Compromiso ético

Las innovaciones tecnológicas y los procesos actuales de difusión de la información han facilitado la distribución de contenidos fraudulentos y de prácticas poco éticas en la búsqueda de reconocimiento. Sobre todo a través de determinados medios de comunicación sociales. Sin embargo, las publicaciones científicas deben velar por la integridad y ética académica en la producción y comunicación de contenidos. Desde Comunicar se aboga por estos principios en todas las fases del proceso, desde la concepción inicial a la difusión final. De hecho, su código ético ha sido recientemente actualizado para adaptarse a estos tiempos cambiantes. Entre sus máximas se pueden destacar:

  • La integridad investigadora en las distintas etapas.
  • Independencia editorial, sin endogamia ni compromisos por intereses políticos o financieros.
  • Co-revisión como vía para la formación de nuevos revisores.
  • Transparencia en la contribución autoral, incluyendo secciones fijas como la “contribución de autores”.
  • No aceptación del plagio. Los trabajos se chequean rigurosamente a través de herramientas profesionales.
  • No admisión de duplicidad o publicaciones redundantes. Los manuscritos remitidos por los autores no deben estar en consideración, aceptados para publicación o en formato “OnlineFirst” en otra revista o editorial.
  • Las investigaciones que requieran experimentos con humanos o animales deberán estar aprobadas por un Comité Ético.
  • Cumplimiento de lo estipulado por la Ley en cuestión de protección de datos y garantía de los derechos digitales.
  • Obligación de los autores a declarar cualquier interés competitivo. Adicionalmente, también se requiere, en el caso que competa, la declaración pública de apoyos financieros.
  • Respeto a la libre expresión y a la reputación de individuos, grupos u organizaciones. Rechazando, asimismo, la falsedad, calumnia y difamación.
  • Publicación de corrigenda, fe de erratas o retractaciones en los casos de error del autor, error de la revista o grave error que suponga desconfianza sobre sus resultados, respectivamente.
  • Evitación de la modificación de imágenes que conduzcan a la falsificación o tergiversación de los resultados.
  • Se velará por la integridad de la publicación, así cualquier publicación que introduzca resultados fraudulentos será retractada.
  • Publicación exacta de los trabajos en los diferentes idiomas, solo se adapta a estos la producción científica de acceso previo (título, resumen, palabras clave y datos institucionales).
  • Compromiso al seguimiento de los principios de transparencia y buenas prácticas en la Publicación Académica COPE.
  • Se aboga por la transparencia y apertura de datos, códigos y materiales asociados a la investigación.
  • Integridad de registro de los manuscritos publicados tanto en portales adicionales (metadatos) como en un sistema de registro interno con historial completo en OJS3.
  • Se admite una filiación por autor, correspondiente a la institución representante de la investigación para evitar fraudes de adscripciones institucionales.
  • Cumplimiento de compromisos por parte de las personas implicadas. En el caso de los editores, estos se concretan en: selección de los revisores y especialistas científicos más cualificados; contemplar únicamente el mérito científico de los contenidos sin discriminación posible; confidencialidad durante todo el proceso; no utilización de los artículos enviados sin consentimiento por escrito de los autores; respeto por los tiempos.

De esta forma, la revista Comunicar formula su Código Ético, disponible en su página web, concretando todos los aspectos que intervienen en este y que suscriben los principios del Comité de Ética de Publicaciones (COPE) (https://publicationethics.org/core-practices).