Blog de la Revista Comunicar

Estrategias de Aprendizaje del Hemisferio Derecho: El Sistema Circulatorio mediante la fantasía, la música y el dibujo.

lefArtículo escrito para Aularia por Abel Merino Orozco, de la Universidad de Zaragoza, España. Departamento de Ciencias de la Educación

Para ver el artículo completo, aquí.
Se presenta una estrategia de aprendizaje encaminada hacia alumnos de un colegio ordinario del tercer ciclo de primaria, cuyo objetivo reside en potenciar el aprendizaje pre-científico mediante estrategias de aprendizaje que estimulen los dos hemisferios cerebrales, haciendo hincapié en la utilización de estrategias de aprendizaje vinculadas al hemisferio derecho: la fantasía, el dibujo y la música. La propuesta didáctica se concreta en contenidos específicos del sistema circulatorio.
Se plantea para un alumno de en torno diez a doce años considerando que el alumno ya posee los conocimientos previos y las estructuras mentales desarrolladas para adquirir contenidos de índole más científica como son los sistemas del cuerpo humanos. El trabajo se concreta en el sistema circulatorio humano.  Para ello, se asume que los alumnos han adquirido los conceptos de causalidad.

Desde el currículo ordinario se asume que, en el tercer ciclo de primaria, los alumnos se encuentran preparados para adquirir contenidos lógico-científicos sin un alto nivel de abstracción, como es el caso de los sistemas humanos, en este caso, el circulatorio, donde la causalidad se sucede para alcanzar un aprendizaje óptimo. En principio, el pensamiento lógico-científico se dirige hacia un aprendizaje del hemisferio izquierdo; sin embargo, la propuesta pretende potenciar el aprendizaje desde el hemisferio derecho. Se entiende que el sujeto se está adentrando en un periodo definido por Piaget como «lógico-formal» y el niño podría comenzar a desprenderse de los objetos concretos y aludir a lo inactual.

Cartoonbombing, ilustraciones que interactúan con espacios reales

Dtiraavid Troquier es un director de arte francés, conocido como ‘Troqman’, que ha hecho famosas sus ilustraciones en Instagram al aplicarles lo que él ha denominado el ‘Cartoon Bombing’. El cartoon bombing es una tendencia artística que consiste en hacer que ilustraciones interactúen con espacios reales.

Publicado en Aularia

Para verlo completo, aquí

La técnica busca crear composiciones mezclando el dibujo y elementos reales para recrear una situación o contar una historia. Miles de seguidores popularizan sus obras en la red social. David lleva 8 años en el mundo de la ilustración pero una de sus máximas pasiones consiste en dibujar. Un día, mientras estaba fuera de la ciudad durante unas vacaciones, se encontró sumamente aburrido y harto de trazar paisajes decidió dibujar personajes que pudieran interactuar con el entorno natural que estaba a su alrededor.
Troqman toma espacios reales y los dota de nueva vida al poner ahí sus dibujos, con personajes reales y cotidianos, superhéroes, o héroes de películas de acción clásicas.
Las ilustraciones solo tienen sentido cuando se colocan en lugares específicos, poniendo a los dibujos en contexto. La mayoría de las ilustraciones ni siquiera dejan su lugar de nacimiento -el cuaderno de bocetos del artista- dándoles a las escenas un aspecto básico y aún más artístico y convincente.

La herramienta es el dibujo, y sólo se necesita una hoja en blanco donde ilustrar y una localización apropiada.
El mismo trayecto día tras día. Lo utilizamos de forma reiterada porque es el camino más directo para ir al trabajo, a la facultad, al colegio de los niños… Resulta imposible contabilizar las veces que hemos pasado por allí. Tantas que seríamos capaces de recorrerlo con los ojos cerrados… O tal vez no… Porque por habituales y repetitivos solemos obviar los detalles de los lugares que más transitamos. Aunque existen excepciones. Tan minuciosamente observa David Troquier su entorno cotidiano que siempre encuentra historias que el resto no percibe.
Una vez que las localiza, las dibuja en alguno de los cuadernos que siempre lleva en su mochila. Lo viene haciendo así, cuenta, desde un viaje que realizó a Grecia: «Llevaba una libreta que comencé a utilizar como cuaderno de viaje. Pero pronto me cansé de dibujar únicamente paisajes así que empecé a añadirle elementos. Historias que me imaginaba que podrían acudir allí mismo, en frente de mí».