Blog de la Revista Comunicar

Crowdfunding en Periodismo

Crowd-Funding

La crisis del Periodismo se inició en España mucho antes de que la actual crisis económica, pero es cierto que ésta ha venido a empeorar aún más la situación de este sector de la Comunicación.

En este contexto repleto de dificultades, llama la atención el artículo que las profesoras de la Universidad de Málaga María Sánchez y María Bella Palomo publican en el número 43 de la Revista Comunicar. Con el sugerente título Conocimiento y valoración del crowdfunding en Comunicación; la visión de profesionales y futuros periodistas las investigadoras analizan la posibilidad de recurrir al micromecenazgo para poner en marcha proyectos periodísticos.

Las autoras encuestaron a 185 periodistas y estudiantes de Periodismo y, de esta manera, pudieron descubrir que el sector está familiarizado con el crowdfunding, aunque existen lagunas formativas y la mayoría no tiene experiencia en este ámbito. A pesar de la escasa experiencia y de las necesidades formativas, la mayoría de los encuestados sí que entiende que el micromecenazgo puede suponer una oportunidad para desarrollar proyectos periodísticos.

Este artículo resulta de interés tanto para los profesionales del Periodismo como para los investigadores, por lo que recomiendo su lectura.

Educación en alfabetización mediática para una nueva ciudadanía prosumidora.

Un nuevo número de la Revista Comunicar acaba de aparecer el primero de julio y en él un articulo escrito por Rosa García Ruiz, Antonia Ramírez García  y María del Mar Rodríguez Rosell, (todas ellas profesoras de diferentes universidades españolas) que se titula:  “Educación en alfabetización mediática para una nueva ciudadanía prosumidora”.

En el  trabajo se habla de que aunque el acceso a las Tecnologías de la Información  y Comunicación (TIC) está teniendo consecuencias fundamentalmente positivas en todos los niveles, tanto personales como familiares, profesionales y sociales,  sin embargo, la influencia de los medios de comunicación no se ha acompasado con el fomento de la alfabetización mediática. El artículo destaca la importancia del desarrollo de la competencia mediática en la ciudadanía,  especialmente en los jóvenes y niños para que puedan ejercer de forma crítica y activa su papel ante los medios,  y apuesta por una postura en la sociedad de  «prosumidores mediáticos».

En este trabajo se presentan los resultados de un proyecto de investigación de ámbito estatal en el que se pretenden identificar los niveles de competencia mediática de niños y adolescentes, encuestando a una muestra de 2.143 estudiantes de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato, mediante un cuestionario ad hoc online.  De los resultados se deduce que una  parte importante de la muestra es competente ante los medios, en un nivel aceptable,  pero sin embargo, y a pesar de que pertenecen a la generación de los denominados «nativos digitales»,  otros no poseen las habilidades necesarias para ejercer como «prosumidores mediáticos». El artículo se concluye  destacando la necesidad de complementar la competencia digital establecida en el currículum escolar con la competencia mediática, como elemento clave para desarrollar una «cultura prosumidora».

Hoy más que nunca es imperiosa  la necesidad  de mejorar la formación de las jóvenes audiencias como ciudadanos responsables capaces de consumir y producir mensajes mediáticos de manera libre, responsable, crítica y creativa.

Recomiendo la lectura completa del artículo que puede encontrar aquí.

Historias Gráficas: Conflictos e intercambios culturales en los medios

historia confictos 01Casi desde los comienzos de la Revista Comunicar, una Historieta, además de numerosas viñetas, ilustran sus páginas. La idea inicial se convirtió en costumbre e imprescindible elemento, hoy es una característica especial de la Revista, infaltable, que la distingue de otras publicaciones con similares fines. Ver aquí
La Historieta no es baladí, ni solamente un tópico estético o icónico. La historieta va reflejando concienzudamente diferentes aspectos de nuestra relación como Grupo Comunicar con la propia historia de los medios, de la educación, de las antiguas y de las nuevas tecnologías. Cada Historieta expone ideas, reflexiones, referencias, cada una de ellas fundamentada en la historia o en la educación mediática, y cada una de ellas ha investigado prolijamente un aspecto diferente, desde la realidad, los personajes y sus análisis, el vestuario de la época o las dificultades para llevar a la práctica cada uno de los planteamientos didácticos, técnicos o metodológicos.
Cada historieta nace de un profundo estudio, de una documentación exhaustiva, de un guión laborioso y de una puesta en escena estética minuciosa y en clave de humor.

En este último número de la Revista, la Historieta es la primera parte de una Historia Gráfica: Conflictos e intercambios culturales en los medios. Conflicts and cultural exchanges in media. El cine, las redes, pueden servir de punto de partida de una reflexión sobre lo que los medios proponen y ayudan a la confluencia de culturas y civilizaciones, a la  solidaridad entre los pueblos y a la tolerancia entre los humanos.

LAS PERSONAS MAYORES EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

mayores y ndios  2La población de personas mayores se ha multiplicado en los últimos años. Se estima que en el año 2050, el 32% de la población española estará constituido por personas mayores. Mientras tanto, es fácil observar la infrarrepresentación de este colectivo en los medios de comunicación.

Le recomiendo la lectura del artículo titulado “Análisis crítico del discurso publicitario
institucional/comercial sobre las personas mayores en España”
del último número de la Revista Comunicar. Se presenta en él un análisis de la representación de las personas mayores en la publicidad de dominicales y revistas dirigidas directa o indirectamente a las personas mayores en España. A través de un análisis de contenido se calcula la frecuencia con que se recurre a la imagen de los y las mayores en la publicidad. Mediante un análisis del discurso se indaga también en la presencia de estereotipos y en las relaciones discursivas entre los mensajes publicitarios y las teorías de la vejez. Los resultados muestran que las personas mayores que aparecen en los anuncios son mayoritariamente varones, que inician su periodo de vejez y consumidores de productos de ocio. Se encuentra un marcado estereotipo de género y una clara diferenciación discursiva entre los mensajes comerciales y los institucionales. El estudio analiza tres décadas, abarcando el periodo en el que se ha producido la inversión poblacional en la distribución por edades en España. En todo este periodo la frecuencia de aparición ha sido muy baja. Se trata de un colectivo de patente invisibilidad en los anuncios publicitarios.

Sin embargo, la población mayor puede ser, desde mi punto de vista, un interesante foco de yacimientos de empleos; podría asegurarse sin demasiado riesgo de error, que la vejez es la gran oportunidad de la comunicación publicitaria y el marketing. Con una pirámide poblacional invertida que progresivamente adelgaza su base y engrosa su cúspide, el gran mercado, en términos cuantitativos, será el público de mayores. A ello se le suma el mayor consumo mediático que se realiza a esa edad.
Por otro lado, sería muy importante, si los medios de comunicación se atrevieran a relevar al discurso del miedo a la pérdida de autonomía, por un discurso constructivo, que prepare progresivamente y en las distintas etapas de la vida, a esperar y aceptar la vejez. Una expectativa de vejez rica en posibilidades de desarrollo y crecimiento personal no sólo sería un avance cultural, sino seguramente también comercial. Sólo construyendo una mejor idea de la vejez, plural, diversa y positiva, se educaría para una experiencia apreciada de la misma. Ocultando y estereotipando sus imágenes sólo se logra adelgazar los puntos de apoyo de la nueva cultura que es necesaria construir en el siglo de la vejez.

Foro Grupo Comunicar y CYSOC, Universidad de Almería: El ciudadano crítico con los medios

mesa cysocAyer, en la Universidad de Almería, se celebró el tercero y último debate de un foro que hemos llevado durante dos meses, organizado por el CYSOC y el Grupo Comunicar. En él han participado Jose Ignacio Aguaded, director del Grupo Comunicar y Catedrático de la Universidad de Huelva, Catalina Barragán, jefe de servicio de ordenación educativa de la Delegación de Educación de Almería y Jorge Chalmeta, profesor de Comunicación, Imagen y Sonido, en el IES Albaida de Almería. El debate lo ha moderado Enrique Martínez Salanova, vicepresidente del Grupo Comunicar.

Las preguntas se colgaron previamente en las redes sociales, al mismo tiempo que se han hecho filmaciones de entrevistas a diferentes personas, en lugares diferentes. El montaje de todo estará luego disponible en las redes. El debate completo se publicará en la revista Aularia, de educomunicación, del Grupo Comunicar,  junto a otras respuestas que se generen en las redes y las  filmaciones de entrevistas y otros documentos.

Las preguntas sobre las que se generó un apasionado debate: ¿qué puede exigir la ciudadanía a los medios para que cumplan una función social? ¿Qué deben saber los ciudadanos sobre los medios para poder ejercer su derecho a participar en ellos y en la sociedad democrática? ¿Cuáles son los cauces que existen o debieran establecer los medios para que los ciudadanos participen en ellos? ¿Qué responsabilidad tienen los medios en la construcción de una sociedad democrática? ¿Cómo puede educarse el ciudadano para ser crítico con los medios? En una sociedad en la que la comunicación se comunica mediante las redes, ¿Qué importancia tienen hoy los medios de comunicación tradicionales, prensa, radio, televisión… como trasmisores de información y cultura? ¿A qué se considera una información crítica, un ciudadano crítico, una sociedad crítica…?

Foro: La participación ciudadana en las redes sociales. Organizado por el CYSOC, de la Universidad de Almería y el Grupo Comunicar

mesa UAL 2Ayer celebramos el debate: «La participación ciudadana en las redes sociales», en la Universidad de Almería, segunda mesa del Foro «Comunicación crítica y participación ciudadana», que organiza el CYSOC y el Grupo Comunicar. En el sitio en Facebook puedes ver fotografías y comentarios.
En la mesa participaron Mariano Fernández Enguita, catedrático de sociología de la Universidad Complutense, Francisco Fernández Delgado, presidente de la Fundación Rural LAB, y Juan Sebastián Fernández Prados, Profesor de la Universidad de Almería. Moderó la mesa Javier Fornieles, profesor de la Universidad de Almería.
La participación de los ponentes y el debate posterior con los asistentes fue muy interesante. Nos falta ya la última mesa, el 6 de mayo, sobre el tema genérico «El ciudadano crítico con los medios», a la que os animamos a participar.
Ya se realizó el 13 de marzo el primer debate, «Ética y medios». Un vídeo sobre el tema, editado por Ignacio Ortega y César Bernal, del Grupo Comunicar lo puedes ver en Vídeo
Los tres debates se publicarán durante este año en la Revista Aularia

Aularia. En torno al problema de la domesticidad en la Sociedad del Conocimiento: Malo, malo, malo eres…

323 variasUn artículo de J. Daniel García Martínez, profesor de lengua y literatura en el Agora portals international school, manifiesta que existe una necesidad imperiosa de una buena educación audiovisual. Tras la publicación de la Ley para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras en 1999, las terribles desigualdades que se habían dado en el siglo XIX y en el XX en España, se ilegalizan. En la Exposición de Motivos de la ley dice que el sistema social ha de reconfigurarse por la inclusión normalizada de la mujer al mercado laboral, que las responsabilidades familiares han de ser compartidas. La vieja concepción del hombre como sustentador y protector se abandona. Es muy importante el cambio de terminología. Ya no aparece «trabajador» sino «persona trabajadora», término neutro asexuado.  La vieja idea de la mujer como «Ángel del hogar» parece que  ha desaparecido, la esfera privada del cuidado de la casa se universaliza y la mujer ya no está discriminada legalmente en el mercado laboral, ni por supuesto, en la esfera social.
Sin embargo, el autor realiza un análisis de la publicidad y de los mensajes de los medios en el siglo XXI, mientras en la prensa y en los informativos aparecen todos los días informaciones, imágenes, de mujeres víctimas de la violencia de género. La lucha feminista que arranca desde el siglo XIX, ha logrado muchas victorias, pero el camino hacia la igualdad queda todavía lejos.
A pesar de las conquistas sociales que se han conseguido, su incorporación al mundo laboral sigue siendo injusta. Su carácter como productoras/reproductoras las discrimina y les obliga en muchas ocasiones a encargarse del cuidado de la casa y de la familia, tanto hijos como mayores; coordinarlo con el trabajo con jornadas reducidas o directamente no poder trabajar. En caso de rebelarse ante esta realidad, también existe la vertiente de la necesidad de reafirmarse laboralmente; la continua demostración de su valía que hace que deban sufrir jornadas larguísimas, con horas extras y una carga de trabajo en definitiva extenuante. Richard Sennet ejemplifica esta última sensación en la figura de Jeanette, mujer con éxito laboral que ve como su vida familiar se va diluyendo hasta convertirse en un problema más.

Aularia: La responsabilidad de la educación con los medios y para los medios es de toda la sociedad

manos en ordenadorUno de los editoriales de Aularia, que ya va a cerrar (el 1 de enero de 2013) este volumen para iniciar el siguiente.  La responsabilidad es de toda la sociedad.

La familia y la escuela pierden fuerza socializadora al mismo tiempo que la ganan los medios de comunicación. Esta realidad implica un desafío para los padres, la familia y la administración pública ya que la responsabilidad socializadora es, por igual, de todos los agentes sociales, también de quienes detentan el poder de los medios de comunicación y de las grandes cadenas de televisión. Nadie duda de la responsabilidad legal de los medios de comunicación pero poco se habla de su responsabilidad moral y socializadora, de la importancia que sus mensajes y actuaciones poseen para quebrar la pasividad, para incitar a la participación ciudadana. Se hace urgente e imprescindible unir esfuerzos para que los grandes problemas del mundo en el siglo XXI, que generalmente tienen que ver con la solidaridad y el respeto, tanto hacia las personas como hacia el medio ambiente, estén presentes con criterios de interés  global en los medios de comunicación.

Con rapidez y vertiginosidad se aprecia cómo el mundo es invadido por los medios de comunicación de masas, que cobran una relevancia especial gracias a los avances tecnológicos. El gran desafío de los educadores –padres, profesores, responsables y comunicadores- es adquirir la fuerza suficiente para, en un principio, utilizar el poder icónico y emotivo de los medios de comunicación y de las nuevas tecnologías con finalidades educativas, y al mismo tiempo, proponer a los educandos –alumnos y sociedad en general- las posibilidades educativas y didácticas suficientes como para convertir la fuerza de la televisión y su mensaje, en un vehículo e instrumento imprescindible de búsqueda de información, de apreciación de la realidad y de puerta a la investigación.

¿Cuáles son las fuentes de información de los jóvenes en la actualidad?

Las respuestas a esta pregunta las encontramos en el nº 39 de la revista Comunicar. Concretamente, en el artículo titulado «La interacción de los jóvenes con los medios en Egipto, India, Finlandia, Argentina y Kenia», de Samy Tayie (Egipto), Manisha Pathak Shelat (EEUU) e Irma Hirsjarvi (Finlandia).
En este artículo se analiza qué fuentes de información prefieren los jóvenes, ya sean tradicionales (medios de comunicación, biblioteca, etc.) o nuevas (telefonía móvil, internet); se estudia la periodicidad con la que recurren a estas fuentes; destacan las similitudes y diferencias que existen entre unos países y otros o entre unas zonas u otras del mismo país (zonas urbanas y zonas rurales); así como se insiste en la importancia de la alfabetización mediática entre los jóvenes.
Como avance de lo que se puede descubrir en este artículo, destacamos que la telefonía móvil e internet son en las actualidad las principales fuentes de información para los jóvenes. Las demás incógnitas las pueden descifrar con la lectura del artículo, actividad que, desde luego, recomiendo.

NUEVO LIBRO "MEDIOS DE COMUNICACION Y CULTURA: ¿CULTURA A MEDIAS?"

Marcial García, Mabel López y María Jesús Ruiz (coords.)
MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y CULTURA: ¿CULTURA A MEDIAS?
Editorial: Los Libros de la Frontera
Comunicación / Núm. 5 / Mayo de 2011
ISBN: 978-84-8255-093-0 / 288 págs.

Los medios de comunicación están al servicio de los intereses del poder, de las pugnas ideológicas, de los grupos de presión, de la lógica capitalista, del consumismo, de las marcas, de la alienación, de la opulencia, de los estereotipos… De la mercantilización de la cultura.
Pero también en la prensa, la radio, el cine, la televisión, la publicidad e Internet se han creado espacios para la pluralidad, el diálogo, la reflexión, la crítica constructiva, la solidaridad, la convivencia, la diversidad, la trans­misión de valores… Para la contracultura.
Los medios de comunicación son un vehículo idóneo para el espectáculo, el sensacionalismo, la banalización, la violencia, la agresividad, el confor­mismo, la uniformidad de pensamiento… La pasividad.
Pero también la prensa, la radio, el cine, la televisión, la publicidad e In­ternet se ponen al servicio de la creatividad, de lo constructivo, de la tolerancia, de la paz, de la democracia, de la educación… De la participación social.
Los medios de comunicación reinventan su lenguaje, sus cauces y sus públicos, del mismo modo que la sociedad se encuentra en un continuo proceso de redefinición. Nos sentimos perdidos, utilizados, desatendidos, manipulados… Desinformados.
Pero también la prensa, la radio, el cine, la televisión, la publicidad e Internet se reinventan en sintonía con la sociedad, con compromiso, sin servilismos, con rebeldía… Orientando, formando, informando, subvirtiendo las lógicas de los ima­ginarios dominantes y favoreciendo una comunicación real.
Los profesionales y los investigadores de la comunicación han de asumir un compromiso con la sociedad más allá de un mero perfil técnico y profesional para la adquisición de una conciencia crítica sobre las consecuencias de sus actos, además de asumir una obligación social capaz de desbordar sus compromisos como meros asalariados de una empresa. Los profesio­nales y los investigadores de la comunicación han de asumir que por encima de todo son ciudadanos, agentes sociales capa­ces de favorecer procesos de comunicación ciudadana, crítica, solidaria y comprometida con la justicia social y ecológica.
Miramos con optimismo al futuro y apostamos, por tanto, por una generación de jóvenes profesionales e investigadores sobradamente preparados para afrontar los citados retos.
Marcial García, Mabel López y Maria Jesús Ruiz (coords.)