Blog de la Revista Comunicar

El debate de la calidad informativa, también en medios digitales

th

En el número 49 de la revista Comunicar leemos un artículo titulado Dimensiones e indicadores de la calidad informativa en los medios digitales.. Los investigadores Romero-Rodríguez (Colombia), de Casas-Moreno (España) y Torres-Toukoumides (Suecia) analizan la controvertida calidad informativa y ofrecen mecanismos para evaluarla. A pesar de no se tarea fácil, basándose en la opinión de expertos académicos y profesionales, logran establecer mecanismos de evaluación para medios digitales.

Destaca que los autores no limitan la calidad informativa al producto final y que la relacionan con aspectos como la situación laborales del periodista. En este sentido, articulan “la calidad informativa en la disponibilidad de recursos adecuados, un ordenamiento político y legal que proteja y garantice la libertad del ejercicio periodístico y la adhesión del periodista a unos estándares profesionales, concluyendo que la calidad informativa no solo está supeditada al producto final del medio –la información–, sino a las condiciones internas y el contexto en el que el medio se inserta”.

Recomendamos la lectura del artículo y, para quien quiera citarlo, recordar la forma de hacerlo: Romero-Rodríguez, L. M., De-Casas-Moreno, P., & Torres-Toukoumidis, Á. (2016). Dimensions and Indicators of the Information Quality in Digital Media / Dimensiones e indicadores de la calidad informativa en los medios digitales. Comunicar, 24(49), 91–100. http://doi.org/10.3916/C49-2016-09

Comunicar 41: Altmetrics, nuevos indicadores para la comunicación científica en la Web 2.0

para blogLa revista Comunicar publica en el número 41 el artículo “Altmetrics: nuevos indicadores para la  comunicación científica en la Web 2.0”.

Los autores, Daniel Torres, Álvaro Cabezas y Evaristo Jiménez realizan en el trabajo una revisión de las altmetrics o indicadores alternativos.

El término altmetrics es muy reciente, y se puede definir como la creación y estudio de nuevos indicadores, basados en la web 2.0, para el análisis de la actividad académica, las menciones en blogs, el número de retwits o el de personas que guardan un artículo en su gestor de referencias puede ser una medida válida del uso de las publicaciones científicas.

Loas autores ilustran las plataformas e indicadores principales de este tipo de medidas, y más tarde estudian un conjunto de trabajos del ámbito de la comunicación, comparando el número de citas recibidas con sus indicadores 2.0. Los resultados señalan que los artículos más citados de la disciplina en los últimos años también presentan indicadores significativamente más elevados de altmetrics.

Las nuevas formas de comunicación científica requieren de nuevas formas de medición. La única conclusión segura parece ser, de momento, que las altmetrics han llegado para quedarse y enriquecer las posibilidades y dimensiones del análisis del impacto de la investigación científica en todos sus ámbitos e iluminar desde una perspectiva nueva las relaciones entre la ciencia y la sociedad.

Competencia Mediática

Hoy quiero comentar un artículo titulado “La competencia mediática: propuesta articulada de dimensiones e indicadores que encontramos en el número 38 de la Revista Comunicar, donde se nos habla de la necesidad de que la educación mediática atienda también a la dimensión emocional de la persona ya que cuando interaccionamos con las pantallas, hoy sabemos que “la razón –y, en consecuencia, el espíritu crítico– es totalmente vulnerable ante las acometidas de unas emociones que sean de signo contrario”.
El texto está escrito por los profesores Joan Ferrés de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y Alejandro Piscitelli en la Universidad de Buenos Aires (Argentina). En él se presentan dimensiones e indicadores que permiten definir la nueva competencia mediática.
Se pone especial énfasis en la capacidad de producción de mensajes propios y en la respuesta e interacción con los mensajes ajenos con lo que se pretende desarrollar una educación en el marco de la cultura participativa, que compagine el espíritu crítico y estético así como la capacidad expresiva, sin olvidar el desarrollo de la autonomía personal y el compromiso social.
El texto completo de este interesante artículo se puede leer en Revista Comunicar número 38