Índice de volúmenes - Índice de revistas - Índice de artículos - Mapa ---- Atrás


Revista Comunicar 53: Ciudadanía crítica y empoderamiento social en la emergente cibersociedad (Vol. 25 - 2017)

La influencia de los padres en la adquisición de habilidades críticas en Internet

Parent’s Influence on Acquiring Critical Internet Skills

https://doi.org/10.3916/C53-2017-10

María Sánchez Valle

Belinda de-Frutos-Torres

Tamara Vázquez-Barrio

Abstract

La accesibilidad y facilidad de uso de las tecnologías de la información y la comunicación en los menores lleva a plantear que una de las cuestiones clave para su potencial de empoderamiento está vinculada al uso crítico de las mismas a través de la adquisición de habilidades críticas. El entorno familiar se postula como un factor determinante en la alfabetización digital y en la formación de ciudadanos críticos. El presente trabajo analiza el papel mediador de los padres en la educación de sus hijos. Plantea un modelo compresivo que recoge la influencia del estilo parental y la confianza de los progenitores hacia el medio interactivo en la adquisición de habilidades críticas por parte de los menores y se identifican los factores personales y contextuales que influyen sobre el estilo parental. El modelo se pone a prueba con una muestra representativa de 765 familias procedentes de la Comunidad de Madrid seleccionadas en función del nivel de enseñanza, tipología de centro y nivel de renta del distrito. Se comprueba que el nivel educativo de los hijos es el factor más influyente en la adquisición de habilidades críticas. No obstante, cuanto menos restrictivo es el estilo de control parental de Internet, más positivamente influye en la adquisición de habilidades independientemente de la edad. Los resultados cuestionan el papel de las restricciones en el uso del medio interactivo para la formación de ciudadanos críticos.

The accessibility and easeofuse for children of information and communication technologies lead us to suggest that one of the key questions for their potential empowerment is linked to their analytical use by means of the acquisition of critical skills. The family environment is considered an important factor in digital literacy and the education of critical citizens. The present paper analyzes the mediation role of the parents in their children’s education. It shows a predictive model that includes parental education style and their trust in the interactive media for their children’s acquisition of critical cognitive abilities. It also identifies the personal and contextual factors that are related to the parental education style. The model was tested on a representative sample of 765 families from the Madrid Community selected on the educational level, center type, and district income bases. It was found that children’s educational level is the factor of greatest impact on the acquisition of critical abilities. Nevertheless, as parents adopt a less restrictive style regarding the uses of Internet, there is a more positive influence on the acquisition of critical abilities independently of the age effect. The results question the role of parental restrictions on the use of the interactive media to encourage the education of critical citizens.

Keywords

Internet, alfabetización digital, control parental, estrategias educativas, empoderamiento, familia, menores, padres

Internet, digital alphabetization, parental control, educational strategies, empowerment, family, children, parents

Archivo PDF español

Archivo PDF inglés

1. Introducción y estado de la cuestión

1.1. La nueva brecha digital: el empoderamiento

Es indiscutible que las TIC se han convertido en una herramienta fundamental y que conocerlas y utilizarlas de forma avanzada es prioritario para desenvolverse en una sociedad compleja y globalizada. El ocio está cada día más vinculado al uso de ordenadores, tablets o móviles, pero también el ejercicio de derechos y ciudadanía activa (Gutiérrez-Rubí, 2015); la empleabilidad (Núñez-Ladevéze & Núñez-Canal, 2016) o el acceso a la formación permanente dependen de la competencia digital (Travieso & Planella, 2008). Los niños demuestran grandes habilidades tecnológicas, pero no sucede lo mismo con la capacidad de comprender críticamente el contexto audiovisual en el que viven.

Ballestero (Fuente-Cobo, 2017) resume en cuatro elementos las variables que integran el concepto de brecha digital: disponibilidad de ordenador u otro dispositivo electrónico en el hogar que permita conexión a Internet; conectividad a la Red desde el hogar o el trabajo; conocimiento de las herramientas básicas para poder acceder y navegar por la Red; y competencia para poder hacer que la información accesible en la Red pueda ser convertida en ‘conocimiento’ por el usuario.

A juzgar por los datos, la brecha de acceso y conectividad ha disminuido hasta prácticamente desaparecer entre los niños y jóvenes españoles. El uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se está produciendo a edades cada vez más tempranas. El estudio Menores de Edad y Conectividad Móvil en España señala que los niños de dos y tres años acceden de forma habitual al terminal de sus padres manejando aplicaciones infantiles de juegos, música, actividades y vídeos. Si en lugar de uso, hablamos de propiedad, la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística sobre «Equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación» en los hogares», indica que el 25,5% de los niños españoles de 10 años tiene un móvil, ese porcentaje se duplica a los 11 y esta cifra sigue creciendo hasta que a los 15, llega casi al 100%. El descenso en la edad de inicio del uso de los móviles inteligentes no es un fenómeno exclusivo de España, pero sí tiene una incidencia especial en nuestro país, donde la tasa de menores con smartphones es la mayor de Europa, y equiparable a la de EEUU. En cuanto a la conectividad, sabemos que el 93,7% de los niños españoles se conectan a Internet desde su casa (INTEF, 2016) y que todos los que disponen de móvil inteligente tienen conexión permanente, solo interrumpida durante el sueño (Cánovas, 2014).

Los excluidos de la sociedad digital ya no son aquellos que no tienen los dispositivos ni el acceso a la Red, sino aquellos que no son capaces de actuar críticamente. La verdadera brecha digital hoy en día es el empoderamiento relativo a la alfabetización digital, definida como la «adquisición de las competencias intelectuales necesarias para interactuar tanto con la cultura existente como para recrearla de un modo crítico y emancipador y, en consecuencia, como un derecho y una necesidad de los ciudadanos de la sociedad informacional» (Area, Gutiérrez, & Vidal, 2012: 9).

La visión en muchos casos reduccionista que tiene la escuela de la competencia digital (Ferrés & Piscitelli, 2012), centrada en los aspectos técnicos y desatendiendo la formación del espíritu crítico, implica la centralidad de la mediación familiar en el proceso de adquisición de los conocimientos necesarios para el uso creativo y seguro de las tecnologías de la información y la comunicación, que se van convirtiendo en tecnologías del empoderamiento (Reig-Hernández, 2012).

Partiendo de esta base, la propuesta que realiza este estudio va más allá de definir un perfil de padre o madre en función del uso de Internet que permiten realizar a sus hijos. El objetivo es determinar cómo el estilo de control parental ejercido por los progenitores y su confianza en el medio permite empoderar a los menores en el uso de Internet. La relación entre el empoderamiento de los niños en el uso de Internet y la adquisición de habilidades críticas está fuertemente relacionada puesto que estas últimas son cruciales para desarrollar un uso independiente y responsable del medio.

1.2. Influencia de los estilos parentales en el empoderamiento digital

Parece demostrado que el estilo parental influye en el uso que los niños realizan de Internet. Valcket, Bonte, Wever y Rots (2010) distinguieron diferentes estilos parentales en función del control que ejercen los padres. Observaron que el modo en el que los hijos se acercan a la tecnología está relacionado con el uso de Internet que hacen los progenitores, su actitud y su experiencia en la Red y definieron que el estilo parental, el comportamiento de los padres en Internet y su nivel educativo eran las variables que más predecían el uso de Internet de los menores en el hogar.

Entre los componentes que influyen en el escenario educativo de los hijos, la edad de los padres aparece como determinante. Hay estudios que demuestran que, a mayor edad de los padres, menor nivel de experiencia en el uso de Internet y menor regulación del uso que hacen los hijos (Álvarez, Torres, Rodríguez, Padilla, & Rodrigo, 2013; Valcket & al., 2010). Álvarez y otros (2013) añaden a la edad de los progenitores, el nivel educativo como elementos clave en las actitudes de los padres: son los progenitores con menor nivel educativo los que se sienten más implicados en la regulación de las actividades de Internet de sus hijos y muestran motivaciones de mayor calidad basadas en el fomento de la interacción social y del aprendizaje. Nikken y Schols (2015) señalan la influencia del uso propio que realizan los padres de Internet en la utilización por parte de sus hijos, mientras, Rial, Gómez, Braña y Varela (2014) muestran que el control que realizan los padres sobre sus hijos es significativamente inferior cuando ellos no utilizan Internet.

Padilla, Ortiz, Álvarez, Castaño, Perdomo y López (2015) también han puesto de manifiesto la influencia del espacio físico y el componente actitudinal de los padres y cuidadores en la frecuencia y amplitud de uso de Internet en el hogar. Analizaron qué variables del perfil sociodemográfico de los padres y la familia y de los hijos modulan los componentes físicos y actitudinales del escenario familiar, así como su uso frecuente y diverso por parte de los hijos. Estos autores concluyen que los padres con hijos en primaria hacen un uso más regulado de Internet debido a que los niños se conectan en espacios compartidos con ellos, lo que permite mantener el control sobre lo que los hijos ven (Álvarez & al., 2013; Valcket & al., 2010).

Sin embargo, las investigaciones no son concluyentes sobre cuál es el estilo de control parental idóneo. Hay estudios que señalan que los menores utilizan más Internet cuando los padres adoptan un estilo permisivo y ocurre lo contrario en los casos de un estilo autoritario que, por otro lado, es el predominante (Valcket & al., 2010). Subyace la idea de que es conveniente regular el uso como medida preventiva para evitar posibles riesgos. Relacionándolo con las situaciones conflictivas que puedan surgir en la Red, Melamud y otros (2009), en una investigación realizada en Argentina con niños entre 4 y 18 años, concluían que los padres tienen poco conocimiento sobre lo que hacen sus hijos en Internet y subestiman sus riesgos potenciales. Lobe, Segers y Tsaliki (2009) encontraron que en los países en los que las estrategias de control parental son débiles, los niños encuentran riesgos más altos en el uso de Internet. Concretamente, España ostenta uno de los niveles más bajos como resultado de una menor sensibilidad a los riesgos combinada con una mediación familiar más eficiente que adopta la forma de conversar con los hijos sobre el uso de Internet. No obstante, estos estudios no son concluyentes respecto a cuáles son las mejores estrategias de control parental, ni cómo influyen en la adquisición de habilidades críticas de los menores.

Lo que sí parece claro es que los estilos parentales disfuncionales (abuso e indiferencia) influyen en la adicción a Internet (Matalinares & Díaz, 2013) y que el uso intensivo de los menores está relacionado con los hogares en los que no existe control parental (Fernández, Peñalba, & Irazabal, 2015; Rial, Gómez, Braña, & Varela, 2014). El hecho de que los padres no sean usuarios de Internet también supone un riesgo para los adolescentes ya que pueden hacer un uso problemático del medio (Boubeta, Ferreiro, Salgado, & Couto, 2015).

Sobre cómo afrontar los riesgos que entraña la Red, las propuestas van dirigidas a incrementar los programas preventivos para un uso responsable y seguro (Berríos, Buxarrais, & Garcés, 2015). El gran reto para el futuro se encontraría en «maximizar los efectos positivos y minimizar los efectos negativos» de Internet sobre los menores (Fernández-Montalvo, Peñalba, & Irazabal, 2015: 119). Tejedor y Pulido (2012: 70) recomiendan incluir en el currículo educativo el empoderamiento de los menores respecto a los riesgos de ciberacoso y grooming, y señalan que «se deben diseñar estrategias educativas globales para afianzar las competencias relacionadas con la alfabetización mediática», así como se deben diseñar modelos de prevención en los que incluyan a las familias. De-Frutos-Torres y Marcos-Santos (2017) proponen acciones preventivas basadas en la puesta en común de las experiencias negativas en las redes sociales por parte de los adolescentes, y los comportamientos aceptables en ellas.

La relevancia de la mediación de los progenitores parece evidente, e incluso los menores son conscientes de la importancia de sus padres como agentes reguladores de los contenidos a los que acceden a través de Internet. Sin embargo, esta influencia va disminuyendo a medida que los menores crecen a favor de sus amigos y compañeros, también en las situaciones más problemáticas (Jiménez-Iglesias, Garmendia, & Casado-del-Río, 2015).

Sobre las estrategias de control parental son muchas las aportaciones, aunque existe poco interés por estudiar los factores que influyen en la mediación familiar y su efectividad (López-de-Ayala & Ponte, 2016). Torrecillas-Lacave, Vázquez-Barrio y Monteagudo-Barandalla (2017), en un estudio centrado en los «hogares hiperconectados» de la Comunidad de Madrid, concluyen que la opinión de los padres es muy positiva respecto a las TIC y que existen distintos estilos de mediación: hay padres que utilizan un estilo más restrictivo que incluye estrategias de control digital de los contenidos, de los horarios y de los tiempos de uso; mientras que otros prefieren la navegación compartida. También señalan que, independientemente del estilo de mediación preferido por las familias, todas establecen estrategias de refuerzo que van desde la intensificación de la comunicación familiar hasta la concienciación de los posibles riesgos asociados a la publicación de imágenes y vídeos en redes. La preocupación por este tema no es solo fruto de los riesgos que pueda entrañar Internet para los menores, sino que también es debida al enorme potencial que tiene como medio clave para fomentar el aprendizaje autónomo y el desarrollo de los hijos (Kerawalla & Crook, 2002 citados en Padilla, 2015). Por esto es interesante explorar la relación padres e hijos en su acercamiento a Internet como instrumento de relación y aprendizaje capaz de hacer más independientes y responsables a los menores.

2. Material y método

2.1. Estudio

El trabajo tiene como objetivo identificar qué variables personales, actitudinales y comportamentales están asociadas al estilo parental que regula el acceso a Internet. Entre los factores personales se incluye la edad de los padres, el nivel de estudios alcanzado, el número de hijos en la unidad familiar, la edad de los hijos, el tipo de hogar y la experiencia de uso de Internet demostrada por los padres bien sea por razones laborales o personales. Las variables actitudinales recogen la confianza de los progenitores en el medio interactivo y su preocupación por los riesgos que puedan afectar a sus hijos. Finalmente, en los aspectos comportamentales se incluye la autorización previa para el acceso a Internet, el control posterior después del uso y la limitación de tiempo conectados a Internet.

El segundo objetivo del trabajo se centra en identificar las variables que tienen una contribución significativa en la adquisición de habilidades críticas en el uso de Internet de los menores en el entorno familiar. Partiendo de la revisión de la literatura sobre el tema se hipotetiza que el estilo parental tendrá un efecto sobre la adquisición de habilidades críticas, junto al resto de factores personales, actitudinales y comportamentales mencionados.

Para explorar los factores asociados con el estilo de control de los padres en el uso de Internet se ha utilizado el estadístico Chi-cuadrado en las variables categóricas y el análisis de varianza de un factor1 (ANOVA) para las variables continuas. El modelo predictivo se ha puesto a prueba mediante un análisis de regresión lineal jerarquizada por bloques por el método de pasos sucesivos que permite identificar las variables que tienen una contribución significativa en la adquisición de habilidades críticas en el uso de Internet. La interpretación de los resultados del modelo se basa en el estadístico F, la proporción de varianza explicada (R2 estandarizado) y los parámetros estandarizados de la ecuación de regresión2.

2.2. Muestra

El universo de estudio está formado por los escolares del municipio de Madrid. La extracción de la muestra ha seguido un muestreo polietápico estratificado por conglomerados utilizando el colegio como unidad muestral. Los estratos se definieron por niveles de enseñanza (Infantil/Primaria, Secundaria/Bachillerato), tipología de centro educativo (pública o privada/concertada) y nivel de renta del distrito (por encima de la media, en la media o por debajo de la media del municipio de Madrid capital). La selección de centros se hizo de forma aleatoria dentro de cada estrato utilizando el registro de centros de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. La colaboración del centro en el estudio se consultó telefónicamente. La colaboración de los padres se gestionó a través de los tutores de los centros. La cumplimentación del cuestionario se realizó online. Se recogieron 765 cuestionarios debidamente cumplimentados. El porcentaje de participación fue del 57% indicativo de una buena tasa de respuesta según el criterio de Baxter y Babbie (2004). El 32% de las respuestas procedían de centros públicos y el 68% restante procedía de centros privados.

2.3. Instrumentos de medida

Para la recogida de los datos se elaboró un cuestionario ad hoc que cubría los propósitos del estudio. Se incluyeron los siguientes datos personales: edad del progenitor, sexo, nivel de estudios alcanzados, frecuencia de uso de Internet por razones laborales y personales (ocio) y curso académico en el que se encuentran sus hijos. La confianza de los padres hacia Internet se midió en una escala tipo Likert de 4 puntos cuyas puntuaciones iban desde el escepticismo a la confianza en la Red (media=2,46; desviación típica 0,61).

Para medir la preocupación de los padres por los riesgos de Internet se preguntó por el grado de preocupación que generan diez situaciones en relación con sus hijos: que sean contactados por extraños, que cometan delitos contra su hijo, que sea maltratado o vejado por otros niños, que vean material inapropiado, que su hijo pueda cometer delitos, que le quite oportunidades de hacer otras actividades, que le dedique mucho tiempo, que no tenga criterios para valorar lo que encuentra, que no tenga control sobre su uso, que pierda oportunidades de contacto real con sus amigos. Las respuestas fueron dispuestas en una escala tipo Likert de 4 puntos gradando la preocupación de menos a más. Las respuestas presentan un alto grado de consistencia interna (Alpha de Cronbach=0,92). Para los análisis se calcula la puntuación global a partir de la suma promediada de las 10 situaciones (media=3,27; desviación típica 0,66).

Para evaluar la intervención de los padres en las actividades de sus hijos en Internet se han utilizado varios indicadores. Una pregunta general sobre si se requería o no autorización de los padres para usar Internet en casa durante los periodos no vacacionales. Una cuestión sobre la limitación de tiempo para utilizar Internet cuyas respuestas van de periodos de tiempo más restrictivos a menos (menos de una hora; entre una y dos horas; entre dos y tres horas; más de tres horas y sin límite). En tercer lugar, se ha recogido la autorización para utilizar Internet en ocho situaciones o escenarios diferentes: utilizar servicio de mensajería instantánea, ver vídeos, navegar, tener perfil propio en una red social, descargarse música o películas, compartir fotos, música o vídeos con otros, comprar por Internet e instalarse aplicaciones de la web. Cada alternativa de respuesta refleja un estilo de relación padres-hijos que va desde la posibilidad de acceder solo con permiso, el acceso con permiso y supervisión y la restricción del acceso. Las respuestas a estas situaciones, que obtienen una elevada consistencia interna (Alpha de Cronbach=0,86), se han sumado para crear un indicador global del grado de regulación del uso de Internet que se ha utilizado para establecer el estilo parental (media=24,4 y desviación típica=4,5). En función de la distribución de las respuestas se han establecido tres grupos aproximadamente del mismo tamaño: el primero se ha denominado «estilo de acceso libre/ poco restrictivo» (puntuaciones hasta 20 puntos), el segundo llamado «estilo negociador» (puntuaciones entre 21 y 25) y el tercero calificado «estilo restrictivo» (puntuaciones mayores de 25). Finalmente, en la relación padres-hijos se preguntó si se hacía un control del comportamiento de sus hijos después de utilizar Internet. Las acciones consultadas fueron: comprobar páginas por las que ha navegado, los grupos de whatsapp, los amigos agregados, los contenidos del perfil, los mensajes recibidos o enviados y los archivos descargados. Las respuestas afirmativas se han agregado para obtener un indicador global de control (media=2,97; desviación típica=2,26).

La adquisición de habilidades críticas sobre el uso de las TIC se ha utilizado como variable dependiente del modelo. Esta cuestión refleja el número de habilidades críticas adquiridas en el uso de Internet a juicio de los padres, al margen de dónde hayan sido adquiridas (familia o escuela). Las cuestiones incluidas fueron las siguientes: la importancia de contrastar la información de Internet, que hay páginas webs buenas y otras que no lo son, cómo utilizar fuentes de confianza al bajar contenidos de Internet, dónde buscar información para afrontar tareas escolares, animarle a explorar y aprender cosas en Internet. Las respuestas afirmativas a cada una de estas cuestiones se han agregado formando un único indicador. La media de respuestas afirmativas es 3,67 y la desviación típica es 1,65.

3. Resultados

3.1. Factores asociados al estilo parental

El sexo del que responde está asociado con el estilo parental de acceso a Internet. Las diferencias se producen en el estilo libre o poco restrictivo que aparece con más frecuencia en los hombres que en las mujeres y en el estilo restrictivo donde se sitúan mayor proporción de mujeres (77,9%) que hombres (22,1%). Teniendo en cuenta la proyección personal en las respuestas se podría afirmar que las madres tienden a poner más restricciones en los hábitos de sus hijos. La edad también muestra diferencias estadísticamente significativas. Los padres que practican un control de Internet de estilo libre y negociador tienen más edad (49 y 46,3 años de media, respectivamente) que los padres de estilo más restrictivo (edad media=41,7 años). El nivel de estudios alcanzado muestra algunas diferencias significativas, si bien no hay una tendencia clara. En el estilo de relación libre hay mayor porcentaje de padres con estudios universitarios, mientras que en el estilo de relación restrictivo hay menor proporción de padres universitarios y mayor proporción de progenitores con estudios de formación profesional, bachillerato y/o estudios superiores. El número de hijos menores en el hogar y el tipo de hogar no arroja diferencias estadísticamente significativas. Finalmente, el nivel académico de los hijos es un aspecto que claramente está relacionado con el estilo de relación parental. Es interesante ver cómo en las primeras etapas de la formación académica (primaria) hay mayor proporción de padres que adoptan el estilo restrictivo, frente al periodo de formación secundaria y bachillerato en el que hay mayor proporción del estilo negociador y libre. Por otra parte, el número de menores del hogar y el tipo de familia (monoparental, cónyuge e hijos) no están asociadas con el estilo de relación familiar.

La relación de la confianza y preocupación por los riesgos de Internet y el estilo de control parental en Internet es coherente con el planteamiento inicial. Los padres que adoptan un estilo libre tienden a mostrar mayor grado de confianza en el medio interactivo (media=2,56) frente a los que muestran un estilo más restrictivo que tienden a confiar en menor medida en el medio interactivo (media=2,41). La toma de conciencia de los riesgos que pueden sufrir los hijos en Internet también tiene una relación significativa con el estilo de control parental. Los que adoptan un estilo de relación libre tienden a mostrar menor grado de preocupación por los riesgos de sus hijos (media=3,11), frente a los más restrictivos en su relación con el medio que manifiestan mayor preocupación en este sentido (media=3,36).

En los estilos libre y negociador hay menor proporción de padres que requieren su autorización previa antes de utilizar Internet, frente al 92% de los padres del estilo restrictivo que exige su visto bueno antes de iniciar la navegación. La regulación del tiempo de conexión muestra diferencias en la franja de menor tiempo donde se sitúan mayor proporción de padres con estilo restrictivo (65,2%). Por último, en el estilo libre hay menos controles posteriores que en los estilos negociador y restrictivo. En conjunto se dibuja un escenario coherente en el que la confianza de los padres lleva a adoptar estilos de relación padres-hijos más relajados y la preocupación por los riesgos conlleva mayores limitaciones. En este mismo sentido, tanto la libertad como las restricciones son coherentes en los usos, en la libertad de acceso, en el tiempo de uso y en los controles posteriores.

3.2. La adquisición de las habilidades críticas

En el análisis de regresión jerarquizada por el método por pasos solo las variables que tienen una contribución significativa con la variable dependiente son incluidas en el modelo3, por lo tanto, el análisis permitirá identificar qué variables tienen una contribución significativa en la adquisición de habilidades críticas en Internet. En el primer bloque solo el curso académico de los hijos entra en el modelo de regresión. Esta variable explica el 27,2% de la varianza. En el segundo bloque ni la confianza en el medio interactivo, ni la preocupación por los riesgos de Internet de los padres influyen sobre la adquisición de habilidades críticas de los hijos. Consecuentemente, ninguna de las variables actitudinales tiene un papel significativo en la regresión a pesar de su relación con el estilo parental. En el último bloque el estilo de control parental en Internet, el control de actividades posterior y el límite de tiempo tienen una contribución significativa. En conjunto, el modelo explica el 35,6% de las habilidades críticas en el medio interactivo.

Atendiendo a los parámetros de la ecuación de regresión (Tabla 4) se aprecia que la variable con mayor capacidad predictiva es el curso académico. Como cabría esperar, a medida que los hijos están en niveles educativos superiores adquieren mayores habilidades en el uso de los medios interactivos. El control posterior de las actividades de los hijos en Internet es la segunda variable que más influye en la adquisición de las habilidades críticas. El sentido de la relación es positiva, es decir, a medida que hay más control por parte de los padres, mayor es la destreza adquirida por los menores. El estilo parental en Internet muestra un efecto significativo sobre la variable dependiente, pero en sentido inverso. A medida que los padres adoptan un estilo más restrictivo en el acceso a las aplicaciones de Internet, menor es el grado de adquisición de habilidades críticas de los menores. Por último, el periodo de tiempo permitido para utilizar Internet muestra una relación positiva con la adquisición de habilidades críticas. A mayor tiempo de uso, mayor es la adquisición de habilidades críticas, si bien esta variable es la que tiene menos peso en la ecuación de regresión.

4. Discusión y conclusiones

El estilo de control parental resulta crucial en el empoderamiento de los menores en la adquisición de habilidades críticas coincidiendo con trabajos previos que habían puesto de manifiesto la importancia de la mediación parental en la adopción de Internet (Valcket & al., 2010; Ihmeideh & Shawareb, 2014; Nikken & Schols, 2015). El abanico de estilos asociados al uso del medio interactivo pone de relieve la importancia de dotar de oportunidades a los menores para crecer y adquirir competencias en el medio. Las oportunidades de aprendizaje no necesariamente deben venir acotadas por la edad de los menores. Si bien es cierto que a medida que los menores avanzan académicamente adquieren más capacidades que se aplican al entorno interactivo, los resultados del modelo nos llevan a afirmar que los padres pueden convertirse en catalizadores de la experiencia, posibilitando que sus hijos puedan explorar la Red y adoptando un estilo tutelado no restrictivo que permita que el menor pueda navegar libremente por las webs que estén adaptadas a su nivel madurativo. En la medida que los padres adoptan un estilo de relación restrictivo se resiente la adquisición de habilidades críticas. Al mismo tiempo, el control posterior ejercido por los progenitores monitoriza el proceso de aprendizaje.

La adquisición de habilidades críticas no está influida, al menos directamente, por el nivel educativo del entorno familiar, ni por la edad de los padres. En consonancia con lo apuntado por otros estudios (Álvarez & al., 2013) los padres más jóvenes tienden a adoptar estilos de relación más restrictivos en el medio interactivo. De igual modo se comprueba que la confianza en Internet y la preocupación por sus riesgos no afectan directamente a la adquisición de habilidades, si bien, tienen un papel mediador en los estilos de relación parental. Los padres con mayor preocupación por los riesgos y más críticos con el medio interactivo manifiestan menos disposición a que sus hijos lo exploren.

En un plano aplicado sería interesante que en las acciones de orientación parental además de indicar los riesgos del medio interactivo se insista en la importancia de dotar de oportunidades de acceso a los menores bajo su control para su empoderamiento. En este mismo sentido apuntan Ihmeideh y Shawareb (2014) sobre la importancia de que colegios y guarderías trabajen junto a los padres para que Internet se use en el ámbito escolar y en casa de manera adecuada.

Notas

1 Antes de llevar a cabo el ANOVA se ha comprobado la homogeneidad de las varianzas con el test de Levene.

2 En la ecuación de regresión lineal se ha comprobado la independencia de los residuos mediante la prueba Durbin-Watson, la igualdad de las varianzas con el test de Levene y la ausencia de colinealidad de las variables. El criterio de entrada de las variables en la regresión es 0,05.

3 En el primer bloque de la ecuación se incluyen las variables personales: edad de los padres, nivel educativo alcanzado, frecuencia de uso de Internet, edad de los hijos, nº de miembros de la unidad familiar y tipo de hogar. En el segundo se han incluido la confianza en el medio interactivo y la preocupación por los riesgos de Internet. En el tercer bloque se hallan las variables relativas a las actividades control parental: estilo de control parental en Internet, el requisito de autorización de uso de Internet, la limitación de tiempo de uso y el número de controles posteriores del comportamiento de navegación.

Apoyos

Este artículo es el resultado de una investigación titulada Comunidad escolar 2.0. La familia y la escuela ante los retos de la cultura digital. Diagnóstico y propuestas de actuación financiada por la Fundación Universitaria San Pablo CEU (Ref. FUSP-BS-PPC 19/2014) y forma parte de las actividades del Programa sobre Vulnerabilidad Digital PROVULDIG (S2015/HUM3434), financiado por la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo (2016-2018).

Referencias

Álvarez, M., Torres, A., Rodríguez, E., Padilla, S., & Rodrigo, M.J. (2013). Attitudes and Parenting

Area, M., Gutiérrez, A., & Vidal, F. (2012). Alfabetización digital y competencias informacionales. Madrid: Fundación Telefónica / Ariel.

Baxter, L.A., & Babbie, E.R. (2003). The Basics of Communication Research. Belmont, CA: Wadsworth Thomson Learning.

Berrios, L., Buxarrais, M.R., & Garcés, M.S. (2015). Uso de las TIC y mediación parental percibida por niños de Chile. [ICT Use and Parental Mediation Perceived by Chilean Children]. Comunicar, 45, 161-168. https://doi.org/10.3916/C45-2015-17

Boubeta, A.R., Ferreiro, S.G., Salgado, P.G., & Couto, C.B. (2015). Variables asociadas al uso problemáti-co de Internet entre adolescentes. Health and Addictions / Salud y Drogas, 15(1), 25-38. (https://goo.gl/jXIelE) (2017-03-12).

Cánovas, G. (dir.) (2014). Menores de edad y conectividad Móvil en España. Madrid: Protégeles. (https://goo.gl/SgSSfr) (2017-03-24).

De-Frutos-Torres, B., & Marcos-Santos, M. (2017). Disociación de las experiencias negativas y la percepción de riesgo de las redes sociales en adolescentes. El Profesional de la Información, 25(1), 88-96. https://doi.org/10.3145/epi.2017.ene.09

Dimensions in Parents’ Regulation of Internet Use by Primary and Secondary School Children. Computers & Education, 67, 69-78. https://doi.org/10.1016/j.compedu.2013.03.005

Experiences of Risk. In S. Livingston & L. Haddon (Eds), Eu Kids. Opportunities and Risk for Children (pp. 173-186). London: The Policy Press. University of Bristol.

Fernández, J., Peñalva, M.A., & Irazabal, I. (2015). Hábitos de uso y conductas de riesgo en Internet en la preadolescencia. [Internet Use Habits and Risk Behaviours in Preadolescence]. Comunicar, 44, 113-121. https://doi.org/10.3916/C44-2015-12

Ferrés, J., & Piscitelli, A. (2012). La competencia mediática: propuesta articulada de dimensiones e indica-dores. [Media Competence. Articulated Proposal of Dimensions and Indicators]. Comunicar, 38, 75-82. https://doi.org/10.3916/C38-2012-02-08

Fuente-Cobo, C. (2017). Públicos vulnerables y empoderamiento digital: el reto de una sociedad e-inclusiva. El Profesional de la Información, 26(1), 5-12. https://doi.org/10.3145/epi.2017.ene.01

Gutiérrez-Rubí, A. (2015). La transformación digital y móvil de la comunicación política. Barcelona: Ariel.

Ihmeideh, F.M., & Shawareb, A.A. (2014). The Association between Internet Parenting Styles and Children's Use of the Internet at Home. Journal of Research in Childhood Education, 28(4), 411-425. https://doi.org/10.1080/02568543.2014.944723

INTEF (Ed.) (2016). Indicadores del uso de las TIC en España y en Europa año 2016. Madrid: Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (https://goo.gl/hfETo4) (2017-02-12).

Jiménez-Iglesias, E., Garmendia-Larrañaga, M., & Casado-del-Río, M.A. (2015). Percepción de los y las menores de la mediación parental respecto a los riesgos en Internet. Revista Latina de Comunicación So-cial, 70, 49-68. https://doi.org/10.4185/RLCS-2015-1034.

Lobe, B., Segers, K., & Tsaliki, L. (2009). The Role of Parental Mediation in Explaining Cross-national

López-de-Ayala, M.C., & Ponte, C. (2016). La mediación parental de las practices online de los menores españoles: una revisión de estudios empíricos. Doxa, 23, 13-46. (https://goo.gl/1V4wmJ) (2017-02-12).

Matalinares, M., & Díaz, G. (2013). Influencia de los estilos parentales en la adicción al Internet en alumnos de secundaria del Perú. Revista de Investigación en Psicología, 16(2), 195-220. (https://goo.gl/YZdyJk) (2017-02-24).

Melamud, A., Nasanovsky, J., Otero, P., Canosa, D., Enríquez, D., Köhler, C., ... & Svetliza, J. (2009). Usos de Internet en hogares con niños de entre 4 y 18 años: control de los padres sobre este uso. Resultados de una encuesta nacional. Archivos Argentinos de Pediatría, 107(1), 30-36. (https://goo.gl/oEY0x9) (2017-02-24).

Nikken, P.J., & Schols, M. (2015). How and Why Parents Guide the Media Use of Young Children. Fam Stud, 24, 3423-3435. https://doi.org/10.1007/s10826-015-0144-4

Núñez-Ladeveze, L., & Núñez-Canal, M. (2016). Noción de emprendimiento para una formación escolar en competencia emprendedora. Revista Latina de Comunicación Social, 71, 1069-1089. (https://goo.gl/xVUVpp) (2017-02-14).

Padilla, S., Ortiz, E.R., Álvarez, M., Castaño, A. T., Perdomo, A. S., & López, M.J.R. (2015). La influencia del escenario educativo familiar en el uso de Internet en los niños de primaria y secundaria. Infancia y aprendizaje. Journal for the Study of Education and Development, 38(2), 402-434. https://doi.org/10.1080/02103702.2015.1016749

Reig-Hernández, D. (2012). Disonancia cognitiva y apropiación de las TIC. Telos, 90, 9-10. (https://goo.gl/jdxLG5) (2017-02-24).

Rial, A., Gómez, P., Braña, T., & Varela, J. (2014). Actitudes, percepciones y uso de Internet y las redes sociales entre los adolescentes de la comunidad gallega (España). Anales de Psicología, 30(2), 642-655. (https://goo.gl/CVIjAv) (2017-02-23).

Tejedor, S., & Pulido, C.M. (2012). Retos y riesgos del uso de Internet por parte de los menores. ¿Cómo empoderarlos? [Challenges and Risks of Internet Use by Children. How to Empower Minors?]. Comunicar, 39, 65-72. https://doi.org/10.3916/C39-2012-02-06

Torrecillas-Lacave, T., Vázquez-Barrio, T., & Monteagudo-Barandalla, L. (2017). Percepción de los padres sobre el empoderamiento digital de las familias en hogares hiperconectados. El Profesional de la Información, 26(1), 97-105. https://doi.org/10.3145/epi.2017.ene.10

Travieso, J.L., & Planella, J. (2008). La alfabetización digital como factor de inclusión social: una mirada crítica. UOC Papers, 6. (https://goo.gl/rqQym7) (2017-02-25).

Valcke, M., Bonte, S., De-Wever, B., & Rots, I. (2010). Internet Parenting Styles and the Impact on Internet Use of Primary School Children. Computers & Education, 55(2), 454-464. https://doi.org/10.1016/j.compedu.2010.02.009