Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 38: Alfabetización mediática en contextos múltiples (Vol. 19 - 2012)

Medios sociales y autogestión del perfil digital: identidad y pedagogía con blogs en un máster

Social media and self-curatorship: Reflections on identity and pedagogy through blogging on a masters module

https://doi.org/10.3916/C38-2012-02-09

John Potter

Shakuntala Banaji

Abstract

El uso de los medios sociales se ha extendido notablemente y se considera ya como una oportunidad única para el diseño de entornos innovadores de aprendizaje, donde los estudiantes se conviertan en protagonistas de experiencias de multialfabetización participativas y entre iguales. El trabajo cuestiona la conexión entre los usos sociales de los nuevos medios y las prácticas educativas relevantes, y propone marcos teóricos más rigurosos que puedan orientar en futuras investigaciones sobre el papel de los medios sociales en la educación. El trabajo reflexiona sobre el estudio de caso llevado a cabo en un grupo de alumnos en un módulo on-line como parte de un programa de máster sobre medios de comunicación, cultura y comunicación. Se invitó a los estudiantes a desenvolverse en estrategias de evaluación más allá de las convencionales, con el fin de teorizar y reflexionar sobre sus experiencias con los medios sociales como soporte y materia del curso. El artículo analiza la experiencia de los estudiantes evaluados en el conjunto del proyecto. Durante la exposición de resultados, los autores situaron los argumentos en el contexto del debate sobre las nuevas alfabetizaciones, la pedagogía y los medios sociales, así como en el marco de la teoría emergente de la autogestión del individuo en estos contextos, como marco metafórico para comprender la producción y la representación de la identidad en los medios digitales.

The widespread uses of social media have been celebrated as a unique opportunity to redesign innovative learning environments that position students at the center of a participatory, multiliteracy and peer learning experience. This article problemitizes the connection between the social uses of new media and relevant educational practices and proposes more rigorous theoretical frames that can be used to guide future research into the role of social media in education. This article reports on a case study of a small group of students who use an online module to study media, culture and communication as part of a wider master’s programme. The students were invited to reflect in a more reflexive and theoretical manner than is commonly used in a standard course evaluation about their experiences of engaging with social media as both the medium and the subject of the course. The article discusses the student experience as it unfolded in the context of an assessed piece of project work. In discussing the findings the authors locate the arguments in the context of debates about new literacies, pedagogy and social media as well as in an emergent theory of self-curatorship as a metaphorical frame for understanding the production and representation of identity in digital media.

Keywords

Medios sociales, identidad, pedagogía, alfabetización, blogging, evaluación, innovación, máster

Social media, identity, pedagogy, literacy, blogging, innovative, assessment, masters level, curatorship

Archivo PDF español

Archivo PDF inglés

1. Introducción

1.1. Medios sociales, pedagogía y alfabetización

El auge de las redes sociales y las actividades como el «blogging» o el intercambio de fotos y vídeos ha sido ampliamente estudiado y definido, bien como fenómeno socio-técnico (Katz, 2006), como ejemplo de la producción mediática de los jóvenes (Barker, 2009; Boyd, 2007) o como liberación e innovación de las actividades comunicativas en todo el mundo, especialmente en las sociedades conectadas de los países desarrollados. En la mayoría de los estudios se han empleado metodologías tradicionales extraídas de la teoría socio-cultural, incluyendo el uso de estudios de audiencia (adaptados para incorporar el elemento de audiencia como productor), encuestas a gran escala y entrevistas a escala más reducida. También se han llevado a cabo desde la perspectiva de teorías educativas. Una corriente de entusiastas del potencial de los espacios sociales on-line ha comenzado a escribir sobre el impacto que tienen éstos sobre la educación y sobre el auge del usuario como autor, el aprendizaje interactivo, las nuevas culturas y alfabetizaciones participativas (Duffy & Bruns, 2006; Jenkins & al., 2006; Rettberg, 2008; Williams & Jacobs, 2004).

Según afirman algunos académicos, realizar estos planteamientos no es una labor simple, pues están enmarcados en el contexto de una exagerada celebración de la tecnología en sí (Buckingham, 2007). Los críticos alegan que gran parte de la literatura que promociona el potencial educativo de los medios sociales carece de un marco teórico riguroso y global, necesario para explorar y reconciliar las prácticas estudiantiles con nuevos medios y la práctica educativa. En un intento por delimitar las directrices futuras de la enseñanza y la investigación en el área, este artículo pretende explorar las reivindicaciones acerca de la integración de las nuevas herramientas tecnológicas en los ambientes educativos. Por un lado, se atiende a las experiencias de un pequeño grupo de estudiantes de un máster en medios de comunicación, cultura y comunicación. Por otro lado, se incluye el análisis de las experiencias de los estudiantes y sus actividades, a partir de lo cual se presenta una oportunidad para teorizar y plantear cuestiones susceptibles de someter a estudio para guiar futuras investigaciones empíricas en el ámbito de los medios sociales y el aprendizaje.

1.2. Exploración de teorías y marcos

Participación, afinidad e identidad son temas comunes en la investigación sobre el contexto de los medios sociales y el aprendizaje (Gee, 2004; Ito & al., 2009), así como el estudio de los marcos que nos permiten observar cómo «socializar» las distintas actividades puede resultar útil a la hora de examinar el fenómeno (Crook, 2001). Como señala Merchant (in press, 2012), los beneficios de explorar estos temas en el marco de la educación formal se describen simplemente, sin llegar a incluirse en un marco teórico. Así, por ejemplo, hay estudios sobre la participación de los jóvenes en redes informales de comunicación que se plantean únicamente como una descripción de los sistemas y contextos educativos, sin contemplar la integración de herramientas tecnológicas para la reflexión y la interacción. Esto constituye una dificultad en al menos dos sentidos. En primer lugar, no existe una vía fácil de fusionar los argumentos aportados acerca de la identidad y la representación en la teoría sociocultural (Goffman, 1990; Giddens, 1991) con los planteamientos de la teoría del aprendizaje (Wenger, 1998). Como mucho, podemos describir los tipos de disposición y las destrezas que se suponen a los estudiantes a partir de la actividad que realizan en dichos espacios y contemplar diversas teorías de aprendizaje (Engeström, Miettinen & Punamäki, 1999; Gee, 2004; Wenger, 1998) para permitirnos discernir elementos para la práctica educativa. En segundo lugar, la experiencia educativa está ligada a la teoría de la identidad del estudiante, y no se incluye siempre en debates sobre los espacios abiertos y de acción de los medios sociales en espacios informales.

Dos marcos teóricos arrojan luz sobre cómo subsanar esta brecha. En primer lugar, están los expertos que han explorado el modo en que se obtiene el capital social a través de los usos que individuos y grupos hacen de los medios sociales y de otros espacios sociales (Hargittai, 2007). Por otra parte, están las teorías de identidad relacionadas con la formación de concepciones de acción (Goffman, 1990) y nociones de (in)seguridad ontológica (Giddens, 1991), que pueden enmarcarse en el contexto de nuevas alfabetizaciones.

Así, los marcos viables presentados en este estudio se extraen de debates a nivel meta sobre la teoría de la identidad en combinación con la teoría del capital social y el aprendizaje. A la hora de plantear cómo los aprendices se representan a sí mismos en los medios digitales necesitamos reflexionar más sobre cómo se desarrollan los aspectos de la identidad en el contexto de los sistemas educativos, especialmente en los sistemas de evaluación. Si, como afirman Merchant y otros, los medios digitales revelan las «ancladas y transitorias» representaciones del yo tal y como las presentan los estudiantes (Merchant, 2005), ¿qué supondría esto en términos de educación a todos los niveles? En este sentido, es importante situar este estudio en el contexto de afirmaciones sobre cambios mayores en el estatus y la organización del 'yo' en los nuevos medios.

1.3. Contextos: el módulo y los estudiantes

Internet Cultures (culturas de Internet) es el nombre que recibe el módulo en el que trabajaban los estudiantes de entre 20 y 50 años que participaron en este estudio. Este módulo era optativo dentro de un programa de máster relacionado con los medios, la cultura y la comunicación. Fue diseñado para integrar otros módulos de producción y teoría crítica y orientar el programa y a los estudiantes hacia un entorno de mayor participación con las nuevas formas sociales de los medios. Uno de los marcos teóricos clave en el módulo, como se ha señalado anteriormente, fue aportado por Lievrouw y Livingstone (2006). Esto permitió que los estudiantes pudieran enfocar el tema desde tres perspectivas diferentes. En primer lugar, siendo conscientes de los dispositivos usados para comunicar o transmitir información y conscientes también de la evolución de los mismos. En segundo lugar, examinando en profundidad las prácticas en las que participan los individuos para compartir información. Finalmente, cuestionando la 'novedad' de los convenios sociales, que se desarrollan de forma evidente en torno a estos nuevos dispositivos, herramientas y prácticas asociadas. En especial, permitía examinar los reclamos entusiastas en torno al uso de las herramientas de los medios sociales en educación (Downes, 2004) y también las aportaciones más moderadas, razonables e incluso escépticas (Buckingham, 2007; Selwyn, 2010).

Durante el curso, los estudiantes tenían que crear y mantener un blog, convirtiéndose así al mismo tiempo en agentes en el estudio y en objetos auto-reflexivos del mismo. Se pidió a los estudiantes que mantuvieran el blog al menos durante las 10 semanas de duración del módulo; no con el objetivo de estudiar el fenómeno del «blogging» en sí, sino el uso del blog como vínculo con otros aspectos de los medios sociales on-line, la pedagogía y la formación de la identidad. Una vez finalizado el módulo, los estudiantes habrían de presentar una memoria donde quedara reflejado el proceso a la luz de su experiencia, sus posts y sus intercambios con compañeros, tutores y comentarios abiertos a la red. También habrían de escribir en función de lecturas teóricas, bien asignadas o bien escogidas por ellos mismos.

El diseño del módulo englobaba varias modalidades. Una sesión intensiva presencial a principios del trimestre de verano fijaba los parámetros para la exploración, con input teórico inicial, permitiendo a los estudiantes empezar con el blogging. Posteriormente, transcurridos dos tercios del módulo, estaba programada una sesión similar para reunir reflexiones surgidas en torno a los blogs, repasando los principales asuntos y estableciendo pautas para fijarlos como tareas y aportaciones críticas y reflexivas. WordPress fue el vehículo principal de creación de blogs, permitiendo a los estudiantes establecer vínculos y escribir de la forma más sencilla posible. WordPress se usó en combinación con un entorno de aprendizaje virtual con el fin de plantear la resolución de problemas relacionados con el curso y para presentar recursos y actividades semanalmente (Potter, 2008).

La temática de los blogs era libremente elegido por los estudiantes, comprendiendo desde análisis políticos en esferas específicas como la participación cívica o la pedagogía crítica, a diarios personales, hobbies y pasatiempos, experiencias culturales en forma de diario sobre la vida en Londres (tema muy común entre estudiantes procedentes de distintos países) o tratados académicos.

El conjunto de los estudiantes del módulo se dividió en dos grupos distintos: docentes y no docentes. Como resultado de esta amplitud de experiencia, las expectativas estaban bien diferenciadas. Para los estudiantes que trabajaban como profesores y que pretendían crear un blog basado en su vida profesional, éstos eran una entidad independiente de sus intercambios escritos y reflexiones del curso, incluidas en el entorno virtual de aprendizaje. Para el resto de estudiantes, no docentes pero inmersos en el mundo profesional o académico de los medios de comunicación, el blog constituía el principal vehículo para la práctica y la reflexión crítica. El diagrama que aparece a continuación representa el equilibrio entre práctica y teoría durante el curso:

Figura 1: Elementos del módulo incluidos en el estudio.

2. Materiales y métodos

2.1. Cuestiones de la investigación y metodología

Se incluyeron tres cuestiones en la investigación:

- ¿Hasta qué punto la experiencia de participación en actividades de los medios sociales en calidad de académico permite explorar simultáneamente e investigar dichos espacios y actividades?

- En este contexto, ¿qué comporta exactamente aprender y ser evaluado en estos espacios?

- Finalmente, ¿cómo combinan los estudiantes estas experiencias teóricas potencialmente estimulantes con sus experiencias cotidianas de cultura, trabajo, ocio y vida familiar?

El estudio de caso se planteó por dos razones. La primera, facilitar el desarrollo de un entendimiento de la cuestión a un nivel de profundidad suficiente para enmarcar una interpretación significativa de los textos producidos por los blogueros en este caso. La segunda era generar datos suficientes para dar profundidad al análisis textual de los posts en los blogs.

Las preguntas de las entrevistas se agruparon para abordar las áreas vinculadas a las cuestiones de la investigación. Empezamos con preguntas sobre la naturaleza de la identidad y la interpelación (Merchant, 2012). A continuación se incluyeron cuestiones para abordar con mayor profundidad aspectos reveladores sobre el creador del blog (Bauman, 2004; Giddens, 1991; Goffman, 1990). También se interrogó sobre el equilibrio entre teoría crítica y práctica en el módulo antes de abordar cuestiones de sostenibilidad más allá del curso en sí, ya en las vidas de los estudiantes.

2.2. Establecimiento de la muestra y consentimiento informado

El trabajo se desarrolló bajo las pautas de investigación de la British Educational Research Association, con consentimiento informado y con garantías de anonimato. El consentimiento escrito para publicar citas se obtuvo a partir de seis sujetos voluntarios, y sus nombres y su identificación en Wordpress no se revelaron.

3. Resultados

Los seis participantes publicaron en los blogs sobre distintos temas e intereses. La estudiante A elaboró un texto con contenido personal sobre su opción por la enseñanza. La estudiante B escribió un blog que trataba diferencias culturales experimentadas como estudiante extranjera en Londres y en todo el Reino Unido. La estudiante C centró su blog en su ser personal y en la conversación. Esta estudiante vivía en el norte de Reino Unido, y su blog adquirió forma de diario personal, documentando acontecimientos textual y visualmente, y al mismo tiempo, supervisando metafóricamente el proceso de evaluación. El estudiante D empleó el blog para reflejar su propuesta de doctorado en temas de pedagogía crítica, personificación y representación en los espacios on-line. La estudiante E era docente y profesional del ámbito del arte y el teatro. Creó más de un blog, usando todas las posibilidades técnicas ofrecidas por el software. Su objetivo era explorar elementos creativos de producción y experimentación, así como los límites de la tecnología en relación con prácticas pedagógicas no tecnológicas. El estudiante F se centró en debates sobre la participación cívica on-line de los jóvenes con posts específicamente relacionados con identidades digitales, los jóvenes y los medios.

3.1. Impresiones sobre el blogging académico

El primer grupo de cuestiones actitudinales sobre el blogging académico reveló una amplia variedad de respuestas por parte de los seis estudiantes. La estudiante A se mostraba muy interesada por la idea de tener la oportunidad de crear un blog como parte del curso académico, con un ritmo marcado, pero sin interferir en la vida personal ni en los sentimientos particulares o en reflexiones personales evidentes: «Por ser parte elemental del curso académico, fui capaz de trabajar con el blog de forma mucho más regular de lo habitual. No traspasé los límites de mi vida personal por tratarse, en efecto, de mi trabajo. Pienso que todos blogueamos a nuestro modo, aunque mi blog era quizás el más auto-reflexivo y personal de todos».

Al estudiante F no le satisfacía la idea de experimentar el hecho de estar expuesto en la Red, aunque se percibió como una faceta de la construcción de identidad. En la siguiente cita se percibe un conocimiento tácito de los sentimientos y representaciones con efectos potenciales en el grupo de blogueros: «Me gustaba la idea de tener un blog, aunque algunos aspectos me incomodaban (debería aclarar que lo que considero 'incómodo' puede ser ventajoso para el aprendizaje). En principio, no quise escribir un blog personal sobre mi vida o mi mundo interior. Siento mucho respeto por posibles lectores que no deseen encontrarse con ese tipo de contenido. Aun así, no tengo ningún problema con aquellos que escriben ese tipo de blogs…».

Otros resaltaron de la experiencia que estas representaciones y alineaciones son una faceta de la vida moderna. No consideraban que hubiera nada extraño al respecto, excepto el procedimiento. Se trata, simplemente, de situarse en el contexto de la actividad humana, conectada con el proyecto reflexivo del ser (Giddens, 1991). En cuanto a la construcción del ser en público a lo largo del módulo, la estudiante B afirmó no haber tenido ningún problema al respecto. «En nuestro mundo de hoy, tenemos que adquirir una identidad on-line para comunicarnos con otros…».

La idea de que la construcción de la identidad es parte de co-construcción y comunicación en los medios sociales estuvo siempre presente en las respuestas de este primer grupo. No obstante, algunos estudiantes tuvieron la impresión de que el fenómeno del blogging era en esencia 'falso' en el contexto de un curso, conscientes de que el acto de crear el blog era supervisado con fines de evaluación, y que estaba confrontada la integración de un nivel adicional de práctica en la vida académica.

3.2. Revelaciones

Las preguntas en torno a las revelaciones individuales permitieron desarrollar los temas de forma más amplia. Uno de los estudiantes desarrolló el argumento sobre la naturaleza falsa del trabajo, describiendo cómo el blogging trata de construir un artificio para ser exhibido. Le hizo sentir como si hablara a un reflejo de sí mismo, pero en un foro público. Aclaró que si no escribiera para el curso, el formato permitiría más espontaneidad y que su estilo y voz habrían sido diferentes. El estudiante F escribió: «Siento que, de alguna forma, mi forma de hacer blogs es 'falsa', o 'artificial'; ¿cómo explicarlo? Sabía que estaba haciéndolo para un curso, por lo que sobre todo al principio, sentía como si estuviera hablándome a mí mismo en el espejo. Pienso que, de haber iniciado un blog de forma espontánea, habría tratado sobre algo totalmente distinto, probablemente sobre algo que me apasionara, y mi estilo y voz habrían sido diferentes. En el contexto del curso, sin embargo, sabía que estaba siendo 'observado'. De forma espontánea habría imaginado un público en concreto, quizás algunos amigos, por lo que estoy seguro de que habría sido radicalmente distinto».

De nuevo aparecen el sentido de lo falso y la falta de espontaneidad, puesto que «bajo la observación, esa condición que persigue al escritor del blog, la revelación del individuo está de alguna forma sesgada por la finalidad del blog y por la naturaleza percibida de la observación y los observadores».

Sin embargo, se produjo un consenso general entre los voluntarios a la hora de afirmar que es posible mantener los papeles y relaciones en su lugar correcto y disfrutar activamente del equilibrio durante el proceso. La estudiante C afirmó que le resultó divertido: «Una vez que empecé, intenté ser regular durante todo el proceso. Intenté ser mi yo semipersonal, pero dentro del contexto del curso». La estudiante E sintió que el acto de revelación personal no le proporcionó la convicción, el enfoque ni la claridad que requería académicamente, y le produjo niveles de insatisfacción con su blog. Intentó algunos cambios y comenzó a explorar modos de representación que iban más allá del texto en forma de audio y vídeo, de otra forma que otros no hicieron. Se convirtió sin duda en la participante más experimental, eliminando, cambiando y manejando blogs y contenidos en un intento constante de revelación personal y mejora de la práctica artística y pedagógica. Mencionó la influencia de la temporización del curso y apuntó: «los primeros blogs trataban mucho sobre mí y se centraban en el foro, pero tras el primer encuentro, eso cambió. Decidí que el blog necesitaba un enfoque y un significado. Contamos con tan poco tiempo en estos módulos que siento que necesitamos centrarnos mucho en sacar el mayor partido posible. Pienso que no soy una gran escritora, y algunos blogs incluían reflexiones y palabras que no funcionaban para mí. Eso no significa que no fuera en busca de algo personal, es sólo que decidí expresarlo de un modo más visual».

3.3. Equilibrio entre teoría y práctica a lo largo del módulo

En al menos un caso, descubrimos que la forma de involucrarse en el módulo provocaba y estimulaba reflexiones sobre lo que significa ser crítico y reflexivo a un nivel más profundo. El estudiante F afirmó: «En cuanto a lo de ser crítico, siento que el adjetivo «crítico» está sobre utilizado, y cubre posiciones e ideologías tan dispares que adquiere un «significado vacío» que puede ser empleado por cualquiera para expresar cualquier cosa. Creo reconocer (de acuerdo a cómo entiendo la palabra) el espacio para ser crítico, y considero que se refleja en mi blog y en mi encargo. Espero utilizar un blog si hago el doctorado para apoyar mi implicación con la teoría…». Aquí se percibe una preocupación menos aparente sobre el fundamento que sobre el proceso. Este estudiante en particular empleaba el curso como forma de describir su proceso hacia pensamientos más sustanciales, concibiendo el blogging como una herramienta reflexiva más que un método para llegar a involucrarse a niveles más profundos en otras áreas académicas.

La estudiante E opinó que debería haber más input teórico y más oportunidades de analizar otras culturas de Internet no basadas en el fenómeno del blog: «Pienso que el blog puede ser tan crítico como el individuo quiera. Personalmente, habría encontrado más útil incluir más teoría en el curso y más formas de teoría relacionadas con otras culturas de Internet no basadas en el blog». La estudiante C estaba preocupada por si su exploración no se llevaba a cabo a un nivel de profundidad crítica suficiente, pero había mucho trabajo que hacer en torno al blog y en el plano de la educación en general. Escribió lo siguiente: «Pasé bastante tiempo reflexionando sobre si era crítica. Pienso que hay tanto que hacer en este campo que necesito retomar y revisar el trabajo. Hay multitud de usos y posibilidades para el futuro en torno a la alfabetización».

3.4. Impacto en la práctica en los medios sociales y la pedagogía

Dejando a un lado por un momento la influencia del curso en la actividad y la identidad, la respuesta de la mayoría de los estudiantes fue en general positiva a la hora de referirse al impacto de la experiencia en sus vidas más allá de los límites del módulo. La estudiante E logró integrar con éxito su blog en un contexto educativo formal. La clave para ella fue combinar diferentes modalidades en el proceso, concibiendo la recopilación y distribución como las propiedades más útiles del medio. Afirmó lo siguiente: «Todo el grupo cuenta ahora con blogs, y el trabajo se incluye en el mismo. Esto ha cambiado la dinámica de la clase… Los estudiantes más visuales pueden mostrar su trabajo sin tener que enfrentar problemas de alfabetización, y el resultado es muy profesional». El estudiante F apuntó que le gustaría emplear su blog en el futuro para publicar disertaciones, refiriéndose a esto como una «nueva práctica intencionada». Explicó que la experiencia le había mostrado cómo un blog puede ser efectivo como forma de agrupar un conjunto de ideas, explorarlas y recibir comentarios de los lectores.

«Mi primer blog fue diseñado con el objetivo de proporcionarme un recurso on-line para ayudarme a definir ideas y reflejarlas en la preparación para la disertación. Fue una nueva práctica intencionada, que intenté continuar a lo largo del periodo de disertación, investigación y redacción. La experiencia también me mostró lo efectivo que puede llegar a ser el blog como mezcla entre revista, repositorio de ideas y herramienta de almacenamiento de comentarios.

4. Debate

El fenómeno del blogging no es un nuevo, y su historia se remonta a los primeros días de Internet (Rettberg, 2008). No obstante, el lugar que ocupa en el conjunto de los medios sociales, como herramienta relativamente lenta y reflexiva, con un grado de control de usuario final sobre sus modalidades y funciones, lo sitúa más bien en el ámbito de la exploración académica y educativa. En este módulo el blog fue una herramienta de exploración de las culturas de Internet sin entrar en temas de privacidad o propiedad en redes sociales, sus contenidos y otros aspectos éticos. Estos espacios no estuvieron nunca alejados de la mente de los estudiantes en términos de comparación, pero el blog proporcionó cierta distancia personal en la presentación diaria, y en la graduación del proceso de construcción de identidad.

4.1. Construcción de identidades como práctica de alfabetización

Los estudiantes percibieron el blog como un espacio para presentar y representar aspectos suyos dentro de un contexto de acción, en el que iban tomando parte en prácticas culturales de representación que existen tanto dentro como fuera de las estructuras formales del curso. Desde los debates multi-alfabetización (Cope & Kalantzis, 2000), las definiciones del término alfabetización, como las aportadas por Brian Street (1985), han servido para resaltar la visión de cómo las prácticas culturales son también prácticas de alfabetización. Se pedía a los estudiantes que definieran sus experiencias como participantes en la cultura viva al tiempo que creaban simultáneamente contenido y rehacían su identidad en un espacio observado y compartido.

En cierto modo no hay nada de nuevo en esto pero, según los comentarios de los propios estudiantes, podríamos afirmar que este proceso ha generado una gran cantidad de ejemplos de los efectos de la tecnología, haciendo visibles ciertos procesos y prácticas que antes pasaban desapercibidas. Así, los blogs en el módulo, hasta cierto punto como las mismas redes sociales, resultaron reveladores, no en el sentido de promover de forma inherente nuevos procesos, sino por reflejarlos de forma visible. La diferencia reside en que, con anterioridad, estos procesos se llevaban a cabo por parte de algunos entusiastas ajenos a la importancia de la tecnología en el proceso. Ahora sin embargo, el énfasis está en la experiencia diaria de la cultura entre los participantes, con el blog como catalizador.

4.2. El blog como medio social

El uso del blogging durante el módulo no es el uso más común que se hace de los medios sociales en Internet. La intención no era reproducir ese uso o intentar presentarlo a los estudiantes como tal. De hecho, como hemos observado, nuestros estudiantes nos recordaron en algunos de sus comentarios que necesitábamos encontrar maneras de explorar la experiencia de vida on-line, incluyendo otras formas de conectividad social. Hemos debatido sobre ellas, las hemos asumido como aspectos clave en la investigación personal, y también las observaciones a lo largo del curso, pero también hemos constatado que necesitamos ampliar la visión de que el blog es solo el medio y no el objeto de investigación en sí mismo.

El blogging permite combinar diferentes formas de creación de significado, pero al no determinarse cómo dar cuenta de ellos, se plantea la tensión de la integración de las nuevas prácticas de alfabetización en un sistema esencialmente basado en prácticas adaptadas a las antiguas formas de alfabetización. Para solucionar esto, sería necesario ampliar nuestras nociones de alfabetización práctica en los nuevos medios, un debate que ocupa en la actualidad a numerosos académicos, que tratan de conciliar semiótica y cultura, los textos multimodales y el contexto en el que éstos surgen (Burn, 2009).

4.3. Recopilación, distribución y exposición

Hay extendida una conciencia creciente en torno a que la gestión de las versiones del individuo en los medios sociales es una destreza clave en la modernidad, y que este proceso engloba también el cómo esta versión del individuo está conectada con otros, participa en redes y tiene sentido en multitud de contextos (Wenger, 1998). En algunas formas de las nuevas producciones mediáticas, este proceso aparece caracterizado como un metafórico comisariado (Potter, 2010); no en el sentido de la palabra que podría referirse a la gestión de fondos en museos o archivos sino más en el sentido de recopilación, distribución y exposición del individuo en los medios sociales. Nada indica en estas actividades de alfabetización que el individuo esté completamente «terminado» ni siquiera, como ocurre con nuestros estudiantes, en el momento de la evaluación.

4.3. Medios sociales y pedagogía: pertenencia y crítica en el espacio de acción

La participación en los medios sociales llevó a los estudiantes a involucrarse con palabras, imágenes y sonidos y a establecer vínculos. Esta forma de involucrarse es considerada en los estudios mediáticos contemporáneos como un fin en sí misma (Downes, 2004). Como apuntaba Hargittai (2008: 293), «la pertenencia a comunidades on-line refleja en las redes sociales la vida diaria de sus usuarios; así, las acciones e interacciones on-line no pueden considerarse como actividades que parten de cero, independientes de las identidades existentes fuera de la red». Esta afirmación se vio reflejada en nuestros estudiantes y sus expectativas de comentarios por parte de compañeros, en la reestructuración de sus propias identidades, su ansiedad en torno a la evaluación y la creación del blog como parte de un ejercicio de clase, a pesar de que las pautas no fueran en absoluto estáticas. La noción de que un blog como parte de un proceso de evaluación académico podría ser más sencillo que la redacción de un ensayo tradicional resultó errónea en tanto que la mayoría de nuestros estudiantes se sentían más cómodos y confiados en formatos tradicionales que en el modo de reflexión pública exigida por el blog. Se precisa de un estudio más profundo para comprender cómo representar la identidad del profesor y el alumno en una era en la que la autonomía es una destreza clave en los nuevos medios. Para algunos jóvenes, este mundo polifacético se reconoce como una práctica cultural y como una práctica de alfabetización en la que están inmersos dentro y fuera del aula. Es probable que la pedagogía en el futuro precise de las destrezas y disposiciones de grupos intergeneracionales en los medios sociales, aunque solo sea para conectar con la necesidad de desarrollarse de forma crítica en el ámbito de la creación (Banaji, 2011).

Finalmente, la línea de investigación futura debería considerar cómo conciliar las tensiones emergentes. Podríamos comenzar por investigar las conexiones con la cultura en la que reside el módulo, sobre todo cómo podemos dirigir más investigaciones longitudinales en el campo de la noción de la administración en los nuevos medios de una forma más completa.

Referencias

Banaji, S. (2011). Disempowering by Assumption: How the Rhetoric of ‘Digital Natives' Affects Young People and Influences Civic Organisations Working with Them. In Thomas, M. (Ed.). Deconstructing Digital Natives. London and New York: Routledge; 49-66.

Barker, V. (2009). Older adolescents' Motivations for Social Networking Site Use: The Influence of Self. Cyber Psychology and Behaviour, 1(5); 1-39.

Bauman, Z. (2004). Identity: Conversations with Benedetto Vecchi. Cambridge: Polity.

Boyd, D. (2007). Why Youth Love Social Network Sites: The Role of Networked Publics in Teenage Social Life. The John D. & Catherine T. MacArthur Foundation Series on Digital Media and Learning, 119-142. (doi:10.1162/dmal.9780262524834.119).

Buckingham, D. (2007). Beyond Technology: Children's Learning in the Age of Digital Culture. London: Rout-ledge.

Burn, A. (2009). Making New Media: Creative Production and Digital Literacies (New Literacies and Digital Epistemologies). New York: Peter Lang.

Cope, B. & Kalantzis, M. (Eds.). (2000). Multiliteracies: Literacy Learning and the Design of Social Futures. New York: Routledge.

Crook, C. (2001). The Social Character of Knowing and Learning: Implications of Cultural Psychology for Edu-cational Technology. Journal of Information Technology for Teacher Education, 10(1/2); 19-35.

Downes, S. (2004). Educational Blogging. Educause Review, 39 (5); 14-26.

Duffy, P. & Bruns, A. (2006). The Use of Blogs, Wikis and RSS in Education: A Conversation of possibilities. Paper presented at the Online Learning and Teaching Brisbane.

Engeström, Y.; Miettinen, R. & Punamäki, R.L. (Eds.) (1999). Perspectives on Activity Theory (Learning in Doing: Social, Cognitive & Computational Perspectives S.). Cambridge: Cambridge University Press.

Gee, J.P. (2004). Situated Language and Learning: A Critique of Traditional Schooling. New York: Routledge.

Giddens, A. (1991). Modernity and Self-identity: Self and Society in the Late Modern Age. Cambridge: Polity.

Goffman, E. (1990). The Presentation of Self in Everyday Life (New edition). London: Penguin.

Hargittai, E. (2007) Whose Space? Differences Among Users and Non-users of Social Network Sites. Journal of Computer-mediated Communication, 13 (1); 14.

Ito, M.; Baumer, S.; Bittanti, M.; Boyd, D.; Cody, R. & Herr-Stephenson, B. (2009). Hanging Out, Messing Around & Geeking Out: Kids Living and Learning with New Media. Camb. Mass: MIT Press.

Jenkins, H.; Clinton, K.; Purushotma, R. & Robison, A.J. (2006). Confronting the Challenges of Participatory Culture: Media Education for the 21st Century Building the field of digital media and learning Chicago: MacAr-thur Foundation; 72.

Katz, I. (2006). Flickr, Katerina Fake and Stewart Butterfield, Extract from feature on Web 2.0 innovators, The Guardian Weekend Magazine. (www.guardian.co.uk/technology/2006/nov/04/news.weekendmagazine8) (30-07-2011); November 4th, 2006.

Lievrouw, L.H. & Livingstone, S. (Eds.). (2006). The Handbook of New Media (Updated Student Edition). London: Sage.

Merchant, G. (2005). Electric Involvement: Identity Performance in Children's Informal Digital Writing. Dis-course: Studies in the Cultural Politics of Education, 26 (3); 301-314.

Merchant, G. (2012). Unravelling the Social Network: Theory and Research. (Forthcoming in) Learning Media and Technology 37 (1).

Potter, J. (2008). Re-designing an MA module to Foster Agency, Engagement and Production in Online Social software. Reflecting Education, 4 (1); 81-91.

Potter, J. (2010). Embodied Memory and Curatorship in Children's Digital Video Production. Journal of English Teaching: Practice and Critique, 9 (1).

Rettberg, J.W. (2008). Blogging. Cambridge: Polity.

Selwyn, N. (2010). Schools and Schooling in the Digital Age: A Critical Analysis. London: Continuum.

Street, B. (1985). Literacy in Theory and Practice. Cambridge: Cambridge University Press.

Wenger, E. (1998). Communities of Practice. Learning, Meaning & Identity. Cambridge: Cambridge University Press.

Williams, J.B. & Jacobs, J. (2004). Exploring the Use of Blogs as Learning Spaces in the Higher Education Sector. Australasian Journal of Educational Technology, 20 (2); 232-247.