Blog de la Revista Comunicar

Aularia: La responsabilidad de la educación con los medios y para los medios es de toda la sociedad

manos en ordenadorUno de los editoriales de Aularia, que ya va a cerrar (el 1 de enero de 2013) este volumen para iniciar el siguiente.  La responsabilidad es de toda la sociedad.

La familia y la escuela pierden fuerza socializadora al mismo tiempo que la ganan los medios de comunicación. Esta realidad implica un desafío para los padres, la familia y la administración pública ya que la responsabilidad socializadora es, por igual, de todos los agentes sociales, también de quienes detentan el poder de los medios de comunicación y de las grandes cadenas de televisión. Nadie duda de la responsabilidad legal de los medios de comunicación pero poco se habla de su responsabilidad moral y socializadora, de la importancia que sus mensajes y actuaciones poseen para quebrar la pasividad, para incitar a la participación ciudadana. Se hace urgente e imprescindible unir esfuerzos para que los grandes problemas del mundo en el siglo XXI, que generalmente tienen que ver con la solidaridad y el respeto, tanto hacia las personas como hacia el medio ambiente, estén presentes con criterios de interés  global en los medios de comunicación.

Con rapidez y vertiginosidad se aprecia cómo el mundo es invadido por los medios de comunicación de masas, que cobran una relevancia especial gracias a los avances tecnológicos. El gran desafío de los educadores –padres, profesores, responsables y comunicadores- es adquirir la fuerza suficiente para, en un principio, utilizar el poder icónico y emotivo de los medios de comunicación y de las nuevas tecnologías con finalidades educativas, y al mismo tiempo, proponer a los educandos –alumnos y sociedad en general- las posibilidades educativas y didácticas suficientes como para convertir la fuerza de la televisión y su mensaje, en un vehículo e instrumento imprescindible de búsqueda de información, de apreciación de la realidad y de puerta a la investigación.

NOS ENGANCHAMOS CON LA TELEVISIÓN

Nuestro director del Grupo Comunicar nos insta a leer el artículo siguiente  http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/01/09/vidayartes/1326075611_313203.html. Pensamos que la televisión tiene el poder de seducción, del «enganchamiento», de crear el vínculo comunicativo; sin embargo pesamos que » la televisión es tan habitual en la vida cotidiana como infrecuente en la escuela».  Se comenta televisión pero no se ve televisión. No educa la televisión, educa estar con la televisión. Habría que tener un Plan de Formación donde los alumnos desarrollasen una parte teórica y una práctica. En la primera se podría ver qué es la televisión, los distintos programas, el funcionamiento técnico, los símbolos de locución, el lenguaje televisivo, la confección de programas. En la segunda parte se podría ver una instalación de televisión, cómo se realizan las grabaciones de series, documentales, ver programas en directo, aprender a emplear el lenguaje televisivo. En una palabra: enseñar a ver la televisión, dejar de ser analfabetos , hay que dosificar su cantidad y calidad;  enseñando y aprendiendo a discernir los programas buenos de aquellos otros negativos, degradantes y que propagan modelos aberrantes de comportamientos. Sabemos que con ver los anuncios publicitarios televisivos de un país, veremos el tipo de sociedad que se está construyendo. Dejémonos ya de política de gestos. Si nuestros alumnos reciben el 8O% de la información en las pantallas, que el buen espectáculo se dé en la familia y en las escuelas, enseñando la televisión. APRENDIENDO UNA BUENA DIETA. Es una cuestión de corresponsabilidad. Una asignatura de forma reglada para aprender a ver la televisión. Formar ciudadanos es condición previa y necesaria.