Blog de la Revista Comunicar

Beijing (China) acogerá los días 29 y 30 de junio la «5th International Conference on Media Literacy Education»

La ingente cantidad de dispositivos tecnológicos que pueblan el planeta requiere del desarrollo cognitivo y axiológico de la ciudadanía. Especialmente en el ámbito de la comunicación resulta indispensable el alcance de personas críticas y reflexivas. En este sentido, se apela a la educación mediática o Media Literacy, como forma de desarrollo de la competencia crítica, una necesidad que se circunscribe no solo al contexto europeo sino que es necesaria a nivel global.

Así por ejemplo en el contexto asiático, la Communication University of China y Institute of Communication Studies, Communication University of China acogerán los días 29 y 30 de junio una iniciativa que aboga por la innovación y el desarrollo integral de las personas a través de la alfabetización. Una experiencia justificada por la necesidad de adaptabilidad constante a los múltiples cambios que suceden de forma continua.

Con este trasfondo la conferencia que lleva por título, Transboundary· Convergence· Innovation: Media literacy in the digital age and all-round development of individuals, busca propuestas no solo de especialistas en la materia sino también estudiantes y profesionales que puedan aportar ejemplos sobre los siguientes subtemas: 1)Media literacy theory in the digital age, 2) Active media literacy in the digital media era, 3) Primary and secondary media literacy education in the digital age, 4) Media Literacy Education and Talent Cultivation, 5) Media literacy and national image in the digital age, 6) Lifelong Learning: Network Literacy and Citizen Development, 7) Network literacy and network security, 8) Network literacy and capacity construction, 9) Network Media Ethics and Moral Norms, 10) Technological Enterprises and Media Literacy Education.

En el evento se puede participar como Keynote speeches o en la sección de panels. Las propuestas podrán enviarse antes del 29 de abril, una excelente oportunidad que cuenta con la inscripción gratuita,  el asistente tan solo ha de ocuparse de su estancia y desplazamiento a Beijing, China.

Para cualquier información se puede contactar con:

– Sun Weiqing, (+8617801079369); yxhsswq@163.com 

– Fu Yu, (+86)13261093830; fuyu_cuc@163.com

– Zhang Kai, (+86)13520653893; kai61a2003@163.com

Diálogo y participación ciudadana, constructores de cultura

«Los procesos de diálogo y participación social son los que construyen cultura, asumiendo una visión dinámica y cívica de la misma, en contraposición a las visiones orgánicas y mucho más conservadoras», podemos leer en Comunicar. Sin duda, una alegato a la participación ciudadana, aspecto vital en la actualidad.

Por ello, recomiendo la lectura del artículo La cultura posdrama en Ecuador y España: desarrollo meteorológico y estudio comparado, publicado en Comunicar, nº 57 por los investigadores ecuatorianos Miguel Ángel Orosa-Roldán y Paulo Carlos López-López.

El objetivo principal de este interesante artículo fue crear un panel de análisis de obras teatrales desde el punto de vista del drama y del posdrama,  introduciendo conceptos como identidad, interculturalidad y participación; que permitiera analizar comparativamente los dos países.

Cómo citar este texto: Orosa-Roldán, M.A., López López, P.C. (2018). La cultura del posdrama en Ecuador y España: Desarrollo metodológico y estudio comparado. Comunicar, 57, 39-47.

white t shirt on chair near wall
Photo by Marcelo Miranda on Pexels.com

Arte+Activismo: ¿educación y/o acción social?

Post artivismo

El artivismo constituye un nuevo lenguaje que surge del desborde de la creación artística académica y museística, hacia los espacios y lugares sociales. Pero no solo esto, sino como una herramienta educativa, capaz de romper los roles tradicionales de la comunicación social.

En este sentido, las doctoras. Eva Aladro-Vico, y  Dimitrina Jivkova-Semova de la Universidad Complutense de Madrid, junto a la catedrática  Olga Bailey de la Universidad de Nottingham-Trent (Reino Unido) presentan en el número 57 de la Revista Comunicar una interesante investigación donde confirman  que la fuerza del artivismo  no radica simplemente en su vanguardia estética, sino en su poder revulsivo para señalar la injusticia, la desigualdad o el vacío en el desarrollo humano. Según señalan, es el lenguaje que utiliza lo que constituye su rasgo fundamental,  un lenguaje actual de autonomía y libertad.

Con este novedoso estudio que establece conceptos, descripciones lingüísticas y funciones culturales y educativas del artivismo, con ejemplos a escala global, y explora su potencial como nuevo lenguaje formativo,  justifican la importancia del fenómeno artivista en contextos reales de educación y en la vida social.

Un trabajo que puede consultarse en:

Aladro-Vico, E., Jivkova-Semova, D. & Bailey, O. (2018). Artivism: A new educative language for transformative social action. [Artivismo: Un nuevo lenguaje educativo para la acción social transformadora]. Comunicar, 57, 09-18. https://doi.org/10.3916/C57-2018-01

¿Qué redes sociales utilizan las ONG y para qué?

Post 10.12.2018

Hoy en día las redes sociales representan para las ONG una plataforma desde la que movilizar a la sociedad y difundir la labor que realizan. De entre todas, Instagram, por su rápido crecimiento y por el protagonismo que concede a la imagen artística, ofrece unas características distintas al resto y por tanto puede ser considerada una plataforma desde la que realizar artivismo.

En este sentido, la investigación que se publica en la revista Comunicar pretende comprobar cómo es esta nueva forma de artivismo y qué uso hacen de él las ONG. Siguiendo la metodología de análisis de contenido los profesores de la Universidad Complutense de Madrid, los doctores, Rafael Carrasco-Polaino, Ernesto Villar-Cirujano y Miguel Angel Martín-Cardava investigan la forma y el contenido de las fotografías publicadas en esta red social a lo largo del año 2017. Se centran en el trabajo realizado por las 20 ONG más relevantes a nivel internacional. En concreto, estudian la elección de elementos formales, el tipo de plano,  la edición y la finalidad del mensaje que se quiere trasladar o el sentimiento transmitido en las fotografías, así como el tipo de actor o actores protagonistas de las imágenes (rol, número, gesto, sexo y edad). Además, analizan el «engagement» generado por las fotografías y el uso que se hace en ellas de la figura del niño.

Su análisis confirma cómo la imagen prototípica que usan las ONG –receptor de la ayuda menor de edad, disfrutando de los beneficios de esta ayuda y con gesto positivo– presenta un contenido y un formato que no se corresponde con el tipo de imagen que más «engagement» genera entre los usuarios y seguidores.

Cómo citar este texto: Carrasco-Polaino, R., Villar-Cirujano, E. & Martín-Cárdaba, M. (2018). Artivismo y ONG: Relación entre imagen y «engagement» en Instagram. Comunicar, 57, 29-38. https://doi.org/10.3916/C57-2018-03

Iniciativas de fact-checking crecen en América Latina

Screen Shot 2018-12-13 at 11.13.31 a.m.Una de las alternativas para hacer frente a la proliferación de fake news es el fact-checking, la actividad centrada en el contraste de los hechos, los datos y las declaraciones.

El fact-checking contempla un trabajo con datos abiertos, de modo que el público pueda asumir un rol de verificador de los hechos, y al mismo tiempo sea más crítico frente a la información publicada en medios, redes sociales y plataformas digitales.

En este contexto, a nivel mundial han surgido proyectos para desarrollar fact-checking en diferentes países. Esta actividad se ha convertido en un ejercicio, más que común, necesario, no solo en las salas de redacción de los medios de comunicación, sino también en universidades, centros de investigación y organizaciones de la sociedad civil interesadas en mejorar la calidad del debate público.

Incluso las grandes corporaciones como Google y Facebook, también han fijado su atención en procesos de fact-checking, ante la preocupación por la proliferación de fake news a través de sus plataformas.

Algunas iniciativas latinoamericanas son: Chequeado, de Argentina, que fue la primera de la región que se propuso verificar los hechos y los datos; en México, está Animal Político, una publicación digital forjada por periodistas, que desde el 2015 lidera el proyecto: El Sabueso, enfocado en la verificación de datos en la vigilancia del debate público.

En  Brasil está La Lupa, la primera agencia especializada en fact checking en ese país. En Colombia realiza fact-checking Colombiacheck, y Ecuador Chequea, en Ecuador.

A estas organizaciones se suman otras decenas, no solo de Latinoamérica, sino de países como: Alemania, Brasil, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Reino Unido, República Checa, Suecia, Sudáfrica, Turquía y otros que forman parte de la International Fact-Checking Network (IFCN), una unidad del Poynter Institute que reúne a todos los fact-checkers del mundo y actualmente alberga a 59 signatarios.

 

 

 

Competencias mediáticas para el bien vivir, tema de análisis en encuentro en Medellín

44262536_261106464592604_769540337080205312_n
Miembros de Alfamed y Alfamed Joven.

Entre el 10 y el 12 de octubre investigadores de 59 universidades y centros de investigación de 13 países de Europa y América Latina, que conforman la Red Alfamed, se reunieron en Medellín, Colombia, en el III Congreso Internacional de Competencias Mediáticas: Comunicación-Educación para el Bien Vivir.

El evento fue organizado por la Red Interuniversitaria Euroamericana de Investigación sobre Competencias Mediáticas para la Ciudadanía, Alfamed, y la Universidad Católica Luis Amigó con la finalidad de analizar la conexión entre la comunicación y la educación en el actual ecosistema tecnológico.

El espacio fue propicio para el intercambio de experiencias entre investigadores del campo de la educación y la comunicación, así como la transferencia de estas investigaciones hacia la sociedad de cara a generar mayor conocimiento y un pensamiento crítico sobre las necesidades de las personas frente a los medios.

Un total de 8 conferencias magistrales, 4 paneles internacionales y conversatorios con expertos internacionales y más de 20 comunicaciones en mesas simultáneas abordaron temas como: competencias y alfabetización mediática, medios y audiencias en el actual ecosistema informativo, retos de la educación mediática, nativos digitales frente a la información, contenidos abiertos, competencias docentes frente a las TIC, narrativas digitales, periodismo educomunicativo, educación para los nuevos medios entre otros.

Fueron conferencistas del evento investigadores como Joan Ferrés, de la Universidad Pompeu Fabra, España; Ignacio Aguaded, presidente de Alfamed; Ancízar Vargas, de la Universidad Luis Amigó de Medellín; Ismar de Olivera, de la Universidad de Sao Paulo, Brasil; Gisela Dávila, de Ciespal, Ecuador; Guillermo Orozco de la Universidad de Guadalajara, México; Alfonso Gutiérrez Martín, de la Universidad de Valladolid, España, Mónica Fantin, de la Universidad Federal de Santa Catarina, Brasil, junto a otros provenientes de Ecuador, Chile, México, Italia, Colombia, Argentina, Bolivia, Cuba, República Dominicana y El Salvador.

Como parte del evento se celebró la reunión de la junta directiva de Alfamed y Alfamed Joven con el fin de socializar actividades desarolladas y proyectos en cada país. De la misma forma se realizó la presentación de las publicaciones: Revista Comunicar, Revista Lumina y el libro Educar para los nuevos medios de la editorial Abya Yala.

La sede del congreso del 2019 será en República Dominicana.

 

 

 

Normalización de la violencia de género en los medios de América Latina

ImagenLa región de América Latina y El Caribe tiene el mayor número de casos de violencia de género según la Organización de las Naciones Unidas y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

El Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y El Caribe señala que durante el 2017 un total de 2554 mujeres fueron víctimas de femicidio o también llamado feminicidio. Brasil, El Salvador, Honduras, Guatemala, Argentina, República Dominicana, Bolivia, Venezuela, Perú y Ecuador son los 10 países con mayor prevalencia del fenómeno.

Una cuestión preocupante frente a estos hechos es la forma como son contados a través de los medios de comunicación, debido a que de manera general están contribuyendo a la normalización de la violencia y al consumo de la información relacionada a estos hechos como un espectáculo.

¿Cómo hemos llegado a esto?

Cuando los medios se limitan a contar el número de víctimas, comparar estadísticas, describir las características del hecho y descripción de la violencia aplicada se está coadyuvando a que los femicidios sean considerados como hechos que forman parte de la cotidianidad. De ahí que se apunte a una alfabetización mediática como una medida necesaria, para desarrollar una lectura crítica de los medios respecto a este tipo de información, que al mismo tiempo desnaturalice el femicidio y permita diferenciar la información sobre el tema de un mero recurso de entretenimiento, puesto que forma parte de uno de los problemas sociales más preocupantes de la última década.

 

 

«Asegúrate», una herramienta contra el ciberacoso

56

¡Pero qué interesante es el número 56 de la revista Comunicar! Después de haber leído casi todos los artículos, los releo y me parecen de una gran interés tanto para comunicadores, como para educadores, así como para cualquier persona preocupada por los riesgos del ciberacoso.

Me detengo en el artículo Programa Asegúrate. Efectos en ciberagresión y sus factores de riesgo, en el que un grupo de investigadores de las Universidades de Sevilla, Córdoba y Jaén analizan el impacto del programa «Asegúrate» en el ciberacoso y acoso entre casi 500 escolares de 12 a 18 años.

De esta manera, concluyen los autores que «Asegúrate, además de ser un programa que reduce y, en ocasiones, revierte la implicación en agresiones interpersonales, acoso y ciberacoso entre escolares, reduce y previene la implicación en sexting». Por ello, abogan para que, «dado que existen evidencias de que el mantenimiento en el tiempo de estos problemas intensifica su impacto y sus efectos, programas como el que aquí presentamos deberían ser herramientas ineludibles en el desarrollo cotidiano de los centros escolares».

Por la importancia del tema y las evidencias aportadas, recomiendo la lectura del artículo. Dejo aquí sus datos, para que lo podáis localizar rápidamente:

Del Rey, R., Mora-Merchán, J. , Casa, J.A., Ortega-Ruiz, R. y Elipe, P. (2018). Programa «Asegúrate»: Efectos en ciberagresión y sus factores de riesgo. ‘Asegúrate’ Program: Effects on cyber-aggression and its risk factors. Comunicar, 56, 39-48. DOI: https://doi.org/10.3916/C56-2018-04

 

Incidencia política de las campañas contra la trata: Un relato controvertido

Sin título

Partiendo de la premisa de que la construcción, visibilización y estabilización de un problema público requiere de la movilización de colectivos ciudadanos interesados en el asunto, que actúen como un ente activo en la reclamación de acciones y políticas, las autoras Vanesa Saiz-Echezarreta, Cuenca (España); María-Cruz Alvarado, Segovia (España) y Paulina Gómez-Lorenzini,de  Santiago de Chile (Chile) presentan en el número 55 de Comunicar un texto titulado Incidencia política de las campañas contra la trata: Un relato controvertido.

En su investigación buscan identificar los ejes ideológicos desde los que han operado algunas campañas contra la trata. A través de las representaciones que se han sistematizado de sus protagonistas pretenden identificar posibles errores y orientar acciones de mayor eficiencia y capacidad movilizadora.

Conforme afirman las autoras, el análisis que han efectuado pone en evidencia las perspectivas que institucionalmente se han optado por mostrar o silenciar frente a la ciudadanía respecto de la trata de mujeres con fines de explotación sexual. Este hecho permite identificar posibles espacios de mejora para una comunicación futura. Asimismo, ante la ausencia de un señalamiento permanente de agentes responsables, la argumentación se desplaza hacia el receptor -interpelado por la representación del sufrimiento de las víctimas-, al que se anima a sentir compasión y una indignación inespecífica hacia las mujeres que acostumbran a ser retratadas como inocentes y mayoritariamente «desempoderadas».

Estas y otras conclusiones pueden ampliarse en:  Saiz-Echezarreta, V., Alvarado, M. & Gómez-Lorenzini, P. (2018). Incidencia política de las campañas contra la trata: Un relato controvertido. Comunicar, 55, 29-38. https://doi.org/10.3916/C55-2018-03

Fake news en elecciones presidenciales latinoamericanas

Screen Shot 2018-07-02 at 1.27.50 p.m.
Foto El Tiempo.com

En las últimas semanas Colombia y México han acudido a las urnas para elegir a sus nuevos presidentes. En ambos eventos la proliferación de noticias falseadas o Fake News ha sido relevante.

En Colombia, durante la jornada electoral del 17 de junio, un equipo de diario El Tiempo se dedicó a receptar denuncias de los usuarios de redes sociales, con la finalidad de desmentir información engañosa difundida a través de Twitter, Facebook , Instagram y Youtube, especialmente.

Algunas de las informaciones falsas más comunes iban desde supuestas nuevas formas de marcar la tarjeta electoral, pasando por videos invitando a abstenerse de votar en la segunda vuelta si ya lo hicieron en la primera, el uso de bolígrafos con tinta borrable, hasta una campaña de apoyo de las FARC a uno de los candidatos, y la difusión de audios declarando como ganador al candidato perdedor.

Por otro lado en México, cuyas elecciones se celebraron el 2 de julio, una plataforma de periodismo colaborativo, también se dedicó a desmentir información falsa. Una de ellas relacionada al apoyo de los presidentes Nicolás Maduro y de Vladimir Putin a la candidatura de Manuel López Obrador, a través de la circulación de videos y audios, entre otros temas.

Si bien es cierto la difusión de información falseada no es algo nuevo, pero el carácter global que le da Internet a este ejercicio lo convierte en algo preocupante y peligroso, principalmente debido a la gran cantidad de ciudadanos que no cuestiona la información ni se preocupa de su procedencia, de ahí que las claves para hacer frente a este fenómeno con seguridad están en la formación del ciudadano.