat Aca-demia, 111; 48-65.

Fernández-Villanueva, C. & al. (2009). Gender Differences in the Representation of Violence on Spanish Television: Should Women be More Violent? Sex Roles, 61; 85-100.

Galán-Fajardo, E. (2007). Construcción de género y ficción televisiva en España. Comunicar, 28; 229-236.

García-Muñoz, N. & Martínez-García, L. (2009). La representación positiva de la imagen de las mujeres en los medios. Comunicar, 32; 209-214.

Garitaonandia, C. & al. (1998). Las relaciones de los niños y de los jóvenes con las viejas y nuevas tecnologías de la información. Zer, 4; 131-161.

Gerbner, G. & al. (2002). Growing up with Television: Cultivation Processes. In Bryant, J. & Zillmann, D. (Comps.). Media Effects. Advances in Theory and Research. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates; 43-68.

Glascock, J. (2001). Gender Roles on Prime-time Network Television: Demographics and Beha-viors. Journal of Broadcasting & Electronic Media, 45; 656-669.

Goddard, A. & Patterson L.M. (2000). Language and Gender. London, New York: Routledge.

Guarinos, V. (2009). Fenómenos televisivos «teenagers»: prototipias adolescentes en series vistas en España. Comunicar, 33; 203-211.

Heintz-Knowles, K.E. (2000). Images of youth: A Content Analysis of Adolescents in Prime-time Entertainment Programming. Washington, DC: Frameworks Institute.

Hills, M. (2004). Dawson’s creek: ‘Quality Teen TV’ and ‘Mainstream Cult’? In Davis, G. & Dick-inson, K. (Eds.) (2004). Teen TV: Genre, Consumption, Identity. London: BFI.

Hoffner, C. & Buchanan, M. (2005). Young Adults’ wishful Identification with Television Charac-ters: the Role of Perceived Similarity and Character Attributes. Media Psychology, VII; 325-351.

Igartua, J.J. & Muñiz-Muriel, C. (2008). Identificación con los personajes y disfrute ante largome-trajes de ficción. Una investigación empírica. Comunicación y Sociedad, XXI (1); 25-52.

Jordan, A. & al. (2007). Measuring the Time Teens Spend with Media: Challenges and Oppor-tunities. Media Psychology, 9 (1); 19-41.

Lauzen, M.M. & al. (2008). Constructing Gender Stereotypes through Social Roles in Prime-time Television. Journal of Broadcasting & Electronic Media, 52 (2); 200-214.

Lewis, J. (1992). The Road to Romance and Ruin: Teen Films and Youth Culture. New York: Routledge.

Livingstone, S. (1988). Why People Watch Soap Opera: An Analysis of the Explanations of British Viewers. European Journal of Communication, 3; 55-80.

Livingstone, S. (1998). Mediated Childhoods. A Comparative approach to Young People’s Chang-ing Media Environment in Europe. European Journal of Communication, 13 (4); 435-456.

López, J.A. & Cuenca, F.A. (2005). Ficción televisiva y representación generacional: modelos de tercera edad en las series nacionales. Comunicar, 25.

McKinley, E.G. (1997). Beverly Hills 90210: Television, gender and identity. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.

Medrano, C. & al. (2007). Los hábitos y preferencias televisivas en jóvenes y adolescentes: Un estudio realizado en el País Vasco. Revista Latina de Comunicación Social, 62; 53.

Meyer, M.D. (2003). ‘It’s me. I’m it’. Defining Adolescent Sexual Identity through Relational Dialectics in Dawson's Creek. Communication Quarterly, 51 (3); 262-276.

Mosely, R. (2001). The Teen Series. En Creber, G. (Ed.). The Television Genre Book. London: BFI.

Pauwels, A. (1998). Women Changing Language. London, New York: Longman.

Perales, A. & Pérez-Chica, Á. (2008). Aprender la identidad: ¿qué menores ven los menores en TV? Comunicar, 31; 299-304.

Peterson, G.W. & Peters, D.F. (1983). Adolescents’ Construction of Social Reality: The impact of Television and Peers. Youth and Society, 15(1); 67-85.

Pignotti, L. (1976). La Super Nada. Ideología y Lenguaje de la publicidad. Valencia: Torres.

Pindado, J. (2006). Los medios de comunicación y la construcción de la identidad Adolescente. Zer, 21; 11-22.

Ramírez de la Piscina, T. & al. (2006). Estudio sobre la alfabetización audiovisual de los adoles-centes vascos: Recopilatorio de actitudes críticas y acríticas. Zer, 21; 177-202.

Robinson, T. & al. (2008). Portrayal of Body Weight on Children’s Television Sitcoms: A Content Analysis. Body Image, 5; 141-151.

Seger, L. (1990). Creating Unforgettable Characters. New York: Henry Holt and Company.

Signorielli, N. & Bacue, A. (1999). Recognition and respect: A Content Analysis of Prime-time Television Characters across three Decades. Sex Roles, 40(7-8); 527-544.

Signorielli, N. (1987). Children and adolescents on television: A consistent pattern of devaluation. Journal of early adolescence, 7(3), 255-268.

Smith, P.M. (1980). Judging Masculine and Feminine Social Identities from Content-Controlled Speech. In Giles, H.; Robinson, W.P. & Smith, P.M. (Eds.). Language: Social Psychological Pers-pectives. Oxford: Pergamon; 121-126.

Von Feilitzen, C. (Ed.) (2004), Young People, Soap Operas and Reality TV. Göteborg: Nordicom, Götenborg University.

Wee, V. (2004). Selling Teen Culture: how American Multimedia Conglometarion Reshaped Teen Television in the 1990s. En Davis, G. & Dickinson, K. (Eds.) (2004). Teen TV: Genre, Consumption, Identity. London: BFI.

Wilcox, R. & Lavery, D. (2002). Fighting the Forces: What’s at Stake in Buffy the Vampire Slayer. Lanham, MD: Rowman & Littlefield.