Blog de la Revista Comunicar

Javier Merás, editor de Los Injunables: «Me hubiera gustado recorrer la España del XIX vendiendo biblias»

mirasPara leer la entrevista completa

Aularia entrevista a Javier Merás, a quien las culturas autóctonas, marginales a veces, desconocidas casi siempre, deben un inmenso esfuerzo cultural editorial. Desde Los Injunables, una tienda virtual que abre pocos meses al año, Javier Merás (Buenos Aires, 1967) lleva una cartera de clientes de gustos excluyentes como la microbibliofilia, el coleccionismo cervantino y los admiradores de Saint-Exupéry. Incursionó como editor de manuales braille confeccionados en prisión, libros para leer reflejados en un espejo, lenguaje predictivo T9 y códigos QR, estos últimos adaptados para leer a través de teléfonos móviles. Pirinsipi Wawa (2016), la traducción aimara de El Principito, fue hasta hoy su proyecto más destacado. Acaba de publicar Ch’in Ajvalil, una transcripción en lengua tsotsil de la misma novela, con dibujos inspirados en la cultura maya.
Sus libros están presentes en los fondos de la Colección Cervantina de Casa Ronco, Azul-Buenos Aires, el Cervantes Project Texas A&M University y el National Museum of Ethnology (MINPAKU) de Japón. Algunos de sus trabajos como editor figuran en catálogos de libros raros y curiosos, entre ellos, D’ un Petit Prince…l’autre, de Jean-Jacques Sergent, 13ª Salon du Livre ancien de Rouen (2010) y Quijotes por el Mundo y Mapa de las traducciones del Quijote, Instituto Cervantes, Madrid (2105). Participó junto a The Little Prince Museum Iniciative (Turquía) en su Kukuk Prens Kentparkta AVM, Ankara (2016). Publicó entre otros títulos, Don Quijotep Sancho Panzaan nisqasninkuna quichuapi Argentinamanta. Sentencias de don Quijote y Sancho Panza en quichua santiagueño argentino (2011) y Pirinsipi Wawa (2016), la traducción en aimara de El Principito, en colaboración con la Pontificia Universidad Católica del Perú y el apoyo de la Fondation Jean-Marc Probst pour Le Petit Prince (Lausana, Suiza). La Biblioteca Nacional de la República Argentina exhibió algunos de sus trabajos dentro de su exposición ”1616 Shakespeare/Cervantes” en la Sala Juan L. Ortiz, de octubre a diciembre de 2016.

El principito, Pirinsipi Wawa, traducido al aymará

La profesora Ilda Peralta Ferreyra, escribe para Aularia, en la sección interculturalidad, un artículo sobre la traducción de El principito, Pirinsipi Wawa, al aymará. El principito, del escritor fra000 principito aymara 1ncés Antoine de Saint-Exupéry, se ha traducido por primera vez al aymara, con el nombre Pirinsipi Wawa, título de la edición en aymara de la novela corta. El libro ha sido publicado por el editor argentino Javier Merás y tiene 95 páginas. La versión de El Principito al aymara la ha realizado durante dos años Roger Gonzalo Segura, catedrático de lengua aymara y quechua en la Pontificia Universidad Católica de Perú.

La tradición escrita en aymara tiene más de 400 años y que en esa época ya existía una cátedra de Aymara y Quechua en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en la capital peruana. La edición realizada por Merás, que incluye dibujos en blanco y negro y en color, también posee un mapa esquemático con la zona de influencia lingüística del aymara, según los hablantes, y un análisis de Gonzalo acerca de los criterios de traducción utilizados. El libro puede adquirirse en el portal de internet eBay.

En la actualidad, la mayor parte de los aimaras viven en la región del lago Titicaca. El centro urbano de la región aimaras es El Alto, ciudad de 750 000 habitantes, y también en la La Paz sede de gobierno de Bolivia. Además, muchos aimaras viven y trabajan como campesinos en los alrededores del Altiplano. Se estima en 1.600.000 a los bolivianos aimara-parlantes. Entre 300.000 y 500.000 peruanos utilizan la lengua en los departamentos de Puno, Tacna, Moquegua y Arequipa. En Chile hay 48 000 aimaras en las áreas de Arica, Iquique y Antofagasta, mientras que un grupo menor se halla en las provincias argentinas de Salta y Jujuy.