Blog de la Revista Comunicar

Interfaces al servicio de la interactividad

1295960991034

 

Las Tecnologías de la Comunicación o TIC no tienen edad. Su implementación social es tal que, en la actualidad, personas de prácticamente todas las edades hacen uso de ellas, desde la infancia hasta las personas mayores.

En Comunicar 45 podemos leer un interesante artículo, precisamente, sobre cómo mejorar el uso de las TIC por parte de las personas mayores. Los profesores mexicanos Huizilopoztli Luna-García, Ricardo Mendoza-González y Francisco-Javier Álvarez-Rodríguez analizan 36 patrones para el diseño de interacciones en aplicaciones sociales. Llama la atención que, entre los problemas detectados se encuentran «la inconsistencia en el diseño de los elementos de la interfaz, tamaño de fuente muy pequeño, navegabilidad poco fluida, bajo grado de control sobre la aplicación», aspectos que parecen claves para las personas mayores.

Profundizar en este ámbito, seguir trabajando el diseño óptimo para los mayores, es uno de los pilares en los que se debe incidir, ya que, de esta manera, tal como podemos leer en el artículo, se podría «lograr un buen diseño de la interacción para aplicaciones sociales lo que traería alegría a los adultos mayores al ayudarlos a hacer las cosas que les importan como: comunicarse más fácilmente con sus seres queridos, incrementar su aceptación social al utilizar estas tecnologías, contribuir a disminuir su dependencia de otras personas ante el uso de las TIC e incrementar su integración social».

Por eso es muy recomendable la lectura de este artículo, titulado Patrones de diseño para mejorar la accesibilidad y uso de aplicaciones sociales para adultos mayoresy que forma parte del número 45 de la Revista Comunicar.

Usabilidad y satisfacción en herramientas de anotaciones multimedia para MOOC

moocArtículo escrito para la Revista Comunicar por Dr. Juan-José Monedero-Moya, Profesor Titular de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga (España), Daniel Cebrián-Robles, Ingeniero Industrial de la Universidad de Málaga (España) y Philip Desenne, Consultor en HarvardX Instructional Technology Consultant for Annotation at Harvard University en Boston (EEUU)

Artículo: Ver aquí

El auge del vídeo digital a nivel mundial puede ser una de las causas del crecimiento exponencial de los MOOC. Las evaluaciones de los MOOC recomiendan una mayor interacción multimedia y colaborativa. Siendo los vídeos unos de los elementos destacados en estos cursos, será interesante trabajar en innovaciones que permitan una mayor capacidad a los usuarios para interactuar con anotaciones multimedia y colaborativas dentro de los vídeos. El presente artículo es parte del proyecto de colaboración, cuyo objetivo principal fue «El diseño y creación de herramientas de anotaciones multimedia para mejorar la interactividad de los usuarios con los contenidos». En este artículo mostraremos la evaluación de dos herramientas como fueron Collaborative Annotation Tool (CaTool) y Open Video Annotation (OVA) esta última desarrollada por el proyecto e integrada en el MOOC de edX. El proyecto abarcó dos cursos académicos (2012-14) y se aplicó un instrumento de evaluación en diferentes grupos de la Facultad de Educación a un total de 180 estudiantes.

Se compararon los datos obtenidos entre ambas herramientas con contrastes de media, resultando diferencias significativas a favor de la segunda herramienta. Consideramos que son muchas las posibilidades formativas de las anotaciones multimedia colectivas para la enseñanza universitaria, y van más allá del propio formato existente y alcanza este «marco creado» que representan hoy los MOOC, siendo interesante su aplicación e investigación en contextos educativos diferentes a los estudiados en este trabajo, como podrían ser: a) Los modelos semipresenciales desarrollados actualmente en las universidades con materiales y recursos de apoyo a la docencia; b) Objetos de aprendizaje con anotaciones multimedia y web semántica, c) Supervisión en el practicum con s (portafolios electrónicos) de evidencias multimedia donde de forma colectiva se compartan los significados otorgados en las anotaciones;d) Incluso para la difusión científica, combinando el formato escrito con el «videoartículo» y la «píldora científica»; hecho que le proporcionaría mayor difusión, visibilidad y flujo de intercambio a la producción científica.