Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 47: Comunicación, sociedad civil y cambio social (Vol. 24 - 2016)

Activismo cívico digital en Rumanía: La comunidad de Facebook en las protestas on-line contra Chevron

Digital civic activism in Romania: Framing anti-Chevron online protest community «faces»

https://doi.org/10.3916/C47-2016-02

Camelia Cmeciu

Cristina Coman

Abstract

Este artículo presenta los resultados del análisis cuantitativo de las auto-representaciones de dos comunidades rumanas en Facebook durante las protestas on-line y off-line en contra del «fracking» en Rumanía. En 2013 los rumanos comenzaron a protestar contra las explotaciones de gas del gigante energético norteamericano Chevron en la aldea de Pungesti. Este movimiento de resistencia pasó, en poco más de un mes, de ser una herramienta de movilización rural a una de alcance nacional cuyo objetivo era ayudar a los campesinos afectados por las explotaciones de gas planificadas por Chevron. Dado que el óptimo grado de implicación on-line para pasar a una participación off-line depende mucho de las prácticas informativas, consideramos que un análisis de textos publicados en Facebook reflejará si éstos son compatibles y relevantes para los manifestantes. Nuestra premisa teórica está basada en la teoría del encuadre en movimientos sociales e informa nuestro análisis de contenido comparativo de los textos de dos comunidades rumanas de Facebook desde octubre de 2013 hasta febrero de 2014. En el trabajo se identifican las estrategias de encuadre verbal y visual, y los marcos de acción colectiva utilizados para formar la identidad de estas comunidades on-line. Los resultados obtenidos muestran el predominio de «la lucha por la tierra» como principal marco de acción colectiva, seguido del «conflicto» y la «solidaridad», e indican la preeminencia de fotos y archivos de vídeo como recursos de encuadre de relevancia cultural y como pruebas del activismo fuera de Internet en contra del «fracking» en Rumanía.

This article presents the results of a quantitative analysis of two Romanian Facebook communities' self-presentations during the online and offline anti-fracking protests in Romania. In 2013 Romanians started to protest against the gas exploration of the US giant Chevron in the village of Punge?ti. The online and offline Punge?ti Resistance Movement turned within one month from a rural to a national mobilization tool meant to help the Romanian peasants affected by the proposed shale gas exploration operations of Chevron. Since the online engagement desired to finally turn into an offline participation is highly dependent on the informing practice, we consider that a framing analysis of the Facebook posts will reflect whether they are culturally compatible and relevant for the protesters. Using the framing theory in social movements as our theoretical background, we provided a comparative content analysis of two Romanian Facebook communities' postings (October, 2013 - February, 2014). We focused on identifying the verbal and visual framing devices and the main collective action frames used for the shaping of the online communities' collective identity. The findings revealed a dominance of «land struggle» as a collective action frame followed by «conflict» and «solidarity» and a salience of photos and video files used as framing devices of cultural relevance for Romanian protesters and of evidence of offline anti-fracking activism in Romania.

Keywords

Protestas on-line, teoría del encuadre, encuadres de la acción colectiva, dispositivos de encuadre, lucha por la tierra, conflicto, solidaridad

Online protest, framing, collective action frames, framing devices, land struggle, conflict, solidarity

Archivo PDF español

Archivo PDF inglés

1. Introducción

Las ciberprotestas como «extensiones de un movimiento social en un nuevo espacio mediático» (Zimbra & al., 2010: 49) están relacionadas mayoritariamente con los movimientos de las protestas políticas o con las protestas sociales de las minorías y de los grupos marginados. Últimamente los grupos activistas digitales han protestado también en contra de las corporaciones para exigir una disminución de la influencia de estas en la política (el movimiento de Occupy Wall Street) o para parar las extracciones de las compañías petroleras (la comunidad «Save the Artic» de Lego y de Greenpeace, o las protestas por la eliminación del subsidio petróleo en Nigeria). En 2013 la decisión del gobierno rumano de seguir la fracturación hidráulica de Chevron en una aldea de Rumanía fue el factor que desencadenó las ciberprotestas. Las manifestaciones contra el «fracking» demuestran que los ciudadanos rumanos han ido desarrollando poco a poco una cultura de la protesta. Nuestro análisis enfocará el movimiento social rumano en Internet en contra de Chevron dentro del marco teórico del proceso de encuadre, puesto que los manifestantes on-line utilizaron las publicaciones en Facebook como una manera de plasmar y generar «los encuadres de la acción colectiva» (Benford & Snow, 2000), a través de lo cual consiguieron informar y movilizar a otros ciudadanos rumanos.

Este trabajo sobre las protestas contra el fracking on-line tiene un doble objetivo: a) ofrecer un análisis comparativo de las estrategias de encuadre y de los escenarios de la acción colectiva utilizados por dos comunidades rumanas on-line a lo largo de su movimiento contra el fracking; b) determinar las categorías visuales y verbales que estas dos comunidades utilizan para los encuadres más dominantes de la acción colectiva.

1.1. Perspectivas sobre las protestas 2.0

Los medios sociales que apoyan los movimientos de protesta tienen la ventaja de poder movilizar de manera rápida y barata a una amplia audiencia, de superar los límites geográficos, de alcanzar el pluralismo de la información (Passini, 2012; Soengas, 2013). El ciberactivismo vuelve a la gente común en «ciudadanos de la Red» (Franklin, 2010), que llegan a ser importantes miembros de una comunidad de compromiso cívico con una participación mínima. El aumento de las redes sociales (Facebook) como sitios del activismo cívico digital permite la formación de una identidad colectiva puesto que los usuarios de SRS (servicios de redes sociales) están unidos por una meta común, compartiendo las mismas reclamaciones concernientes a los asuntos políticos, económicos, sociales, educativos o culturales. Mercea (2012: 155) identifica la «participación digital prefigurativa» como «un determinado tipo de participación digital en el activismo». Formada por tres niveles distintos (la movilización, la construcción de la identidad, la transformacional organizacional), la «participación digital prefigurativa» es anterior al compromiso del movimiento social off-line y supone la interacción de individuos a través de la comunicación mediada por el ordenador.

Dentro del proceso de la construcción de la identidad, las comunidades on-line favorecen el desarrollo del «nuevo movimiento social» (Diani, 2003), cuyos rasgos son la descentralización, el dinamismo, la falta de jerarquía y un grupo de participantes que se identifica con los objetivos y las perspectivas del movimiento. Castells (2012) afirma que las comunidades on-line se construyen a través de un proceso de comunicación autónoma. Por lo tanto las comunidades de la ciberprotesta crean un nuevo espacio público, tachado por Castells de «espacio de la autonomía», que representa el espacio interconectado entre el espacio digital y el urbano. Dentro del nuevo espacio híbrido de la libertad, la permisividad de la Red admite una trayectoria desde la indignación hasta la esperanza y finalmente la acción. Este último componente comportamental de las protestas 2.0 no debería limitarse a las acciones de movilización off-line. La investigación (Schultz, 2008; Petray, 2011; Castells, 2012) indica que las protestas 2.0 se vuelven eficaces si ocupan un espacio urbano, creando un sitio exterior, donde los miembros de la comunidad on-line pueden encontrarse cuando quieren involucrarse más en el movimiento. A pesar de que la estructura de Facebook abierta al público ofrece un alto grado de auto-presentación (Kaplan & Haenlein, 2010), no está diseñada para el activismo e indica un falso consenso y conformismo (Schultz, 2008; Passini, 2012). La opacidad de los niveles de compromiso pueden contrarrestarse al relacionar las tácticas on-line y off-line, y al crear acciones en el mundo real (Schultz, 2008). Passini (2012) coincide con la idea de que las redes sociales, como Facebook y Twitter, son los motores de las últimas revoluciones, pero también resalta que los movimientos de protesta en Internet deberían adoptar técnicas civiles de resistencia off-line para traer cambios sociales.

1.2. El activismo cívico digital en Rumanía

Después de la revolución de 1989, Rumanía pasó por un período de transición desde el comunismo hasta la democracia que no desembocó en un alto nivel de compromiso cívico poscomunista (B?descu & al., 2004; Mercea, 2012). Hay dos razones principales para la falta de confianza de los rumanos en las asociaciones cívicas (B?descu & al., 2004): 1) El beneficio económico que parecen perseguir muchas ONG fundadas por empresarios; 2) La creación de tales ONG por los partidos políticos como tapadera de la recaudación ilegal de fondos para las campañas.

Aunque las ONG rumanas pretenden representar la voz de los ciudadanos y aunque los recortes del presupuesto y todo tipo de reformas determinadas por la austeridad pueden haber desencadenado los movimientos sociales en Rumanía (Presad?, 2012), los rumanos no fueron unos protestatarios muy activos en contra del gobierno antes de enero de 2012. «Las protestas de enero fueron una lección dada por una sociedad civil desorganizada a la sociedad civil organizada» (Presad?, 2012) ya que los ciudadanos se reunieron espontáneamente sin ningún respaldo por parte de la sociedad civil organizada. Consideramos que las protestas de enero de 2012 representaron un punto de inflexión para el compromiso cívico de los rumanos. Al protestar en contra de la propuesta del presidente B?sescu para reformar el sistema de sanidad y en contra de la dimisión del Secretario de Salud (Raed Arafat), los rumanos utilizaron las comunidades de Facebook para organizarse. Las protestas de 2012 en la Plaza de la Universidad de Bucarest fueron importantes para el desarrollo del activismo cívico digital por tres razones: 1) fueron los primeros movimientos sociales a partir del uso de Facebook como herramienta para movilizar a los ciudadanos; 2) el lugar físico (la Plaza de la Universidad) fue utilizado como punto de referencia para el encuentro de los manifestantes en otras sublevaciones, como en las protestas por el Acuerdo Comercial de Lucha contra la Falsificación y contra el fracking; 3) fueron los movimientos sociales con un cambio institucional inmediato, como la reincorporación de Raed Arafat, la dimisión del gobierno y del gerente de informativos de la televisión pública.

Un año más tarde, en enero de 2012, a las protestas le siguieron los movimientos sociales en contra de la explotación de gas del gigante norteamericano Chevron en la aldea de Punge?ti (en el condado de Vaslui, al noreste de Rumanía). Estas protestas contra las iniciativas del fracking deben incluirse en un contexto internacional de los movimientos sociales en contra de Chevron. En 2012 los campesinos polacos de Zurawlow consiguieron bloquear las intenciones de perforación de la compañía norteamericana, pero un año más tarde la compañía presentó un pleito civil en contra de los aldeanos afirmando que habían violado su derecho legal de acceso al lugar. Desde 2013 los argentinos han protestado en contra de Chevron después de que el gobierno permitiera que la compañía perforara más de 100 pozos. En 2010 el gobierno rumano y Chevron firmaron un acuerdo que estipulaba que Chevron poseería más de dos millones de acres de tierra en Rumanía. El 3 de octubre de 2013, Chevron obtuvo las autorizaciones necesarias para empezar la explotación de gas de esquisto en la aldea de Punge?ti. La decisión de Rumanía de seguir la fracturación hidraúlica mientras que otros países europeos (Francia, Alemania, Bulgaria) se habían negado, fue el factor que desencadenó el levantamiento off-line de los aldeanos y las ciberprotestas de los ciudadanos rumanos. El 12 de octubre fue creada la primera comunidad de Facebook, la TV Punge?ti. Dos días más tarde los periódicos rumanos presentaron las protestas de 150 aldeanos que habían ocupado el camino que llevaba al lugar de la construcción de Chevron. Luego casi 500 manifestantes se reunieron en la Plaza de la Universidad en Bucarest, como señal de solidaridad con los campesinos de Punge?ti. Protestaron en contra del gobierno rumano, de la cadena de televisión pública y del Ministerio de Interior, llamándolos ladrones e intentando convocar a más manifestantes. El 23 de octubre fue creada la segunda comunidad en Facebook (Resistencia de Punge?ti). Según Merca (2012) y Garrett (2006), la construcción de la identidad en las comunidades on-line es vital para la participación digital. El logotipo creado por los miembros de la comunidad y publicado como foto de perfil constituye una manera de unir a los participantes en Internet. La comunidad de la Resistencia de Punge?ti utilizó la imagen de un toro que destruye un pozo como representación connotativa de los protestatarios. El toro con cuernos de los colores de la bandera rumana tiene un significado histórico. La cabeza de toro, o sea de uro, está presente sobre la bandera y el escudo de Moldavia (la provincia donde tuvieron lugar las protestas). Utilizar el logotipo del toro por la comunidad de Internet resulta apropiado puesto que ofrece un alto nivel de identificación cultural entre sus miembros debido a su connotación histórica.

A lo largo de los siguientes meses, más ciudadanos de Rumanía se unieron al movimiento en el sitio off-line (Campamento de Resistencia de Punge?ti). Las dos ubicaciones exteriores a Facebook (la Plaza de la Universidad en Bucarest y el Campamento de Resistencia en Punge?ti) indican que las protestas 2.0 contra el fracking en Rumanía se han vuelto parte integrante de los movimientos sociales globales, según considera Petray (2011) es lo que debe ocurrir para hablar de éxito en las protestas. Un asunto que parecía local (las protestas contra el fracking en la aldea de Punge?ti) fue poco a poco enmarcándose como nacional (los rumanos en contra de la fracturación hidraúlica), convirtíendose en un levantamiento en contra del gobierno rumano y la corrupción presidencial (Coman & Cmeciu, 2014). Los acontecimientos on-line reflejan el concepto de «participación prefigurada por los medios informáticos» (Mercea, 2012), puesto que determinaron la presencia de los manifestantes off-line. Las protestas on-line y off-line aportaron un cambio inmediato: Chevron suspendió la búsqueda de gas de esquisto en la aldea de Punge?ti.

1.3. Protestas y encuadre de la acción colectiva

Los nuevos valores y objetivos que se producen a través de los movimientos sociales determinan un cambio en las instituciones de una sociedad puesto que dichas instituciones deberían crear «nuevas formas para la organización de la vida social» (Castells, 2012: 9). Por lo tanto los manifestantes se transforman en «emprendedores de los movimientos sociales» (Noakes & Johnston, 2005). Puntualizando selectivamente y codificando acontecimientos, experiencias y secuencias de acciones, los manifestantes se convierten en agentes para generar significado (Snow & Benford, 1992). Generan, elaboran y transmiten lo que Benford y Snow (2000) identifican como «encuadres de la acción colectiva». Para resonar con los valores y creencias comunes compartidas por los participantes en los movimientos sociales, los encuadres de la acción colectiva deben tener tres cualidades (Benford & Snow, 2000; Noakes & Johnston, 2005): ser compatible desde el punto de vista cultural (la compatibilidad de encuadres y símbolos con el «conjunto de herramientas culturales»: las narraciones culturales, la herencia cultural y los símbolos), ser consistente (la consistencia interna y la rigurosidad de creencias, demandas y acciones promovidas por los encuadres) y ser relevante (la capacidad de inferir sentido de las experiencias de los participantes en su respectiva sociedad).

En su estudio, que revisa los encuadres de los movimientos sociales, Benford y Snow (2000) mencionan que los encuadres de la acción colectiva tienen una función orientada hacia la acción y suponen procesos interactivos, discursivos. La función orientada hacia la acción se refiere a tareas de encuadre de tres núcleos: diagnóstico (la identificación del problema y la atribución de la responsabilidad), el pronóstico (soluciones, planes de ataque) y el motivacional (vocabulario de motivos construidos socialmente). La función de la acción se alcanza a través de dos procesos discursivos: la articulación del encuadre y la amplificación del encuadre. En la amplificación del encuadre incluimos varios tipos de dispositivos de encuadre verbal y visual. Corrigall-Brown & Wilkes (2012) consideran que junto al texto, las imágenes de la acción colectiva también forman la comprensión pública de los asuntos y de las campañas de los movimientos sociales porque serán recordados por más tiempo y expresarán una mayor respuesta emocional que los informes textuales. El encuadre de la amplificación como parte de los procesos de alienamiento «supone la idealización, el embellecimiento, la clarificación, la vigoración de los valores existentes y de las creencias» (Benford & Snow, 2000). El análisis del vocabulario de los motivos constituidos socialmente por encima de todos los movimientos sociales puede revelar una visión cultural en la narrativa de una sociedad o la sabiduría popular.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es la relación entre el encuadre de la acción colectiva y los espacios digitales. Recalcando la naturaleza esporádica, dinámica y fluida de los movimientos sociales en Internet, Sádaba (2012) considera que esta mezcla entre nuevas formaciones de la acción colectiva y nuevas tecnologías pone de manifiesto aspectos importantes: a) herramientas específicas de acceso y uso para representarse con función mediadora; b) estas herramientas que generan información sociológica brindan informes más detallados sobre las acciones colectivas locales que otras técnicas comunes, como las encuestas, las entrevistas o los grupos focales. Las dos comunidades rumanas de Facebook, al representar las acciones colectivas contra Chevron, son ejemplos del poder que desempeñó esta red social en el encuadre de la acción local que paulatinamente se transformó en un asunto nacional e internacional.

2. Materiales y métodos

Empleamos un análisis del encuadre de las publicaciones en Facebook de las dos comunidades on-line durante cuatro meses (12 de octubre de 2013 y 22 de febrero de 2014) desde el principio de las protestas contra el fracking en Rumanía. Nuestra muestra incluyó 409 publicaciones (294 de la Resistencia de Punge?ti y 115 de TV Punge?ti).

2.1. Encuadre visual y verbal

El estudio emplea un método deductivo y también un método inductivo. Usamos un método deductivo intentando encontrar los tipos de dispositivos de encuadre visual y verbal de las publicaciones de Facebook de las comunidades on-line. Comenzando con la literatura sobre los encuadres visuales y verbales (Gamson & Lasch, 1983; Parry, 2010; Corrigall-Brown & Wilkes, 2012), adaptamos cada dispositivo de encuadre a la especificidad discursiva de las publicaciones contra el fracking de las comunidades en Facebook. Se llevó a cabo un análisis de una muestra de publicaciones on-line (n=15), aleatoriamente seleccionadas de cada comunidad de la Red, para determinar los dispositivos de encuadre. Otra muestra de publicaciones (n=61), aproximadamente el 15% del número total (409) fue doblemente codificada para determinar la confiabilidad entre codificadores (Kappa); el acuerdo entre los dos codificadores fue 91 de promedio.

Incluimos las siguientes categorías en el esquema codificante para los dispositivos de encuadre verbal:

1) Lemas: una sola declaración principal, etiquetas, títulos o eslóganes previstos para sugerir un encuadre general (las publicaciones y los eslóganes en Facebook utilizados para movilizar a otros ciudadanos).

2) Las representaciones tienen tres aspectos:

• Descripción general: información ofrecida por los miembros de la comunidad on-line sobre sus razones de protestar o sobre el desarrollo de la protesta.

• Estadísticas: informes sobre el daño que puede causar el fracking, sobre la gente herida durante las protestas o las pruebas estadísticas de la mala gestión del gobierno.

• Testimonios de una tercera parte en la descripción (varias categorías de simpatizantes: famosos, élites, políticos, representantes de las organizaciones del movimiento social, etc.).

3) Modelos (ejemplos reales e hipotéticos):

• Ejemplos reales del pasado o del presente enfocando las historias de los aldeanos sobre las consecuencias que la fracturación de Chevron pueda tener sobre su vida y las historias de los manifestantes sobre sus experiencias durante el movimiento social.

• Ejemplos hipotéticos: posibles guiones (declaraciones que se basan en posibles desenlaces a menos que la fracturación cese).

Incluimos en el esquema codificador para el dispositivo del encuadre visual las siguientes categorías:

• Logotipo de la identificación visual de las comunidades on-line y de otras organizaciones.

• Anuncios: imágenes usadas para promocionar los eventos en y fuera de Internet.

• Fotografías: imágenes que representan los participantes (manifestantes, policias, políticos, etc.) durante las protestas.

• Caricaturas y gráficos.

• Mapas indicando el lugar de las protestas, las áreas que serán explotadas por Chevron.

• Imágenes antropomórficas que se vuelven metáforas visuales (objetos que desempeñan acciones humanas).

• Archivos de vídeo creados por los usuarios publicados o compartidos por los miembros de la comunidad.

2.2. Encuadres colectivos

El método inductivo fue utilizado para un análisis en profundidad de los dispositivos del encuadre verbal y visual para encontrar los tipos de encuadre a los que fueron asignados por las dos comunidades on-line. Identificamos cinco encuadres principales: el encuadre de la lucha por la tierra, el encuadre del conflicto, el encuadre de la solidaridad, el encuadre de la oportunidad política y el encuadre ecológico. El encuadre de la lucha por la tierra se refiere al bienestar social de los aldeanos en el contexto de la fracturación hidráulica de Chevron. Se fija en los informes verbales y visuales de las personas que protestaron en el Campamento de la Resistencia, en las desventajas de las operaciones de la explotación del gas de esquisto (la destrucción de los negocios locales, reasentamientos) y las ventajas de las operaciones contra la explotación del gas de esquisto (las tradiciones locales, las costumbres sociales y la vida cotidiana). El encuadre del conflicto abarca los informes verbales y visuales de cualquiera de los participantes (sea manifestante, sea gendarme) involucrados en una escena violenta (pelea o represión policial), participantes (manifestantes y oponentes) involucrados en ataques verbales o pruebas de las desinformaciones sobre los manifestantes realizadas por las cadenas de televisión. El encuadre de la solidaridad incluye los informes verbales y visuales de los simpatizantes de los protestatarios (gente corriente, élites, presentadores de televisión presentes en los lugares off-line). El encuadre de la oportunidad política se refiere a informes verbales y visuales de los políticos que aprovechan este movimiento social para su propio interés político. El encuadre ecológico se refiere a informes del bienestar medioambiental, a publicaciones que representan áreas locales afectadas por las operaciones de explotación (destrucción) frente a áreas locales intactas (conservación).

2.3. Preguntas de investigación

A partir de la literatura sobre el encuadre verbal y visual, sobre los movimientos on-line y off-line, se desarrollan las siguientes preguntas de investigación:

• PI1: ¿Cuál es la relevancia de los dispositivos de encuadre verbal y visual?

• PI2: ¿Qué encuadres de la acción colectiva usan las comunidades on-line contra el fracking en sus publicaciones en Facebook?

• PI3: ¿Cómo utilizan las comunidades on-line los dispositivos de encuadre visual y verbal para representar los cinco encuadres?

3. Análisis y resultados

3.1. Frecuencia de los dispositivos de encuadre verbal y visual

El número de dispositivos de encuadre utilizados en las publicaciones analizadas revela una gran discrepancia. La Resistencia de Punge?tii utilizó 1.121 dispositivos de encuadre en 294 publicaciones, mientras que TV Punge?ti utilizó solo 361 dispositivos de encuadre en 115 publicaciones. Según se indica en la primera Tabla, ambas comunidades on-line comprendieron la importancia de los dispositivos de encuadre visual en la representación on-line de las acciones contra el fracking de los manifestantes y más de la mitad de los dispositivos enfocaron una representación visual. La primera pregunta de la investigación intentó determinar la relevancia de los dos tipos de dispositivos de encuadre. La Tabla 1 indica el predominio de las fotos en las publicaciones de ambas comunidades on-line, seguido por las descripciones generales, los vídeos, los lemas y los ejemplos reales. Aunque estos cinco dispositivos son los más utilizados por ambas comunidades on-line, se puede notar una diferencia en su distribución total.

En la comunidad de TV Punge?ti, menos de la mitad de los dispositivos (44%) fueron representados por fotos, mientras que en la comunidad de la Resistencia de Punge?ti las fotos fueron más de la mitad (65%). Las descripciones generales constituyeron el segundo dispositivo más utilizado. Aunque menos de un cuarto (18%; la Resistencia de Punge?tii y 22%; TV Punge?ti) de los dispositivos proporcionaron descripciones de las razones del movimiento social contra el fracking y del desarrollo de las protestas, la frecuencia (n=201 y n=87) es importante para resaltar el deseo de los miembros de la comunidad on-line para explicar sus exigencias y organizar sus protestas adecuadamente. Los vídeos representan un elemento visual significativo y son el tercer dispositivo de encuadre más utilizado por ambas comunidades on-line. Los lemas son el cuarto dispositivo más utilizado y se fijan principalmente en los eslóganes para movilizar a los manifestantes. Aunque los ejemplos reales no se utilizaron muy a menudo, ambas comunidades on-line proporcionaron testimonios de los manifestantes que habían sido maltratados por la policía o de los aldeanos que habían sufrido tras las actividades de facturación hidráulica de Chevron.

3.2. La frecuencia de los encuadres de acción colectiva

La segunda pregunta de la investigación enfoca los tipos de encuadres de acción colectiva utilizados por las dos comunidades on-line durante las protestas contra el fracking.

Según se observa en la Tabla 2, ambas comunidades utilizan la lucha por la tierra, el conflicto y la solidaridad como los primeros tres encuadres de acción colectiva más relevantes. La alta frecuencia de la «lucha por la tierra» no es nada sorprendente teniendo en consideración que las protestas fueron iniciadas por los habitantes de Punge?ti como un medio de proteger su tierra de la invasión de Chevron. «El conflicto» como el segundo encuadre más dominante puede explicarse por las confrontaciones violentas off-line entre los manifestantes y los gendarmes. Aunque ambas comunidades on-line proporcionan un encuadre parecido de las protestas contra el fracking, se pueden señalar dos diferencias:

1) Más de la mitad de los dispositivos utilizados por los miembros de la comunidad de la Resistencia de Punge?ti encuadra la lucha por la tierra de los aldeanos mientras que solo menos de la mitad de los dispositivos utilizados por los miembros de la segunda comunidad encuadra esta acción colectiva.

2) Mientras que la comunidad de TV Punge?ti proporcionó la misma frecuencia de los encuadres de «la oportunidad política» y de «la ecología», los miembros de la comunidad de la Resistencia de Punge?ti utilizaron más el encuadre de «la ecología» que el encuadre de «la oportunidad política».

3.3. Los informes verbales y visuales de los encuadres de la acción colectiva

La tercera pregunta de investigación enfoca las discrepancias en el uso de los dispositivos de encuadre para los cinco marcos de la acción colectiva. Para comprender mejor estos dispositivos verbal y visual, a través de los encuadres de la acción colectiva, calculamos los valores medios para determinar la frecuencia con la que fueron utilizados por las dos comunidades de Facebook.

Según indica la Tabla 3 (página siguiente), las fotos, las descripciones generales y los archivos de vídeo son los tres principales dispositivos utilizados en tres encuadres relacionados con las protestas contra el fracking en Rumanía, o sea la lucha por la tierra, el conflicto y la solidaridad. Para encuadrar «la lucha por la tierra», ambas comunidades proporcionaron la misma jerarquía en el uso de los dispositivos de encuadre: fotos, descripciones generales y archivos de vídeo. Según se nota, las fotos superaron todos los demás dispositivos utilizados para encuadrar «la lucha por la tierra» para ambas comunidades on-line. Para encuadrar «el conflicto», la Resistencia de Punge?ti utilizó más fotos (m=5,78) que descripciones generales (m=3,92), mientras que TV Punge?ti proporcionó más descripciones verbales de los conflictos con los gendarmes (m=2,78) que informes visuales de dichos enfrentamientos (m=1,42). Los dispositivos utilizados por las dos comunidades on-line para encuadrar «la solidaridad» fueron casi los mismos: fotos de las multitudes enfocando a los protestatarios que apoyaban a los aldeanos y las descripciones generales de la organización y del desarrollo de las protestas. La comunidad de la Resistencia de Punge?ti superó la comunidad de TV Punge?ti en cuanto al uso de los dispositivos de encuadre de «la oportunidad política», siendo el principal enfoque las descripciones verbales de los políticos que apoyaban a los protestatarios (m=0,21). Se notó una discrepancia en el uso de los dispositivos en cuanto al encuadre de «la ecología». Mientras que los miembros de la comunidad de TV Punge?ti proporcionaron solo descripciones generales de las desventajas de la fracturación hidráulica (m=0,21), los miembros de la Resistencia de Punge?ti utilizaron cinco dispositivos de encuadre. Las descripciones generales (m=1,71), las fotos (m=0,49) y los archivos de vídeo (m=0,28) tuvieron el más alto nivel de sugerencia de los peligros que constituye el fracking a menos que cese.

4. Debates y conclusiones

Después de analizar el contenido de dos comunidades rumanas on-line contra el fracking a lo largo de cuatro meses de protestas, el presente trabajo halló que las comunidades on-line prefirieron utilizar más recursos visuales (más de 60%) que estrategias verbales y que representaron sus acciones con marcos de acción colectiva por la lucha de la tierra y la solidaridad. El extenso uso de recursos visuales (fotos y archivos de vídeo), típicos de Facebook, concuerda con los hallazgos de Corrigall-Brown y Wilkes que resaltan la importancia atribuida a este recurso para transmitir una respuesta emocional mucho mayor que los informes textuales del movimiento social. Por encima del impacto emocional, las imágenes de las protestas sirven como herramientas motivacionales y de evidencia. Los archivos fotográficos y de vídeo de los campesinos, manifestantes y contrincantes (policías, autoridades locales y representantes de Chevron) proporcionan documentos visuales importantes en la organización de una campaña de activismo en Facebook, según la opinión de Schultz (2008): la existencia de un espacio exterior y el inicio de acciones en el mundo real. La representación visual de los lugareños y contestatarios en los dos espacios exteriores –el campamento de resistencia en Punge?ti y en la Plaza de la Universidad en Bucarest– constituye una prueba significativa de que las dos comunidades on-line fueron utilizadas para apoyar el activismo rumano contra el fracking off-line. Por encima de la función de evidencia que tienen las representaciones visuales en Facebook, estas revelan, según menciona Sádaba (2012), un informe más profundo de la acción local colectiva. La representación visual de la lucha de los manifestantes por la tierra proporciona una representación clara del poder de los aldeanos de movilizarse en contra del enemigo (Chevron).

Durante los movimientos sociales la legitimidad visual y verbal de un grupo es importante porque enseña la cohesión de los manifestantes. Pero a la vez la legitimidad otorgada a individuos juega un papel significativo porque el alarde dramático de las historias de los individuos puede producir una mayor movilización en nuevos manifestantes. Los ejemplos reales y los testimonios son dos dispositivos de posicionamiento verbal utilizados para asociar un rostro a un nombre. Aunque estos dos dispositivos no tuvieron la mayor frecuencia, fueron utilizados por ambas comunidades on-line. Las comunidades Resistencia de Punge?ti y TV Punge?ti proporcionaron 26 y 16 ejemplos reales de lugareños, huelguistas de hambre, o de individuos que habían sufrido por las acciones violentas de la policía. Según indicó Dan Schultz (2008), el refuerzo mediático es importante en las campañas de activismo on-line. Este apoyo vicarial se representó a través de los recursos de encuadre verbal de los informes. A diferencia de la comunidad de TV Punge?ti, la Resistencia de Punge?ti ofreció más informes de los simpatizantes –los productores de televisión, los periodistas nacionales e internacionales o la élite rumana– que se unieron a las protestas o que intentaron proporcionar mensajes mediáticos objetivos del movimiento social.

Los lemas constituyen otro significativo medio de encuadre verbal durante las campañas de activismo on-line. A diferencia del grupo de TV PPunge?ti, la comunidad de Resistencia de Punge?ti proporcionó lemas para crear dos eventos on-line. Ambas comunidades virtuales utilizaron un mayor número de lemas para colecciones de fotos y archivos de vídeo («¡Punge?ti es toda Rumanía! ¡Un ejemplo para todo el Planeta!» o «¡No nos dejaremos contaminar!, ¡No al gas de esquisto!»).

Las publicaciones constantes de las protestas contra el fracking on-line y off-line nos permitieron notar la evolución de los encuadres de acción colectiva utilizados por las dos comunidades on-line durante un período de cuatro meses (octubre de 2013 a febrero de 2014). Descrito inicialmente por ambas comunidades como una lucha pacífica por el derecho de los aldeanos de Punge?ti a la tierra, el movimiento social contra el fracking en Rumanía evolucionó hacia un doble conflicto público. Los miembros de ambas comunidades proporcionaron, por un lado, vívidas descripciones del conflicto físico entre los aldeanos y los gendarmes, y por otro lado, informes sobre el conflicto entre los manifestantes y los representantes locales, gubernamentales y parlamentarios responsables por el fracking de Chevron y la fracturación hidráulica en Rumanía. Mientras que los miembros de la comunidad de TV Punge?ti proporcionaron un encuadre constante del conflicto, los miembros de la comunidad de la Resistencia de Punge?ti resaltan los enfrentamientos violentos entre los protestatarios y los gendarmes al principio de diciembre, cuando la policía detuvo a aldeanos, destruyó sus propiedades privadas y cortó todas las carreteras de acceso. Aunque Chevron suspendió su búsqueda de gas de esquisto después de estos violentos enfrentamientos, las dos comunidades on-line siguieron proporcionando información sobre las protestas. En enero y febrero los miembros de la comunidad de TV Punge?ti utilizaron el conflicto como el más dominante encuadre de la acción colectiva, mientras que miembros de la comunidad de la Resistencia de Punge?ti se fijaron en la solidaridad de los simpatizantes de los aldeanos, y a través del encuadre de la ecología proporcionaron las opiniones de los expertos sobre los riesgos para la salud y para el medio ambiente que representaría el fracking en la región. El marco de «la oportunidad política» apenas fue utilizado por los miembros de la comunidad, puesto que la mayoría de los políticos rumanos fueron presentados como actores sociales corruptos que simplemente obedecían las órdenes del Primer Ministro. Dos políticos rumanos y once representantes «verdes» de cinco países del Parlamento Europeo, que enviaron una carta abierta a Martin Schultz sobre las acciones abusivas del gobierno rumano y de Chevron, fueron etiquetados como aliados en la lucha de los lugareños.

Aunque las dos comunidades no descentralizaron el control on-line de las publicaciones y elementos compartidos, sus informes visuales y verbales de las protestas contra el fracking en Rumanía tuvieron la fuerza de movilizar a los ciudadanos de todo el país. Ambas comunidades utilizaron los encuadres de la acción colectiva que tienen los tres rasgos mencionados por Benford y Snow (2000), y Noakes y Johnston (2005): compatibilidad cultural, consistencia y relevancia. El éxito de la movilización on-line de los contestarios se debe a la selección adecuada del espacio de la acción colectiva más relevante para los locales (la lucha por la tierra) y el resto de ciudadanos rumanos (solidaridad y conflicto). El dominio del entorno en «la lucha por la tierra» es consistente con las experiencias cotidianas de los campesinos de la aldea de Punge?ti, prestos a defender su tierra en contra del «enemigo» (Chevron). Los campesinos rumanos fueron posicionados como emprendedores sociales puesto que fueron capaces de construir una representación del movimiento social desde adentro hacia afuera (la experiencia al nivel del grupo por parte de los lugareños de Punge?ti), incorporando símbolos prestados del conjunto cultural rumano. Los informes verbales y visuales de los marcos utilizados por ambas comunidades on-line fueron compatibles desde el punto de vista cultural con los símbolos y las narrativas rumanas (por ejemplo, el logotipo del toro con cuernos, ver 1.2; o los lemas movilizadores que describen el desarrollo local de las protestas «Al Senado. Contra el fracking del gas de esquisto»).

A pesar de que el presente trabajo mostró el valor de los mecanismos visuales y verbales on-line para describir los espacios de acción colectiva de la lucha por la tierra, del conflicto y la solidaridad durante las protestas contra el fracking en Rumanía, se debe enfatizar que solo dos comunidades on-line fueron analizadas durante los cuatro meses de protestas sin tener en cuenta la interacción entre los administradores de la comunidad de Facebook y sus miembros. Estas limitaciones no disminuyen la importancia de la investigación, más bien ofrecen ideas para una futura investigación. Por ejemplo, el estudio de caso se debe incorporar con el propósito de ayudar al análisis profundo de aspectos variados como: la naturaleza interactiva de la comunidad on-line, analizando los comentarios de sus miembros, un análisis comparativo entre las comunidades de Facebook contra el fracking en Rumanía y otros países, o un análisis de los recursos visuales de cómo la legitimidad visual de diferentes individuos y grupos de actores se representa a través de imágenes de la acción colectiva en contra del fenómeno del fracking.

Agradecimiento

Este trabajo se realizó con el apoyo de una subvención ofrecida por la Autoridad Nacional Rumana para la Investigación Científica e Innovación, CNCS-UEFISCDI, número de proyecto PN-II-RU-TE-2014-4-0599.

Referencias

B?descu, G., Sum, P., & Uslaner, E.M. (2004). Civil Society Development and Democratic Values in Romania and Moldova. East European Politics & Societies, 18, 2, 316-341. doi: http://dx.doi.org/10.1177-/0888325403259915

Benford, R.D., & Snow, D.A. (2000). Framing Processes and Social Movements: An Overview and Assessment. Annual Review of Sociology, 26, 611-639. doi: http://dx.doi.org/10.1146/annurev.soc.26.1.611

Castells, M. (2012). Networks of Outrage and Hope: Social Movements in the Internet Age. Cambridge: Polity Press.

Coman, C., & Cmeciu, C. (2014). Framing Chevron Protests in National and International Press. Procedia - Social and, Behavioral Sciences, 149, 228-232. doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.sbspro.2014.08.222

Corrigall-Brown, C., & Wilkes, R. (2012). Picturing Protest: The Visual Framing of Collective Action by First Nations in Canada. American Behavioral Scientist, 56, 2, 223-243. doi: http://dx.doi.org/10.1177-/0002764211419357

Diani, M. (2003). Networks and Social Movements: A Research Programme. In M. Diani, & D. McAdam (Eds.), Social Movements and Networks. Relational Approaches to Collective Action (pp. 49-76). Oxford University Press.

Franklin, M.I. (2010). Digital Dilemmas: Transnational Politics in the Twenty-First Century. Brown Journal of World Affairs, XVI, 2, 67-85. (http://goo.gl/vheq01) (20-06-2012).

Gamson, W., & Lasch, K.E. (1983). The Political Culture of Social Welfare Policy. In S.E. Spiro, & E. Yuchtman-Yaar (Eds.), Evaluating the Welfare State: Social and Political Perspectives (pp. 397-415). New York: Academic Press.

Garrett, R.K. (2006). Protest in an Information Society. A Review of Literature on Social Movements and New ICTs. Information, Communication & Society, 9, 2, 202-224. doi: http://dx.doi.org/10.1080/-13691180600630773

Kaplan, A.M., & Haenlein, M. (2010). Users of the World, Unite! The Challenge and Opportunities of Social Media. Business Horizons, 53, 1, 59-68. doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.bushor.2009.09.003

Mercea, D. (2012). Digital Prefigurative Participation: The Entwinement of Online Communication and Offline Participation in Protest Events. New Media & Society, 14, 1, 153-169. doi: http://dx.doi.org/10.1177-/1461444811429103

Noakes, J., & Johnston, H. (2005). Frames of Protest: A Road Map to a Perspective. In Johnston, H., & Noakes, J. (Eds.), Frames of Protests. Social Movements and the Framing Perspective (pp.1-32). Lanham, Maryland: Rowman & Littlefield Publishers.

Parry, K. (2010). A Visual Framing Analysis of British Press Photography during the 2006 Israel-Lebanon Conflict. Media, War, & Conflict, 3, 1, 67-85. doi: http://dx.doi.org/10.1177/1750635210353679

Passini, S. (2012). The Facebook and Twitter Revolutions: Active Participation in the 21st Century. Human Affairs, 22, 3, 301-312. doi: http://dx.doi.org/10.2478/s13374-012-0025-0

Petray, T.L. (2011). Protest 2.0: Online Interactions and Aboriginal Activists. Media, Culture & Society, 33, 6, 923-940. doi: http://dx.doi.org/10.1177/0163443711411009

Presad?, F. (2012). Case Study on the Romanian Protests, 2012. (http://goo.gl/dhKqUz) (20-08-2013).

Sádaba, I. (2012). Acción colectiva y movimientos sociales en las redes digitales. Aspectos históricos y metodológicos. Arbor, 188-756, 781-794. doi: http://dx.doi.org/10.3989/arbor.2012.756n4011

Schultz, D. (2008). A DigiActive Introduction to Facebook Activism. (http://goo.gl/JkVtpU) (23-08-2013).

Snow, D.A., & Benford, R.D. (1992). Master Frames and Cycles of Protest. In A.D. Morris, & C.M. Mueller (Eds.), Frontiers in Social Movement Theory (pp. 133-155). New Haven CT: Yale University Press.

Soengas, X. (2013). The Role of the Internet and Social Networks in the Arab Uprisings - An Alternative to Official Press Censorship [El papel de Internet y de las redes sociales en las revueltas árabes: una alternativa a la censura de la prensa oficial]. Comunicar, 41, 147-155. doi: http://dx.doi.org/10.3916/C41-2013-14

Zimbra, D., Abbasi, A., & Chen, H. (2010). A Cyber-archeology Approach to Social Movement Research: Framework and Case Study. Journal of Computer-Mediated Communication, 16, 48-70. doi: http://dx.doi.org/10.1111/j.1083-6101.2010.01531.x