Blog de la Revista Comunicar

"Prosumidores interculturales": la creación de medios digitales globales entre los jóvenes

Este artículo de los profesores Michael Dezuanni y Andrés Monroy-Hernández de Brisbane (Australia) y Boston (EE.UU), ya disponible en preprint en el número 38 de la Revista Comunicar, examina el fenómeno de las comunidades creativas online, tan presentes ya en el mundo anglosajón, donde diferentes usuarios experimentan con la creación de contenidos audiovisuales que más tarde son compartidos globalmente. Estas redes sociales online orientadas a la creatividad suponen una herramienta eficaz y práctica donde desarrollar objetivos de alfabetización digital entre los jóvenes, completamente productores y consumidores (prosumidores) de todo tipo de textos audiovisuales en línea.
El texto del artículo realiza un análisis sobre la interacción social en una comunidad llamada «Scratch Online Community», empleando métodos estadísticos y cualitativos. Los autores concluyen que este tipo de comunidades son una forma interesante de crear espacios seguros de intercambio cultural donde se pueden desarrollar competencias mediáticas.
Puedes consultar el artículo aquí.

Pedagogía de la interactividad

En el número 38 de la Revista Comunicar encontramos un artículo titulado “Pedagogía de la interactividad donde se nos presentan las posibilidades de enseñar y aprender con las TIC y más específicamente con las herramientas 2.0.
El texto está escrito por los profesores Roberto Aparici (UNED) y Marco Silva de  la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ) (Brasil) y en él se introduce un «modelo feed-feed» (Aparici, 2011) en el que los participantes en el proceso comunicativo se alimentan comunicacional e informativamente todos con todos. Es como si se creara una Comunidad Virtual de Aprendizaje en el que los mensajes y aportaciones, contribuyen a la construcción de conocimiento y a la conexión entre todos los interactuantes casi al mismo nivel; no se establecen divisiones de ninguna naturaleza, todos tienen el mismo estatus y rango.
Este modelo nos hace avanzar hacia un ecosistema comunicativo que nos permitiría pensar en una sociedad de comunicadores donde todos alimentan con sus creaciones y participaciones los saberes individuales y colectivos.
Repito, el texto se puede leer en Revista Comunicar número 38